Activistas protestan frente a la planta de carbón de AES en Guayama

COMUNICADO DE PRENSA

5 de mayo de 2019

Policías no pudieron detener el avance de los manifestantes hacia el perímetro de la empresa

Guayama, Puerto Rico – Activistas de la Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC), realizaron una contundente manifestación contra la empresa AES y denunciaron el daño a la salud y la contaminación producida por la quema de carbón en Puerto Rico.

Cientos de personas provenientes de distintos puntos de la isla, inicialmente montaron un extenso piquete en la PR 3, a la entrada del camino que conduce hacia la planta de carbón.

En el 2017, en esta área se dieron fuertes encontronazos entre activistas y la policía, incluyendo la fuerza de choque, durante los operativos que realizó el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, para proteger a la carbonera AES y escoltar los camiones que movilizaron miles de toneladas de cenizas tóxicas hacia vertederos en Peñuelas.

En esta ocasión, al comienzo de la actividad, que fue dedicada al recién fallecido activista y profesor José “Pepo” Hernández de Peñuelas, varios agentes de la policía se mantuvieron a distancia, mientras diversas organizaciones expresaban su apoyo a la lucha contra la quema de carbón.

Algunos de los colectivos que expresaron su apoyo fueron: el Colegio de Médicos, el Campamento contra las cenizas de Peñuelas, el Comité Diálogo Ambiental de Salinas, la Federación de Maestros, la Iglesia Fuente de Vida de Guayama, Toabajeños en Defensa del Ambiente, la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE), y la Alianza Comunitaria y Ambiental del Sureste (ACASE).

También estuvieron presentes la ex senadora María de Lourdes Santiago y la Lcda. Mariana Nogales.

En un momento dado, los activistas se movilizaron hacia las vallas que la policía había colocado en el camino público que lleva hasta la planta de carbón. Pero los agentes policiacos en el lugar, no pudieron detener la avalancha de personas que continuaron su camino hasta llegar al área de la empresa AES.

Allí, mientras la policía y guardias de seguridad de AES se apostaron en los terrenos privados de la instalación carbonera, los activistas continuaron con su piquete en el camino público.

Los organizadores de la actividad aprovecharon para leer cartas de apoyo enviadas desde Colombia, de parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Carbón (Sintracarbon) y la Fuerza de Mujeres Wayuu; Estados Unidos, de parte de la organización Diáspora en Resistencia; y de Puerto Rico, de parte del padre Obispo Rubén Antonio González Medina, de la Iglesia Católica de Ponce.

El mensaje final estuvo a cargo de miembros de la organización Comunidad Guayamesa Unida por tu salud, quienes reafirmaron los reclamos de que se cierre la planta de carbón, se remueva toda la montaña de cenizas tóxicas y de carbón que mantiene la empresa a la intemperie, se monitoree y se limpien las áreas donde se han depositado cenizas tóxicas en 14 municipios, el gobierno detenga cualquier negociación con AES y se le adjudique responsabilidad a la empresa por el envenenamiento de la salud de los vecinos de Guayama.

Generación sin futuro / Ignacio Ramonet

“El mundo será salvado, si puede serlo, sólo por los insumisos.”
André Gide

Primero fueron los árabes, luego los griegos, a continuación los españoles y los portugueses, seguidos por los chilenos y los israelíes; y el mes pasado, con ruido y furia, los británicos.

Una epidemia de indignación está sublevando a los jóvenes del mundo. Semejante a la que, desde California hasta Tokio, pasando por París, Berlín, Madrid y Praga, recorrió el planeta en los años 1967-1968, y cambió los hábitos de las sociedades occidentales. En una era de prosperidad, la juventud pedía paso entonces para ocupar su espacio propio.

Hoy es diferente. El mundo ha ido a peor. Las esperanzas se han desvanecido. Por vez primera desde hace un siglo, en Europa, las nuevas generaciones tendrán un nivel de vida inferior al de sus padres. El proceso globalizador neoliberal brutaliza a los pueblos, humilla a los ciudadanos, despoja de futuro a los jóvenes. Y la crisis financiera, con sus “soluciones” de austeridad contra las clases medias y los humildes, empeora el malestar general. Los Estados democráticos están renegando de sus propios valores. En tales circunstancias, la sumisión y el acatamiento son absurdos. En cambio, las explosiones de indignación y de protesta resultan normales. Y se van a multiplicar. La violencia está subiendo…

(Tomado de Le Monde Diplomatique)

Los indignados crecen en todas partes del mundo

Manifestaciones reúnen cerca de 250 mil personas en las calles de la capital chilena

Karol Assunção
Periodista de Adital
Fuente: Adital

Cerca de 250 mil personas estuvieron hoy en las calles de Santiago para caminar en las marchas del segundo día de Paro Nacional. Según informaciones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), las marchas partieron de cuatro puntos de la capital Chilena: Mapocho, Estación Central, San Diego con Placer y Plaza Italia. Los manifestantes ocuparon las calles, hasta las 13h30 minutos, aproximadamente.

