“Desde el barrio”: nuevo proyecto de comunicación comunitaria en Salinas

por Víctor Alvarado Guzmán
“Desde el barrio”: nuevo proyecto de comunicación comunitaria en Salinas
Un espacio para hacer visible las voces de nuestra gente

Salinas, Puerto Rico – La Iniciativa de Ecodesarrollo de Bahía de Jobos (IDEBAJO) anunció el comienzo de un nuevo proyecto de comunicación comunitaria y formativa llamado “Desde el barrio”. Este programa será transmitido todos los sábados, de 3 a 4 de la tarde, por la emisora Radio WHOY 1210 AM.

IDEBAJO es un coalición de organizaciones ciudadanas y comunitarias, cuya misión es la transformación de las comunidades excluidas de la región centro sur este de Puerto Rico, a través de la defensa del acervo natural y cultural, y el desarrollo sostenible comunitario endógeno (que se origina desde la propia comunidad).

Desde%2Bel%2Bbarrio%2Bpromo%2B1.jpg

“Comenzamos el proceso de gestionarnos una voz propia para hablar, contar, testimoniar, reflexionar y hacer visibles las necesidades, deseos y proyectos de nuestras comunidades. “Desde el barrio” es un espacio para que nuestras comunidades organizadas tengan la posibilidad de dialogar y compartir los deseos y acciones de transformación, para cambiar la realidad de injusticias y exclusión de nuestros barrios por una participación, voz propia y justicia para nuestra gente”, comentó Roberto Thomas, coordinador de IDEBAJO.

“Desde el barrio” contará con diversas secciones donde se presentará el trabajo comunitario que realizan las distintas organizaciones que componen IDEBAJO. “Redes de Esperanza” será una sección donde se conocerán los testimonios de la gente que se esfuerza diariamente por levantar y desarrollar sus comunidades de forma colectiva.

El programa contará como moderadores con el profesor Emilio Nieves Torres, líder educativo, el joven Hery Colón, de la comunidad de Aguirre, y Kiana Escobar, de la comunidad Mosquito, y podrá verse a través de la página de Facebook de IDEBAJO.

-###-

Grupos comunitarios establecen acuerdos en pro de la democracia participativa

Comunicado

 

mesas-de-discusion_encuentro-comunitarioCaguas, Puerto Rico- El Encuentro Comunitario por la Democracia Participativa concluyó esta tarde con una serie de acuerdos y compromisos entre líderes comunitarios, organizaciones sin fines de lucro y diferentes sectores que participaron de los dos días de jornada organizada por la Iniciativa de Eco-Desarrollo Bahía de Jobos (IDEBAJO) y auspiciada por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico yKnight Foundation.

Entre las propuestas para la acción acordadas entre los grupos comunitarios como prioridad está el fortalecer las organizaciones de base en el proceso de la participación activa para aumentar de esta forma la colaboración entre iniciativas. Igualmente, se acordó impulsar la alfabetización digital, el uso de la tecnología, la producción de contenidos y el acceso a la información como estrategia para lograr la integración de jóvenes al trabajo comunitario. En el área de desarrollo económico endógeno, se creó una mesa de trabajo para desarrollar un proyecto común intracomunitario bajo los principios de la economía solidaria que inicie con un diagnóstico de por dónde anda el país en cuanto a políticas públicas que propicien el desarrollo de proyectos económicos de comunidad.

Para todas las propuestas, se establecieron actividades específicas y personas a cargo de asumir la coordinación de las mismas.

Durante la mañana, en el panel integrado por los invitados internacionales Javier De Pascuale, de la Cooperativa Comercio y Justicia de Argentina y Marcos Arzuaga, de la Fundación Logros en Uruguay, compartieron los logros y coyunturas de su gestión comunitaria en sus respectivos países en las áreas de democracia participativa, acceso a la información y desarrollo económico endógeno.

