El gobierno juega con los efectos tóxicos de las cenizas de carbón / Víctor Alvarado Guzman

Comunicado de prensa

Se contradicen agencias del gobierno sobre toxicidad de las cenizas de carbón

Inapropiadas las pruebas de la Junta de Calidad Ambiental

En medio del controversial reinicio del depósito de cenizas de carbón en Peñuelas, a pesar de que existe una Ley que supuestamente lo prohíbe, dos agencias del gobierno entraron en contradicciones sobre la peligrosidad y toxicidad de estos desperdicios de la quema de carbón.

El pasado 23 de mayo de 2017, en la ponencia que presentara el secretario del Departamento de Salud, Dr. Rafael Rodríguez Mercado, ante la Comisión de Salud Ambiental del Senado que evaluaba en aquel entonces los proyectos para prohibir el depósito de las cenizas en Puerto Rico, este aseguró que las cenizas de carbón contienen elementos tóxicos y que el almacenamiento y disposición de los mismos puede amenazar la salud humana.

Al compartir la data epidemiológica que tiene el Departamento de Salud, el Dr. Rodríguez Mercado explicó que desde el punto de vista médico “existe abundante evidencia de los efectos causados por una exposición indiscriminada a los contaminantes del carbono. Está aceptado el hecho de que los residuos de la combustión del carbón en su forma de ceniza tienen efectos detrimentales para enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades respiratorias (asma, enfermedad obstructiva del pulmón) y accidentes cerebro-vasculares”.

El titular de Salud expresó claramente que las cenizas de carbón sí son tóxicas. “Por otro lado, los elementos tóxicos presentes en las cenizas volantes, además de entrar directamente por inhalación o infusión a través de la piel, pueden ser absorbidos por el cuerpo humano por procesos naturales”, manifestó Rodríguez Mercado.

Esta contundente evidencia contradice a la Lcda. Tania Vázquez Rivera, presidenta de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), quien declaró a un medio de comunicación de la capital que empleados de su agencia evalúan con mucha seriedad los resultados de dos métodos analíticos de lixiviación y que estos determinan que las cenizas no son peligrosas.

“Estos científicos boricuas han concluido una y otra vez, estudio tras estudio, que estos residuos de la combustión de carbón no son peligrosos, y están dispuestos a explicar cada uno de los datos y conclusiones científicas en cualquier foro científico, con profesionales certificados y que tengan data científica empírica certificada,” comentó Vázquez Rivera.

El 16 de julio de 2012, el entonces Jefe de la Subdivisión de Cumplimiento del Resource Conservation and Recovery Act (RCRA), bajo la Región 2 de la EPA, George C. Meyer, le escribió una carta a la JCA donde ponía en duda la efectividad de los “dos métodos analíticos de lixiviación” que defiende ahora Tania Vázquez Rivera.

“EPA cree que el TCLP y SPLP pueden subestimar el potencial de lixiviación de componentes peligrosos de la reutilización de cenizas de carbón en comparación con el Leaching Environmental Assessment Framework (LEAF). Como ustedes saben, la EPA desarrolló los métodos LEAF en respuesta a las preocupaciones planteadas por la Academia Nacional de Ciencias, el Consejo Asesor Científico de la EPA y otros sobre el uso de pruebas de pH de punto único como TCLP y SPLP para evaluar el potencial de lixiviación del los residuos de combustión de carbón”, señaló Meyer.

###

Foros y Actividades de esta semana del 20 al 24 de marzo de 2017

Miércoles 22 de marzo (Feriado)

Visita de la Hermandad de Empleados Excentos No Docentes (HEEND) y estudiantes de la Clínica de Salud Pública, al Campamento contra las cenizas de Peñuelas.

Jueves 23 de marzo

Foro: ¿Por qué lucha Peñuelas?: el problema del depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico. Anfiteatro 116 MC, UPR Cayey @ 10:30 am, Recurso: Víctor Alvarado Guzmán, asesor ambiental. Invita el Departamento de Ciencias Sociales y la Organización Cayey para el Mundo.

Foro: Desarrollismo, injusticia ambiental y resistencia ciudadana en el sur de Puerto Rico. Anfiteatro de Enfermería, UPR Humacao@10:30am, Recursos (entre otros): Roberto Thomas (IDEBAJO), Félix Aponte (planificador), Carmelo García (Depto. Química). Invita: IDEBAJO, ACASE, ITIAS, Esc. Graduada Planificación, UPR Humacao.

Viernes 24 de marzo

Foro: Voces de Mujeres Puertorriqueñas. Local de la UTIER en Mayagüez @6 a 9pm. Recursos: Yanina Moreno (portavoz Campamento contra las cenizas de Peñuelas), Raquel Bonilla (Comisionada Electoral PIP), Ana Serrano (vicepresidenta Unión Local Aguadilla FMPR), Bárbara González (maestra retirada y sindicalista), Raquela Delgado Valentín (Activista feminista). Invita: Federación de Maestros.

Enviado por Víctora Alvarado Guzmán

Foto posterizada.pdf

Estudio revela altos niveles de radioactividad en cenizas de carbón / Víctor Alvarado Guzmán

Comunicado de prensa

Publicado en la revista Environmental Science & Technology

esthag.2013.47.issue-1.largecover.jpgSalinas, Puerto Rico – Un nuevo estudio presentado en la revista Enviromental Science & Technology, publicada en Estados Unidos desde 1967 por la American Chemical Society, reveló que las cenizas producidas por la quema de carbón contienen altos niveles de radioactividad.

