Escuela de Salud Pública desmiente propaganda de carbonera AES

COMUNICADO DE PRENSA

Equivocada la apreciación de ex secretario Johnny Rullán

Guayama, Puerto Rico – La Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, desmintió las expresiones del ex secretario de salud, el Dr. Johnny Rullán, utilizadas en la propaganda de la carbonera AES, sobre la validez del estudio epidemiológico realizado por estudiantes de maestría de la reconocida institución, en las comunidades de Puente de Jobos y Miramar en Guayama.

La AES utilizó en su propaganda unas expresiones de Rullán, el cuál catalogó despectivamente como una “encuesta” y “un buen trabajo de clase”, el estudio realizado por 27 estudiantes del Programa de Maestría en Salud Pública con especialidades en Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública. El estudio reveló altas cantidades de personas con enfermedades respiratorias, cardiovasculares, de la piel y abortos en las comunidades de Puente de Jobos y Miramar, cercanas a la planta de carbón AES de Guayama.

“Los resultados del estudio realizado por nuestros estudiantes graduados, bajo la supervisión de los facultativos del departamento, sustentaron la percepción y preocupación de la comunidad guayamesa de que existe un exceso de enfermedades respiratorias y de la piel en las comunidades de Puente de Jobos y Miramar”, expresó la Escuela de Salud Pública a través de un comunicado de prensa. Estos reafirmaron que el estudio “fue riguroso y objetivo y utilizó el método epidemiológico recomendado para estudios de salud en comunidades en Puerto Rico, Estados Unidos de América y a nivel internacional, cuyos resultados son utilizados para apoyar la toma de decisiones en los diferentes ámbitos del sector salud. Además, el estudio se complementó con la información más reciente del Registro Central de Cáncer de Puerto Rico”.

Por último, líderes de organizaciones comunitarias y ambientales volvieron a exigir al gobierno, especialmente al Departamento de Salud y a la Junta de Calidad Ambiental (JCA), a tomar acciones ante el inminente daño a la salud que existe en Guayama. “Es urgente que el Departamento de Salud, la JCA y la EPA tomen acciones ante la evidencia científica de los efectos en la salud de las personas que tiene directamente la carbonera AES, en el caso de Guayama, y el depósito de las cenizas tóxicas de carbón, como es el caso en Peñuelas”, dijo Yvette González Cuascut, portavoz del Comité Por Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa de Peñuelas. “Estos estudios que siguen presentándose sobre el daño a la salud y al ambiente por la quema del carbón en Puerto Rico, ponen en evidencia las mentiras que por años ha estado diciendo la carbonera AES y demuestra la necesidad de detener esta peligrosa fuente de contaminación. Es hora de cerrar la carbonera AES”, terminó diciendo Víctor Alvarado Guzmán, portavoz del Comité Diálogo Ambiental de Salinas.

-###-

Comunidad opuesta a antena en Iglesia Pentecostal en Salinas

Comunicado de Prensa

Víctor Alvarado Guzmán

Residentes detienen entrada de camiones

Salinas, Puerto Rico – Residentes de la Urb. La Margarita de Salinas mantienen un campamento cercano a la entrada de una Iglesia Pentecostal MI, en cuyos terrenos se pretende construir una torre de telecomunicaciones que afectaría los hogares colindantes con la misma.

Wanda J. Ríos, portavoz del Comité Pro-Bienestar de la Comunidad La Margarita, explicó que los permisos otorgados a la compañía Wireless Solution para construir una torre de 140 pies en el patio de la Iglesia Pentecostal MI fueron concedidos de forma irregular. “Los residentes de la Comunidad La Margarita no fuimos consultados ni notificados sobre la propuesta construcción de esta torre de telecomunicaciones. Incluso los proponentes de ese proyecto prácticamente han borrado la existencia de nuestra comunidad. Esos permisos son fatulos”, comentó Ríos.

La líder comunitaria señaló que la torre se pretende construir en un área inundable, lo cual también ha sido ocultado por los proponentes. “La torre pretende construirse en un área inundable, afectaría la señal de la emisora Radio WHOY 1210AM, por su cercanía a sus antenas de transmisión, y tampoco cumple con la distancia de seguridad que debe guardar a las residencias ni a las carreteras. Hay un sin número de información incorrecta la cual la Oficina de Gerencia y Permisos (OGPe) no verificó antes de otorgar ese permiso”, dijo Janet Ríos.

Por su parte, Víctor Alvarado Guzmán, portavoz del Comité Diálogo Ambiental, dijo que existe evidencia de que estas antenas de telecomunicaciones afectan la salud de las personas. “Esta antena colocada en el patio de la Iglesia Pentecostal, no sólo afectará la salud de los residentes cercanos sino de los feligreses que asistan al culto regularmente. Existe evidencia del daño a la salud que causa las emisiones de radiofrecuencia y más en este caso que las emisiones serán constantes y cercanas a las residencias”, explicó Alvarado. El portavoz ambiental se reunió con el pastor José Torres de la Iglesia Pentecostal donde se pretende construir la torre, para dialogar sobre la posición de la comunidad. “Tenemos buena relación con los feligreses de la iglesia local y con el pastor Torres. Entendemos que el fallo principal lo tiene el Concilio de la Iglesia Pentecostal quienes dieron su endoso al proyecto sin dialogar con la comunidad cercana, a pesar de que se le solicitó una reunión”, explicó Alvarado.

El pasado viernes, residentes de la comunidad se apostaron frente a los portones de la Iglesia Pentecostal para evitar la entrada de los camiones que transportaban la torre de telecomunicaciones. “Al final del día se llevaron los camiones y la grúa que ya estaba lista para instalar la torre. Nuestra comunidad, de forma pacífica, haremos todo lo que sea necesario para impedir la construcción de esta torre y para que se revoquen los permisos otorgados de forma fraudulenta”, terminó diciendo Wanda J. Ríos.

fotos proporcionadas con el comunicado de prensa.