“La comunicación es un derecho humano, es un bien social. Nuestra organización ocupó un espacio que estaba disponible y que teníamos que ocupar para que los proyectos sociales tengan la visibilidad que necesitan. Muchos periodistas necesitábamos trabajo y nuestro mecanismo fue el cooperativismo. Luego de eso, el movimiento cooperativo se abrió al país y miró al pueblo, después de tantos años”, puntualizó Javier De Pascuale, periodista y militante social.

“En Uruguay, creamos un invernáculo de hortalizas en un comedor escolar de una escuela para modificar los hábitos alimenticios en los niños. Sin embargo, un proyecto que comenzó con un objetivo tan simple, se fortaleció y evolucionó con la integración de niños, maestros, padres y toda una comunidad que hoy investiga suelos y la calidad de los alimentos que allí se cosechan, cooperativas y reconocimientos nacionales”, indicó Marcos Arzuaga, coordinador regional de la Fundación Logros.

Wanda I. Rivera

Encuentro Comunitario para la Democracia Participativa

Los días 15 y 16 de esta semana se llevará a cabo el Primer Encuentro Comunitario por la Democracia Participativa auspiciado por La Iniciativa de Eco Desarrollo de la Bahía de Jobos (IDEBAJO), Knight Foundation y Fundación Comunitaria de Puerto Rico. El evento se efectuará en la Barriada Morales de Caguas y tratara asuntos como el libre acceso a la información y desarrollo económico endógeno.

La actividad, es organizada por la Iniciativa de Eco-Desarrollo Bahía de Jobos, Inc., (IDEBAJO), que coordina Wanda I. Rodríguez.  IDEBAJO es una organización sin fines de lucro integrada por de un conjunto de organizaciones dedicada a crear proyectos de desarrollo comunitario basado en los recursos que tienen a su alcance desde una perspectiva sostenible. De esa forma se busca conservar el ambiente y desarrollar micro-empresas comunitarias.  En esa gestión se promueve el eco turismo destacando los encantos naturales, históricos y culturales de las comunidades.

Las charlas principales serán dirigidas por el periodista Javier De Pascuale, fundador de la Cooperativa de Trabajo Comercio y Justicia en Argentina; y Marcos Arzuaga, coordinador regional de la Fundación Logros en Uruguay.

Los temas focales del Encuentro serán: medios de comunicación comunitarios para el acceso a la información, experiencias de organización comunitaria y la relación con el gobierno, estrategias para conseguir y compartir información pública que sea relevante para las comunidades, participación y acceso a la información, incubadoras comunitarias, entre otros.

El Municipio Autónomo de Caguas es anfitrión del evento, que se celebrará simultáneamente en varias localidades de la Ciudad Criolla. Además, se han unido como colaboradores del proyecto la Fundación Ángel Ramos, Fundación Segarra Boerman e Hijos, Banco Santander de Puerto Rico y Scotiabank.

Los espacios son limitados, pero todavía puede registrarse a través de la página electrónica http://www.idebajo.com

*****

hoja-de-promocic3b3n-encuentro-democracia-participativa 2

*****

¿Que es IDEBAJO?

 

 

No pasa nada…Aguirre / Astrid A. Morales

¡No pasa Nada!

Por: Astrid A. Morales, MS, CCC. PhD Consultora en Desarrollo Organizacional y facilitadora de procesos de desarrollo comunitario

“En Aguirre no pasa nada”.

Esas fueron las palabras que utilizaron los jóvenes del Barrio Aguirre en el municipio de Salinas para describir a su comunidad. Estas palabras calaron hondo y me estremecieron (y aún lo hacen al recordarlas). También son palabras que evidencian la realidad de un barrio, hoy lleno de historia y marcado por los contrastes.

Al profundizar sobre ellas, nos percatamos que son palabras contradictorias y dolorosas, al recordar que Aguirre fue la única comunidad autosostenible en la Isla durante el siglo XX; era un pequeño país dentro de un mayor país. Fue un modelo de producción y eje central de la acción azucarara en la Isla, es un barrio con una extensa y variada historia. Ya sea como generador de energía eléctrica, como emporio azucarero o como factoría natural de sal, siempre ejerció un papel dominante en la economía regional y nacional.

