Luis Méndez Forestier / Lilia E. Méndez Vázquez

Serie Genealogía

Muchas veces, los datos, sean de la índole que sean, parece que le hacen jugarretas al investigador, escondiéndose, permitiendo que se frustre y abandone la búsqueda para no terminar en un manicomio. Más cuando menos se espera, aparecen como de casualidad y pareciera que tienen vida propia. Esto me sucedió con la historia que voy a contar sobre mi abuelo paterno, Luis Méndez Forestier.

Niños en Carlisle

Con motivo del escándalo de las cárceles para niños hijos de inmigrantes en Estados Unidos, han aparecido en la red social Facebook unas historias sobre unas escuelas que los norteamericanos crearon a finales del siglo 19, con el propósito de que los niños indios y niños negros olvidaran sus raíces y su cultura y se asimilaran a la cultura norteamericana. Así surgieron Carlisle Indian Industrial School, Hampton Normal and Agricultural School y Tuskegee Normal and Industrial School, entre otras. Las mismas eran muy estrictas al estilo de las escuelas militares y muchos niños lograron salir adelante, pero otros fueron abusados, escaparon y murieron ya que no se acostumbraban a la vida sin sus familias. Una de las prácticas que acostumbraban las escuelas era dispersar a los alumnos que venían de una tribu o pueblo para que no pudieran hablar su  lenguaje y se vieran forzados a aprender el inglés.

El cambio de soberanía

La invasión norteamericana a Puerto Rico coincidió con la recién creación de estas escuelas y los funcionarios escolares estadounidenses destacados en Puerto Rico creyeron prudente incluir a los indios-negros puertorriqueños en su estrategia de asimilación. Así fueron seleccionados cientos de niños y jóvenes puertorriqueños, a quienes se les otorgaban becas y eran enviados a estudiar a estas escuelas. Durante la colonización española en Puerto Rico, las familias pudientes enviaban a sus hijos a estudiar a España, lo que era motivo de orgullo y prestigio. Supongo que, al surgir estas becas para ir a Estados Unidos, las familias típicas veían una oportunidad de que sus hijos se prepararan al igual que los hijos de las familias pudientes.

Cuando los norteamericanos invadieron a Puerto Rico, Luis Méndez Forestier tenía 15 años. Su padre Juan Andrés Méndez, era un trabajador administrativo de la Hacienda San José, luego Central Eureka en Hormigueros. A pesar de ser un empleado de la hacienda, su relación con los dueños era una estrecha, ya que fueron los padrinos de su matrimonio. La historia oral de mi familia cuenta que era muy amigo de los hijos de los dueños, Luis y Mateo Fajardo Cardona, éste último, colaborador y asesor del Ejército de Estados Unidos en su paso por el oeste puertorriqueño. Juan Andrés Méndez, no era una persona adinerada, pero gracias a su relación con la familia Fajardo, vivía en una casa amplia y cómoda con su esposa y sus ocho hijos. Es de suponer que esa misma relación facilitara la inclusión de Luis entre los becados para ir a los Estados Unidos.

Luis Méndez Forestier

Luis Méndez Forestier

La historia oral familiar dice que Luis estudió ingeniería eléctrica en la Universidad de Tuskegee, Alabama. Sin embargo, al momento de Luis ir a estudiar, el lugar se llamaba Tuskegee Normal and Industrial School Institute y era una escuela fundada por Booker T. Washington para proveer educación vocacional e industrial y encaminar a la población negra a empoderarse de los derechos civiles que les eran negados. A esta escuela asistieron, no solamente estudiantes puertorriqueños, sino que el gobierno estadounidense incluyó estudiantes de Cuba y otras antillas.

Luis aparece por primera vez como estudiante de la institución en su catálogo de 1901-1902. Tenía 17 años. El programa de estudios duraba 3 años e incluía las siguientes materias:

 

A pesar de que el programa duraba 3 años, Luis permaneció en Tuskegee hasta el 1904-1905. Nunca obtuvo su diploma porque  un accidente en un laboratorio  lo dejó ciego de un ojo y se deprimió de tal manera que regresó a Puerto Rico sin graduarse. No obstante, trabajó como instalador de alumbrado eléctrico en la carretera de Mayagüez a San Germán, en 1910 para la Central Eureka. Ese mismo año se casó con Gregoria Más Rodríguez, con quien procreó diez hijos.

