Comunidades de Peñuelas reivindicadas por descontaminación del vertedero de PROTECO

No fueron escuchados cuando advirtieron que no se construyera y cuando denunciaron sus malos manejos.

Comunicado de prensa

Peñuelas, Puerto Rico – Cuando hace más de 40 años vecinos de Tallaboa y el Sector Seboruco denunciaron la existencia de un vertedero de desperdicios peligrosos, Carbareón, y la ampliación del mismo bajo el nombre de PROTECO y las consecuencias que esto traería a la salud y el medioambiente, el gobierno no les hizo caso. El tiempo les dio la razón, pues la Agencia de Protección Ambiental Federal (EPA por sus siglas en inglés) acaba de incluir el antiguo vertedero de PROTECO en la Lista Nacional de Prioridades del Superfondo para su descontaminación.

Los terrenos de PROTECO, situados entre los vertederos de las controversiales empresas EC Waste y Ecosystems, recibieron, durante más de 20 años, lodos residuales de enchapes (galvanoplastia), plaguicidas y desechos farmacéuticos e industriales de múltiples orígenes. La EPA aseguró que, en la década de 1990, los dueños abandonaron el monitoreo y mantenimiento de las instalaciones, en violación de un acuerdo judicial.

“Los líderes de nuestra comunidad se lo advirtieron durante años y nunca los escucharon. Es una reivindicación de aquellos que lucharon contra Carbareón y PROTECO, pero el daño está hecho. No hay certeza alguna de que el acuífero pueda recuperarse a su estado original y la EPA acepta que hay presencia de varios tóxicos y mercurio en el acuífero que nutre los pozos que suplen el 20% del consumo de cerca de 17,000 personas. Parece mentira que sea una agencia federal, y no el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de Puerto Rico, quien atienda este asunto, lo que demuestra otra vez la incompetencia de la directora de la agencia”, comentó Jimmy Borrero Costas, residente del sector Seboruco y líder comunitario.

Por su parte, José Manuel Díaz Pérez, indicó que hay responsabilidad compartida entre el Departamento de Recursos Naturales, la propia EPA y los dueños del vertedero. Los primeros, por haberle otorgado los permisos de operación a dichos vertederos de desperdicios peligrosos y por no haberle dado seguimiento desde el 1997 a las órdenes de manejo de cierre de las facilidades, y los dueños de PROTECO por su negligencia criminal.

“Aquí no puede haber impunidad. Envenenan nuestra fuente de agua, nuestro aire y nuestro suelo, incumplen por más de veinte años con lo estipulado para el cierre de las facilidades y después no hay consecuencias. Tienen que haber penalidades y cárcel contra estos criminales ambientales. Resulta asqueante ver por ejemplo, que el dueño de PROTECO, el Sr. Jorge Fernández, sea el mismo dueño del vertedero Ecosystems, construido justo al lado. Este individuo contaminó con PROTECO, abandonó el área y lo premiaron, permitiéndole hacer otro vertedero para que siga contaminando y envenenando el agua. No sólo enterraron miles de toneladas de cenizas tóxicas de carbón violando las leyes municipales en Ecosystems, sino que mentían públicamente cuando decían que en esa área no había un acuífero. Si los dejamos, dentro de 30 años establecerán otro superfondo en Ecosystems, pago con dinero público, y los responsables seguirán impunes”, afirmó Díaz.

Víctor Alvarado Guzmán

###

Denuncian más delitos ambientales en Peñuelas

Comunidades de Peñuelas exigen investigar malos manejos en vertedero de Ecosystems

Someten resolución legislativa para ordenar acción a la JCA

Peñuelas, Puerto Rico – Líderes ambientales y comunitarios de Peñuelas exigieron que se investigue a la empresa Ecosystems, por malos manejos de lixiviados de los desperdicios sólidos, en el vertedero ubicado en el barrio Tallaboa Encarnación del municipio peñolano.

Según los vecinos, “Ecosystems” ha vaciado tanques de almacenaje de 25,000 galones de lixiviado hacia caminos y quebradas intermitentes, lo que representaría una violación a los planes de control de escorrentías y al plan de operación del vertedero.