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. El equipo de expertos analizaron las cenizas de carbón de las tres principales regiones productoras de carbón de los Estados Unidos (Illinois, Apalaches y Montana) y encontró que los niveles de radioactividad eran hasta cinco veces mayor que en suelo normal, y hasta 10 veces mayor que el carbón del cual procedía, debido a la forma en que la combustión concentra las sustancias radioactivas.

“Hasta ahora, los metales como el selenio y arsénico han sido los principales contaminantes preocupantes conocidos en las cenizas de carbón”, dijo en un comunicado de prensa el coautor del estudio, Avner Vengosh, quien es profesor de geoquímica y calidad del agua en la Escuela Nicholas de Medio Ambiente de Duke. ” “Este estudio plantea la posibilidad de que también deberíamos buscar elementos radiactivos, como los isótopos de radio y plomo-210, y su inclusión en nuestros esfuerzos de monitoreo”, comentó Vengosh.

Por otra parte, recuerdo como portavoz del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, que en Puerto Rico se realizó un estudio que también arrojó radioactividad en las cenizas de carbón producidas por la planta AES de Guayama. “En el 2010 se tomaron muestras de las cenizas de carbón utilizadas en la Urb. Parque Gabriela de Salinas y se enviaron a analizar en un laboratorio en Estados Unidos. Además de las altas concentraciones de metales pesados, el análisis demostró que las cenizas de carbón excedían más de tres veces el criterio de concentración de la superficie del suelo y los niveles aceptados por la propia Agencia Federal Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés)”.

En un informe preparado en el 2010 por el Dr. Osvaldo Rosario, doctor en química y catedrático de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, este aseguraba que los altos niveles de radiación alfa encontrados en el Estudio de Parque Gabriela en Salinas eran de mucha preocupación. “Esta (la radiación alfa) es de las radioactividades más energéticas. La EPA indica que cuando un particulado que genera radiación (en este caso polvo de cenizas) es inhalado, aumenta el riesgo de contraer cáncer. El transporte y manejo de las cenizas dispersa particulado de cenizas por nuestras carretas y áreas urbanas poniendo en riesgo la salud del pueblo”, redactó el Dr. Rosario en su informe.

DSC_8980.JPGActualmente, existe una controversia por la transportación de miles de toneladas diarias de cenizas de carbón desde AES en Guayama hasta el vertedero de Humacao. Incluso, la Junta de Calidad Ambiental podría ser llevada ante los Tribunales por su negativa a entregar copia del Plan de Operaciones del vertedero de Humacao, lo cual levanta sospechas sobre la legalidad del depósito de las tóxicas cenizas en el lugar. “Además, la JCA no monitorea ni hace pruebas de radioactividad a las cenizas de carbón que permite depositar en el vertedero de Humacao. Tampoco se las realizó a las cenizas de la AES que permitió por muchos años depositar en caminos de comunidades y sobre los acuíferos del sur, y ser usada como relleno para la construcción de urbanizaciones y centros comerciales en muchos municipios, especialmente en el sur de Puerto Rico”.

Para el portavoz ambiental el hallazgo del nuevo estudio de la Universidad de Duke, agrega una prueba más que abona a la preocupación sobre los riesgos ambientales y para la salud humana, debido a la ceniza de carbón, lo que debería llevar al gobierno de Puerto Rico y a las agencias a re-evaluar el uso de quemar carbón para generar energía y prohibir definitivamente el depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico.

Proporcionado por el autor vía correo-e

La crisis del agua en Salinas: Crónicas de un racionamiento anunciado / Víctor Alvarado Guzmán

Por: Víctor Alvarado Guzmán
Portavoz Comité Diálogo Ambiental, Salinas

2014-10-04%2B12.34.42.jpg
Al leer el anuncio de que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) ampliaría el histórico racionamiento de agua a más sectores en Salinas y Guayama, no pude dejar de pensar en que hace cerca de 20 años organizaciones ambientales habían advertido que la falta del preciado líquido podría ocurrir si seguíamos maltratando nuestro acuífero.

En 1996 se fundó el Comité Diálogo Ambiental de Salinas y una de sus primeras luchas comunitarias fue contra la pretensión de establecer un vertedero multi-regional en terreno salinense. Esa lucha duró 6 años. Pero en poco tiempo nos dimos cuenta que el problema principal con ese proyecto era su efecto en el acuífero. El mega vertedero quería establecerse sobre una recarga importante del acuífero del sur, lo que hubiera afectado los abastos de agua. De hecho, el proyecto se detuvo cuando se descubrió que la Browning Ferris-Industries (BFI) había mentido en su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) sobre la conexión del subsuelo donde se pretendía depositar la basura y el acuífero.

El 12 de junio de 1999, Diálogo Ambiental convocó a la “Marcha por el agua”, recalcando la importancia de proteger la única fuente de agua de Salinas. En agosto de ese mismo año publicó un boletín llamado “AguaCero”, donde se hablaba sobre la importancia de proteger el acuífero y las amenazas constantes de contaminación. Bajo la campaña “No te tomes el riesgo” y “Porque el agua se contamina, cero vertedero en Salinas”, se logró detener el proyecto en el 2002 y se comenzó a levantar conciencia en la ciudadanía de la importancia del acuífero.