La jornada de 48 horas de movilización nacional reúne a más de 80 0rganizaciones sociales, políticas y sindicales del país, por un nuevo Código del Trabajo, cambio del sistema tributario, nueva Constitución Política del Estado y Educación pública gratuita. Según Camilla Vallejo, presidenta de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), participan de las manifestaciones estudiantes, trabajadores, sindicalistas, entre otros sectores sociales. “[Las manifestaciones] muestran la diversidad y riqueza de los movimientos que tenemos en Chile”, afirma.

La movilización también manifiesta el descontento popular con el gobierno de Sebastián Piñera, presidente chileno. Para la dirigente estudiantil, el gobierno asumió una postura intransigente, sin apertura para el debate. “La discusión [se da] solamente a través de los medios [de comunicación] que el domina”, comenta.

El Paro Nacional chileno se suma a las protestas realizadas desde hace tres meses por estudiantes por una educación pública gratuita y de calidad en el país. Camila Vallejo, presidenta de la Confech, afirma que la demanda principal es para garantizar la educación como un derecho universal. “Queremos un cambio de paradigma, del modelo de la educación, pues la educación aquí en Chile, es vista como un bien de consumo, una mercancía para el lucro”, comenta.

Traducción: Ricardo Zúniga

Manifestaciones en Washington D.C. hacen temblar a las grandes petroleras

Por Amy Goodman

La Casa Blanca sufrió una sacudida el martes, no solo a causa del terremoto de magnitud 5,8, sino también por las crecientes protestas frente a la casa presidencial. Más de 2.100 personas dicen que se arriesgarán a ser arrestadas en las próximas dos semanas. Se oponen al proyecto del oleoducto Keystone XL, diseñado para transportar crudo pesado de las arenas de alquitrán de Alberta, Canadá, a refinerías de la Costa del Golfo de México en Estados Unidos.

En arquitectura, ‘Keystone’, que significa “piedra angular”, es la piedra en la cima de un arco que lo mantiene en pie. Sin ella, la estructura se caería. Al exponerse al riesgo de ser arrestados, como ya sucedió al momento de escribir esta columna con más de 200 activistas, estos practicantes de la orgullosa tradición de la desobediencia civil estadounidense esperan hacer colapsar no solo el
proyecto del oleoducto, sino también hacer tambalear la dependencia de los combustibles fósiles que está acelerando el cambio climático.

Bill McKibben fue uno de los arrestados. McKibben es el ambientalista y autor que fundó el grupo 350.org, nombrado así por el límite máximo seguro de dióxido de carbono en la atmósfera, que es de 350 ppm (partes por millón LEER “PARTES POR MILLON”). El planeta actualmente está en las 390 ppm (LEER SOLO EL NUMERO). En el llamado a la acción para sumarse a la protesta, McKibben, junto a otros como la periodista Naomi Klein, el actor Danny Glover y el científico de la NASA James Hansen, afirman que, en palabras del propio McKibben, el oleoducto de Keystone “Equivale a encender la mecha de la mayor bomba de carbono del planeta. De modo que necesitamos que el Presidente y el resto del gobierno centren mucho más su atención en el cambio climático”.

El movimiento de oposición a Keystone XL abarca desde activistas y científicos, hasta pueblos indígenas de los llanos y bosques boreales que corren peligro en Canadá, donde se encuentran las arenas de alquitrán, pasando por productores rurales y agropecuarios de la región ecológicamente vulnerable de Sand Hills en Nebraska, estudiantes y médicos.

Fuente: Democracy Now

25 de agosto de 2011

Marcha contra el Gasoducto en Adjuntas

Me opongo al gasoducto porque el nombre Vía Verde  con el cual fue designado es un ardid publicitario mal intencionado. Intencionalmente se utiliza ese nombre para esconder las nefastas consecuencias ambientales de esa estructura. Cuando se utiliza con buenas intenciones el apellido verde, éste designa un producto que respeta el medio ambiente.  Es una mentira que un gasoducto sea un producto verde.