Luis falleció víctima de la tuberculosis, el 20 de agosto de 1929, a la edad de 46 años.

Referencias

Brooks, F. Erik. Booker T. Washington in Encyclopedia of Alabama. [http://www.encyclopediaofalabama.org/article/h-1506]

Carlisle Indian School Digital Resource Center [http://carlisleindian.dickinson.edu/]

Catalogue of Tuskegee University (1903-1904): 73-74.

Commissioner of Education for Porto Rico. Annual Report. 1904 [https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=miun.act0826.1904.001;view=1up;seq=1]

Landis, Barbara. Carlisle Indian Industrial School, (1879-1918).  [http://home.epix.net/~landis/index.html]

Navarro-Rivera, Pablo. Acculturation Under Duress:The Puerto Rican Experience at the Carlisle Indian Industrial School 1898-1918. [http://home.epix.net/~landis/navarro.html]

Rivero Ángel. Mateo Fajardo Cardona y la invasión de 1898. [https://horomicos.wordpress.com/2013/06/11/documento-mateo-fajardo-cardona-y-la-invasion-de-1898/

 

 

 

La degradación del debate público / Centro Para Una Nueva Economía

Por: Sergio M. Marxuach

Daniel Patrick Moynihan, el ya fallecido senador por el estado de Nueva York, solía decir que en Estados Unidos se estaba definiendo “la normalidad hacia abajo”. La implicación de su advertencia era que había que subir los estándares de lo que la sociedad norteamericana esperaba de sus ciudadanos, de sus universidades, de sus políticos, en fin, de todas sus instituciones, si se quería evitar la decadencia de esa sociedad. Parece que el tiempo le ha dado la razón.

En Puerto Rico ha sucedido algo muy similar con la calidad de nuestro discurso público. Cada año la vara se baja más y más. A la mayoría de los ciudadanos no les interesa hacer preguntas o cuestionar lo que hacen nuestros gobernantes y repiten como papagayos lo que dicen los “yihadistas de su partido”, como les llama Benjamín Torres Gotay. En el mejor de los casos exigen que se les explique todo en “arroz en habichuelas”, en 140 caracteres o menos, o en reseñas periodísticas que no excedan 500 palabras.

Este fenómeno es interesante porque, de acuerdo con las estadísticas oficiales, los niveles de escolaridad en Puerto Rico han aumentado significativamente durante los últimos cincuenta o sesenta años. Sin embargo, la calidad del discurso público en Puerto Rico, y en muchos otros países también, se ha deteriorado peligrosamente durante ese mismo periodo. Le sugiero que vaya a la biblioteca de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y busque un microfilm de cualquier ejemplar del periódico El Mundo publicado en 1964. Se dará cuenta de inmediato que las noticias en aquel tiempo no se escribían en “arroz y habichuelas” y los editoriales y columnas de opinión usualmente excedían las 1,500 palabras. Todo esto en un Puerto Rico donde la tasa de escolaridad era aproximadamente la mitad de lo que es hoy.

¿Cómo se explica esta aparente paradoja? Creo que, como para todo fenómeno social, no existe una sola explicación sino que es el producto de la confluencia de varios factores. Primero, la educación primaria y secundaria en Puerto Rico, tanto en escuelas públicas como privadas, ha perdido su norte. El objetivo de esa educación debe ser, nos dice Meira Levinson, profesora en la Escuela Graduada de Educación de Harvard, en su libro No Citizen Left Behind (Harvard, 2012), “enseñarles a nuestros jóvenes el conocimiento y las destrezas para alterar y trastornar las relaciones de poder directamente, a través de acción cívica, pública y política”. Las escuelas no son centros de cuido sofisticados o de almacenamiento masivo de niños, ni lechoneras para embutirles el cerebro como morcillas con una mogolla de datos, fechas y eventos “históricos” de manera más o menos aleatoria. Son lugares para enseñarles a pensar, a discernir los buenos argumentos de los malos y para crearles una conciencia cívica, ética y moral de lo que implica (y significa) vivir en una democracia.

