Un centenario a oscura: llegó la luz eléctrica a Salinas

Por Sergio A. Rodríguez Sosa

A uno días de finalizar el año 2017 cabe recordar el centenario de un evento especial en la historia de Salinas: la llegada de la luz electrica en 1917.

Tras el paso del poderoso Huracán María el 20 de septiembre pasado todo Puerto Rico quedó sin energía eléctrica.  El ruido ensordecedor de las poderosas centrales eléctricas de Aguirre cesó. Todas las demás generadoras eléctricas del país se apagaron.  Un apagón general cubrió de oscuridad las noches borincanas seguido un de generalizado malestar por el lento y desacertado proceso de respuesta y reconstrucción de las autoridades gubernamentales.[1]

Después del huracán, las noches en los llanos y las guindas de Salinas estaban a oscura, sin alumbrado eléctrico.  Tal como era en septiembre de 1917, hace cien años.   Precisamente en aquel momento de 1917 se instalaba en la Salinas un sistema de energía eléctrica alimentado por la central hidroeléctrica de Carite.  Poco a poco los alrededores de la plaza y las calle del pueblo dejaron de alumbrase con faroles de gas, para dar paso a la iluminación eléctrica.

La electricidad siempre ha existido, es un fenómeno natural que el ser humano descubrió temprano en la historia pero que no supo utilizar durante miles de año.  Si examinamos la historia de la humanidad, nos damos cuentas que los grandes avances tecnológicos ocurren cuando se comienza a producir y distribuir energía eléctrica en gran escala.

La producción comercial de energía eléctrica en Puerto Rico comienza a finales del siglo 19. Aunque en 1893 un hacendado instaló en su finca en Villalba una planta eléctrica traída de España, no fue hasta 1897 que empresas privadas comenzaron a comercializar la energía eléctrica en Puerto Rico.

*

El gobierno entró en el negocio de producir energía eléctrica luego de la creación del Servicio de Riego de la Costa Sur.  Para desarrollar un sistema de riego en la costa sur se construyeron embalses en Patillas, Guayama y Juana Díaz.   La construcción de represas dio paso a la idea de establecer en 1915 la primera planta hidroeléctrica del gobierno en el embalse de Carite.  Ese mismo año el gobierno inició un programa de electrificación de ciudades y pueblos comenzando con San Juan.

En 1915 el municipio de Salinas, encabezado por el alcalde Julio Benvenuti  y el Concejo Municipal, presidido por Epifanio Vázquez, decidió instalar un sistema de alumbrado eléctrico en la zona urbana de Salinas.  Como primer paso el alcalde envió una carta al jefe del riego de Guayama.  El Concejo Municipal, como consecuencia de la respuesta, comisionó al alcalde para que se trasladara a San Juan a presentar la propuesta y trae a consideración del Concejo los trámites que se deban realizar respecto a permisos, contratos y financiamiento del proyecto[2].

El 3 de junio de 1915 se acordó solicitar al Concejo Ejecutivo de Puerto Rico una franquicia para operar un sistema de distribución eléctrica derivado de la planta hidroeléctrica de Carite. En la solicitud el municipio se comprometió asumir todos los gastos derivados de dotar de alumbrado eléctrico a la población.   Para asumir esos gastos se acordó solicitar al Tesoro Insular un empréstito o anticipo de $4000.[3]   A lo largo del proceso el monto final del empréstito o anticipo solicitado fue de $6,000 y para la obra se aprobó un contrato con el contratista Joaquín Conesa de $7,300.[4]

En los meses subsiguiente de 1915 el municipio realizó gestiones encaminadas a instalar el alumbrado eléctrico.  El Concejo Municipal de Salinas fue informado de que se estaban confeccionando los planos para la distribución eléctrica en Guayama. El 30 de septiembre se solicita al Comisionado del Interior de Puerto Rico que ordenara al ingeniero encargado de ese trabajo que se ocupe también de diseñar los planos para la instalación de la planta eléctrica de Salinas, reiterando que los gastos originado son por la cuenta del municipio.[5]   En octubre de 1915 el Consejo Ejecutivo de Puerto Rico le concedió al municipio la franquicia para instalar y operar un sistema de energía eléctrica.[6]