Pero la historia hoy es otra… Al recorrer sus calles, es evidente el abandono y deterioro de sus espacios físicos y de las edificaciones que encierran historias y legado en sus paredes pero que hoy son colonizadas por diversas instrumentalidades gubernamentales, con grandes rótulos que delimitan a quien pertenecen. Manteniéndolos clausurados y fuera del alcance de sus residentes, repartiéndose así, el patrimonio que sólo le pertenece a los miembros de su comunidad y determinando “planes de desarrollo” que no integran sus visiones o voces.

Recorrer Aguirre es sentir que los edificios gritan en desespero por ser, al menos, escuchados.

 

Como si fuera poco, las voces de los jóvenes que viven en Aguirre narran otra historia. Una que no muchos quieren escuchar. Cuentan cómo están cansados de vivir encerados viendo televisión, de la preocupación que les causa el ocio, la apatía, el abandono y los males sociales que se apoderen de sus calles. Les preocupa el ejemplo que los adultos le proveen a los más chicos y quieren ocuparse de la construcción de un mejor futuro. Les perturba las pocas posibilidades y las creencias limitantes y de conformismo que se han perpetuado en su comunidad.

Conscientes de su problema social, quieren rescatar sus espacios, reclaman oportunidades y espacios de recreación y desarrollo para ellos. Levantando su voz en medio de un taller que tuve el honor de facilitar, definieron lo que anhelan para su comunidad. Anhelos que van desde una academia de deportes y artes, hasta pistas, veredas, y mayor presencia policial.

Al analizar estos sueños y anhelos inmediatamente me doy cuenta cómo contrastan con “esos planes de desarrollo” que actualmente se proponer para Aguirre. Es así como entre la dicotomía y lo contradictorio entre la gente de comunidad y los planes del gobierno, me pregunto: ¿por qué tanta miopía y ceguera selectiva? ¿Por qué este afán de hablar en vez de dejar hablar a las comunidades? ¿Por qué esta agenda de hacer y cargar en vez de apoderar? ¿Por qué esta estrategia de proveer “delivery” de soluciones que no atienden los desafíos que enfrenta la comunidad?

Y me pregunto ¿cuándo aprenderemos a soltar los discursos magistrales y saberes absolutos? ¿Cuándo dejaremos de imponer las agendas cargadas de intereses individuales? y ¿Cuándo comenzaremos a simplemente conectar con la gente, sus ideas, sentimientos y vivencias? Es decir, que realmente nos esforcemos por generar una curiosidad genuina, por entender los problemas, necesidades y sentimientos. Cuándo comenzaremos a valorar lo mágico de “tirar puentes” para entender cómo cada persona construye su realidad y, desde ahí, dejar que la conversación sea la energía que genera el diálogo para construir posibilidades, acciones y planes de desarrollo comunitario sostenibles.

Es momento de entender que los procesos de transformación no se dan por una voluntad aislada, por un experto; se trata de una transformación que surge de innumerables conexiones, aspiraciones y sueños, que para mí fueron evidentes en cada una de las sonrisas y abrazos de cada uno de los niños; así como en las palabras, propuestas y reflexiones de los jóvenes de la comunidad Aguirre.

Mis conversaciones con los jóvenes fue un proceso de intercambio mutuo a través del que generamos un espacio compartido para invitarnos a soñar… para dejarnos seducir por estos sueños que apalabramos juntos y así darnos el permiso de vernos como actores y catalizadores del proceso a favor del desarrollo y oportunidades para su barrio; Permitiéndonos transformar y dejarnos tocar por la posibilidad de que es posible el Aguirre que soñamos y que poseemos lo necesario para alcanzarlo.

Al recordar el vaivén de nuestras conversaciones, reconozco que estos son jóvenes líderes llenos de chispa, irreverencia, osadía, energía y compromiso social. Que son Que son jóvenes que le hacen frente a la sed de apoderarse de sus calles, de su barrio y de su historia para dar una nueva y vibrante voz a su comunidad. Una voz que honre el legado y la aportación que en su tiempo Aguirre hizo a nuestro País y que manifieste el potencial que tiene la comunidad hoy para construir su futuro forjando un presente de oportunidades y dignidad.