Segundo, se ha desvirtuado la misión de la Universidad de Puerto Rico, el centro de educación superior más importante del País. Esto se debe, en parte, a que la Universidad ha tenido que dedicar una cantidad cada vez mayor de recursos para remediar las deficiencias de los estudiantes que se gradúan de escuela superior con unas lagunas intelectuales enormes. En parte, a que se ha dedicado, especialmente durante los últimos treinta o cuarenta años, mayormente a entrenar empleados y gerentes para compañías multinacionales en vez de enseñar destrezas de pensamiento crítico. Y en parte también a la burocratización y politización de todo el sistema universitario público. El resultado ha sido dos, tal vez tres generaciones de puertorriqueños que se han acostumbrado a vivir sin pensar críticamente, y que no cuentan con la capacidad cívica, o la voluntad moral, necesaria para participar eficazmente en el debate público.

Tercero, los medios de comunicación también han contribuido ya que se han dedicado a entretener más que a informar, a reseñar crímenes de la manera más burda y sensacionalista, a repetir la propaganda de las oficinas de comunicación gubernamental y a darle tribuna a cualquier político de marquesina con tal de que diga una barbaridad que cause controversia.

El problema es que, para que una democracia moderna funcione adecuadamente, se necesita que los ciudadanos participen activamente en la polis. Los problemas que aquejan a una sociedad moderna son complicados y requieren un esfuerzo, aunque sea mínimo, por parte de los ciudadanos para entenderlos. Si no, el debate público se degrada inevitablemente.

Lamento informarle que la diferencia entre el IVU y el IVA no se puede explicar en 140 caracteres o menos; que entender las consecuencias de la degradación del crédito de Puerto Rico o de la reestructuración de por lo menos parte de nuestra deuda pública va a requerir que usted tenga que hacer un esfuerzo para educarse sobre estos temas; y que las deficiencias y las fallas que aquejan a la Autoridad de Energía Eléctrica no se pueden explicar en un “sound bite” y en “arroz y habichuelas”.

Si usted no está dispuesto a participar, educarse y pensar críticamente sobre los asuntos públicos que nos afectan a todos, entonces no se queje cuando su factura de luz siga aumentando, cuando le impongan un IVA de 15% sin explicarle la razón, cuando vaya al Centro Médico y tenga que esperar seis horas para que lo atiendan mientras se encuentra tirado en una camilla en el medio de un oscuro y tenebroso pasillo, o cuando no hayan maestros suficientes al comienzo de clases.

No se queje tampoco si las elecciones son una burla, si la impunidad y la corrupción son rampantes entre la clase gobernante y si la violación de los derechos civiles es constante, empezando por la corrupta Policía de Puerto Rico. En resumen, no se queje si en Puerto Rico todas las modalidades de rendición de cuentas son ineficaces, porque usted constituye una parte esencial del problema al no informarse bien y exigirles estándares de desempeño más rigurosos a nuestros oficiales públicos.

El autor es Director de Política Pública del Centro para una Nueva Economía. Esta columna fue publicada originalmente en El Nuevo Día el 26 de octubre de 2014. 

 

Reblogueado desde Centro Para UnaNueva Economía

La degradación del debate público.

Plan Decenal de la Educación Pública / Pepo Santiago

plandecenaleducaciónHasta el día de hoy 31 de agosto de 2013, las estrategias para mejorar la educación pública no han sido efectivas por varias razones fundamentales que tratare de enumerar y exponer con la mayor claridad posible.

Lo que todos saben es que el Departamento de Educación está altamente politizado y conociendo cómo funcionan los políticos, esto dificulta la solución a los problemas que afectan a la agencia. Los políticos no existen en función de solucionar problemas, sino de crearlos. Todos los gobernadores del país han tratado de nombrar educadores que no sean activistas políticos para dirigir el Departamento de Educación. No hay ni que pensar en su ingenuidad, para no darse cuenta que la politización está en los subalternos, en esos ayudantes de carrera que permanecen o sobreviven a los cambios de gobierno. Esos funcionarios estatales y directores regionales que les rinden cuentas a políticos sin escrúpulos y quienes son responsables de evaluar los cientos de contratos millonarios que se otorgan que no rinden frutos. Contratos que enriquecen a empresarios amigos de políticos y a afiliados políticos. Los problemas en la educación pública del país no son tan sencillos como lo ven los políticos, ni tan difíciles como para que no tengan solución.