Durante el año de 1916 las gestiones se centraron en obtener el financiamiento de la obra. Mientras tanto, la Comisión de Riego, la entidad encargada de la producción y distribución de energía eléctrica con la planta de Carite, daba los primeros pasos para levantar líneas de trasmisión eléctrica en Salinas.  El 24 de enero de 1916 el Concejo Municipal se enteró que el gobierno estatal le concedió un permiso a la Comisión de Riego para construir un pequeño desvío en el camino de Lapa, sitio Las Marías, para realizar en ese predio las obras necesarias relacionadas con la instalación de la luz eléctrica en la zona urbana de Salinas.[7]

En una ordenanza aprobada el 10 de agosto de 1916 se hace constar la concesión de la franquicia otorgada en 1915 para instalar y operar un sistema de energía eléctrica y se indica que los planos y el presupuesto de la obra están certificados y aprobados por el Departamento del Interior de Puerto Rico.  Se indica además que el total de la obra asciende a $7,500 de los cuales el municipio había asignado en el presupuesto vigente $1500.  La ordenanza establece que los restantes $6000 se obtendrían de un préstamo al American Colonial Bank  pagaderos en 4 plazos anuales terminando en el presupuesto de 1920-1921.

El empréstito con ese banco no se realizó y fue finalmente el Tesoro de Puerto Rico quien prestó el dinero para realizar la obra.  Ante la duda de si el Tesoro de Puerto Rico financiaría la obra se acudió a la banca privada.  Dado los compromisos asumidos el ayuntamiento acordó presentar ante la Comisión de Hacienda del Concejo Ejecutivo de Puerto Rico una petición para que se aprobara el préstamo solicitado poniendo de relieve ante ese cuerpo la difícil situación que se le habría de crear al municipio si un anticipo del Tesoro no fuera aprobado prontamente.[8]

Uno de los plano para electrificar a Salinas, 1916

Uno de los plano para electrificar a Salinas, preparado en 1916

Las gestiones encaminadas a  obtener el financiamiento del proyecto de energía eléctrica fueron dando frutos.  El 28 de septiembre se aprueba un presupuesto supletorio de 1916-1917 donde se incluyen tres partidas para el proyecto.[9]

Instalación del alumbrado eléctrico en la población   $1,500.00
Instalación eléctrica en los edificios públicos                   $150.00
Compra corriente eléctrica                                               $1,300.00

De igual forma, antes finalizar el 1916 se comunica que el préstamo para financiar la obra lo otorgará el Tesoro de Puerto Rico.  Para tramitar el financiamiento el Concejo Municipal adopta por unanimidad una ordenanza solicitando autorización del Concejo Ejecutivo para contratar un anticipo del Tesoro de Puerto Rico por la cantidad de $6000 pagaderos a cuatro años con intereses de 4.5% anual para dedicarlos mayormente a la  instalación del sistema de alumbrado eléctrico en Salinas.[10]

Para proceder  con el proyecto el Concejo Municipal, mediante ordenanza, aprobó los planos, presupuesto y otros documento confeccionados por el Departamento del Interior de Puerto Rico y autorizó al Comisionado del Interior para que procediera a anunciar y realizar la subasta del referido sistema de alumbrado eléctrico.  De igual manera, ordenó pagar la preparación de planos, presupuesto, etc. de la obra.[11]

Aunque se tenía previsto suspender el contrato del alumbrado público de gas que suplía el contratista Juan Lloréns en abril de 1917 fue prorrogado hasta junio debido a que no habían empezado los trabajos de instalación del alumbrado eléctrico.[12] Asimismo se ordenó pagar a los periódicos los anuncios de la subasta.

El 20 de agosto de 1917 el Concejo Municipal autoriza al Comisionado del Interior a extender por la calle Luis Muñoz Rivera la línea de trasmisión de la planta de Carite según propone el comisionado en una carta del 14 del mismo mes. En dicha carta se requiere al alcalde Julio Benvenuti que se traslade a San Juan y deje ultimado este asunto en la forma más ventajosa para el municipio.[13]

Mientras tanto,  el municipio continúa ultimando detalles y asignando fondos para el proyecto. El 27 de septiembre se aprueba un presupuesto supletorio que incluía partidas para continuar con los trabajos de la instalación del alumbrado eléctrico, la compra de materiales para ese fin y la electrificación de los edificios públicos.[14]

Anticipando que ese octubre se comenzaría a suministrar energía eléctrica para el público, en esa misma sesion el concejo Municipal aprobó dos ordenanzas destinadas a atender los requerimientos técnicos y comerciales del sistema.