Hoy Aguirre y estos jóvenes esperan por un nuevo destino que valide y optimice sus atributos.

La PR-15 en ruta hacia el patrimonio histórico, cultural y comunitario / por Wanda I. Rodríguez Rivera

Un grupo de residentes de la carretera PR-15 que discurre de Guayama a Cayey se reunieron en el Barrio Palmas Altas por primera vez para atender una propuesta presentada por el Arquitecto Jorge Ortíz Colom, del Instituto de Cultura Puertorriqueño, que apunta a designar la carretera como patrimonio  histórico y cultural. Ortiz Colom tiene experiencia desarrollando el concepto de patrimonio cultural para el beneficio de las comunidades, dando importancia a sus vínculos emocionales, culturales y de identidad, que validan la existencia de una comunidad o territorio específico. “Este concepto nos comunica con el pasado para entender el presente y tiene un valor práctico y económico”, dijo Ortíz Colom.

Según el arquitecto, la PR-15, antes conocida como la carretera #4, cuenta con paisajes culturales de primer orden, pues no solamente contiene elementos estéticos importantes sino también históricos y refleja vivencias vinculadas a familias reconocidas de Guayama, como los Muñoz, los Alegría, los Cautiño, entre otros. El paisaje refleja los cultivos agrícolas principales de la época: caña, tabaco, café, ganadería, hortalizas, y cultivos de madera o silvicultura, identificó Ortíz Colom. Hubo una vigorosa industria cafetalera en el área, contrario al mito de que el café era cultivado mayormente hacía el oeste del país. Y fue punto de defensa durante la guerra hisponoamericana, con las trincheras de Guamaní como principal elemento.

Originalmente se transitaba por allí tomando un camino real conocido como el El Sendero. Se caminaba por el barrio Quebrada Arriba y se llegaba hasta el Torito en Cayey, para luego bajar hasta la cuenca del río Guamaní en Guayama, dijo Ortíz Colom. Sólo pasaban caballos y gente.

La carreterra 15 se comenzó a construir en la última década del siglo 19 y culminó en el 1897, poco antes de la llegada de los norteamericanos a Puerto Rico. Entre Guayama y Cayey, hay 27 kilómetros. La gente de por allí dice que el recorrido tiene 365 curvas.

El arquitecto explicó que el costo de la construcción promedió unos 15 mil dólares por km, es decir, casi ¾ de millón de dólares, para esa época. En la construcción se utilizó mano de obra prisionera, y participaron en su construcción puertorriqueños, dominicanos y filipinos, quienes también eran obreros en una fábrica de ladrillos en Aibonito. La 15 contó igualmente con una fábrica de ladrillos llamada Tendal, en la salida de la carretera hacia Guayama, según datos corroborados en el Archivo General.

La PR-15 cuenta con dos puentes de hierro, varios puentes de ladrillo y 4 casas de camineros, entre otras estructuras importantes. El punto más alto de la carretera tiene una altura máxima de 736 metros en el k.m. 18.4 ubicado cerca del Restaurante Jájome Terrace, hacia el cruce de Sumido. Por la carretera atraviesan 5 barrios rurales, Caimital y Palmas en Guayama, Jájome Alto, Culebras Bajo y Quebrada Arriba en Cayey. La carretera pasa cerca de la cima del cerro Torito en Cayey.

Durante los años 1883 al 1885, el ejército español realizó un censo por su importancia estratégica para defender los pueblos en el caso de que hubiese insurrecciones nacionalistas en Puerto Rico o con motivo de la lucha por la independencia de países latinoamericanos. Según Jorge Ortíz Colom, eso influyó para que se construyera la vía con prioridad sobre otras que se planificaban construir como ramales de la carretera central antes del cambio de soberanía.

