Comentando fotografías: El comité organizador del Carnaval Abey de 1996

El Carnaval Abey de 1996 se celebró en el fin de semana del 25 al 28 de abril.  En la foto figuran algunos de los  miembros que integraron el Comité Organizador de aquella edición,  Ese año el tradicional carnaval fue dedicado a Carlos Manuel Ortiz Rivera, Calín  y el actor Eddie Miró participó como el Gran Mariscal del desfile. La Reina juvenil fue Paris Guzmán Angleró y la infantil Julie Marie del Valle Ramos.    Las actividades artísticas incluyeron  la cantante Giselle, Caña Brava, Zafra Negra y Andy Montañez y su Orquesta. Aunque no están los 14 miembros que integraron el comité quizás nuestros lectores recuerden los nombres de los que figuran en la fotografía.

carnal-abey-1996-directiva-3

Ruddy Rodríguez: apuntes sobre un recordado líder cívico

Ruddy Antonio Rodríguez Rodríguez nació el 26 de marzo de 1946, hijo de Humberto Rodríguez y Rosalina Rodríguez. Pasó sus primeros años de infancia en la colonia Fortuna. Cursó sus primeros grados escolares en la tan recordada para muchos, Escuela Rosada. Más adelante, se trasladaron a la Barriada Carmen, donde Ruddy comenzó a cultivar un sinnúmero de amistades, que influenciaron su desarrollo cívico, deportista y de líder.

A muy corta edad, despuntó con su interés por los asuntos cívicos, y en conjunto con un grupo de jóvenes, fundó el Club Ysoyno. Posteriormente fue presidente de las Fiestas Patronales. Su liderato cívico no se limitó a esto; también fue presidente del Carnaval Abey, del Centro Cultural de Salinas, integrante de varios comités en la Cooperativa Salicoop y miembro del comité fundador de la Cabalgata de los Reyes Magos. Además organizó parrandas navideñas, manteniendo esta tradición casi perdida actualmente.

Coordinó las asociaciones recreativas en las comunidades, logrando organizar una cantidad récord de 14 asociaciones en el Pueblo de Salinas.

También en los deportes tuvo una gran participación. Organizó torneos de softbol, fue presidente de las Pequeñas Ligas y apoderado de una gran cantidad de equipos. Además fue apoderado de la Doble AA Juvenil y de la Doble AA Superior.

En otra área que se interesó fue en la política, participando activamente, llegando a ser vicepresidente del PPD en Salinas.

En sus últimos años de vida, su labor social se trasladó a los micrófonos de Radio Hoy, con su programa radial Date Prisa, en el cual transmitía el mensaje de las personas necesitadas y en apoyo de las causas que buscaban un mejor bienestar social. Falleció el 8 de diciembre de 1998, al poco tiempo de ser diagnosticado con cáncer.

Ruddy Rodríguez Ortiz

Koko, las corifeas y la sinfotarra / Edgardo Lebrón Tirado

Cuando Coco estaba en sus años post “teenagers”, era el vivaracho director del coro de muchachas más grande, de la Parranda más vistosa de Salinas. La componía un coro de 18 voces celestiales femeninas. Entre ellas las Martell, las tres hijas de Mariano López, de la Carmen las Roldán y las Martínez, también Libertad, Judith, Millie, y un montón más. Un par de muy buenos y reconocidos guitarristas de la Playa, un güirero y Jumbo en las congas. Y ésta se hacía más grande cada año.

Aunque yo hacía mis pinitos en el acordeón, todos los años tenía un compromiso para acompañarlos.

Coco y las coristas se volvieron adictos al acordeón y no dejaban noche navideña sin formar un parrandón. A Coco en especial, le fascinaba esa peculiar sonoridad del acordeón. Visitábamos muchas casas, hasta el amanecer.

Coco padecía de algo típico en él, franqueza extrema. Le decía al pan, pan y al vino, vino. Recuerdo… su usual rigor expresivo… cuando notaba que alguien no cantaba ni tocaba en las trullas le despepitaba una sonora orden, “el que venga a comer y beber se puede ir, que aquí venimos a cantar”. Así les decía.