Los problemas empiezan con el gigantismo en el Departamento de Educación, seguido de la irracional burocracia que más que resolver problemas, crea otros adicionales. Continúan con los líderes magisteriales quienes aportan muy poco para una mejor calidad de enseñanza, enfocando sus protestas y energías en situaciones particulares ajenas a la realidad de la verdadera problemática en la educación pública. Y se agudizan con una merma significativa en la calidad de profesionales de la educación que gradúan las universidades.

Un país bien educado es la mejor garantía para el desarrollo de una sólida y exitosa economía, es su mayor recurso y su mejor inversión. Entonces,  cual es la razón para que el gobierno no le dé la prioridad que merece la educación pública. ¿Por qué los recursos nunca son utilizados de forma adecuada? Un presupuesto extraordinariamente enorme le es asignado a la instrucción pública y ésta no mejora. ¿Realmente le importa a quienes gobiernan, el que por décadas la calidad de la enseñanza no ha avanzado en relación al aumento en el presupuesto asignado? ¿Les ha importado a donde van parar los dineros de ese presupuesto? Son muchas las interrogantes, las preguntas sin respuesta.

Como ciudadano responsable y con una gran preocupación por la eficacia en la enseñanza pública, quiero hacer mi aporte en busca de soluciones. Es reconocer los verdaderos problemas, esos males de la educación, identificarlos y encontrarle soluciones.

Leer más

Comentando fotografías: Experiencias extra curriculares

La siguiente fotografía fue publicada por Jossie Alvarado en su página de Facebook. Capta a un grupo de escolares salinenses que pertenecen a los clubes de biblioteca y periodismo de la Escuela Félix Garay Ortiz ubicada en la Comunidad El Coco del Barrio Lapa de Salinas. La foto fue tomada al finalizar una conferencia sobre periodismo dictada al grupo por Jossie Alvarado en ocasión de la Semana de la Biblioteca 2012.

La formación personal y social de los individuos esta marcada de manera integral por todos los factores y experiencias que surgen a lo largo de su vida.  Actividades especiales como esa sirven de recordatorio de la importancia que reviste el derecho fundamental de todos a la educación igualitaria, no sectaria, democrática y gratuita.  Convertir la educación en un mero negocio en la era de la globalización es arriesgarnos a que suceda lo mismo que con otros servicios sociales fundamentales, que ahora están regidos por empresas internacionales cuyo único propósito es el lucro.  La dictadura educativa empresarial substituiría la dictadura educativa del estado y seguramente los maestro vivirán la mentira de ser llamados asociados.

La cartita de Cristina / María C. Guzmán

Honorable governator of Puerto Rico

I an writing to you in inglish because you want Puerto Rico to be a estate of the united estates, so you probly spik very good inglish. I am sorry my inglish is not good as your inglish but that is because I don’t have buuks to lern. My ticher tells me that I cant take my buk home to studi because she only has ileven buks for every bodi in the class and I cant rite on my wurkbuk because she oniy has ten and we have to share. I share my buuk with paola because shes my friend and she don’t fight with me fo the buuk.

I an also writing because you came to my school to celebrate via verde day. I have a picture of you riding the traincito with the major of my toun. I wonder why you don’t bring us buuks to scuul that day. you gave all the children of my scuul a bag ful of stuf. I got a ruler and a little story buuk. My story buuk is about animals of the united estates. Many many animals I don’t see every day.

My grand ma went to spik with the ticher because I don’t do my proyect because I don’t have a buuk. My ticher shou my grandma her buuk she use to tich. It is papers from an old buuk. My grandma want to buy buuk for me so she cal the editorial hous and they tell my grand ma they don’t make those buuks any more because thei are upsolite. What does that mean? Mr governator? My grandma tel me that that means thei don’t maik the buuk any more.

I want to learn inglish and social estudies and matematics and cience and I want to learn to rite Spanish but how can I learn if you don’t bring us buuks to school and you don’t give my ticher a good buuk to tich from.