“A través de fotos que nos hicieron llegar, pudimos constatar que estos tanques de lixiviados, que son los líquidos que resultan de la descomposición de la basura y son recolectados, están siendo manejados de forma incorrecta. Eso parece una pequeña quebrada de líquidos tóxicos corriendo por el vertedero, hacia otras áreas cercanas”, explicó Jimmy Borrero Costas, líder comunitario de Peñuelas.

Borrero Costas informó la radicación de querellas ante la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA en inglés).

“La semana pasada sometimos dos (2) querellas, una ante la JCA y otra ante la EPA, y esperamos que estas agencias, que tan irresponsables han sido con el problema del depósito de las cenizas tóxicas en los vertederos de Ecosystems y de EC Waste, esta vez cumplan con sus funciones. Si no lo hacen, desde ahora le decimos que la comunidad va a estar tocando a sus puertas hasta que detengan esta contaminación”, expresó.

Por su parte, José M. Díaz Pérez, portavoz del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa, recordó que Ecosystems fue el primer vertedero donde se desparramaron miles de toneladas de cenizas tóxicas de carbón.

“La presidenta de la JCA, Tania Vázquez Rivera, ha sido negligente por su omisión en la función de sus deberes de supervisar los manejos en los vertederos de Peñuelas. No sólo en este caso del terrible manejo de los lixiviados por parte de Ecosystems, donde es obvia la violación a los planes de control y operación. También por la falta de investigación en las violaciones de EC Waste y Ecosystems en el depósito ilegal de sobre 15,000 toneladas de cenizas tóxicas de carbón depositadas el años pasado, y el efecto que el paso del huracán María tuvo sobre esa basura radiactiva. La JCA no ha cumplido con su deber ministerial”, comentó.

Por último, los líderes peñolanos informaron sobre la radicación de resoluciones conjuntas en el Senado y la Cámara de Representantes, para obligar a la JCA a investigar el asunto del riego de lixiviados.

“Se radicaron la RC del Senado 218 y la RC de la Cámara 300, del senador Juan Dalmau Ramírez y el representante Denis Márquez Lebrón, respectivamente, ordenándole a la JCA que investigue nuestras denuncias en cuanto al manejo inadecuado de los lixiviados, y se le está requiriendo que redacten un informe donde se incluya un análisis de todos los componentes de ese lixiviado. Queremos saber qué contiene ese líquido que están regando y si al igual que en Guayama, donde los elementos tóxicos de las cenizas de carbón de AES han contaminado el acuífero, hay que analizar si estos lixiviados también tienen esos elementos peligrosos”, terminó diciendo Díaz Pérez.

Enviado por Víctor Alvarado Guzmán

Diálogo Ambiental

###

Tribunales prohiben por segunda vez depositar cenizas de carbón en vertederos

Comunicado de prensa

Se mantiene al AGREMAX clasificado como un desperdicio

20140520_105354.jpgSalinas, Puerto Rico – En un solo mes el Tribunal Apelativo de Puerto Rico emitió dos decisiones contrarias al uso de las cenizas de carbón, conocidas comercialmente como AGREMAX, producidas por la quema de carbón en la planta de la Applied Energy Systems (AES) en Guayama, según dijo el portavoz del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, Víctor Alvarado Guzmán.

A principios del mes de noviembre el Tribunal Apelativo falló en contra del vertedero Ecosystems, Inc., establecido en Peñuelas, quién había apelado una decisión del Tribunal de Primera Instancia de Ponce la cual favoreció al Municipio de Peñuelas y la Ordenanza Municipal que prohíbe el depósito de cenizas de carbón o AGREMAX en suelo peñolano.

La carbonera AES había suscrito un Recurso de Revisión Administrativa ante el Tribunal Apelativo, impugnando la Resolución de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) la cual determinó que las cenizas de carbón son un desperdicio. “Esa Resolución de la JCA determinó que las cenizas de carbón son un desperdicio, restringió el uso indiscriminado de las cenizas que AES ha estado haciendo durante años y permitió el depósito y uso de las cenizas en algunos vertederos del país. La AES sometió sendo recurso ante el Tribunal Apelativo y este lo desestimó por no tener jurisdicción. Así que las cenizas de carbón o AGREMAX es en realidad un desperdicio, más allá de la falacia de llamarle agregado manufacturado. La JCA determinó que el AGREMAX es un desperdicio”, explicó el portavoz ambiental.