La primera de ella fijando las tarifas y condiciones para la venta de energía eléctrica al público. Las tarifas aplicaban a residencia y comercio y con dos tipos de servicio: alumbrado solamente o alumbrado y energía eléctrica para mover motores y aparatos eléctricos. Se establecían precios sin contador y con contador.

La segunda ordenanza reglamentaba el modo y las condiciones del suministro de luz y energía eléctrica al público. El reglamento establecía entre otras cosas el costo de conectar una casa o negocio al sistema, los requisitos de la instalación eléctrica interior para conectar una estructura al sistema, el cumplimiento con los códigos de seguridad y el uso ilícito de la energía eléctrica.

A partir de ese momento comenzaban a alumbrarse poco a poco las calles, edificios y viviendas del pequeño poblado de Salinas.  Mediante contrato con el Departamento del Interior, la energía eléctrica la compraba el municipio al Sistema de Riego, la suministraba la planta hidroeléctrica de Carite y la distribuía y cobraba el municipio.[15]

En 1918 se continúa electrificando la población incluyendo dotar de un motor eléctrico al acueducto y la compra de materiales para completar las obras de instalación eléctrica en el hospital y en la casa alcaldía.

En de mayo de 1918 se presentó el proyecto de presupuesto para 1918-1919 en el que se estiman ingreso por cobro de electricidad de $800.00.  Igualmente se incluían partidas de los gastos relacionados con el servicio de energía eléctrica como los salarios del inspector eléctrico municipal  y el vigilante de alumbrado público.  Asimismo partidas para la compra de energía eléctrica y la adquisición de materiales para ampliar y mantener el sistema.[16]

A partir de entonces se inicia un lento proceso de electrificación en Salinas. A mediados de la década del 1940 el 88%  de la población rural de Puerto Rico carecía de energía eléctrica.  En Salinas únicamente el poblado fabril de la Central Aguirre contaba con electricidad. No es hasta principio de la década de 1950 que se logra electrificar la totalidad de los barrios de Salinas.

Cien años despues de la llegada de la electricidad a Salinas, conmemoramos este hecho histórico en medio del apagón más largo en la historia de Puerto Rico.  Cien días después del inicio del apagón de los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2017 la mayoría de los habitantes de Puerto Rico carecen del servicio eléctrico de la AEE.

[1] Véase  noticias y columnas en los periódicos nacionales de los días y meses siguientes al huracán.

[2] Archivo Municipal de Salinas. Concejo Municipal. Libros de actas, 1915-1919. Acta, 20 de mayo de 1915. p 50 (Se citará en lo sucesivo como AMS-CM)

[3] AMS-CM. Op.cit. Acta, 3 de junio de 1915. pp 52-55

[4] Vázquez Bernard de Rodríguez, Ligia.  Salinas de sal y azúcar: su historia 1508-1950.  p.169

[5] AMS-CM. Op.cit. Acta, 30 de septiembre de 1915. pp 84-85

[6] AMS-CM. Libros de minutas, 1915-1919. Minuta, 28 de octubre de 1915. p 33

[7] AMS-CM. Op.cit, Acta, 24 de enero de 1916. pp 100-106.

[8] AMS-CM. Op.cit, Acta, 10 de agosto de 1916. p 137.

[9] AMS-CM. Id. Acta, 28 de septiembre de 1916. p 147.

[10] AMS-CM. Id. Acta, 24 de octubre de 1916. p 150

[11] AMS-CM. Id. Acta, 8 de marzo de 1917. pp 156-157.

[12] AMS-CM. Id. Acta, 14 de abril de 1917. pp 160-161

[13] AMS-CM. Id. Acta, 20 de agosto de 1917. pp 175-176

[14] AMS-CM. Id. Acta, 27 de septiembre de 1917. pp 179-186

[15] AMS-CM. Op.cit, Acta, 11 de octubre de 1917. p 187

[16] AMS-CM. Id. Acta, 16 de mayo de 1918. pp 203-205

 

Bibliografia

Archivo Municipal de Salinas.  Consejo Municipal.  Libros de actas, 1915-1919.

Archivo Municipal de Salinas.  Consejo Municipal.  Libros de minutas, 1915-1919.

