Venimos arrasando con positivismo y eficacia / María Charito Ibarra Hernández

Charito IbarraComienzo mi rol de colaboradora en el blog de “Encuentro al Sur,” gracias a la invitación que me hiciera mi amigo querido y bueno Sergio. Esto será algo así como si estuviéramos dialogando temas del diario vivir – o sea, lo que venga en gana y de la inspiración que aparezca en el momento. Siempre me ha gustado esto de bloguear o escribir sobre las situaciones que observo, vivo y experimento en el transcurso de mi vida, solo por el hecho de gozármelo, pero a la misma vez, aprender de la lección y compartirlo con mi prójimo. De la misma forma, trato de llevar un mensaje para los que estén dispuestos a recibirlo, meditarlo, disfrutarlo y practicarlo. Con esto no pretendo cambiar a nadie, ni faltarle el respeto a ningún ser humano. Tampoco logro, “tapar el cielo con las manos,” ni escapar de la realidad que nos toca vivir en estos tiempos. El propósito es hacerlo de una forma jocosa, pero real; que ustedes se sientan como si les estuviese hablando “frente a frente y sin tapujos.” Escribiré también sobre temas de salud, nutrición, ejercicios, generaciones en la familia y quizá uno que otro relacionado a los asuntos políticos, sociales y/o comunitarios del estado donde resido actualmente. Ready?

Comenzaré diciéndoles, “quien soy, de donde vengo y pa’ donde voy.” Ni se imaginan, la vergüenza o pena que me da escribir sobre mi persona, pero por esto de la introducción del colaborador,  permítanme describir algunos detalles personales. Soy de Salinas, nacida de una madre maestra y de un padre policía. Sobrina de un tío medio político y artista (quien fuera secretario del Senado de Puerto Rico cuando estaba Barceló o Ferre en la gobernación y autor de la “Plena Pa’ Salinas”). Nieta de una abuela costurera y mujer dedicada a su parroquia, Virgen de La Monserrate y de otra abuela que era una artista innata, picúa, coqueta y cariñosa como la caracterizaba hasta sus 90 y pico de abriles! Soy también sobrina de tíos y tías maestros y otros que fueron artistas – muchos de ustedes los conocieron y hasta me vieron nacer – ay Dios! Soy hermana, tía y prima de unos seres humanos que amo y adoro y que son muy especiales para mí. Unos ya han pasado a morar al lado de mi Cristo; otros están recibiendo cuidados de salud en diferentes partes de mi isla querida. Todos, vivos y muertos, han contribuido a la persona quien soy en este día y en este momento que respiro. Ah, y que no se me olviden mis perritas Pekineses – oh no! Ellas son mis querendonas y las que me dan alegría honesta y me acompañan en todo momento!

Estudie en la Escuela Santiago R. Palmer en “los años de las guácaras.” Como llore para que no me dejaran en la escuela!! Si no me creen, pregúntenle a Mrs. Pabón! Continué con mis estudios primarios en  la Escuela Godreau (detrás de casa y donde mi propia madre me dio clases en tercer grado ¡uuyy!). Luego, pase a la Baldorioty de Castro- con el uniforme amarillo y marrón – ujum! Y termine en la superior, Escuela Luis M. Rivera – conocida hoy día como la Stella Márquez. De ahí pase a la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Rio Piedras, donde curse y obtuve un grado de Bachillerato en Ciencias de Economía Doméstica (concentración en Nutrición y Dietética). Trabaje como Técnica de Dietas en el Hospital del Maestro en Rio Piedras por un tiempo hasta que fui aceptada al Internado en Nutrición con mis colegas del Departamento de Salud en Rio Piedras. Aquí, rote por varias clínicas y hospitales de la isla especialmente por mi querida área Sur de Puerto Rico donde en aquella época se consideraba “área de difícil reclutamiento” para los que profesábamos esta maravillosa rama aliada a la salud. Por fin, termine el Internado, me case y me moví para el estado de Connecticut, donde comenzó mi vida profesional.

