Mi entrada al piso ocho y el año de mi nacimiento en la historia de Salinas

Por Roberto Quiñones Rivera

Hoy acabo de traspasar la puerta hacia el octavo piso de mi existencia, piso al que realmente no creía poder llegar, sin tener una razón verdadera para pensar en un porque no llegaría a los ochentas… pero aquí ya estoy.  Debo pensar que el Gran Arquitecto tiene un plan para mí.  ¿Con qué propósito? No sé, pero en este tiempo, días, semanas, meses o años, que estaré disfrutando del mundo terrenal será mi norte tratar de conseguir el bien común para todos desde el puesto que ocupo en la Legislatura Municipal de Salinas.

No obstante, a que mi pensamiento siempre ha sido el dejar que el pasado sea el pasado, en esta nueva vuelta al sol quisiera compartir algunos incidentes ocurridos entre los años 39 y 40 en nuestro pueblo de Salinas, eventos que no son nada de diferentes o tan extraños como los que ocurren en estos días.

Para la época de mi nacimiento era presidente de los Estados Unidos Teodoro Roosevelt, quien designó como Gobernador de Puerto Rico a Blanton C. Winship.  El alcalde de Salinas era Francisco Ortiz, el presidente del Senado era Rafael Martínez Nadal y el comisionado residente Santiago Iglesias Pontín.  En Salinas, el presidente de la Asamblea Municipal, como se conocía para la época, fue Cristino Figueroa Morales y algunos de los asambleístas, hoy llamados legisladores municipales, fueron los ciudadanos Miguel Rodríguez Cruz, Rafael Rivera Báez, Santos Lefevre, Venancio Torres, Guillermo J. Godreau, Celedonio Santiago y Tomas Pérez.   El secretario municipal de la Asamblea era el educador Diosdado Dones.  Los partidos políticos dominantes eran el Republicano, el Liberal, y el Socialista.  En esta época, el 22 de julio de 1938, se funda el Partido Popular Democrático bajo el liderato de Luis Muñoz Marín.

En esa época la principal actividad económica de Salinas giraba en torno al cultivo de la caña de azúcar.  En el casco urbano el comercio estaba constituido por establecimientos como gasolineras, entre las cuales estaba el garaje de Jesús Chuíto Monserrate. Entre las barberías estaban la de Tomás Pérez, donde estaba el estudio del fotógrafo Guerrero, y la Eduardo Rodríguez.  Existía la Herrería de Emilio Agosto y la Mueblería de José Vélez Roig.  En cuanto a zapaterías operaban las de José Ten y la de Nino Pérez.  La agencia de fúnebre era la González y la gran tienda frente a la plaza Valdejully & Segarra.  Existían las farmacias de Pedro Lugo y la Márquez.   En la esquina de la plaza estaba la papelería de Antonio Lozada y también estaba en la misma calle Monserrate el Laundry de Rosa Torres.  También estaban establecidas las pulperías de Vidal Díaz, Pablo Luchessi, y José Turrado.

En la Asamblea Municipal se discutían los asuntos que surgían en el pueblo y como ejemplo de esto tenemos constancia de una enmienda hecha el 18 de febrero de 1939 a la reglamentación existente de la manera de conducirse las mujeres de vida airada, en donde se establecía una multa de 25 dólares o 15 días de cárcel a la que no cumpliera con la reglamentación que hasta el modo de vestir cuestionaba.  En ese año se legisló que los mítines políticos solo podían efectuarse en la parte de atrás de la Plaza de Mercado, es decir en la calle San Miguel esquina calle Edwin Rivera.  Otra ordenanza aprobada ese año fue el toque de queda para que los niños no pudieran estar fuera de su hogar luego de las ocho de la noche a menos que estuvieran acompañados de sus padres.  Al parecer, fue en el año 1939 cuando por primera vez se legisló sobre este tema.

Para terminar este escrito, les pongo en conocimiento de uno de tantos casos de corrupción que ocurren en la administración pública desde que el mundo es mundo.  El 5 de octubre de1939 el Auditor de Puerto Rico intervino con el municipio de Salinas y encontró que había una serie de transacciones hechas por el alcalde consideradas como malversación de los fondos municipales.  A raíz de esta intervención el Gobernador de Puerto Rico William D. Leahy, quien había sustituido a Blanton C. Winship, radicó 14 cargos indicando serias irregularidades cometidas por el alcalde.  A diferencia de hoy día, la Asamblea Municipal asumió la responsabilidad de juzgar los hechos y determinar la culpabilidad o la inocencia del alcalde.  Pero el resultado final de este episodio lo traeré en un próximo escrito.

Alcaldesa de Salinas ofrecerá mensaje de presupuesto esta noche

Arte de la Alcaldeza de Salinas

En medios de grandes expectativas por la situación económica del país la Alcaldesa Karilyn Bonilla presentará esta noche  su segundo mensaje de presupuesto ante la Legislatura Municipal de Salinas.

El mensaje se proyecta como uno optimista en momentos que muchos municipios enfrentan un panorama de recortes y dificultades ante posibles gastos inesperados. El caso más reciente y dramático es el del municipio de Ponce que ha anunciado recortes en el salario y la jornada de trabajo de la mayoría de sus empleados.

No obstante, en el caso de Salinas al parecer el proyectado presupuesto para el próximo año fiscal habla positivamente de la labor administrativa que está realizando la Alcaldesa a pesar de la situación económica que prevalecen en el País.

Según la opinión generalizada, los estilos de gestión gerencial dinámica y la cercanía con el pueblo  han sido factores claves en los logros que ha alcanzado la actual administración municipal de Salinas. Sin embargo, el mayor reto sigue siendo como dar dinamismo a la economía local para crear  medios de trabajos y bienestar.