Potencial de desarrollo económico comunitario

“El 78% de las personas que hacen turismo (4 de cada 5) van a destinos culturales en sus viajes,” dijo, Ortíz, para apuntar que el concepto de patrimonio representa una herramienta de sostenibilidad. Enfatizó que este concepto se está queriendo recuperar ya que en Puerto Rico y a nivel mundial se plantea el agotamiento de las energías no renovables. Según Ortíz Colom, se sabe que si se conserva una estructura pequeña y no se destruye se ahorra en energía un poco más de 24 mil litros de gasolina. Por cada millón de dólares que se invierte en trabajos de rehabilitación de edificios históricos se crean más de 16 empleos directos y 15 empleos inducidos. Los trabajos tienen un impacto menor al ambiente y personas poco diestras pueden participar en éste y permiten la participación de diversos sectores de la comunidad, desde jóvenes y mujeres, hasta viejos.

El arquitecto destacó que el paisaje cultural debe ser tomado en cuenta en el uso del terreno y los planes de ordenamiento territorial, por su gran valor.

El concepto de paisaje cultural es una categoría reconocida mundialmente como una importante para el ordenamiento territorial pero en Puerto Rico, la Junta de Planificación no lo reconoce así, a pesar de los intentos de funcionarios del Instituto de Cultura Puertorriqueña porque esto cambie. Sin embargo, Organización de las Naciones Unidas sí reconoce la importancia a través de múltiples estudios realizados, incluyendo algunos sobre la importancia de obras estéticas, etnológicas, antropológicas, y arqueológicas. Según el arquitecto, la oficina de Patrimonio de la Humanidad indica que: “existen gran variedad de paisajes patrimoniales, obras conjuntas de naturaleza y humanidad, y ciertos sitios reflejan técnicas sobre uso de terrenos que garantizan y sostienen la diversidad biológica”. Ortíz Colom, señala que este concepto, además de conservar culturas, se usa para rememorar las que han desaparecido pero que reflejan nuestra identidad.

Participación comunitaria

Todos los vecinos participantes en la reunión coincidieron en que el tramo de la PR-15 que está ubicado en la carretera de Guayama está deteriorado y abandonado. Hay derrumbes, carreteras con hoyos y maleza. Según los residentes, antes de la administración de la nueva alcaldesa, Glorimari Jaime Rodríguez, había una persona asignada que ayudaba a desyerbar el tramo de Guayama, pero ahora no hay nadie. Antonio Meléndez, residente de Cayey, señaló que hay que comprometer tanto al alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, como a la alcaldesa de Guayama, Glorimari Jaime Rodríguez en este proyecto. No obstante, se destacó la importancia de trabajar como comunidad, ya que la misma siempre ha sido una autogestiva y solidaria. Es decir, que ha podido resolver sus problemas por sí misma. Los residentes coincidieron en que el gobierno será solo un colaborador de sus objetivos.

Por otra parte, Ortíz Colom señala que para designar la carretera como patrimonio histórico se debe realizar un trabajo de documentar las estructuras individualmente, para crear un testimonio físico de la carretera, que sirva como elemento de documentación social y económica. Informó, además, que el proceso de designación implica reglamentación sobre construcciones en y cerca de la carretera y criterios de arquitectura para nuevas construcciones, así como nuevas reglas de ordenamiento por parte del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

La participación de la comunidad será significativa ya que estaría concienciando sobre el valor histórico, cultural y ecológico, y apoyando esfuerzos del ICP en la designación de la PR-15, como patrimonio. Además, se estarían desarrollando actividades turísticas, culturales y económicas en la zona en beneficio de los/as residentes y comunidades aledañas. Ortíz Colom añadió que esta propuesta servirá también para atender asuntos cotidianos como la seguridad, los vertederos clandestinos y la pobre condición de las carreteras.

Los residentes y colaboradores acordaron reanudar sus trabajos en el mes de enero si le interesa participar o colaborar en este esfuerzo puede comunicarse al 787-866-7700 o puede escribir a voluntariosprensagma@gmail.com.