Por un periodo de 17 años, mi vida transcurrió en la ciudad de New Haven, Connecticut. Allá viví experiencias bellas y amargas las cuales me ensenaron a ser luchadora, independiente, mujer de fe y carácter íntegro.  Allá fue donde aprendí a tratar y a comunicarme con los seres humanos, desde los pobres y sin hogar o alimento hasta los líderes de varias agencias (locales y estatales) de salud, políticas, sociales y religiosas. En otras palabras, allí  fue donde aprendí a dirigirme a diferentes personas de niveles sociales/económicos/profesionales y a tomar decisiones por mí misma, lejos de la familia y sin “palitas” que me abrieran puertas o empujes en alguna situación en particular. Finalmente, en esta hermosa ciudad del llamado, “Estado de la Constitución,” fue donde trabaje como nutricionista del programa WIC, nació mi único retoño (hoy un hombre de 23 años), mi madre recibió su tratamiento del cáncer, complete el grado de maestría en salud pública, me separe (luego, me divorcie) del padre de mi hijo y en donde me di a la tarea de trabajar para la comunidad, como profesional, ciudadana y feligrés en la parroquia de Santa Rosa de Lima. Confieso que se trabajó duro, fue difícil, pero satisfactorio!

Por último, en el año 2005 mi vida tomo otro rumbo cerrando un capitulo y comenzando otro. Por este tiempo conocí a mi actual esposo, comencé a trabajar en lo que realizo actualmente, me traslade al estado de la Florida y es desde un pueblito localizado al sur de la cuidad de Tampa donde escribiré para este blog.

Muchos cambios, muchos sacrificios pero estos han sido los que me han impulsado a continuar con mi labor de servidora de Cristo en todos los rincones que El me coloca y para los que Él me pone en mi camino de vida. Por aquí seguiremos, arrasando positivamente y “con los pies en la tierra” hasta que mi Dios decida!  ¿Están listos?

©María “Charito” Ibarra Hernández, MPH

Reconocen atletas salinenses

El pasado día 29  de agosto el Museo Plaza de los Fundadores se vistió de gala para reconocer y recibir a los atletas más destacados que posee Salinas en estos momentos:  Emily Cartagena Rodríguez, Samuel Jadiel Hernández Ten, Derick  Nelson Díaz Sánchez, Juan Manuel Colón Rosado y Luis Osvaldo Lugo Vázquez.

Reconocimiento a atletas 2

Como invitada especial estuvo nuestra Emily Cartagena Rodríguez a quien se le entregó la Beca Roberto Mercado, distinción otorgada por sus actuaciones tanto a nivel  estatal como internacional en el deporte del Taekwondo.  Actualmente esta clasificada como la décima mejor del mundo.

 Entre los atletas homenajeados por la Legislatura Municipal y la Oficina de la Alcaldesa Karilyn Bonilla que estuvieron presente junto a familiares y admiradores llamó la atención el niño  de nueve años Samuel Jadiel Hernández Ten,  quien fue seleccionado como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas 2013 celebrada en Atlanta, Georgia.

Otro de los atletas reconocidos fue el joven  Derick  Nelson Díaz Sánchez, quien representó a Puerto Rico participo en el Mundial Juvenil de Atletismo celebrado en Ucrania.  En el evento de 400 metros con vallas logró un honroso quinto lugar entre los mejores atletas juveniles del mundo.  En el mes de noviembre Derick representará a Puerto Rico en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Escolares a celebrarse en Colombia.

REconocimiento a atletas 2013 1

Presente también estuvo el triatleta Juan Manuel Colón Rosado,  quien practica el exigente deporte del tríalo desde la edad de doce años.  Las actuaciones de Manolito Colón han sido extraordinarias tanto a nivel estatal como internacional lo que le mereció ser seleccionado como el atleta del año en el 2010 y reconocido en la Cena Olímpica del Comité Olímpico de Puerto Rico. En marzo de 2012, nuestro atleta logró el mejor tiempo de la historia para un triatleta local en su categoría en Chile donde obtuvo medalla de bronce.  En el 2010 compitió en la Copa Panamericana disputada en Argentina donde logro regalarnos una medalla de plata.

Otros de los atletas reconocidos fue Luis Osvaldo Lugo Vázquez, miembro del Equipo Nacional de Puerto Rico en el deporte de Taekwondo.   Este atleta con solo 17 años ya fue aceptado en el  Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico. El RUM le otogó una beca de atletismo para sufragar todos los gastos encaminados a obtener un  Bachillerato en Ciencias de la Ingeniería. El último logro obtenido por Luis Osvaldo fue el premio en Educación Física en la competencia  LOS DUROS EN LA MATERIA, que auspicia el periódico El Nuevo Día y en la que compiten jóvenes de todas las escuelas superiores de PueErto Rico.