La verdad es que a mí… como músico… me animaba el control que Coco ejercía sobre el grupo imponiendo orden. También me gustaba lo entonaditas… que las muchachas cantaban y lo organizado en la selección del variado repertorio navideño y las casas a visitar. Porque eso sí… Coco no permitía graves disonancias.

Coco también tenía una capacidad increíble para improvisar. Le cambiaba la letra a las canciones navideñas… y las adaptaba a la vida cotidiana de Salinas. Recuerdo una en especial, cuya letra original decía:

Yo me tomo el ron
La cerveza fría
Porque en Bayamón
Llueve to’los días

Coco cambió toda esa canción y entre sus versos recordamos dos:

Yo me tomo el ron
La cerveza fría
Porque aquí en Salinas
Hay una sequía

Y el otro,

Maldita quebrá
Siempre está vacía
Porque aquí en Salinas
Hay una sequía

Pero la ocurrencia más recordada de Coco por el grupo… surgió, cuando le puso nombre al coro de señoritas. Le llamó LAS CORIFEAS. A principio ellas pusieron reparos, …porque todas eran bonitas. Pero al tiempo… lo tomaron como un chiste, …al estilo Coco.

Al acordeón le puso… LA SINFOTARRA. Luego todos se acostumbraron a llamar el coro de muchachas LAS CORIFEAS y al acordeón … LA SINFOTARRA. ¡Ingenioso!

En una ocasión, cuando terminamos una parranda en la Ciudad Perdida, como a las dos de la mañana, partimos hacia Canta Sapo, a casa de Evelyna y Donato Antonetty. Cuando llegamos, sigilosos, íbamos a empezar, pero no encontramos el acordeón. Coco inmediatamente dijo, “¡LA SIFORRATA se quedó en la última casa!, vamos a buscarla”.

Esta vez nos acompañó también un saxofonista importado de Caguas. La casa era grande… y tenía una sala enorme. A Coco se le ocurrió organizar allí una rueda bailarina. Todo el mundo daba vueltas… a la misma vez que bailaba, diciendo bombas a las órdenes de Coco. Las muchachas parecían las “rockets”, y Coco… se lucía como el autoritario domador de circo: “¡ahora tu!, ¡prepárate tu!”.

Esa ingeniosidad de Coco provocó tanto impacto en los anfitriones que no querían que nos fuéramos. Literalmente, bajaron carretillas de obsequios y bebidas para mantenernos en su casa.

Esa vida rosa del grupo con Coco… transcurrió por unos años más. Porque como dice el dicho: “todo tiene su principio y su final”. Y a larga… todo se acabó.

Coco fue un conductor que movía un gran carruaje lleno de alegría, que llevaba de casa en casa.

A nombre de todos aquellos músicos y cantantes, Coco… te damos las gracias por compartir tu alegría con nosotros.

Que descanses en paz, bien recordado, alborotoso… ingenioso director… y creador de LAS CORIFEAS de Salinas… y el acuñador de LA SINFOTARRA

Edgardo Lebrón Tirado

Oración fúnebre pronunciada ante el féretro del Prof. Amilcar (Coco) Rodríguez Sosa. 17 de enero de 2007.

Voces de pueblo: Ruddy Rodríguez, Guampo y Julín Jiménez

israel-martinezDon Israel Martínez es uno de esos patriotas silenciosos que a lo largo de siete décadas, peregrina por estas  tierras tratando de levantar a una familia y de relacionarse positivamente con el prójimo. Reside en la comunidad Coco del barrio Lapa de Salinas, donde es miembro de un clan familiar que integran sus 12 hermanos con los respectivos hijos, nietos y biznietos.

Durante más de veinte años se dedicó con esmero a cuidar a su esposa enferma. Por esa entrega de amor, se ganó la admiración de todos sus vecinos y amigos. Actualmente, cuida de su anciana madre y acude a la Iglesia de la Monserrate toda las semanas. Es una persona muy sociable, por lo que suele vérsele en rosarios, velorios, entierros, festividades religiosas y fiestas sociales.