Mr governator of Puerto Rico, I wonder if in the united estates schuuls children don’t have buuks?

My grandma tells me she was a ticher in the united estates and all her children had buuks to take home. They also have conputers and big librari ti studi. I want to knou Mr. governator of Puerto Rico why the secretary of public schuuls says he don’t have his children in public eschools. Is it because they don’t have any buuks?

Plise mr governator of Puerto Rico can you tell santa clus to bring all the kids in my eschool some books?

Thank you, we will all be veri very hapy this cristmas

Sincirly,

Cristina

3rd grade studint

from second unit eschool

Para pensar… / Quino

Quino, el caricaturista argentino autor de Mafalda, desilusionado con el rumbo que está tomando el mundo en cuanto a valores y educación, expresó su sentimiento al respecto…¡brillante!





La genialidad del artista produce una de las mejores criticas sobre la educación de los hijos en los tiempos actuales….. Padres de Familia, Maestros, amigos: Reflexionemos, los invito a compartirlo.

Enviado por: Blanca M. Roldán-Plumey
Bibliotecaria

Secretario de Educación visita comunidad Las Mareas de Salinas / Wanda I. Rodríguez

Comunicado de prensa, 25 de julio 2011

Una comunidad organizada, una vigilia permanente frente a los portones de la escuela y una huelga de hambre frente al Departamento de Educación(DE) en Hato Rey, motivaron al Secretario de Educación, Jesús Rivera Sánchez, a visitar la comunidad Las Mareas en Salinas, el pasado sábado 23 de julio de 2011.

Tras Rivera Sánchez reiterar la pasada semana el cierre de la Escuela Elemental de Las Mareas, el Frente Unido de Amor y Esperanza, compuesto por padres, madres, residentes de la comunidad y organizaciones de apoyo, tomaron tres decisiones fundamentales: Solidificar el Consejo Escolar añadiéndole miembros, mantener la vigilia permanente en los portones de la escuela y comenzar una huelga de hambre frente al DE. Esto logró una reunión directa con el Secretario del DE, el viernes 22 de julio y una visita a la comunidad de Las Mareas al día siguiente.

Caminando tranquilamente y sin escolta por las calles de Las Mareas, Jesús Rivera Sánchez pudo constatar el potencial educativo, ecológico, turístico y económico que está desarrollando la comunidad. Una pieza fundamental de ese desarrollo es el mantener la escuela abierta, no sólo para continuar con la excelencia educativa impartida en el plantel, sino para ampliar los servicios a otras áreas. Ya existe una propuesta para establecer un currículo especializado en ecología, dar cursos de alfabetización y otros tipos de talleres para la comunidad. La Secretaria Auxiliar de la Oficina de Planificación del DE, Yanira Raíces, dijo que la visita del Secretario a Las Mareas se debe a que él está ponderando y re-evaluando la situación, basado en que con la Ley 149 se pueden tomar en consideración las propuestas que haga la comunidad para mantener su escuela abierta. Hace una semana, el Frente Unido de Amor y Esperanza entregó por escrito una propuesta a representantes del DE, pero al parecer la misma no había sido evaluada por el Secretario.

A pesar de que el Secretario se comprometió a reiterar o cambiar su decisión sobre el cierre de la escuela de Las Mareas, en o antes de este próximo miércoles, 27 de julio, los padres y madres, reunidos luego de la visita del Secretario, tomaron dos decisiones: comenzar este próximo, martes 26 de julio, una campaña de matrícula en comunidades y urbanizaciones cercanas, y exhortaron a los padres y madres a adquirir los uniformes a sus hijos e hijas, porque tienen fe de que la sensibilidad mostrada por el Secretario del DE lo lleve a cambiar de opinión y reabrir la escuela.

Durante la visita de Jesús Rivera Sánchez, quien cumplía años ese mismo día, los niños y niñas, a los que el Secretario pretende cerrarles su escuela, le celebraron obsequiándole un bizcocho y cantándole el tradicional “Cumpleaños feliz”.