En el 2003, la ahora senadora María de Lourdes Santiago, escribió un artículo titulado “En donde brota el cactus”, donde describía algunos de los proyectos entre el Río Guamaní en Guayama y el Río Nigua de Salinas que dependían de inmensas cantidades de agua subterránea para funcionar. Desde la procesadora de pollos Canto Alegre (cerrada en el 2008), el campo de golf “El Legado” de Chi Chí Rodríguez (en quiebra en el 2011) y la planta de carbón AES (que ha regado sus tóxicas cenizas sobre terrenos y vertederos), todos son proyectos que utilizan o utilizaban cientos de miles de galones de agua diarios, lo que contribuyó a secar el acuífero. Sin olvidarnos los millones de galones diarios que utiliza la planta termoeléctrica de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). María de Lourdes terminaba su artículo diciendo que no se podía permitir “que mientras los golfistas, los constructores y hasta los pollos se lo beben todo, queden, rotos de sed, miles de puertorriqueños”. Palabras proféticas que nos lleva al asunto de la sobre construcción de casas.

2010-01-01%2B01.06.33.jpg
Entre los años 2000 y 2010, en Salinas llegó a proponerse la construcción de entre 3,000 a 4,000 nuevas casas, a pesar que en esa misma década la población salinense disminuyó, según el censo poblacional del 2010. En el 2005 el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) estableció una moratoria en la construcción de nuevos pozos, pero agencias como ARPE, AAA y la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe), continuaron dando permisos para construcción de nuevos proyectos de urbanización y centros comerciales. No se llegó a construir todos los proyectos propuestos, pero los que sí se hicieron aportan negativamente a la sobre extracción de agua y la impermeabilización de los terrenos: se saca más agua del acuífero pero entra menos.

A principios del 2011, mientras advertíamos que la crisis del agua en Salinas seguiría agudizándose por la sobre construcción de urbanizaciones y que el riesgo de quedarnos sin agua era real y el gobierno lo agudizaba por dar permisos indiscriminadamente, el ex alcalde de Salinas, Carlos Rodríguez Mateo, decía que ni 20 centros comerciales afectarían el acuífero, y junto a la Legislatura Municipal daban su endoso a la apertura del Pozo Buono en la comunidad de Godreau para llevar agua a las nuevas urbanizaciones. Esto a pesar de la evidencia científica presentada por los hidrólogos José Rodríguez del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) y Vicente Quiñones, asesor de la comunidad, sobre la situación crítica del acuífero y de las más de 400 firmas que se habían entregado en el 2010 en contra de la apertura del Pozo Buono.

Actualmente, según el DRNA, el acuífero de Salinas presenta un caso de sobreexplotación muy preocupante. En el caso de este acuífero, el mismo sirve como fuente de abasto para todo el municipio de Salinas. Al igual que el acuífero de Santa Isabel, la sobreexplotación del mismo ha causado un descenso de hasta 26 pies bajo el nivel del mar en los niveles freáticos. La intrusión salina se ha movido tierra adentro, limitando la potabilidad del agua en estas zonas lo que ha llevado a comerciantes y residentes a tener que cerrar sus pozos. En medio de una sequía que ha empeorado la crisis del acuífero, en Salinas y Santa Isabel se siguen construyendo urbanizaciones y proponiendo nuevos centros comerciales. Mientras el DRNA toma pasos para proteger y recuperar el acuífero, los municipios y las otras agencias siguen poniendo en peligro nuestros abastos de agua. Las administraciones municipales parecen no tener ningún plan sobre cómo manejar la realidad que nos impondrá el cambio climático, donde cada año la temporada de sequía podría extenderse.

ahorro-hogar-goteo-grifo.jpg
Recuerdo cuando algunas personas decían que los ambientalistas estaban en contra del progreso. Sin embargo, los ambientalistas tenían razón. El “progreso” al cual nos empujaron muchos desarrolladores, gobernantes y personas con poder económico, nos han traído a un mundo que imaginábamos sólo podía suceder en otros países o en la memoria de la historia pasada: cargar con cubitos de agua para bañarnos. Hace falta una planificación concertada, donde se le de participación activa a las comunidades, para tomar acciones dirigidas a proteger y renovar nuestro acuífero. No podemos vivir de sequía en sequía, esperando que un huracán nos salve, mientras las agencias siguen llenando los acuíferos con cemento. A ver si ahora le hacen caso a los ambientalistas.

