La enardecida obra de Carlos Raquel Rivera, un rebelde con causa

Arte4312 UPRM

Por Bárbara W. Pérez Rodríguez

            El  yaucano Carlos Raquel Rivera nunca aspiró a la fama o al reconocimiento por un gusto general de su obra. Sin embargo, descrito por Martorell como un artista rebelde, justiciero, cantautor de la patria y la poesía, Rivera obtuvo meritoriamente un reconocimiento en la historia del arte puertorriqueño (Martorell 22). Su evidente amor, orgullo patrio e incansable lucha por la independencia de Puerto Rico se ven constantemente presentes en su obra. Tenía un carácter rebelde, pero amó a su isla a un grado máximo, luchaba por sus valores y los defendía contra viento y marea.

Image

 Foto de Carlos Raquel Rivera

            Dado las infortunas de la vida, y eventualmente por su fuerte carácter, Rivera no tuvo una vida fácil. Cuando apenas tenía 8 meses de nacido fue abandonado por su padre, y no fue hasta su adolescencia que reapareció. Entonces se lo llevó a vivir…

Ver la entrada original 1.214 palabras más

Círculo Literario Antonio Ferrer Atilano celebra su primer aniversario

Hace un año un grupo de hombres y mujeres con la misma inquietud, escribir, se unieron para formar un grupo que retomara los lugares públicos de Salinas y difundir la literatura entre la gente de pueblo. Rescatar a través de la figura de Ferranto el papel de la literatura en nuestra sociedad para darle un lugar en la historia a él y todos los escritores de nuestro pueblo.

Ese grupo impulsado por Edwin Ferrer, José Santiago, José Alberto Santiago, María del Carmen Gúzman y Marinín Torregrosa Sánchez  fue acogido por otras personas que con su arte y conocimiento han enriquecido la organización y contribuido a sus propósitos. Por eso nos llena de alegría celebrar hoy nuestro primer aniversario en la Plaza de los Fundadores a partir de las 7:00 pm.

De Olimpia a Mayagüez de Nelson Sambolín se exhibe en Alcaldía de Salinas

Comunicado de Prensa

Salinas, Puerto Rico – La huella de los Juegos Centroamericanos, quedó plasmada en la Casa Alcaldía del Municipio de Salinas, en la exhibición permanente De Olimpia A Mayagüez del artista salinense Nelson Sambolín.

Las 12 serigrafías en exhibición para el público en general, están relacionadas a la celebración de los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe realizado en Mayagüez para el año 2010 y cuyo propósito es resaltar la pasión, obra y creatividad del pintor salinense.

“A través de esta exposición lo que queremos es que los ciudadanos conozcan sobre el maravilloso trabajo que realiza nuestro pintor Nelson Sambolín. Para nosotros tener estas obras en la Alcaldía, representan un homenaje en su pueblo al trabajo artístico que ha realizado Sambolín durante su trayectoria nacional e internacional”, expreso Karily Bonilla, alcaldesa de Salinas.

sambolin01 f Alina Luciano Claridad

Foto de Alina Luciano / Claridad

Nelson Sambolín (artista gráfico, diseñador gráfico, pintor, dibujante y profesor), nació en el Barrio Coquí de Salinas el 10 de julio de 1944. Hijo de Julio Sambolín y Ángela Bonilla. Obtuvo su Bachillerato en Bellas Artes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en 1970. Completa estudios de maestría en el Pratt Institute de Brooklyn. Trabajó en el Taller Bija, luego de haber fundado otros talleres como Quinqué. El Taller Bija propició una gran transformación de la gráfica puertorriqueña. De 1969 a 1980 fue diseñador gráfico en el Departamento de Actividades Culturales de la UPR en Río Piedras. Fue profesor de diseño gráfico en la Escuela de Comunicaciones de dicha Universidad. Su trabajo ha sido premiado en diversos eventos nacionales e internacionales, incluyendo la Bienal de Grabado en Cracovia, Polonia. Sus carteles se encuentran en importantes colecciones, incluida la de la Biblioteca del Congreso. En su obra gráfica y pictórica utiliza como tema central la música, sobre todo la afro-antillana y el jazz. Su obra es caracterizada por el uso de la letra, el trazo libre en el dibujo y la composición depurada que exalta los espacios.

Portafolio Sambolín

La entrada a la exhibición es libre de costo y en horario de lunes a viernes de 9:00 de la mañana a 4:00 de la tarde. Para más información pueden comunicarse al 787.824.3050.

Municipio de Salinas

Comentando fotografías: protesta en El Morro

Los estilos de protesta del activista Alberto de Jesús Mercado, mejor conocido como Tito Kayak, tienen precedentes en Puerto Rico.

En 1976 dos jóvenes artista puertorriqueños escalaron las murallas de la antigua fortaleza El Morro, bajaron la bandera estadounidense, la tiraron al Atlántico e izaron la monoestrellada.

La acción causó tremendo revuelo y la guardia federal ordenó el desalojo inmediato del fuerte.  En medio del revulú y la confusión el poeta Edwin Reyes y el pintor Nelson Sambolín fueron empujados fuera del lugar junto con la muchedumbre sin que pudieran ser identificados hasta el sol de hoy los autores de la substitución de banderas. Nada, que las protestas además de demandar arrojo, son también arte y poesía.

Fallece el maestro de las artes Augusto Marín

San Juan, PR (14 de abril de 2011) – Con profunda tristeza, la familia Marín notifica el deceso del célebre artista puertorriqueño, Augusto Marín. Su fallecimiento ocurrió en la madrugada de hoy.
 