Me opongo al gasoducto porque no es cierto que sea la mejor y única manera de hacer llegar el gas hasta las plantas generadoras de energía eléctrica que existen en el país.  Nuestras centrales eléctricas están en las costas, a pocos pasos de que se les suministre el gas desde las barcazas que lo traen a la isla. Bajo el concepto del gasoducto que cruza a Puerto Rico de sur a norte, será necesario también reabrir el Gasoducto del Sur para suministrarle gas a la ensordecedora Central Eléctrica construida en medio del poblado Aguirre de Salinas.

Me opongo al gasoducto porque  representa un derroche de dinero que se sumará a la enorme deuda pública que estrangula al país, cuando existen alternativas menos costosas para que las centrales utilicen gas para generar energía eléctrica.

Me opongo al gasoducto porque no es cierto que se justifique su construcción y el enorme préstamo que conlleva construirlo, bajo el argumento de que representa un ahorro substancial para el bolsillo de los consumidores.  El ahorro que representa generar energía utilizando gas será verdaderamente substancial, si le añadimos el ahorro que representa para el país gasificar nuestras centrales de energía eléctrica utilizando alternativas más baratas y de menor impacto sobre el ambiente.

Me opongo al gasoducto porque mientras más extensa es la tubería que conduce gas de un lugar a otro, mayor es el riesgo de desastres, especialmente en una isla tan densamente poblada como la nuestra.  Estos gasoductos, no sólo explotan sino que los escapes de gas han matado miles de personas y causado graves enfermedades cardiopulmonares entre los residentes de las zonas aledañas; eso sin contar el daño a la flora, la fauna y los demás recursos naturales del lugar.

Me opongo al gasoducto porque los que insisten en su construcción han pisoteado la reglamentación vigente, llevado a cabo trabajo sin los debidos permisos y torcido brazos de funcionarios públicos, confirmando de esa manera que las verdaderas intenciones para realizar esta obra pública se le esconden al país.   La falta de transparencia y las revelaciones de la prensa tienden a confirmar que los motivos detrás del gasoducto lucen malintencionados.

A los que pisotean los derecho del pueblo debemos decir:

Se prende la llama de la protesta tipo Egipto en el estado de Wisconsin / Democracy Now

El estado de Wisconsin está situado en la región de los lagos en el llamado Medio Oeste de los Estados Unidos. Esta región de los lagos ha sido tradicionalmente el corazón industrial y agrícola del país. Del otro lado del Lago Michigan se encuentra la ciudad de Detroit, cuna de la industria automovilística del país. Wisconsin es tal vez un estado más agrícola, es conocido por sus productos lácteos en general y por el queso en particular, aunque fue y hasta cierto punto sigue siendo un estado cuya economía se basa en las manufacturas y la producción de herramientas. Desde un punto de vista político, Wisconsin es un estado peculiar, pues es la patria chica del senador republicano anticomunista Joseph McCarthy, pero también cuna de AFCSM, uno de los sindicatos más grandes de funcionarios públicos y enfermeras del país.

Desde enero del 2011 Wisconsin tiene un gobernador republicano, Scott Walker. Walker, que era el candidato “moderado” del Partido Republicano, nada más jurar su cargo y con una mayoría sólida en la asamblea estatal, otorgó una amnistía fiscal a empresas multinacionales y estatales que costó a las arcas del estado 170 millones de dólares. Para compensar este regalo, el gobernador Walker decidió unilateralmente suspender los derechos de negociación de todos los sindicatos de trabajadores públicos y doblar la cantidad de contribuciones que éstos hacen al fondo de pensiones. La legislación laboral estadounidense regula las relaciones de empresas privadas a nivel federal, pero delega la regulación de los empleados públicos en cada uno de los estados. Por eso Walker cuenta con todo el poder legislativo en su mano para imponer medidas de corte draconiano que hagan literalmente imposible la continuidad de los sindicatos de trabajadores del sector público. Entre otras medias, Walker quiere forzar a los sindicatos a celebrar un plebiscito que les legitime anualmente, prohibir las deducciones automáticas de las contribuciones sindicales y restringir drásticamente los derechos de negociación de los sindicatos.