Recibido vía correo-E

Campamento ambiental finaliza exitosamente

Convivencia Ambiental 2014

El Ambiente nos une y nos identifica

Por: Víctor Alvarado Guzmán

Portavoz Comité Diálogo Ambiental

Convivencia ambiental 2014 1Por octavo año consecutivo el Comité Diálogo Ambiental de Salinas realizó la Convivencia Ambiental José Ortiz Agront “Cheo Blanco” para jóvenes, durante la semana del 14 al 18 de julio de 2014.  Esta excelente actividad educativa y vivencial se realiza en coordinación con la Iniciativa de Eco Desarrollo de Bahía de Jobos (IDEBAJO) y el Depto. de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Convivencia ambiental 2014 2Este año, jóvenes coordinadores de Convivencia Ambiental desarrollaron la actividad y eligieron como lema: el Ambiente nos une y nos identifica. Las actividades y talleres se dirigieron a ofrecer experiencias que motivaran esa unión e identificación de los jóvenes con el Ambiente.  Algunas de estas actividades y talleres fueron: “Presentación sobre la situación ambiental en nuestro entorno” (realizado por jóvenes de Diálogo), limpieza y disfrute del Camino del Indio y Playa Escondida en la comunidad de Las Mareas, Charla-Caminata sobre la Arquitectura e Historia de Aguirre (Arq. Jorge Ortiz Colón), Observación e identificación de aves en Aguirre y en el Bosque de Jagueyes (José Claudio), navegando en kayaks desde la pescadería Raúl Maldonado de la Playa, Taller de Identidad: “Conociéndonos a nosotros mismos” (Dra. Astrid Morales), “Pintando el Ambiente” (pintor Nelson Sambolín), Poesía Ambiental (con el poeta José Santos) y Charla de Cultura e Identidad (con la poetisa Nora Cruz y el rapero Amaro).

Convivencia ambiental 2014 7Dos de las actividades de la Convivencia que más disfrutaron los jóvenes fue el Taller de Huerto Comunitario y Composta, y la visita a Cayos Caribe. “La más que me gustó fue ir a Cayos Caribe. Ya habíamos ido anteriormente y me trajo muchos recuerdos. Siempre esa visita es la que más me impresiona”, expresó la joven de 17 años Rut García Alverio, quien junto a su hermano Diego Alejandro de 15 años han participado de varias Convivencias.  Ambos coincidieron en la importancia de proteger y visitar lugares como Cayos Caribe, y que al grupo de jóvenes les gustó esa actividad porque algunos nunca habían visitado el cayo.  “La Convivencia ha estado buena. No se puede comparar con años anteriores porque cada año es diferente.  Cosas distintas, personas distintas. Me ha gustado que se ha variado las actividades. Por ejemplo los talleres de identidad, poesía, de pintura e ir a kayakear”, añadió Diego Alejandro.

Convivencia ambiental 2014 3Al finalizar la Convivencia, los jóvenes realizaron una evaluación y además de la variedad de actividades y lo divertida que fueron las mismas, resaltaron el elemento de las relaciones personales como algo importante. “Hemos hechos amigos, no solamente para esta semana sino para el futuro”, dijo el joven Hery Colón Zayas.  Palabras que son importantes al tener en cuenta que en esta Convivencia Ambiental participaron sobre 35 jóvenes de varias comunidades de Salinas (Mosquito, Brisas del Mar, Coquí, Aguirre, Las Mareas, Pueblo), Guayama, Arroyo, Caguas y San Juan.

Convivencia ambiental 6

De paraíso a desierto / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

De niño se extasiaba mirando, desde el valle costero, las montañas que tanto amaba y consideraba suyas. Las más cercanas siempre verde intenso en épocas de lluvia y verde pálido en sequía, pero siempre verdes. Las lejanas, verde opacado por la azul lejanía, pero siempre verdes.

De joven se adentraba en las montañas y descansaba bajo la sombra de los árboles. Se deleitaba oyendo el trinar de las aves que habitaban los montes y praderas aledañas. El canto de los ruiseñores, zorzales, bienteveos, reinitas, pitirres, chamorros, rolitas y las tórtolas aliblancas era música celestial para sus oídos. La algarabía que formaba la mezcla armoniosa de los cantos de las aves lo extasiaba. Admiraba los colores de los pájaros carpinteros picoteando los troncos secos en busca de insectos.  Le fascinaba mirar  el amenazante vuelo de los falcones cuando algún intruso ponía en peligro los huevos en sus nidos o a los polluelos que con sus picos al aire esperaban el regurgitar de sus padres. Más alto el majestuoso vuelo del guaraguao buscando su presa.

El joven se alimentaba de los árboles del campo que eran pródigos en ofrecer sus frutos. Las guanábanas, guayabas, corazones, anones, nísperos, guamás y mangós.

Se bañaba en las aguas cristalinas de las quebradas y se admiraba cuando el riachuelo La Joya fundía sus aguas con el río Niguas.

Entonces vino la debacle. El invasor quiso establecer un campo de entrenamiento militar donde predicar sus doctrinas belicistas para conquistar al mundo. Con su poder de conquistador expropió la tercera parte de las tierras de Salinas del Abeyno. Forzó a la gente que allí vivía a abandonar los campos de labranza y pastoreo y los hacinó en parcelas de terreno que los asfixiaban.

Una vez completado el asalto, comenzó el bombardeo. Noche y día se oía el rugir de los cañones, el talbleteo de las ametralladoras, los disparos de los rifles y el zumbido de los aviones caza perforando las montañas con sus balas. La paz huyó de la región.

US Property No TrespassingTras el bombardeo proliferaron los incendios forestales y con ellos la desaparición de los árboles y la huída de las aves. Se fueron secando los cristalinos manantiales y el terreno se tornó árido. Los rojizos almácigos a la orilla de la carretera fueron las últimas víctimas cuando levantaron una nueva verja para colgar el US Property No Trespassing. Hasta las arañas pelúas, que una vez sembraron el terror entre los reclutas, desaparecieron.

Nadie protestó. Solo un viejo que hoy contempla desde el llano costero sus queridos montes ahora desolados, secos como su piel. Condenado al ostracismo en su propia patria por su antiguo desafío, hoy continúa protestando por el desastre ecológico más devastador que han visto sus cansados ojos.