Autoridad de Energía Eléctrica.  Pinceladas de nuestra historia.  San Juan, Puerto Rico. Autoridad de Energía Eléctrica, 2016. Disponible en: https://www.aeepr.com/Aeees/historia.asp

Agosto Flores, Linda M.  Historia de la Autoridad de Energía Eléctrica, Parte 1. San Juan, P.R. Asociación de Jubilados de la Autoridad de Energía Eléctrica, 2017.  Disponible en: http://ajaee.org/2017/08/09/historia-de-la-autoridad-de-energia-electrica-parte-1/

Historia del desarrollo de la electricidad.  Caracas: Centro de Conocimientos.  Disponible  en: http://vicentelopez0.tripod.com/Electric.html

Vázquez Bernard de Rodriguez, Ligia.  Salinas de sal y azúcar: su historia, 1508-1950.  Hato Rey, P.R.:  Editorial Casa de Mayo #13,  2000.

Historia de una ciudad: Guayama (1898-1930)

Historia de una ciudad

Ediciones Bayoán: Arte y Cultura publicó recientemente el libro Historia de una ciudad: Guayama (1898-1930) del doctor Alexis O. Tirado Rivera. En opinión del doctor Félix R. Huertas González una de diversas obras publicadas en los recientes años en Puerto Rico que atienden el vacío de los estudios históricos sobre las municipalidades.

Según Huertas “… el libro del doctor Tirado es una valiosa aportación a la historiografía puertorriqueña y un excelente trabajo de microhistoria. Es un trabajo riguroso, preciso y profundo que se sostiene por una variedad de fuentes documentales. Es un excelente recurso de información para entender el Guayama de principios del siglo pasado y una mirada extraordinaria para entender nuestro presente. Con la publicación del libro Historia de una ciudad: Guayama (1898-1930) del doctor Tirado se llena un espacio desatendido y se logra ampliar y profundizar en la historia de un municipio emblemático para el devenir de nuestra Historia de Puerto Rico”.

El doctor Alexis O. Tirado Rivera, catedrático auxiliar del Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, obtuvo su Doctorado en Filosofía y Letras, concentración en Historia, en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Realizó su maestría en Artes con concentración en Historia en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe en San Juan de Puerto Rico. Durante el año 2006 dirigió el Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Cayey. Ha dictado ponencias y publicado escritos sobre temas históricos en periódicos locales y revistas académicas. También ha laborado en los recintos de Guayama y de Cupey de la Universidad Interamericana y en la Universidad del Turabo en Gurabo.

El Libros se presentará el próximo 9 de abril a partir de las 4:00 pm en la Casa del Rector de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.

srs

Los Sucesos del 9 de enero de 1964 en Panama segun los documentos de EE.UU.

por Carlos Pérez Morales

El 9 de enero de 1964, es una fecha significativa en la historia de Panamá.

Ese día, estudiantes de Instituto Nacional de Panamá entraron con autorizaciόn de la policía militar a la “Zona del Canal” para izar la bandera nacional en la Balboa High School.  Los estudiantes querían reclamar con este acto el cumplimiento del acuerdo Kennedy-Chiari, para que la bandera de Panamá ondeara en algunos edificios públicos del complejo militar-colonial. Los estudiantes institutores fueron rechazados por la fuerza por estudiantes zonians de la Balboa High School a los que se le sumaron sus padres y numerosos residentes del enclave colonial.  Al llegar a la frontera de la “Zona” los estudiantes fueron atacados por la Policía Militar, a la cual se sumaron las Fuerzas Militares allí establecidas.

A los institutores también se sumaron residentes de Panamá. En el encuentro desigual (piedras y palos contra armamento militar) murieron 23 estudiantes y hubo numerosos heridos.

Estados Unidos ha tratado de eliminar estos hechos histόricos en Panamá, pero sus documentos oficiales lo desmienten. Los documentos que han sido desclasificados demuestran que en todo momento que el Estado Mayor de Estados Unidos recibiό comunicaciόn inmediata por medio de llamadas telefόnicas y comunicaciόn telegráfica de los altos mandos militares de la “Zona del Canal” Se evidencia la rápida comunicaciόn que hubo en informar al Presidente sobre estos sucesos.  El Presidente Johnson inmediatamente se reuniό con el liderato de las Fuerzas de Seguridad y un grupo de asesores que son los que recomendaron las acciones a seguir.  Desde el primer momento se indicό que se tratara fuertemente a los militantes con las Fuerzas Militares.