El mensaje de presupuesto se llevara a cabo en la Plaza Museo de Los Fundadores a partir de la 6:00 pm.

 

Comentando fotografias: Los auditores municipales

La misión de los auditores municipales es garantizar el buen gobierno, la trasparencia y la rendición de cuentas mediante servicios de asesoría e informes de auditoría de excelencia.

Es su responsabilidad realizar auditorías para evaluar y mejorar la eficiencia y efectividad de las operaciones del gobierno municipal. Asimismo le corresponde verificar el cumplimento de las leyes en el usos de los fondos locales y de subvenciones o donaciones de gobiernos centrales.  Es su obligación además, proporcionar informes independientes sobre resultados alcanzados en los programas y dependencias municipales.

Su responsabilidad incluye asesorar a los ejecutivos municipales proporcionando información relacionada con riesgos y controles administrativos y adiestrando al personal sobre los controles internos aplicados a diversos temas.

Y sobre todo  es su responsabilidad investigar posibles irregularidades y fraudes mediante procedimientos de auditoría allí donde hallan sospechas o querellas  de mala administración de los bienes municipales.

Esa enorme tarea la realiza actualmente Omayra Santiago Bahr, auditora municipal de Salinas.  La foto que presentamos hoy recoge el momento en que la Legislatura Municipal precedida por Tomas Cartagena, reconoce su labor en ocasión de la Semana del Auditor 2013.

REconocimiento a auditora m unicipal 2013 b

Los Primeros 100 Días en Salinas

Los Cien Días de Karilyn Bonilla

Ciertamente, 100 días no es tiempo suficiente para evaluar la ejecutoria  de un funcionario electo.  Si bien es cierto que no es tiempo suficiente para presentar resultados concretos a situaciones complejas, 100 días son suficientes para vislumbrar si el funcionario tiene metas claras y es capaz de llegar a ellas.  Como diría Juan del Pueblo, en 100 días se sabe el rumbo que sigue el timonero como de la pata que cojea.   A esas alturas la gente percibe si existe un plan de acción o se está dando tumbos, si se ha conformado un equipo de trabajo o se está improvisando. En fin, en cien días se sabe si el funcionario es capaz de sembrar confianza y optimismo entre sus constituyentes. Es decir, si la gente siente que reina un ambiente de cambio y están convencido que los guía un líder capacitado para llevar a cabo exitosamente la encomienda gubernamental.

karilyn-bonilla-3A la alcaldesa Karilyn Bonilla, quien ha demostrado que conoce cuáles son los problemas de Salinas, hay que reconocerle que en estos primeros cien días ha generado optimismo entre los salinenses.  La gente percibe que hay una gestión planificada y seria en sus lineamientos generales.  La articulación de mensajes claros sobre las situaciones fiscales heredadas, sin que suene a excusas para no atender situaciones de interés público, le ha imprimido un carácter de sinceridad y de franqueza a su gestión municipal.

El control financiero como medida de garantizar los servicios esenciales y la firme actitud de fijar responsabilidades en los foros correspondientes. se miran como acciones razonables y convenientes para evitar el colapso del municipio.  Y no es para menos- Según informes del gobierno municipal, los hallazgos de la auditoría interna realizada tras la transición, revelan un supuesto patrón de uso indebido de fondos con visos de malversación.

El  anuncio del establecimiento de una política pública con incentivos municipales para fomentar la inversión, para la creación o ampliación de empresas, abona a que la ciudadanía, aunque con cierta timidez,  considere que  por primera vez en muchos años se formulan medidas concretas para atender el crónico desempleo que por décadas prevalece en Salinas.  Lo que aún queda en el tintero son los proyectos de infraestructura y de reordenamiento territorial del sector La Playa, un factor esencial para el desarrollo económico de Salinas, particularmente en el sector turístico.

A la alcaldesa le favorece su experiencia de trabajo en el gabinete del gobierno central.  Ahí ganó una visión integral de la importancia de coordinar esfuerzos y políticas públicas con otros niveles gubernamentales, para lograr alianzas y proyectos en conjunto, en asuntos como el manejo de los recursos naturales, la mitigación de inundaciones, el desarrollo económico sustentable, la rehabilitación de proyectos agrícolas, la protección del ambiente, la prevención de enfermedades y la seguridad pública.  En estos niveles se impone la prudencia en la contratación de asesores procedentes del mundo político, porque esquilman el presupuesto  municipal, no producen nada y constituyen un escándalo, como fue el caso de Toa Baja.

Pero ciertamente la gestión que mayor simpatía ha generado en estos primeros 100 días es el restablecimiento de una abarcadora política pública deportiva, para involucrar a niños y jóvenes en una variedad de disciplinas  deportivas.  La reconciliación del municipio con grupos que promueven el deporte junto al apoyo a ligas y equipos de beisbol  ha comenzando a disipar  el resentimiento del liderato deportivo con las autoridades municipales.  Sin embargo, la concertación con otras manifestaciones artísticas y culturales no ha recibido igual relieve en la política comunicacional del municipio.

La pregunta obligada es, ¿por cuánto tiempo Karilyn Bonilla podrá mantener ese nivel de aceptación en la percepción generalizada de los salinenses?  Eso dependerá de muchos factores. Lo que sí es cierto que la nueva alcaldesa de Salinas tiene ganas de trabajar, conoce las limitaciones y fortalezas que marcan el entorno de su gestión, y como salinense, procedente de familias trabajadoras por ambos costados, cuenta con la ventaja de que tiene empatía con las necesidades de superación de la mayoría del pueblo.

srs