© Edelmiro J. Rodríguez Sosa, 28/feb/2012

Educar para celebrar la vida y la tierra / Leonardo Boff

Dada la crisis generalizada que vivimos actualmente, todas las educaciones deben incluir el cuidado de todo lo que existe y vive. Sin el cuidado, no garantizaremos una sostenibilidad que permita al planeta mantener su vitalidad, los ecosistemas, su equilibrio, y nuestra civilización, su futuro. Nos educan para el pensamiento crítico y creativo, para tener una profesión y un buen nivel de vida, pero nos olvidamos de educar en la responsabilidad y en el cuidado del futuro común de la Tierra y de la Humanidad. Una educación que no incluya el cuidado demuestra ser alienada e irresponsable. Los analistas más serios de la huella ecológica de la Tierra nos advierten que, si no cuidamos, podemos conocer catástrofes peores que las vividas este año de 2011 en Brasil y en Japón. Para mantenerse, la Tierra podrá, tal vez, tener que reducir su biosfera, eliminando especies y millones de seres humanos.Entre tantas excelencias propias del concepto de cuidado, quiero hacer hincapié en dos que interesan a la nueva educación: la integración del globo terrestre en nuestro imaginario cotidiano y el encantamiento por el misterio de la existencia. Cuando contemplamos el planeta Tierra desde el espacio exterior, surge en nosotros un sentimiento de reverencia al ver nuestra única Casa Común. Somos inseparables de la Tierra, formamos un todo con ella. Sentimos que debemos amarla y cuidarla para que nos pueda ofrecer todo lo que necesitamos para seguir viviendo.La segunda excelencia del cuidado como actitud ética y forma de amor es el encantamiento que surge en nosotros por la aparición más espectacular y bella que jamás ha existido en el mundo, que es el milagro de la existencia de cada persona humana individual. Los sistemas, las instituciones, las ciencias, las técnicas y las escuelas no tienen lo que cada persona humana posee: conciencia, amorosidad, cuidado, creatividad, solidaridad, compasión y sentimiento de pertenencia a un Todo mayor que nos sustenta y anima, realidades que constituyen nuestro Profundo.Seguramente no somos el centro del universo. Pero somos los seres portadores de conciencia y de inteligencia, por los cuales el universo se piensa, se conciencia y se ve a sí mismo en su espléndida complejidad y belleza. Somos el universo y la Tierra que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Esta es nuestra dignidad que debe ser interiorizada y que debe ser imbuida a cada persona de la nueva era planetaria.

Tenemos que sentirnos orgullosos de poder desempeñar esta misión para la Tierra y para todo el universo. Solamente cumplimos con esta misión si cuidamos de nosotros mismos, de los otros y de cada ser que habita aquí.

Tal vez pocos han expresado mejor estos nobles sentimientos que el eximio músico y también poeta Pau Casals. En un discurso en la ONU en los años 80 del siglo pasado, se dirigía a la Asamblea General pensando en los niños como el futuro de la nueva humanidad. Su mensaje vale también para nosotros, los adultos. Decía:

El niño tiene que saber que él mismo es un milagro, que desde el principio del mundo, jamás ha habido otro niño igual y que en todo el futuro, jamás aparecerá otro niño igual a él. Cada niño es unico, desde el principio hasta el fin de los tiempos. Así el niño asume una responsabilidad al confesar: es verdad soy un milagro. Soy un milagro igual que el árbol es un milagro. Y siendo un milagro ¿podría hacer el mal? No, pues soy un milagro. Puedo decir Dios o Naturaleza, o Dios-naturaleza. Poco importa. Lo que importa es que soy un milagro hecho por Dios y hecho por la naturaleza. ¿Podría yo matar a alguien? No. No puedo. ¿Y otro ser humano, que también es un milagro como yo, podría matarme a mi? Creo que lo que estoy diciendo a los niños, puede ayudar a hacer surgir otro modo de pensar el mundo y la vida. El mundo de hoy es malo; sí, es un mundo malo. El mundo es malo porque no hablamos a los niños así como yo les estoy hablando ahora y de la manera que necesitan que les hablemos. Entonces el mundo no tendrá más razones para ser malo.

Aquí se revela gran realismo: cada realidad, especialmente la humana, es única y preciosa, pero al mismo tiempo vivimos en un mundo conflictivo, contradictorio y con aspectos aterradores. Así y todo, hay que confiar en la fuerza de la semilla. Ella está llena de vida. Cada niño que nace es una semilla de un mundo que puede ser mejor. Por eso, es válido tener esperanza. Un paciente de un hospital psiquiátrico que visité, pirograbó en una tablilla que después me regaló: «Siempre que nace un niño es señal de que Dios todavía cree en el ser humano». No es necesario decir más, pues en estas palabras se encierra todo el sentido de nuestra esperanza frente a los males y las tragedias de este mundo.

Leonardo Boff
es un teologo de la liberación y autor de Cuidar la Tierra y proteger la vida, Nueva Utopía, Madrid 2011.

