Temores / Josué Santiago de la Cruz

a mi abuela Bienvenida “Venida” Rivera

A retozar yo me fui

Tempranito en la mañana,

Al sonido de la diana,

El callejón emprendí.

Recuerdo que, por allí,

A veces, me sorprendía

La garata que nacía

En mi cerebro infantil

Y era, entonces, un sufrir

El miedo que me invadía.

 

La guajana se movía

Cual anguilas en estanque

Y en mi interior, como un tanque

De guerra, sonido hacía.

La sombra me perseguía

Con ganas de rebasarme

Y empezaba el miedo a darme

Tantas ganas de gritar

Que me puse a tatarear

Un tonito, pa animarme.

 

Cantando me acompañaba

El viento con su canción,

Cambiando la entonación

A lo que yo tarareaba.

Un guaraguao que miraba

Desde el árbol de bellotas

Empezó a entonar sus notas

Y yo me puse a pensar:

¿Será que aquel animal

también el miedo alborota?

 

Busqué, pero no encontré

En el camino un peñón.

Que cosa, en el callejón

Ni una lajita se ve.

Pero bien que lo espanté

Con el grito aquel que di

Y recuerdo que lo vi,

Asustao coger el monte,

Y en el lejano horizonte

Poco a poco lo perdí.

 

La luna estaba apagada,

Todo, de pronto, clareó,

Y el miedo se disipó

Cambiándome la mirada.

Atrás dejé la cañada

Y el misterio en el camino

También dejé el matutino

Sereno perseguidor

Que me causaba terror

Cuando era niño anodino.

 

© Josué Santiago de la Cruz

Emigrar / por Gloria Gayoso

Una tarde cualquiera abandonar la casa,
llevar en la maleta un sueño no cumplido.
Amarrar a otro puerto esta vida que pasa;
navegar tristemente la nave del olvido.

En otro suelo fértil hundir duras raíces
y con voces ajenas mezclar la propia voz:
poner bálsamo al pecho lleno de cicatrices
y luchar con la pena cruel combate feroz.

Cantar con dulce acento ignotas melodías,
de nostalgia presente, de recuerdos, de amor…
mientras veloces pasan los laboriosos días.

Y el trabajo les nubla de canas la emoción.
Galicia vive lejos…¡Qué infinito temor!!
En la tierra de origen se quedó el corazón.

Gloria Gayoso Rodríguez
(c) Derechos reservados

Suave negra, suave… / por Marinín Torregrosa Sánchez

Kurumkuntá es el ritmo

del tumbao de Soledá,

esa negra que a todos provoca

con su Kumba kumba kurumkuntá…

-Suave negra, suave…-

le dice Sojo a Soledá

-Mira que a coco me sabe

el beso que tu me va a da’l.-

¡Kurumkuntá, kurumkuntá!

Se enredan Sojo y Soledá.

Kumba, kumba, kurumkuntá,

adentro del cañaveral.

Al rato salen

como pájaros asora’os

por la zanja y el lodazal

y se asustaron mucho más

cuando de frente encontraron

al temible capataz.

-Soledá, negra maldita,

¿a dónde está mi fiambrera,

el pan y mi agua bendita?

Hace rato mi panza hambrienta

espera como veleta.-

-Ay Don Gero, usté perdone.

Es que Sojo me entretuvo

y yo tan majadera

me antoje de bailar en el tubo.-

-Mira Soledá…

que aquí yo soy el patrón

¡ y nadie más mete

las manos en ese cubo!

¡Se me hierve el corazón

si me coges de mandrugo!-

-Patroncito lindo, mi dulce capataz,

no se enoje conmigo, que aquí le traigo

el kumba, kumba, kurumkuntá-

Y se fueron los dos juntitos

con el kumba kumba kurumkuntá,

atrás quedo Sojo el picador

con el machete amola’o y sin Soledá.

©Marinín Torregrosa Sánchez, 31 de mayo de 2014.

**

ANTONIO FERRER ATILANO

por Josué Santiago de la Cruz

Miraba con fiereza la alcaldía,
Enhiesta la cerviz, augusto, claro,
Denuncia la injusticia del avaro
Político opresor y compañía.

Sembrado en sus verdades, aquel faro,
Profeta que mi pueblo no entendía,
En medio del dolor que lo afligía
Hablaba con la fuerza de un disparo.

El tiempo continuó su raudo vuelo
Y un día aquel profeta enmudeció,
Dejando en sus amigos el consuelo

De cultivar aquello que él sembró:
La fibra tan mordaz de su escalpelo
Del lado de este pueblo que adoró.