Don Israel Martínez fue mecánico industrial por más de 30 años en la Phillips PR Core, en Guayama. Ahí cultivó una gran amistad con Guampo, Checo y otros compañeros de trabajo. El gusto por la música romántica, entre otras cosas, los hermanaba. A Don Israel  le gusta coleccionar música y es un conocedor de letras de canciones e intérpretes. En ese sentido ha influido en el desarrollo musical de su hijo Ricki Martínez y de otros  miembros de la familia. Pero además le gusta coleccionar fotos y grabar eventos de su interés o de envergadura para el País.

La grabación que aquí incluimos pertenece a su colección. Se trata de un segmento del programa Date prisa realizado por Ruddy Rodríguez en ocasión del fallecimiento de Julín Jiménez. Aunque apenas es una memoria fugaz, este documento tiene especial significado para el Colectivo de Encuentro …Al Sur, porque recuerda a tres compueblanos que dejaron huellas en la historia cotidiana, radial y musical de nuestro pueblo.

Sergio A. Rodríguez Sosa

Oprima botón para escuchar

Tilita

tilaVirgenmina Sosa Santiago nació en el sector Talas Viejas del casco urbano de Salinas el 10 de mayo de 1914.  Descendiente de una de las más antiguas familias salinenses que junto a otras abonaron el camino para el nacimiento del pueblo de Salinas.  Los predios donde se construyó la casa parroquial, los baños públicos y el acueducto fueron donados por su familia para que surgiera y se desarrollara el municipio. Antes de fundarse el municipio su bisabuelo Francisco Ortíz, fungía informalmente de registrador demográfico en el barrio de las Salinas de Coamo.

Tilita, como se le conoce cariñosamente, heredó de sus antepasados dimensiones de sensibilidad, creatividad, liderazgo y el orgullo de ser hija de Salinas.  En 1928 fue galardonada por su participación en un certamen de declamación en inglés celebrado en la Escuela Central High ante la presencia del Gobernador.  Todo el pueblo se unió para hacer posible su participación y celebro regocijado el triunfo a su regreso de la Capital.  Ese año se graduó con honores de octavo grado y el destino la llevó a Estados Unidos, donde se gradúo de cuarto año.  En Estados Unidos trabajo en fábricas hasta su regreso a Puerto Rico. La precaria situación económica por la que atravesaba el País, despertó en ella sus dotes de liderazgo. Para ayudar a los suyo organizó un grupo de mujeres tejedoras a las cuales les diseñaba patrones con los que elaboraban tejidos que luego vendían a agentes comerciales de los Estados Unidos. Por la originalidad de sus diseños fue invitada a participar en ferias de artesanías donde sus trabajos fueron muy elogiados. En los años ochenta varios de aquellos diseños fueron publicados en revistas especializadas de los Estados Unidos.

Fue ardiente defensora de la arqueología y el ambiente de la región.  En 1972 participo activamente en movimientos en defensa del ambiente siendo portavoz de la Sociedad Arqueológica Abeyno en la defensa del patrimonio arqueológico de Salinas.

Durante la época de oro de la radio escribía libretos para los programas de los comediantes Diplo y José Luis Torregrosa. En una ocasión participó en uno de ellos como invitada especial. Además de libretos escribía relatos testimoniales y poemas.  Se destacó como líder cívica, cultural y deportista. Apadrinó y organizó equipos de béisbol, actividades culturales, rosarios de cruz, clubes de jóvenes y grupos eclesiales, culturales y arqueológicos.

A pesar de las dificultades económicas que enfrentó con valentía, logró encaminar a sus hijos, todos salinenses, convertidos en profesionales dedicados al derecho y a la educación. En 1999 se publicó su libro Tejido Solariego, memorias donde se recogen vivencias personales e historia cotidianas de su pueblo natal.  Falleció el 27 de mayo de 2008.