Fuente: RevistaFuente.com

Un Día Familiar en la Reserva Ecológica y Cultural de Planadas-Yeyesa / Wanda I. Rodríguez Rivera

Las primeras lluvias de mayo recibieron a un centenar de personas que acudieron solidariamente al Primer Día Familiar de Yeyesa, en una enorme finca ubicada en la montaña, en el barrio Lapa, sector la Yeyesa en el municipio de Salinas. Rodeados por el río y por una exuberante vegetación, flora y fauna endémica y nativa, el grupo comunitario local organizó con esmero la actividad.

Durante la mañana, el grupo coordinador liderado por Luis Santiago lograba con tesón y paciencia resolver cada detalle para que la ceremonia festiva, convocada domingo en la mañana, tuviera los resultados esperados. Poco a poco y con la esperanza de que la madre naturaleza despertara al sol, los invitados y participantes se acomodaron en sus respectivos puestos. Los  artesanos/as, talleristas, músicos y comerciantes eran oriundos de la región. Niños y niñas, jóvenes, madres, padres, abuelas y abuelos disfrutaban al aire libre de los exquisitos olores criollos que inundaban el lugar. La madre naturaleza parecía llorar de alegría porque se reunía su gente para rescatar, compartir y celebrar en familia, la historia de aquel sagrado lugar.

Casi a la una de la tarde, Pablo Martínez, ex residente de la comunidad y portavoz del Comité Ciudadanos en Defensa del Cerro Planadas y Áreas

Adyacentes Inc. junto al Arquitecto Jorge Ortíz Colom, del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) ofrecieron un recorrido histórico por el camino que conecta la Yeyesa en Salinas con el sector Planadas en Cayey. Todos corrían para no quedarse atrás. Vecinos aledaños y otros invitados pudieron observar el paisaje natural y parte de las ruinas de la casa dónde vivía el mayordomo criollo que solía custodiar el lugar.

¿Cómo era la vida en Yeyesa?

Entre los vecinos que acudieron al lugar se encontraba Alfredo Cartagena Rosario, hijo de aquel mayordomo que vivió por largos años en la Yeyesa. Alfredo, quien reside hace 25 años en Parcelas Vázquez narró que su padre trabajó para Don Cesario Echevarría, el dueño de la finca, quien era oriundo del pueblo de Cayey. Indicó que contrataban unas 15 a 20 personas por un año para talar la finca. “Salían de la caña y se venían para acá”, señaló Cartagena Rosario. “Para ese tiempo se ganaba $2.40 el día, $12.00 la semana [5 días] y cuando se acababa el trabajo acá [en la montaña] regresaban a la costa para trabajar en la zafra”, rememoraba Cartagena Rosario en su relato. Cuando terminaba el trabajo en la montaña, su madre, quien criaba ovejos y cabros mataba uno y hacía una fiesta. “Son valores que se han estado perdiendo”, dijo.  “En las mañanas ordeñábamos de 10 a 15 vacas diarias. Mientras se ordeñaba, mi madre preparaba un caldero grande de harina de maíz. Venía gente a comer y a buscar leche”, indicó.

Don Alfredo emocionado recreaba su vivencia. “Comíamos corazones y guanábanas que encontrábamos en los árboles, hasta por la tarde”, apuntó. Su madre preparaba arroz con habichuelas con sofrito que olía a campo, señaló. “Si había mestura, lo comíamos con gallina o cabro del país,”  dijo.

Alfredo, aunque señalaba con nostalgia que el lugar no será igual a como lo recuerda, dijo confiar que esta actividad familiar  fuera importante para la comunidad y estaba motivado con colaborar con la reconstrucción de lo que fue la casa de su infancia, como parte de los proyectos propuestos en la llamada Reserva Ecológica y Cultural Planadas/Yeyesa. Cartagena narró, además, que su padre vivió en la finca hasta el 1963, cuando la vendieron. Su padre no se fue lejos, se mudó a la comunidad de Parcelas Vázquez.

Luego de la caminata, el grupo de jóvenes de Diálogo Ambiental de Salinas ofreció un taller a los participantes sobre una de las frutas más importantes de la temporada: el mangó.  El llamado el rey de las frutas capturó la atención de muchos que terminaron aprendiendo sobre su importancia nutricional y ecológica y degustando su rico jugo.

Rosa Iris Casiano Colón, residente de la comunidad de Parcelas Vázquez, fue invitada a la Yeyesa  para ofrecer a los participantes su arte culinario. Pasteles, ayacas, empanadillas y arroz con dulce fueron parte de su oferta. Rosa, a quien le acompañaban su esposo y su hija, expresó no haber visto grandes cambios en el lugar. Ella subía a llevar almuerzo a sus tíos que trabajaban desyerbando los montes en la Yeyesa. “Desde mis quince años de edad no había venido a este lugar. Ahora tengo 64 años” expresó con emoción.

¿Qué es la Reserva Ecológica y Cultural de Planadas/Yeyesa?

La Yeyesa es parte de la Reserva Ecológica y Cultural de Planadas/Yeyesa. Ésta conforma  el   corredor ecológico que da continuidad e integridad a bosques que ya están protegidos, entre los que se encuentran el Bosque Estatal de Guavate/Carite, el Bosque Toro Negro, Las Tetas, el Bosque del Pueblo de Adjuntas, el Bosque La Olimpia, el Cerro Punta, el Monte del Estado, y otros bosques más pequeños. Se trata de una estrategia para reducir la fragmentación de los hábitats, evitar la degradación de los ecosistemas en el territorio montañoso del país y proteger la cuenca hidrográfica del Río Lapa.