Contactos: Nelson Santos Torres (787) 469-2518 Frente Unido de Amor y Esperanza
Norma Colón Flores (787 432-1030 Presidenta Padres y Madres
Emilio Nieves Torres (787) 319-3563 Asesor Educativo

Wanda I. Rodríguez Rivera
787-866-7700
guae2003

Comentando fotografias: Míster Egberto Zayas y sus pupilos

El profesor Egberto Zayas es maestro de matemáticas en la Escuela Superior Urbana de Salinas y en los pasado años se ha destacado porque muchos de sus pupilos participan exitosamente en el evento internacional de competencias educativas, conocido como Operación Éxito.  Los estudiantes que lo acompañan en esta foto fueron los participantes en Operación Éxito 2011.  Este motivador está convencido de que los alumnos son talentoso y pueden alcanzar sus metas si se lo proponen y le meten pecho.

Recientemente su pupilo Luis Daniel Marín, el primero de la izquierda en la foto, se coronó como el ganador de la 6ª. edición de La Máxima competencia de Nivel Superior de Operación Éxito.  El premio para este estudiante de la Escuela Superior Urbana de Salinas fue una beca de $5,000 del Banco Popular y un automóvil Kia Soul del 2011.

Foto de Operación Éxito

Palabras de un gobernante con ideas que deben imitar los nuestros / José Mujica

¡Las palabras conmueven… los ejemplos arrastran!

La bicicleteada

José Mujica

José Mujica

Ustedes saben mejor que nadie que en el conocimiento y la cultura no sólo hay esfuerzo sino también placer.  Dicen que la gente que trota por la rambla, llega un punto en el que entra en una especie de éxtasis donde ya no existe el cansancio y sólo le queda el placer.

Creo que con el conocimiento y la cultura pasa lo mismo. Llega un punto donde estudiar, o investigar, o aprender, ya no es un esfuerzo y es puro disfrute.

¡Qué bueno sería que estos manjares estuvieran a disposición de mucha gente!

Qué bueno sería, si en la canasta de la calidad de la vida que el Uruguay puede ofrecer a su gente, hubiera una buena cantidad de consumos intelectuales.  No porque sea elegante sino porque es placentero.  Porque se disfruta, con la misma intensidad con la que se puede disfrutar un plato de tallarines.

¡No hay una lista obligatoria de las cosas que nos hacen felices!

Algunos pueden pensar que el mundo ideal es un lugar repleto de shopping centers.  En ese mundo la gente es feliz porque todos pueden salir llenos de bolsas de ropa nueva y de cajas de electrodomésticos. No tengo nada contra esa visión, sólo digo que no es la única posible.

Digo que también podemos pensar en un país donde la gente elige arreglar las cosas en lugar de tirarlas, elige un auto chico en lugar de un auto grande, elige abrigarse en lugar de subir la calefacción.

Despilfarrar no es lo que hacen las sociedades más maduras. Vayan a Holanda y vean las ciudades repletas de bicicletas. Allí se van a dar cuenta de que el consumismo no es la elección de la verdadera aristocracia de la humanidad. Es la elección de los noveleros y los frívolos.

Los holandeses andan en bicicleta, las usan para ir a trabajar pero también para ir a los conciertos o a los parques.  Porque han llegado a un nivel en el que su felicidad cotidiana se alimenta tanto de consumos materiales como intelectuales.

Así que amigos, vayan y contagien el placer por el conocimiento.

En paralelo, mi modesta contribución va a ser tratar de que los uruguayos anden de bicicleteada en bicicleteada.

La educación es el camino.

Y amigos, el puente entre este hoy y ese mañana que queremos tiene un nombre y se llama educación. Y miren que es un puente largo y difícil de cruzar.

Porque una cosa es la retórica de la educación y otra cosa es que nos decidamos a hacer los sacrificios que implica lanzar un gran esfuerzo educativo y sostenerlo en el tiempo.

Las inversiones en educación son de rendimiento lento, no le lucen a ningún gobierno, movilizan resistencias y obligan a postergar otras demandas. Pero hay que hacerlo.  Se lo debemos a nuestros hijos y nietos.

Y hay que hacerlo ahora, cuando todavía está fresco el milagro tecnológico de Internet y se abren oportunidades nunca vistas de acceso al conocimiento.