El grupo de asesores presidenciales, también recomendό que se envíára una delegaciόn de “alto nivel” para que se reuniera con el Presidente de Panamá y acordaran el fin de estos sucesos. Esta delegaciόn se encontrό con la firme oposiciόn del Presidente Chiari, quien reclamό una revisiόn estructural del tratado de 1903, conocido como Bunau-Varilla. El Presidente Lyndon B. Johnson también se reuniό con algunos líderes congresionales que le recomendaron aplastar la rebeliόn. Éstos demostraron su ignorancia sobre Panamá. y también evidenciaron  un prejucio foribundo contra los panameños. Estos congresistas argumentaron que la “Zona del Canal” es propiedad de Estados Unidos y que fueron ellos quienes construyeron el Canal para beneficio militar y comercial.  Uno de los congresista se refiriό a los panameños como salvajes que aún estuvieran en la selva huyéndole a Cortez (Sic), si no fuera por la intervenciόn de Estados Unidos.

Los documentos señalan la ruptura de las relaciones exteriores con Estados Unidos, más bién por presiόn de lo estudiantes y del pueblo panameño.

La reacciόn del gobierno de Estados Unidos, está recogida en una serie de documentos los cuales han sido desclasificados. Entre estos documentos hay memorandos, telegramas, trancripciones de conversaciones telefόnicas, discursos, despachos de prensa y otros.  Los mismos han sido publicados en idioma inglés por el Departamento de Estado de Estados Unidos

Algunos de estos documentos tratan de cómo manejό el presidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson, esta situaciόn.  Johnson había ascendido a la presidencia en recientes meses y no tenía experiencia en política internacional.  Pero sus asesores cubrieron este aspecto.

Los documentos también apuntan hacia la presencia de los comunistas y el auspicio de Fidel Castro a estos sucesos. Este hecho de por sí evidencia la posiciόn a los comunistas quienes eran desfigurados como “comedores de niños crudos.”

Hay un documento en que el Presidente ordena la preparaciόn de planes de contingencia para el caso de que tuvieran que invadir Panamá

9 de enero 4La intervenciόn de una Comisiόn de Paz de la Organizaciόn de Estados Americanos en estos asuntos, fue vista con buenos ojos por Estados Unidos, quienes vieron en sus integrantes como sus amigos.  Tras tres meses de negociaciόn se reanudaron las relaciones diplomáticas mediante un acuerdo conocido como la Declaraciόn Conjunta Moreno-Bunker que estableciό lo siguiente: 1) restablecer relaciones diplomáticas.  2) Designar sin demora Embajadores Especiales con poderes suficientes para procurar la pronta eliminaciόn de las causas de conflicto entre los dos países, sin limitaciones y precondiciones de ninguna clase.  3) En consecuencia los Embajadores Especiales iniciarán los procedimientos inmediatos con el objeto de llegar a un convenio justo y equitativo que estaría sujeto a las procedimientos constitucionales dé cada país.  Con esta declaraciόn se inicio el largo proceso de negociaciόn que culminό con los trataos Torrijos-Carter de 1977.

© Carlos Pérez Morales

Libro: La Cieguecita de La Cantera de Gerardo Alberto Hernández

Libro La cieguecita de  La Cantera Josefa Martinez Torres

Esta obra de Gerardo A. Hernández Aponte recopila  las publicaciones de Josefa Martínez Torres y explora la presencia del espiritismo en la literatura puertorriqueña.

Entre las pieza de Josefa Martínez Torres se encuentra una obra, de ochenta y cuatro páginas, titulada Colección de novelitas y artículos de recreo. Este texto figura en la historia de la literatura puertorriqueña como la primera novela escrita y publicada por una mujer.La prensa espiritista expuso que se trató de comunicaciones medianímicas que, al ser médium auditiva, obtuvo y dictó.

Este libro tiene tres secciones. La primera consta de un ensayo introductorio donde se aborda, entre otras cosas, quién fue Josefa Martínez Torres y su vínculo con el espiritismo. Asimismo, explica qué son comunicaciones medianímicas. La segunda contiene la reproducción facsimilar de los libros de Martínez Torres que se publicaron en vida y póstumamente. La tercera incluye la reproducción facsimilar de los artículos de su autoría que se publicaron. Es una obra medular para el estudio de la literatura puertorriqueña, del espiritismo y del género durante el siglo XIX.