El Río Lapa nace en la Cordillera Central en el Barrio Lapa de Cayey y corre hacia el Suroeste. A lo largo de su trayectoria, se unen a él importantes quebradas y manantiales hasta llegar al barrio Sábana Llana de Salinas. Allí se le une el Río la Maja o Jájome y juntos forman el Río Niguas que desemboca en el Mar Caribe, en las costas de Salinas. Esta cuenca suple de un manto de agua subterránea al acuífero del Sur. La cuenca hidrológica es parte fundamental en la preservación y la salud del acuífero. La importancia de la Yeyesa es tal que la consideran como estación relevo del acarreo intensivo de los bienes provenientes del litoral costero hacia los valles del interior.

Durante el Día Familiar de Yeyesa se llamaba a quien estuviera disponible para amenizar en la tarima. Jorge, Lola, Noel, Yaminette, Wandy, Adrian, y Rut respondieron al llamado. Anunciaron la  música, los talleres, la caminata, la rifa, el menú, y un mensaje de solidaridad con los vecinos adjunteños, quienes simultáneamente celebraban una marcha contra el gasoducto. Era el día de la defensa de la calidad de vida y nuestros recursos; eso era lo que movía a la gente a reunirse en la Yeyesa.

Al atardecer los artesanos/as, talleristas, músicos, comerciantes, niños/as, jóvenes, madres, padres, abuelas y abuelos esperaban atentos el sorteo de una modesta cerdita, que cuidaron con esmero los jóvenes durante todo el día familiar. La cerdita sería sorteada pro-fondos la Convivencia Ambiental de los jóvenes. El Arq. Jorge Ortíz Colom fue el agraciado de la rifa y compartiendo su gracia donó la cerdita a la comunidad de Parcelas Vázquez, de Salinas, que seguirá celebrando con esperanza la añoranza de volver juntarse en familia con más comunidades aledañas.

Wanda I. Rodríguez Rivera

Tomado de Prensa Comunitaria

Fotografias de Jorge Ortiz Colón y Ricardo Valle Pérez

Jóvenes ambientalistas exploran la Bahía de Jobos en Salinas / por Wanda I. Rodríguez Rivera

Como parte de los trabajos de seguimiento a un grupo de jóvenes participantes del proyecto Convivencia Ambiental, José “Cheo” Blanco Agront, coordinada por el  Comité de Diálogo Ambiental de Salinas, se realizó un viaje de campo por la costa del sector La Playa de Salinas. El viaje tenía como objetivo conocer importantes recursos de la zona, ver cómo se están afectando y descubrir cómo se pueden proteger. La costa, bordeada por agua y mangle, servía de escenario para re-descubrir un majestuoso ecosistema.

El sector de La Playa, ubicado dentro de los lindes que comprende la Bahía de Jobos  en Salinas, cuenta con importantes recursos naturales: playa, pozo de agua dulce, mangle, organismos costaneros, entre otros, que son fundamentales para el ambiente y la gente que allí habita.

Durante el recorrido nocturno, por el sector, bajo las estrellas y la luna nueva, se podían observar en el agua microorganismos vestidos de amarillos fluorescentes, que iluminaban sus cuerpecillos como cucubanos, mientras los jóvenes movían el agua de un lado a otro. Los dinoflagelados, también conocidos como candelillas, se encuentran en mares de todas partes del mundo y la Bahía de Jobos en Salinas no es la excepción.

Estos microorganismos se distribuyen en función de la temperatura, salinidad y profundidad del agua. La estrechez de la boca, la poca profundidad, sus niveles adecuados de salinidad y la particularidad de que están rodeadas de mangle, hacen de las bahías lugares propicios para encontrar las candelillas. Según varios expertos, entre ellos el profesor de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez, Juan González Lagoa, el factor de la temperatura del agua, que debe ser de 70 a 90 grados Fahrenheit, así como otras características relacionadas con la localización geográfica, topografía y clima, también proveen el ambiente para que las poblaciones de dinoflagelados puedan reproducirse de forma estable e iluminar la noche. La  agrónoma y bióloga Yaminnette Rodríguez, miembro del Comité de Diálogo Ambiental de Salinas, explicó que los dinoflagelados producen luz mediante un proceso químico en el que se unen dos sustancias orgánicas conocidas como luciferina y luciferaza. Cuando estas moléculas reaccionan, liberan energía en forma de luz. La mayoría de las especies son unicelulares y forman parte del plancton marino, pero también los hay de agua dulce y coloniales. Por ser productores primarios, constituyen una parte importante de la cadena alimenticia acuática.

El guía, Jorge Ortiz, mejor conocido como Yiyán, quien dirigió la expedición por el muelle y el pozo de agua dulce de la zona, contó que aún no existe documentación científica que valide que en ese lugar hay dinoflagelados comparables con los existentes en las bahías bioluminiscentes de Vieques, Fajardo y Lajas. Ortiz, aseguró que un interés por estudiar científicamente este escenario sería una gran aportación para sectores diversos como pescadores, residentes, ambientalistas, científicos, educadores y guías turísticos. Por otra parte, señaló que a pesar de que había luna nueva, era una pena que el área estuviera tan iluminada, ya que puede afectar la bioluminiscencia de los dinoflagelados. No obstante, recomendó el viaje por el área como una actividad eco-turística importante para aprender y disfrutar de la zona.