Reconocimiento a atletas 4

Todos nuestros atletas vinieron acompañados de sus padres lo que demuestra la importancia del apoyo familiar en el desarrollo y crecimiento de los jóvenes. Confiamos que estos atletas salinense sigan cosechando triunfo en el deporte puertorriqueño.

por Roberto Quiñones Rivera

Salinenses exiliados en la Florida festejan

Los hijos de Salinas celebran de lo lindo anualmente sus raíces culturales. La orquesta la Única es una de las agrupaciones que participan en esa fiesta de confraternización de la diaspora salinense en la Florida.

Nota sobre la bandera de Salinas 

La bandera verde monte de Salinas tiene en el centro cinco triángulos equiláteros que representan los montículos de sal.  Un montículo por cada uno de los cinco barrios que, aparte del casco urbano tradicional,  componen la municipalidad.  La existencia de unos yacimientos de sal en la costa de su territorio dio origen al nombre  de la comarca.  Esta bandera fue diseñada por Sergio A. Rodríguez Sosa, aprobada por la Junta del Centro Cultural de Salinas en la residencia de Josué Santiago de la Cruz, avalada en asamblea de pueblo  y adoptada por el municipio en 1974.

La primera bandera de Salinas fue cosida  por Doña Dominga Tirado, a petición de su hijo Edgardo Lebrón, miembro de la Junta de Directores del Centro Cultural de Salinas en ese momento. Posteriormente, la modista Annie Alfaro fue contratada por el municipio para coser la bandera de gala que se izaría oficialmente por primera vez, en una ceremonia oficiada el 20 de julio de 1974.

Cuando se cose o se dibuja una bandera de Salinas hay que asegurarse de que los triángulos sean equiláteros.  Esto significa que los tres lados son iguales en  longitud.   Esa fue la intención inicial de sus creadores, aunque el error de construirla con triángulos isósceles quedó documentada sin que hasta el momento se  haya corregido.

Si nos dejamos llevar por la intención original debemos indicar que al dibujar la bandera de Salinas, se deben seguir las siguientes instrucciones.

Forma incorrecta  (triángulos isósceles)

  

***********************

******

Forma correcta (triángulos equiláteros)

 

 

addfgfsffghhhf

 

 

 

Sigue la Gremalmanía

Gremal Maldonado combatirá en las próximas semanas contra el nivel económico superior que obviamente poseen los otros candidatos del concurso de canto Ídolos de Puerto Rico.

Una parte del negocio de estos concursos es la venta de votos.  Ganar esta competencia depende de la cantidad de votos que se compren a favor de los concursantes. El papel del jurado es imprimirle un tono de controversia al espectáculo y emitir juicios, no siempre acertados, con la idea de estimular la mayor participación de votantes.

Como ese es el criterio de selección más poderoso, por  no pensar que sea el único, quién más dinero tenga más votos podrá comprar.

Pero cabe la posibilidad de que ocurra un milagro y miles de televidente se vuelquen a votar por el concursante que cuenta con menos recursos económicos.  Si los televidente se animan a comprar votos seguramente haran la diferencia y triunfará quien logre el respaldo popular.

Gremal Maldonado llegó al concurso cargando solo su potente voz y unas ganas inmensas de superación. Esta hija de una humilde barriada puertorriqueña rodeada de circunstancias que poco importan a las elites económicas de este País, merece triunfar para que ese potencial artístico natural se eduque y remonte musicalmente.

Votar por ella debe recordarnos que desperdiciar los talentos de nuestra gente empobrece la calidad de vida y troncha las aspiraciones de muchos jóvenes. La Patria somos nosotros, la Gente, y en la medida que potenciar los talentos de la gente sea lo primero, más rica y potente será la Patria.

SRS

La gremalmanía se apodera de Salinas

En el marco de un Puerto Rico convulsionado los programas de búsqueda de talento son un oasis para que la gente descanse por algunas horas de las situaciones que los agobian.   Tan apasionadas como trágica, la trama de estos programas agolpan en los participantes los deseos y los sueños de muchas personas. Esa intrínseca característica de nuestra especie de construir ídolos desata pasiones que contagian a muchos hasta llamar la atención del más desinteresados. Por eso la trasformación de Gremal Maldonado, la construcción comercial de una figura salida de las humildes barriadas de nuestro país, capta la atención de los que examinan los fenómenos mediáticos, por un lado, y del tropel de fans que gritan y celebran cada palabra y cada estrofa cantada por su ídolo.