Don Tuto, como era conocido entre sus allegados, convalecía desde el pasado domingo en el Hospital del Maestro en Hato Rey debido a una afección pulmonar.
 
Los servicios fúnebres estarán a cargo de la Funeraria Ehret y durante el día de hoy se anunciarán más detalles sobre sus exequias.

Augusto Marín nació en San Juan de Puerto Rico en el 1921 y hoy se le honra como uno de los pintores puertorriqueños de mayor relevancia en la segunda mitad del siglo XX. A la temprana edad de 12 años su talento le mereció una beca para estudiar dibujo en el taller del reconocido artista español Alejandro Sánchez Felipe. Mientras servía en la Segunda Guerra Mundial (1943-1945), creó a “Polito”, un personaje de tirillas cómicas publicado en el periódico El Mundo, que, describía las experiencias del soldado puertorriqueño en el Ejército Norteamericano.

De 1949 a 1955 cursó estudios superiores en pintura, dibujo y diseño en la Liga de Estudiantes de Arte de Nueva York, bajo la tutela de artistas reconocidos como Harry Stenberg, Iván Olinsky, John Corbino y Reginald Marsh. Continuó sus estudios en el Instituto de Arte Otis, en Los Angeles, donde se especializó en diseño de mural.

Luego estudió vitrales policromados con el gran maestro Arnaldo Maas, en San Juan, perfeccionando más adelante su técnica de vitral en el Taller de Henri Mesterom, en Maastrich, Holanda. Completó sus estudios en el 1983 al finalizar el curso de litografía en piedra de la Escuela Graduada de Bellas Artes de la Universidad de Notre Dame, en Indiana.

Fungió por 15 años como profesor de pintura y diseño en la Escuela de Bellas Artes del Instituto de Cultura Puertorriqueña, en San Juan, y en el 1987 culminó sus labores como profesor en la Universidad de Puerto Rico, Colegio Regional de Carolina.

Los murales de Marín brindan gran carácter y belleza a edificios públicos y privados en Puerto Rico, tales como: el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, en Santurce, el condominio Surfside Mansions, en Isla Verde, el centro comercial Laguna Gardens, en Carolina, el edificio de la compañía Searle, en Caguas, Departamento de la Vivienda en Hato Rey, Murales Escuela Juan Ramón Jimenez en Bayamón y las facilidades del Colegio de Abogados, en Miramar.

Sus trabajos se han presentado en más de 70 exposiciones en Puerto Rico, México, Alemania, Mónaco y Estados Unidos, y han recibido premios nacionales e internacionales. Hoy día Marín se exhibe en colecciones privadas y en museos, tales como: el Museo Metropolitano de Arte, de Nueva York, el Museo de Arte Moderno, de Nueva York, el Museo de Bellas Artes, de San Juan, el Museo de Arte de Ponce, el Museo de Arte de Puerto Rico, Museo del Barrio Nueva York, el Museo de la Universidad de Puerto Rico, el Instituto de Cultura Puertorriqueña, el Ateneo Puertorriqueño, Museo de Arte de Bayamón y la Colección Internacional de Arte Robert Kemm, en Beverly Hills, California. Fué otorgado el Premio Nacional de la Cultura 2004 del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

En los últimos años ha trabajado varias esculturas, litografías y serigrafías en Pietra Santa (Italia), París y México. Hasta su muerte el 14 de abril de 2011 continuó forjando su gran legado artístico por medio de estas ediciones gráficas, aportando así al crecimiento y evolución de la cultura puertorriqueña y latinoamericana.

Tomado de Fundación de Arte Augusto Marín

Estampa sexta / María del C. Guzmán

 

A Dionisio Morales

Solía venir a vernos aunque fuera una vez por semana. Pasaba largos días encerrado en su casa entregado a sus obras. Le era placentero, de vez en cuando, tomar un carro público desde Sabana Llana hasta el pueblo.  El viaje le brindaba la oportunidad de platicar con sus compueblanos, aunque los temas discutidos fueran muy complicados para ellos. El Míster se ha vuelto loco, pensaban.

Se sentaba frente a mí con lo poco que podía ofrecerle: un refresco o una taza de café.

Desgranaba sus quejas como cuando se toma una vaina de gandul y se quita la semilla una a una: se separan las secas de las maduras ya que ambas no pueden mezclarse en la misma olla.

Mis oídos, eso era lo único que le interesaba.  Sabía que, sin interrupción, podía quejarse por largas horas, aunque nada se resolviese.

¡Matan los árboles! decía.

¿Qué le pasará a esta isla sin árboles? Continuaba sin esperar respuesta.

TalladorMe llevaré el árbol que derribaron y lo convertiré en obra de arte, así no se perderá en la inutilidad.  Le transformaré, ya verás.  Cuando ya no queden árboles en Salinas, tendrán que ir al museo y quizás recordándolos a ellos se acordarán de mí.

Pasaba de un tema a otro sin apenas respirar:

¿Recuerdas el mural que pinté en el comedor de la Escuela San Felipe?  Asentí con la cabeza.  ¡Tantas horas de trabajo!  Pintaron las paredes y la ocultaron, igual que a las amapolas de Manases.

¿Acaso este pueblo no conoce el arte?

Pasaron varias semanas sin que viniera a vernos y decidí ir a su casa. Nunca  había estado allí.

¿Dónde vive Mr. Morales?  Le pregunté a un vecino, sin saber que lo era.  ¿Usted ve aquella casa rodeada de cachivaches?   Esa es.

© María C. Guzmán