Para la mayoría de los jóvenes participantes era la primera vez que vivían una experiencia como esa. “Nunca había venido a este lugar”, expresó Adrian Alicea, quien reside en la comunidad de Mosquito en Guayama. Adrian con apenas 12 años, dijo con alegría y ojos luminosos que invitaría a sus amigos de la escuela, sus vecinos y a su familia a visitar de nuevo el lugar.

Para Adneris Hernández, madre de Joseph, otro de los jóvenes participantes, era la primera vez que conocía que en ese lugar que frecuentaba mientras trabajaba en un restaurant existieran los diminutos organismos que producían luz. “Me pareció muy buena la actividad porque son cosas que uno las puede ver, pero si uno no se acerca y las ve de verdad, no aprendemos lo que tiene la naturaleza. Nunca había visto dinoflagelados; parecían cachispitas en el agua”, expresó Morales.

Rut María Alverio Ramos, de 14 años, participante del proyecto y residente de Salinas, indicó que esta experiencia le sirvió para poner en práctica lo que había aprendido en su salón de clases. “Sólo había visto los dinoflagelados en libros y verlos de cerca y tocarlos me ha parecido una buena experiencia”. Señaló que no tenía idea de que podía encontrarlos tan cerca, en su pueblo de Salinas, e indicó además que si más jóvenes conocieran y vivieran esta experiencia se motivarían a cuidar nuestros recursos. Cree que habría que motivar fuertemente a sus compañeros de clase, quienes actualmente tienen otros intereses.

El grupo de jóvenes se reúne una vez al mes para acampar en diferentes áreas que componen la Bahía de Jobos y la región de la costa sur, para aprender sobre temas ambientales, fortalecer relaciones sociales y comunitarias, y desarrollar liderazgo. El objetivo es que desarrollen interés en proteger y defender los recursos ecológicos y sociales que habitan en su región.

Para obtener más información y colaborar con este grupo puede comunicarse a valvarados@gmail.com ó voluntariosprensagma@gmail.com.

Originalmente publicado en Prensa Comunitaria

La profecía Maya

Leo una noticia con la siguiente entrada:

 “La desaparición  de la civilización maya se debió a la depredación ambiental por la “excesiva tala” y desforestación y daños al sistema agrícola, asegura el arqueólogo estadounidense Richard D. Hansen.”

Aunque tengo claro que la caída de las civilizaciones humanas es causada por factores diversos y nunca por uno solo, la destrucción del hábitat precipita irremediablemente la extinción o emigración de las especies que lo habitan.

Hansen afirma que el hábitat en Mesoamérica que propiciaba el sistema social y económico, y por ende el Estado de los mayas, colapsó debido al “consumo conspicuo de los recursos naturales.” Tal depredación contra el ambiente causó deforestación y daños al régimen agrícola, lo que impidió cosechar la suficiente cantidad de alimentos para sostener la población de un territorio densamente poblado. Según Hansen las ciudades mayas del llamado período preclásico (1000 a.C.-150 d.C.) fueron “las más grandes del mundo en cuanto a su volumen, incluso las de mayor población en Mesoamérica”.

La conclusión de Hansen es producto de 30 años de estudio en la zona maya, durante los cuales recolectó evidencias arqueológicas, como polen, isótopos, cerámica y lítica, que le han permitido comprobar la agresión humana al ambiente.

La tajante conclusión deducida del estudio de Richard D. Hansen, encierra el significado profundo de la Profecía Maya. El fin de los grupos humanos surge a consecuencia de la disonancia entre la idea y los hechos, entre el ser humano y el contorno. Cuando se cierre el ciclo del tiempo proclamado por los Mayas, la armonía del ser humano con la naturaleza deberá ser restaurada. Después de las manifestaciones solares calculadas en el calendario maya en torno al 21 de diciembre del 2012, la humanidad viene obligada a comenzar la sanación del Planeta.  De lo contrario, destruiremos nuestro hábitat.

srs

El extraterrestre / Edwin Ferrer

Tal fue la fuerza de la explosión que deslumbraba.  Como si un lucero se hubiera desprendido del cielo y se precipitara a la Tierra.  Los jueyes del manglar  de Caño Hondo se dieron a la corrida y este objeto en forma de platillo abrió sus puertas dejando salir un hombre verde parecido al dólar.

Su misión era extraer sal para producir combustible en el planeta Centauro. Tomó un aparato alargado y lo enterró en el salitral para probar el nivel de salobridad y se dio cuenta que el espécimen estaba contaminado por cenizas carbonizadas. Curioso, el androide se echó a la boca un puñado de sal y cambió a un color magenta parecido a los habitantes del  lugar.

Pilotando la nave hacia la Hacienda Godreau encontró un pozo  abandonado de los que se utilizaban para la irrigación de los cañaverales y dijo:

—Ya que no puedo extraer sal, me llevare el agua de esta zona. Me disfrazaré de alcalde para que no se den cuenta que me robo el agua.

Como tenía facha de doctor le dieron acceso a todos los recursos del área. Uno a uno, fueron desapareciendo. Con la excusa de hacer viviendas para sus seguidores vació el acuífero. Su nave voló camino al Coquí y Aguirre, donde también se apoderó de la Central Aguirre. Muchos jóvenes lo miraban con descontento.

©Edwin Ferrer