La gremalmanía es un fenómeno fácil de explicar. Se trata simplemente de una expresión que se va escribiendo tras el deseo, la imaginación, las aspiraciones y la esperanza de la gente.  El pueblo sabe que tiene que dejarse sentir, trasmitir quién es y que hace, quizás tras la idea de que debemos ser más consciente de lo que todavía no hemos sabido hacer. Por eso, suceda lo que suceda en la competencia, la gremalmanía es un signo de un sueño colectivo  que habla de los que somos y para imaginar lo que podemos alcanzar.

Gremal Maldonado es símbolo de los muchos talentos refulgentes escondidos entre nuestra gente.

Comentando fotografias: rostros salinenses

Crear un pueblo es una hazaña de la conciencia, convivir en comunidad es un acto de supervivencia.  Se dice que la personalidad de un pueblo es la suma de factores biológicos, ambientales y sociales.  El devenir va fraguando la idiosincrasia desde la cotidianidad y desde lo infrecuente, es decir lo que puede marcarse como extraordinario.  Pero como se trata de un acto exclusivamente humano, son los seres humanos de ayer, de hoy y del mañana, los que influidos por el entorno trasmiten y timonean la singularidad que expresa cada pueblo.

Por eso, estas fotos que le fueron proporcionadas a Roberto Quiñones nos motivan a pensar desde lo cotidiano como es que un pueblo se reviste de su personalidad y cuanto potencial tiene de renovarse cuando se enfrenta al reto mismo de pensarse pueblo.  Estos respetables rostros salinenses y la razón que los reunió en torno a la mesa hace una década atrás, son alguna de las muchas voces de identidad que amalgaman nuestro ser pueblerino.

Actividades del Club Hijos de Salinas de Nueva York en los años 60 del siglo 20.

La masiva emigración puertorriqueña a la ciudad de Nueva York marcó para siempre al pueblo puertorriqueño. Mientras ocurría la separación de la familia, cuajó en la Isla una nueva realidad que en apenas una década alteró usos y costumbres y modernizó al país. Los que estaban “allá afuera” se aferraron al instante dejado atrás, desconociendo que  en la isla ocurría un proceso de transculturación que inevitablemente transformaba el panorama social borincano.  Mientras, en el Barrio y en el Bronx, la mayoría de los puertorriqueños pujaban por sobrevivir en el paraíso prometido. Con escasos remedios para superar las condiciones económicas, no pocos sucumbieron ante la cultura del welfare, justificando como un acto de jaibería boricua lograr ser beneficiario de la asistencia social.

En medio de la maraña urbana, los boricuas se juntaban para afirmar su yo. Juntos equilibraban el asombro ante lo distinto del nuevo ambiente y lo dejado atrás. Los salinenses no fueron la excepción y en ese afán surgieron entidades como el Club Los Hijos de Salinas.  Hay detrás de esos juntes, historias que redescubrir, anécdotas que contar y hazañas que rescatar.

El álbum fotográfico que sigue estas notas intenta rescatar un pedacito de la historia de los salinenses “allá afuera”.  Son imágenes de nuestra gente en el lugar al cual llegaron un día, tras la partida del lar nativo.

Luego de la partida, es cierto que quedan atrás esencias inolvidables, pero la bendita memoria nos impide olvidar y cargamos con ella a donde quiera que vayamos.

srs

Comentando fotografías, 70: Los hijos de Salinas en los niuyores

Las fotografias que presentamos a continuación fueron proporcionadas a Roberto Quiñones por Társilo E. Godreau Torres, hijo de Elsa Torres.  Estas interesantes fotos que datan de la década de 1960 plasman imágenes de salinenses destacados en Nueva York.  Elsa Torres, que se encuentra delicada de salud, es hermana de Fanny y del “Gallo” Torres.  En la tercera foto Hilda Torres es la dama que acompaña a Rolando Cruz y Saturno Díaz y capta un momento de uno de las muchos actividades cívicas que éste último organizaba.    En las otras fotos figuran algunos miembros de famoso Club Hijos de Salinas de New York.  Posiblemente nuestros lectores puedan identificar algunos de ellos.  El hijo de Elsa lleba el nombre de su abuelo Társilo Godreau Ramos, un recordado alcalde de Salinas.  Su papá era Quique Godreau, quien falleciera hace unos cuantos años.  Nos complace presentarles a nuestros lectores estas fotos que cuentan la historia de nuestros compueblanos en los Estados Unidos.