Por si quedara alguna duda de sus intenciones, Walker convocó a la Guardia Nacional para sofocar cualquier conato de protesta. Sin embargo, los ciudadanos de Wisconsin han salido a la calle para desafiar el estado de sitio impuesto por el gobernador. El jueves pasado 30.000 estudiantes fueron a la huelga y llevan tres días sin ir a clase; ayer viernes la ciudad de Madison, sede del gobierno estatal, se vio inundada por miles de manifestantes de todas partes del estado, maestros y profesores han declarado una huelga indefinida, los estudiantes del sindicato de profesores asistentes de la Universidad de Wisconsin en Madison han ocupado los jardines del capitolio con una acampada de protesta y, tal vez lo que es más importante, los ciudadanos del estado de Wisconsin están cien por cien detrás de sus maestros, policías, bomberos, empleados municipales, bedeles y funcionarios. Los Green Bay Packers, el equipo local de fútbol americano, flamante campeón de la Super Bowl  (la liga nacional) han emitido un comunicado expresando su apoyo a los trabajadores y las protestas; varias iglesias también han declarado su apoyo. Los congresistas demócratas, ante la avalancha de protestas populares, se encuentran actualmente viajando fuera del estado para tener una excusa legal y no acudir a la votación en la que se aprobarían estas medidas.

En el resto del país se han convocado manifestaciones de apoyo a las protestas de Wisconsin. Es pronto para decir si las protestas podrían extenderse o si se puede tratar de una reverberación de las olas revolucionarias del Norte de África (como algunos sugieren tal vez exageradamente), lo que sí está claro es que el neoliberalismo sólo puede seguir avanzando o sosteniéndose en una huida hacia adelante: exigiendo más privatizaciones dentro del sector público, aumentado la edad de jubilación, aumentando las contribuciones al fondo de pensiones, desarmando a los sindicatos para imponer recortes salariales, atacando incluso la financiación de clínicas, como Planned Parenhood, que garantizan los derechos reproductivos de las mujeres.

Las protestas de Wisconsin son sólo la punta del iceberg, forman parte de un ataque contra los pocos sindicatos e instituciones públicas del país que quedan en pie, perfectamente programado por la mayoría republicana tanto a nivel federal como a nivel estatal. Esta nueva mayoría ultraliberal cuenta, por mucho que se empeñen en disfrazarlo, con el apoyo explícito del gobierno de Obama que, entre otras cosas, acaba de aprobar el presupuesto económico más regresivo de la historia desde los gobiernos de Reagan y Eisenhower. La cuestión es hasta cuándo puede el pueblo norteamericano tolerar este nivel de agresión. Bien pudiera ser que en Wisconsin se encendiera la mecha de una rebelión mayor, es cuestión de tiempo.

Para más información en inglés:http://www.democracynow.org/2011/2/18/its_people_power_as_tens_of

La mentira repetida

Esta foto de primera plana del Puerto Rico Daily Sun comprueban la obsesión por mentir que domina la conducta de los altos funcionarios del gobierno de Puerto Rico.  Esa repudiable propensión a pulverizar la realidad de los hechos quedó manifiesta en las expresiones del secretario de la gobernación Marcos Rodríguez Ema sobre la asistencia a la Marcha del domingo.

Este mórbido funcionario calculó la asistencia en apenas 3,000 manifestantes, mentira que claramente desmienten los visuales difundidos por todo el País.  La obsesión por la mentira de los gobernantes no solo se manifiesta a través de la palabra, sino que toma expresión visual, tal como ocurrió en la manipulada y mediocre transmisión de la Ceremonia Inaugural de los Juegos Mayagüez 2010.

Por qué marchar

Por qué marchar unidos mañana:

Porque la oscura noche arropa las almas de quienes nos gobiernan y las sombras que proyectan hiere la fibra moral de nuestro pueblo.

Porque la serenidad, la mesura y la sensatez no guían las acciones de nuestros gobernantes y cuando eso ocurre, la paz social se quiebra y la convivencia se perturba.

Porque sus palabras carecen de auténtico sentido y delatan la falta de nobles motivos interiores.

Porque la vocación por la mentira seduce la mente de muchos hermanos hasta hundirlos en un abismo donde reina la confusión y se consume la esperanza.

Porque irrespetan los derechos humanos, deforman la democracia, violan la constitución y prostituyen las entidades del estado.

Porque sus corazones insaciables idolatran las migajas recibidas de las enormes fortunas que acumulan los emporios financieros que nos estrangulan.

Porque el deber y la solidaridad hacia los gobernados se diluye en mezquinos intereses que entronizan la corrupción, el privilegio y el favoritismo.

Porque adelantan sus oscuras intenciones con la macana, el gas pimienta y los gases lacrimógenos.

Porque el terror y la violencia intencional, verbal o física contra el pueblo, quebranta el estado de derecho institucional y entroniza la perversidad.

Porque el equilibro del entorno y de los recursos naturales peligran cuando es el propio Estado quien incumple con el deber de armonizar la convivencia entre el ser humano y el ambiente.

Porque el Rostro del País tiene que ponerse de frente a los gobernantes y exigir respeto y desagravio.

Y simplemente, porque es un acto de Amor.

srs