DSC00431.JPG
Cenizas de carbón depositadas ilegalmente en el vertedero de
Ecosystems en Peñuelas

Sobre la controversial decisión de permitir el depósito y uso de las cenizas de carbón en los vertederos, Alvarado dijo que es una “locura” de la JCA. “Depositar material altamente tóxico como las cenizas en los vertederos pone en peligro a los trabajadores y las comunidades cercanas. Más aún, tapar la basura con material tóxico es una locura y se lo habíamos advertido a la JCA hace tiempo. Pero, si le tomó 12 años a la JCA darse cuenta que las cenizas de carbón son un desperdicio, lamentablemente le tomará 12 más en clasificarla como tóxicas, a pesar de que hay estudios que ya demuestran la toxicidad y radioactividad de ese desperdicios producto de la quema de carbón”, terminó diciendo Alvarado Guzmán.

En peligro la salud de la población al permitir el depósito de cenizas de carbón en los vertederos

COMUNICADO DE PRENSA
22 de septiembre de 2014

Irresponsable permitir el depósito de cenizas de carbón en los vertederos
“JCA también aprueba utilizarlas como material para cubrir la basura”

Salinas, Puerto Rico – A pesar de la contaminación a cuerpos de agua causada por la mayoría de los vertederos en Puerto Rico, la poca vida útil que le queda a algunos de estos y el problema de manejo de desperdicios sólidos en el país, la Junta de Calidad Ambiental (JCA) emitió una Resolución permitiendo a la planta de carbón Applied Energy Systems (AES) depositar sus tóxicas cenizas de carbón en los vertederos.

IMGP3135.JPG
Cenizas de carbón (material gris a la izquierda y derecha) depositadas en el vertedero Ecosystems en Peñuelas.
Este depósito fue detenido recientemente por el Tribunal de Ponce, ya que existe una Ordenanza Municipal que prohíbe el mismo.

El 27 de agosto de 2014, la JCA aprobó la Resolución Núm. R-14-27-20, en donde se autoriza la disposición de las cenizas de carbón generadas por la AES en vertederos que cuenten con una capa plástica en el fondo (“liners”) y cumplan con las regulaciones federales del Subtítulo D. Los vertederos afectados por esta decisión serían los de Cabo Rojo, Peñuelas, Ponce, Salinas, Humacao, Fajardo y Carolina.

Nos parece totalmente irresponsable el permitir el depósito de material tóxico, como son las cenizas de carbón o Agremax, en vertederos que la propia JCA ha dicho que no cumplen con las leyes y contaminan los cuerpos de agua. Además, en Puerto Rico hay un problema con la disposición de los desperdicios sólidos y ahora van a llenar los vertederos con cenizas. Para resolverle el problema a la AES, van a acortar la vida útil de los vertederos. ¿Y qué haremos con la basura diaria?”, denunció el Legislador Municipal del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en Salinas, Víctor Alvarado Guzmán.

El líder ambiental mencionó que la Resolución de la JCA también permite el uso de las cenizas tóxicas como material de cubierta diaria de la basura. “Por un lado, la JCA aparenta restringir el uso de las cenizas como relleno en caminos y en proyectos de construcción, al clasificar el material como un desperdicio, pero por otro lado permite utilizarlo para tapar la basura. Así que tendremos miles de toneladas de cenizas de carbón en grandes montículos en los vertederos, siendo transportadas por el viento hacia las comunidades cercanas, poniendo en peligro la salud y la vida de sus residentes”, comentó Alvarado Guzmán.

El legislador municipal comentó una noticia donde once prisioneros murieron de cáncer entre 2010 y 2013, y otras seis personas han sido diagnosticadas con cáncer en la Institución Correccional Fayette del Estado de Pennsylvania. Además empleados de la institución también han presentado otras condiciones. “Cuando investigaron, cerca de la prisión hay un vertedero de cenizas de carbón y estas eran transportadas por el viento hasta la misma. Así se perjudicó la salud de los prisioneros y los trabajadores de la institución. La cárcel comenzó a funcionar en el 2003, costó $119 millones y por este asunto de la contaminación por las cenizas de carbón se sugirió ser clausurada. Ha eso es lo que la JCA y el gobierno está exponiendo a las familias que viven cerca de los vertederos”, enfatizó Alvarado Guzmán.

-###-


Suministrado por El Patriota del Sur el 9/21/2014