Comentando fotografías, 66: Más caras lindas de Salinas

De la colección de Alba Nitza Colón recibimos estas fotos en ocasión de la celebración que hoy llevan a cabo Encuentro Al Sur y WHOY del 169 Aniversario del Pueblo de Salinas dedicado a la gente de la comarca del Abeyno.

La primera foto es de Juan M. Colón un joven atleta de Parcelas Vázquez de apenas 13 años.  Juan es miembro del Equipo Nacional de Triatlón y con solo 13 años ha ganado varias competencias, incluyendo el Tríalo Centroamericano del 2009 en Rincón. No pudo competir en los Juegos Centroamericanos Mayagüez 2010 por su edad, pero ya ha llenado de orgullo al pueblo de Salinas. La foto muestra un momento del Triatlón Pro Vida Roselyn Sánchez donde quedó en tercer lugar, a pesar de sufrir una caída y lastimarse.  Las otras fotos son de actividades en familia y al final, una del gran Güigüi, quien falleciera recientemente, captado mientras realizaba una de sus faenas favoritas.

Willhem Echevarría Navarro: entre la música y la documentación histórica / Sergio A. Rodríguez Sosa

Willhen Echevarría NavarroWillhem Echevarría Navarro es un musicógrafo y archivero salinense residente en Filadelfia.  Es hijo de Monsita Navarro y Willhem Echevarría, de Salinas.  Estudió en Salinas hasta noveno grado. Dado su interés en la música, ingresó en la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini en Hato Rey, donde cursó estudios musicales de nivel secundario y obtuvo el diploma de cuarto año.  Trabajó con diversos grupos musicales durante  algunos años como ejecutante especializado en  la trompeta, en los Estados Unidos.  Durante esos años fue maestro de música en el Bronx durante algún tiempo.  Su carrera como trompetista profesional se vio interrumpida por una situación adversa en su dentadura que le dificultaba ejecutar el instrumento.  Fue esa situación lo que lo forzó a retomar sus  estudios de bachillerato interrumpidos por sus actividades musicales que le reportaban muchas satisfacciones y buenos ingresos económicos.  Finalmente completó su bachillerato con miras a continuar estudios posgraduados.

Siempre se interesó en la bibliotecología musical dada la influencia de varios amigos y músicos que laboraban en ese campo profesional.  Finalmente se decidió y comenzó a estudia una maestría en ciencias y tecnologías de la información en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.  En la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información trabajó con  las profesoras Marisol Gutiérrez, en la Biblioteca de la Facultad de Educación y con Doris Torres en la Biblioteca de Música. Como estudiante asistente realizó diversas tareas, entre las cuales estaba ofrecer talleres de instrucción al usuario a otros estudiantes del Recinto de Río Piedras.  Además, tuvo a su cargo las páginas Web de la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información y de su Biblioteca durante el año y medio que la UPR le concedió la ayudantía de cátedra.

Una vez completados los cursos de  la maestría en ciencias bibliotecarias regresó a los Estados Unidos. Su objetivo era realizar dos internados en archivos de colecciones especiales y música, no disponibles en Puerto Rico en ese momento.  Con los internados esperaba obtener una experiencia en  las especialidades que más le interesan. Actualmente termina los requisitos de grado en la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información y trabaja  para la Historical Society of Pennsylvania como archivero y especialista en metadata. La Sociedad Histórica de Pensilvania es una institución privada dedicada a recolectar y preservar materiales históricos sobre la fundación de los Estados Unidos y sobre la historia de Pensilvania que como es sabido, jugó un papel protagónico en la revolución de independencia de las Trece Colonias.

Entre los proyectos profesionales realizados por este salinense residente en Filadelfia, está la colección Chew Family Papers, un proyecto sobre los documentos de una familia influyente de Pensilvania.   Además, creó junto a  la profesora Doris Torres  la Guía Temática de Música,  una obra de referencia que organiza temáticamente el acervo bibliográfico de la Biblioteca de Música de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.  También trabaja en conjunto con Encuentro… al Sur una propuesta que tiene como meta la compilación, preservación y difusión de materiales históricos de Salinas.

Willhem Echevarría Navarro es casado y tiene una hija, y si las circunstancias le son favorables, contempla continuar estudios posgraduados especializados en música, aunque no ha determinado si en investigación musical o en bibliotecología o archivística musical.

©SRS