El Revolú / Marinín Torregrosa Sánchez

Los enanitos están en huelga y se apoderaron del palacio del saber.  Reclaman parte de las monedas del tesoro que hay al final del arcoíris para mejorar las condiciones  del palacio.

Pinocho no entiende por qué.

—Si en la isla de los cuentos se vive muy bien. Es una fortuna y un privilegio.

No quiere reconocer que el Lobo Feroz, aunque amigo suyo, se comerá a los Tres Cerditos y va a mancillar a Caperucita. La Ogro en la ribera y la bruja malvada en el Sena… perdón, en la cena, se han dado un atracón de niños crudos.

El Flautista de Hamelín desfiló con los ratones, marchando se han formado en la entrada del palacio. Ni siquiera dejan pasar a Mamá Osa con sopas para los enanitos. A Juan Bobo lo agredieron cuando quiso pasar con su puerca.  Llamaron terrorista al Payaso Trompetilla cuando con manguera en mano pretendía aliviar la sed de los enanitos que llevaban tantos días hambrientos.

—¿Dónde están las hadas madrinas, Aladino con su lámpara maravillosa?

Allá en lo alto de la torre, Humpty Dumpty amenaza con lanzarse.

—¡Cuidado Pinocho!

Otro huevo le cayó encima.

©Marinín Torregrosa Sánchez

Cerrado por hoy

Los trabajadores de este Blog rehúsan trabajar en el día de hoy en solidaridad con los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico.

Exigen que la administración universitaria deponga su actitud partidista e inicien de inmediato las negociaciones.   Reclaman que dichas negociaciones se conduzcan de acuerdo a lo que la propia Universidad enseña sobre negociación, mediación de conflictos y resolución de situaciones.

Exhortan al estudiantado a  enfrentar la situación como hasta ahora: dando cátedra sobre cuáles son los estilos que deben primar en el ámbito universitario y avivando la esperanza del pueblo  de que algún día su liderato político y gubernamental actue contrario a los desatinados métodos que aplican nuestros actuales dirigentes.

La UPR en estado de sitio: el estudiantado da la cátedra / Marcos Reyes Dávila

Mientras el gobierno intenta resolver el conflicto en la universidad con un cierre indefinido y, a la vez, con un interdicto para abrirla, y mientras se atrinchera la policía, y se arman como gladiadores medievales, y dan boletos a los que pasan apoyando a los estudiantes y boletos por estacionamiento; mientras el gobierno, en suma, coloca la universidad del libre pensamiento y la discusión de ideas en estado de sitio, los estudiantes dan cátedra diaria de organización, de voluntad de lucha, de sacrificio, de cooperación, solidaridad y consenso. La libertad discurre en ellos y entre ellos como el viento.

Los estudiantes no son enemigos del estado ni de la universidad. Pero la administración de Río Piedras la mira desde lo alto de la torre con la distancia, el extrañamiento, la misma falta de empatía, y el mismo miedo, con que Nerón miraba la “chusma” de la Roma ardiente. Los estudiantes son los hijos del pueblo de Puerto Rico y la fundamental razón de ser de la universidad.

La Facultad universitaria tiene mucho que aprender de los estudiantes.   Vamos a empezar a aprender con ellos hoy.

Marcos Reyes Dávila (Tomado de Las letras de fuego)

El autor es miembro de la facultad de la Universidad de Puerto Rico en Humacao. Es editor de la Revista Exégesis y mantiene el blog Las letras de fuego.