Yo me crié con la radio, vi nacer la televisión, después la televisión en colores, después las transmisiones por satélite. Después resultó que en mi televisor aparecían cuarenta canales, incluidos los que trasmitían en directo desde Estados Unidos, España e Italia.  Después los celulares y después la computadora, que al principio sólo servía para procesar números.

Cada una de esas veces, me quedé con la boca abierta.  Pero ahora con Internet se me agotó la capacidad de sorpresa. Me siento como aquellos humanos que vieron una rueda por primera vez. O como los que vieron el fuego por primera vez. Uno siente que le tocó en suerte vivir un hito en la historia.

Se están abriendo las puertas de todas las bibliotecas y de todos los museos; van a estar a disposición, todas las revistas científicas y todos los libros del mundo. Y probablemente todas las películas y todas las músicas del mundo. Es abrumador.

Por eso necesitamos que todos los uruguayos y sobre todo los uruguayitos sepan nadar en ese torrente. Hay que subirse a esa corriente y navegar en ella como pez en el agua.  Lo conseguiremos si está sólida esa matriz intelectual de la que hablábamos antes.  Si nuestros chiquilines saben razonar en orden y saben hacerse las preguntas que valen la pena.  Es como una carrera en dos pistas, allá arriba en el mundo el océano de información, acá abajo preparándonos para la navegación trasatlántica.

Escuelas de tiempo completo, facultades en el interior, enseñanza terciaria masificada.  Y probablemente, inglés desde el preescolar en la enseñanza pública.  Porque el inglés no es el idioma que hablan los yanquis, es el idioma con el que los chinos se entienden con el mundo.

No podemos estar afuera. No podemos dejar afuera a nuestros chiquilines.  Esas son las herramientas que nos habilitan a interactuar con la explosión universal del conocimiento.  Este mundo nuevo no nos simplifica la vida, nos la complica… Nos obliga a ir más lejos y más hondo en la educación. No hay tarea más grande delante de nosotros. 

©José Mujica  (Presidente de Uruguay)

Anécdota sobre el actual Presidente de Uruguay

Este tipo es increíble. Días atrás el periodista radial de una radio de Cap. Federal, llamado Negro Oro, hablando con Teté Coustarot, quien contaba que estaba comiendo en un pequeño restaurant de Colonia, cuando se apareció el Pepe con su mujer, en SU VW escarabajo del 81. Todo el mundo asombrado (menos los del restaurant, pues son concurrentes periódicos) Habló con todos. Todos los respetaron cuando almorzaban y al irse, saco su billetera y pagó como uno más. Teté llamó al mozo que la estaba atendiendo y le preguntó ¿cómo es que le cobraban al Presidente de la República? A lo que el mozo le contestó: si no lo hacemos, nos mata y no viene más.

Pensá además que de lo que ganan él como Presi y su mujer como funcionaria, le donan el 70% a su partido. Cuando le preguntaron por qué, porque le debo a mi partido lo que soy y es norma. Además si hasta hoy pude vivir con $4.000 uruguayos y  ahora entre mi Sra. y yo  llegamos a los U$s 7.000 por mes. ¿Para qué queremos más?

Todo un ejemplo

Comentando fotografías: recuerdos de segundo grado

Presentamos hoy un grupo de segundo grado de la Escuela Santiago R. Palmer de Salinas, del año 1961.  Vale recordar que la Escuela Palmer fue el primer edificio propiamente escolar construido en Salinas. Originalmente era una edificio construido de ladrillos y madera, tal como figura en una foto de 1914.  En sus inicios, se impartían clases de  tercero a octavo grado.  Anteriormente, las escuelas en Salinas se establecían en locales y casas, tanto en la zona rural como en la urbana. Por ejemplo, hubo salones de clase en el segundo piso de la Casona Ferrer, que ubicaba en la esquina de la calle Unión con la calle de la Playa. Luego de más de 80 años funcionando como escuela elemental, está proyectado que la Escuela Palmer se convierta en un plantel de bellas artes, fuera de la corriente del sistema escolar público del Departamento de Educación.

Esta foto recoge un momento de la historia de la educación en Salinas y las caritas infantiles de un grupo de niños de 1961.