La presentación del libro será el 22 de octubre a las 10:00 am en la Biblioteca José M. Lázaro de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.  Lo pueden adquirir en Amazon o en la Librería Nolberto González.

Libro La cieguita de La Cantera

Publican una nueva revista de historia: HIRO

Portada Revista HIROBajo la mirada crítica del experimentado historiador Gervasio García los Historiadores de la Región Oriental de Puerto Rico celebraron el pasado 22 de septiembre el lanzamiento de su revista HIRO. Un proyecto apadrinado por William Miranda Torres, alcalde de Caguas y por Dennis Alicea, rector de la Universidad del Turabo.

La entidad de historiadores, organizada legalmente en 2013, la preside Félix R. Huertas González. El grupo tiene como objetivo primordial fomentar el quehacer histórico en la región suroriental del país que comprende diecinueve municipios.

Gervasio García, un reconocido teórico de la Nueva Historia en Puerto Rico, oficio la presentación de la nueva revista. Haciendo gala del dominio del tema hizo recorrido por el contenido del primer número describiendo con amena prosa los artículos, documentos, reseña y las pasiones artísticas regionales que lo engalanan e ilustran. Las recomendaciones al colectivo de historiadores de la región oriental no estuvieron ausente, en particular un llamado a narrar la historia con el rigor científico que le es propio de manera entretenida.

El primer número reúne artículos sobre  repartición de terrenos en el siglo 19, la presencia de obreros chinos en Puerto Rico, el cacique Jumacao, las haciendas azucareras, los recursos culturales en el Jardín Botánico y Cultural William Miranda Marín, mujeres víctimas de la exclusión y el papel de la geografía en los procesos históricos. Contiene además una hermosa sección de artes plásticas, documentos históricos y reseñas de libros.

La revista HIRO estará disponible en las principales librerías o escribiendo a: revistahiro@gmail.com

srs

El 9 de enero y el Canal de Panamá / Carlos Pérez Morales

El 9 de enero de 1964, es fecha para recordar y conmemorar en Panamá.

Ese día, estudiantes de Instituto Nacional de Panamá entraron con autorizaciόn de la policía militar a la “Zona del Canal” para izar la bandera nacional en la Balboa High Shcool.  Los estudiantes querían reclamar con este acto el cumplimiento del acuerdo Kennedy-Chiari, para que la bandera de Panamá ondeara en algunos edificios públicos del complejo militar-colonial. Los estudiantes institutores fueron rechazados por la fuerza por estudiantes de esa escuela a los que se le sumaron sus padres y numerosos residentes del enclave colonial.  Al llegar a la frontera de la “Zona” los estudiantes fueron atacados por la Policía Militar, a la cual se sumaron las Fuerzas Militares allí establecidas.

A los institutores también se sumaron residentes de Panamá. En el encuentro desigual (piedras y palos contra armamento militar) murieron 23 estudiantes y hubo numerosos heridos.

Leer mas

Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia

encuentronacionaldeestudiantesdehistoria

Las asociaciones de estudiantes de historia de Puerto Rico acordaron celebrar el Primer Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia los días 26 al 28 de septiembre de 2013. El grupo lo conforman la Asociación de Estudiantes de Historia de la Universidad de Puerto Rico-Río Piedras (AEH UPR-RP), la Asociación de Estudiantes de Historia de la Universidad de Puerto Rico-Mayagüez (AEH UPR-M), la Asociación de Estudiantes Graduados de Historia de la Universidad Interamericana, (AEGH-UIPR) y la Asociación de Estudiantes Graduados de Historia, del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe (AEGH CEAPRC).

La actividad cuenta con el patrocinio de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) y tiene como lema Historia para el futuro: las nuevas generaciones de historiadores. Un paso en la construcción de un proyecto.  El Encuentro tendrá como sede el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe en el Viejo San Juan.   Sabido es que los programas de historia de universidades puertorriqueñas han contribuido decididamente al desarrollo de los estudios históricos del País en un marco interdisciplinario como evidencia el constante aumento de la bibliografía nacional en ese campo del conocimiento.

