La Plaza / Josué Santiago de la Cruz

Plazasalinas1950

 

I

*

En la plaza está Rubén,
Con su hermano, conversando,
Y Pascasio, relajando,
Con Gagute y con Ariel.
Pasa de largo Daniel,
Arrastrando su mondongo,
Y no lejos, Quirindongo,
Camino hacia El Malecón,
Va yoguiando con Ratón
Y Maximiliano, El Mongo.

*
II

*
Juaniquillo está brillando
Zapatos en una esquina,
Mientras un grupo patina
Por las aceras, bullando.
Casimiro va cantando,
Diciendo así: ¡Tan, cayó!
Y allí mismo se formó,
Con Pantera, un vacilón,
Cuando Julín, bien burlón,
De súbito apareció.

*
III

*
La gente empezó a reír,
A pata suelta, recuerdo,
Y se pusieron de acuerdo
Que debía yo escribir
Aquella historia y seguir,
Sin dejar nada olvidado.
Por eso aquí, con cuidado,
Les cuento lo que pasó,
Según lo recuerdo yo,
Este precioso legado.

*

IV

*
Desde el balcón, don Segundo,
A todos amonestó:
“¡Qué bandoleros son tos!”,
Nos dijo, bien iracundo.
En eso Dante, profundo,
Un discurso improvisó
Y don Segundo calló
Al escuchar sus razones,
Las sabias cavilaciones
Que genialmente enhebró.

*
V

*
Caribe, bien despacito,
Por la Luis Muñoz Rivera,
Caminaba por la acera
Dialogando con Minguito.
No muy lejos, Rey Cholito,
Sin más ni más, saludó,
Y a los dos él invitó
A la Plaza a tertuliar:
Mejor dicho, a vacilar,
Les dijo y se los llevó.

*
VI

*
Don Ramón, el piragüero,
La de frambuesa voceaba
Y el tamarindo le untaba
Encima, como aguacero.
Se formó alli un reperpero
Alrededor del carrito,
“Ráspamela de coquito!”,
Un mozalbete chilló,
Y don Ramón le salió
Con un soberano grito.

*
VII

*
Ya Dante hubo terminado
Aquel discurso florido
Y el cielo, empalidecido,
Empezó a verse nublado.
Paco Otero hubo pasado,
Dejando aquella fragancia
Que a todos, con elegancia,
Nos hizo entrar en mutismo,
Salinas en el abismo
No hace alardes de arrogancia.

*
VIII

*
Dando tumbos por la acera
Velorio venía, avanzando,
Y entre dientes, murmurando,
Una frase farfullera
Se formó una balacera
De burlas que él contestó
Con las piedras que lanzó
Contra la muchachería
Y una enorme gritería
Allí mismo se formó.

*
IX

*
Moncho Espada que venía
Por la acera de Blas Buono,
Lo vi correr, como mono,
Al ver aquella anarquía.
Jorgito, con sangre fría
A Velorio interpeló
Y no sé lo que pasó,
Lo que el hijo de Calolo
Le dijo, que luego todo,
De inmediato se calmó.

*
X

*
La sangre no llegó al río
Pero muy cerca que anduvo,
Pues Velorio se contuvo
Y se aplacó el griterío.
El sol estaba bravío,
Trepado en la lejanía,
Mas el calor que acá hacía
La apaciguaba la brisa
Pues en Salinas la risa
Era el pan de cada día.

*
XI

*
Paquito Matos y Bin
Llegaron al poco rato,
El Chuchin, igual El Sapo,
Calambre, también Vitín.
Y hasta la plaza, Paquín
Del pan su arroma llegaba
Y hacia allá me encaminaba
Para comprar un bollito
De aquel pan tan calientito
Que a mi tanto me gustaba.

©JSC