Editorial del Nuevo Día

El editorial del periódico El Nuevo Día reclama contundentemente que la educación no debe ser vista, ni como un gasto, ni como una empresa comercial.  Las sociedades inteligentes saben que la educación es la manera de potenciar el capital humano, recurso que constituye la principal riqueza que tiene un país para crear una sociedad civilizada, próspera e innovadora.  Léalo con detenimiento  y reflexione sobre cuánto daño causa en la gente, la ausencia de un sistema educativo eficiente.

10 Enero 2011

Queda colgado el sistema educativo

Apoyada en la teoría de que la educación no es una inversión sino un gasto al que aplican los mismos conceptos conservadores que han modificado otros sectores e instituciones, la Administración Fortuño ha propiciado en estos dos años desarticular todo asomo de un proyecto educativo que responda a las necesidades presentes y futuras del País.

Por un lado, tenemos un Departamento de Educación que ha visto desfilar tres secretarios en dos años, que, a causa de su incapacidad administrativa, está amenazado de perder buena parte de los $2,000 millones de fondos federales que recibe anualmente y que sigue siendo un monstruo burocrático cuya politización le imposibilita cumplir con su obligación constitucional de ofrecer educación de calidad.

Por el otro, vemos cómo una visión de gobierno se ensaña en desnaturalizar la educación superior, polarizando más al País y creando un estado de ingobernabilidad en la Universidad de Puerto Rico que amenaza la vida misma de la institución. Dos huelgas estudiantiles, la probatoria impuesta por la Middle States on Higher Education a 10 de los 11 recintos, la intervención de la Fuerza de Choque de la Policía, principalmente en el Recinto de Río Piedras, y las manifestaciones violentamente reprimidas, ensombrecieron aún más el panorama en la UPR, que ha sufrido también recortes económicos gubernamentales.

Una cuota de $800 por estudiante que la Junta de Síndicos insiste en no negociar, adosada a la actitud recalcitrante de la presidenta del organismo, Ygrí Rivera, y del presidente de la UPR, José Ramón de la Torre, ha contribuido al deterioro de la situación, a niveles de los que son responsables también otros componentes del gobierno y algunos sectores estudiantiles que han puesto en riesgo los esfuerzos de diálogo del liderato y de la masa estudiantil que lucha por mantener abierta una universidad pública y de calidad.

En el sistema educativo público, hemos visto el fracaso de 1,277 de las 1,500 escuelas; y descenso al 38% en el número de estudiantes que aprobó las más recientes pruebas de aprovechamiento académico; se ha fallado también en detener la merma de estudiantes, estimada en 200,000 en la última década, y se ha incumplido la tarea de empezar a devolver a las aulas a 45,000 desertores.

El secretario de Educación, Jesús Rivera Sánchez, que sucedió hace seis meses a Odette Piñeiro, quien a su vez reemplazó a principios del 2010 a Carlos Chardón, ha pintado un panorama optimista al indicar a El Nuevo Día que este mes proyecta haber reclutado al 98% del personal que falta para cubrir los 28 nuevos megadistritos, tener nombrados en propiedad a más de 300 directores y dado permanencia a miles de maestros, así como iniciar tutorías para miles de alumnos de bajo aprovechamiento. Pendiente queda la remodelación de escuelas, 28 de las cuales fueron desalojadas en agosto, sin contar con que para este nuevo semestre se anuncia el cierre de otras 18, a pesar de que en sólo 13 de las primeras hay subastas aprobadas y apenas se construye en dos. Agrava la situación la falta de mantenimiento, debido en gran medida al despido masivo de conserjes bajo la Ley 7 de Emergencia Fiscal.

En cuanto a la educación especial, aunque en una medida positiva puntual está en proceso el reclutamiento de los facilitadores docentes, no se evidenció en este periodo un vuelco estructural que indique que el Estado ha superado su reiterada y contumaz incapacidad para cumplir con las órdenes, estipulaciones y resoluciones del tribunal.

En conjunto, es menester abandonar las posturas intransigentes y entender que nuestros niños y jóvenes necesitan educarse para echar adelante; y que esta generación de gobernantes tiene la responsabilidad constitucional, y moral, de viabilizar su futuro, no de entorpecerlo.