Conmemoración de la fundación de Salinas

El pasado lunes 22 de julio, se celebró el aniversario de la Fundación del Municipio de Salinas. La conmemoración se realizó en la Plaza de los Fundadores y tuvo como actividades centrales la presentación del documental Cita con un pueblo y un conversatorio sobre aspecto de la historia de Salinas, que fueron transmitidos por Radio WHOY y a través de Internet, por Mickey Colón en Deportes Justo A Tiempo.  El documental Cita con un pueblo se preparó en 1974, con motivo a la Ceremonia de  Instalación de los Emblemas Municipales de Salinas. El libreto es de Sergio A. Rodríguez Sosa, la narración de Fernando Bezares y la producción de Juan Carlos Ramos.

En el conversatorio, auspiciado por la Legislatura Municipal, Radio WHOY y el Blog Colectivo Encuentro al Sur, participaron ocho ciudadanos salinenses que rememoraron vivencias e hicieron recuentos históricos relacionados con acontecimientos y personalidades de Salinas. En el conversatorio actuó de moderador Dante Amadís Rodríguez Sosa, quien además de dirigir la tertulia, enriqueció el panel con comentarios relacionados con las ponencias.

La apertura de la actividad estuvo a cargo del Presidente de la Legislatura Municipal Tomás Cartagena, quien enalteció la importancia de la actividad y agradeció el apoyo de los patrocinadores y de los participantes. Seguidamente ofreció un mensaje la alcaldesa Karilyn Bonilla. La alcaldesa destacó la importancia de fomentar la buena convivencia entre los salinenses y estrechar lazos entre las diversas comunidades, teniendo como motivación  para ello la historia común que conmemoramos el 22 de julio.

El conversatorio se inició con un ameno recuento sobre el origen de Salinas a cargo del Prof. Sergio A. Rodríguez Sosa, quien puntualizó que lo que se conmemoraba el 22 de julio como símbolo de la fundación de Salinas, es la fecha de establecimiento, en 1841, de la primera Junta de Vecinos encargada de gobernar los destinos del nuevo pueblo, que fue creado separado de Coamo entre 1839 y febrero de 1840.  El profesor Rodríguez Sosa es editor del Blog Colectivo Encuentro al Sur, entre cuyos miembros estaban presentes los escritores salinenses Marinín Torregrosa Sánchez, Edwin Ferrer, Alberto Santiago, María del Carmen Guzmán, Roberto Quiñones, así como Lilia E. Méndez, editora asistente del blog.

Por su parte Roberto Quiñones, vicepresidente de la Legislatura Municipal,  recordó las comunidades La Zanja, Barros y Barritos, que desaparecieron como resultado de la expropiación de los terrenos donde estaban enclavadas, para establecer un campo de entrenamiento militar del Ejercito de los Estados Unidos.

El escritor Edwin Ferrer describió cómo la gente y sus vivencias  en el entorno salinense le sirven de materia prima para sus escritos y abogó por mayor atención a los jóvenes salinense, para evitar los males que los acechan.

Vía telefónica, el musicólogo Willhem Echevarría Navarro habló sobre su artículo La Banda Escolar de Salinas, en el que cuenta el impacto de dicha agrupación musical y de su director Humberto Godineaux en los jóvenes músicos de Salinas en los años de 1980.

Interesante por demás resultó la presentación del profesor Héctor Martínez Colón*, acompañado de Yadira Vélez, sobre el patrimonio edificado de Salinas, que es parte de un estudio en proceso.

En su intervención, el cronista deportivo Jossie Alvarado, hizo un breve recuento de la historia deportiva de Salinas, hasta culminar en la presentación en vivo de dos nuevos jóvenes atletas que están haciendo historia para orgullo de Salinas: Derick Díaz,  5to lugar en el Mundial de Atletismo celebrado en Ucrania, y  Manolito Colón, campeón juvenil de triatlón. Además estuvieron presentes los veteranos peloteros del beisbol superior Juan Mangual, salinense miembro del equipo los Brujos de Guayama, campeón de Puerto Rico de 1887,  y Ricky Malavé,  miembro del Pabellón de la Fama del Beisbol Aficionado de Puerto Rico.

Cedric Sáez Morales culminó el conversatorio con una síntesis del papel de los salinenses en las artes, el teatro y las artesanías. Uno de los artesanos presentes fue William Martínez, que confecciona chiringas artesanales.

Los mensajes de clausura de la actividad estuvieron a cargo del  presidente de la Legislatura Municipal, Tomás Cartagena y de la alcaldesa Karilyn Bonilla. Pueden ver algunos de los momentos de la actividad en http://ustre.am/Hxap

* Tito Gude