JSC

Turpial / Marinín Torregrosa Sánchez

a Ferranto

Melódico trino en el llano,

de árido paisaje en sequía,

el turpial regala su canto

y Ferranto lo hace poesía.

Acordes y versos destilados

por el mismo dios Baco,

en burdeles y cafés a diario

ronda el espíritu bardo.

Mas,

ya no hay verde, ni dulce cañaveral,

ni guajana enarbolada,

bandera al sol en cielo azul tropical,

ni libertad como quimera.

Nadie recuerda al poeta

ni a próceres inmortales.

No escuchan al planeta

que muere dando señales.

En una lluvia de cristales

del llanto la imponente marcha

ya no cantan los turpiales

al orgulloso porte de palmeras.

Solo el cielo estrellado

reflejado sobre el mar

en las noches como faro

ilumina al de allí su pesar.

Antonio Ferrer Atilano:

“Escarcha fosforina”

en olas bordadas con hilos de sol

de “exquisito plumaje blanco”,

a tu verso atinado surje.

Yo añado mi libre inspiración,

homenaje sencillo de este grano de sal

al poeta y su fiel compañero el Turpial.

Toñito, Ferranto, de aquí,

desde la barriada para ti,

entre sombras de injusticia, “opalinas…”

Tu memoria, sonoro acorde al recuerdo,

por ti, retazos de historia de este pueblo

por siempre tú, allí, aquí

en Borinquen “del pueblito de Salinas”.

©Marinín Torregrosa Sánchez, 12 de abril de 2019.

Poema escrito en ocasión del natalicio de Antonio Ferrer Atilano.

Foto, El giraldillo.

Tiemblo / Marinín Torregrosa Sánchez

De repente se cumple el tiempo
y no tengo suficientes besos
ni momentos en el recuerdo.
El silencio cada día es más callado
y repito cosas como el disco rayado.
La mirada se me pierde,
por la ausencia de quereres,
no hay donde posar el verde.
Nadie roza las cortinas asomadas al alma,
a nadie de las paredes arranca ni importa.
Se van los pasos ligeros
por pasillos largos y directos,
sin detenerse a saborear el pisar
descalzo, bailado y con freno.
Abro mis ojos al cielo
a ver si en alguna nube encuentro
el sueño de niña mujer del cuento.
Pero sólo cenizas me trae el viento…
asfixia, cuatro paredes de encierro
y una sorda plegaria, egoísta,
que se escapa
entre las solas tardes de hierro.
¿Te he dicho que tiemblo?
Porque tengo frio, porque tengo miedo.


©Marinín Torregrosa Sánchez, 15 de enero de 2020.

Pronóstico / Gloria Gayoso

Anda el mundo divagando

entre  brújula y sextante

no hay rumbo que se someta

al paso largo y errante.

Giramos en rotación

para que el sol nos caliente,

mas parece que la luz

no llega nunca de frente.

El rico sueña grandezas

para pasar bien el puente.

Y el pobre sólo medita

dónde hincar sus cuatro dientes.

De la tierra hemos crecido,

con barro fuimos formados,

aunque vistamos con oro

lucimos embadurnados.

No se le ven soluciones

al caos que nos acosa,

nadie quiere hacerse cargo

de tanto muerto en la fosa.

De payasos muy absurdos

se compone el carnaval,

demiurgos espeluznantes

que sólo aspiran al mal.

Si alguno por caridad

brinda su alma en un reto,

nadie  ha de reparar

en la bondad del secreto.

¡Hermanos! ¿A dónde vamos?

No contamos ni una idea;

sin amor y sin clemencia,

seguro, pronto estallamos.

                                                 ©Gloria Gayoso

                                                    Todos los derechos reservados

De los rincones / por Gloría Gayoso

Ella habita triste
en un rincón de la sala.
Anda en escoba
barriendo tiempos
que el reloj marca;
y sumida en recuerdos
se mira en el espejo,
que la retrata.
Tiene sobre una mesa
sueños de otras galaxias.
A veces una silla
inventa humanas formas
que sin boca la llaman…
La soledad habita
en las paredes enladrilladas
y nadie la acaricia,
y nadie la engalana.
Ella lo espera siempre
de noche y de mañana.
Y cuando cae la tarde
refúgiase en la lágrima.

©Gloria Gayoso
Derechos reservados

Foto: Eva Lewitus