El primogénito que NO fue redimido Samuel Caraballo López

Primogenito

Por Samuel Caraballo-López

Conságrame el primogénito de todo vientre.  Míos son todos los primogénitos israelitas y todos los primogénitos machos de sus animales. …le dedicarán al Señor el primogénito de todo vientre, pues estos le pertenecen al Señor. Cuando el faraón se empeñó en no dejarnos ir, el Señor les quitó la vida a todos los primogénitos de Egipto, tanto de hombres como de animales. Por eso le ofrecemos al Señor en sacrificio el primer macho que nace, y rescatamos a nuestros primogénitos (Éxodo 13: 2, 12-15).

El Evangelio de Lucas nos narra algunos de los pocos eventos canónicos relacionados a la niñez de Jesús.  En los textos correspondientes al 28 de diciembre de 2014, primer domingo de Navidad, Lucas 2: 21-40 nos narra tres (3) ceremonias de la tradición judía que Jesús y su familia cumplen a cabalidad:

  • La circuncisión del niño a los ocho días de nacido conforme a Levítico 12; 3. En esa ceremonia se le impone su nombre (Lucas 2: 21).
  • La Purificación de la madre según Levítico 12: 1-4; 6-8. Esta purificación ocurre 33 días después de la circuncisión del niño.  María y José por ser pobre solo se les impone dos tórtolas o dos pichones, uno como holocausto y el otro como sacrificio expiatorio para quedar purificada.
  • La consagración en el templo, que por tratarse del primogénito, conllevaba ciertas condiciones y detalles (Éxodo 13, 2, 12-15). Lucas utiliza la tradición de 1 Samuel 1: 21-28, que parece ser más antigua, para explicar el significado de este evento.

Es importante comentar que existe una intención teológica y de amplio significado en la forma en que Lucas aborda este relato.  En el Evangelio de Lucas es donde mejor podemos ver la combinación de revelación y razón en la redacción de los relatos sobre Jesús.   La ceremonia de consagración del primogénito, como lo presenta Lucas, tiene profundas implicaciones teológicas.  Los primogénitos de Israel, sean personas o animales, y las primicias o primeros frutos en el caso de lo vegetal, pertenecían de forma absoluta a Jehová.  Los primogénitos de animales puros o impuros podían ser redimidos dando otro animal a cambio, de lo contrario eran eliminados, los puros en el altar y los impuros sin derramar su sangre (Éxodo 13: 13).  Los primogénitos de las familias de Israel debían ser redimidos o rescatados de ser sacrificados por medio del pago de una cantidad en monedas (5 ciclos) o equivalentes.  Esto parece recordar alguna ceremonia pagana antigua en que los primogénitos eran sacrificados a los dioses (Génesis 22: 9-12).

Israel se niega a seguir esa antigua ceremonia y a partir de Números 3: 12-13; 8: 16-19, surge otra tradición en la que los levitas, como tribu de sacerdotes y servidores del templo, sustituyen el sacrificio de los primogénitos.  Al ellos estar al servicio del altar, redimen a los primogénitos de Israel, que eran propiedad absoluta de Jehová, al ser consagrados a partir del evento de la muerte de los primogénitos de Egipto, ya que el Señor había consagrado para El a los primogénitos de Israel (Éxodo 13: 14-16).

Lucas retoma esta tradición antigua de los primogénitos en la presentación de Jesús y declara que este ha sido dedicado completamente al servicio de Dios (Lucas 2: 22-24), emulando la narrativa de 1 Samuel 1: 21-28.   En ese pasaje María asume el rol de Ana.  Así que José y María, según Lucas, no pagan redención por su primogénito, sino que consagran a Jesús al servicio del Señor (vea Lucas 2: 49). Lucas enlaza toda esta consagración de Jesús con el mensaje del Ángel Gabriel en el 1: 35:

“El Espíritu vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por eso el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios”

Jesús fue consagrado a Dios y no fue redimido por pago alguno, sino que como Hijo de Dios, fue sacrificado en el altar del Gólgota, para que por medio de su sangre fueran redimidos todos los condenados de la tierra.  Nosotros los que estábamos esclavizados por los poderes espirituales de este mundo que manifestaban su dominio por medio de la ley, fuimos rescatados y adoptados como hijos legítimos y herederos de Dios, por medio del sacrificio de Jesús, que nació bajo la ley y cumplió con todos los requisitos de esta (Gálatas 4: 4-7). La consagración de Jesús como primogénito de Dios y su sacrificio, pagó totalmente el precio de nuestra esclavitud.  Navidad es la buena noticia de lo que  Dios hizo por medio de Aquel que se encarnó en el vientre de María y  fue consagrado como Hijo auténtico de Dios.

Feliz NAVIDAD Y un AÑO NUEVO repleto de bendiciones.

Realmente…. ¿qué sucedió esa noche? / José Manuel Solá

Escuchando esa canción y observando el vídeo, no puedo evitar preguntarme: ¿qué sucedió en Belén?, ¿cómo se sintieron los que estuvieron allí? Sabemos que no necesariamente fue en diciembre, no obstante, la cristiandad escogió estas  fechas para conmemorar ese histórico nacimiento. Así lo celebra medio mundo.

Debe haber hecho frío. El pesebre, o cueva, debe haber sido el lugar más pobre del mundo en que criatura alguna haya nacido, un lugar pajoso, maloliente, con escasa luz. Pero allí decidió nacer el Hijo de Dios, el Rey de Reyes. Entre animales humildes, un buey, un burrito y probablemente aperos de labranza. Ese fue su palacio en la tierra y por algo sería.

No estuve allí, naturalmente, pero puedo imaginar la escena. Pastores ateridos de frío, precariamente cubiertos con sus raídas mantas, al escuchar los primeros vagidos del  recién nacido, debieron acudir para ver lo que estaba sucediendo. Deben haberse detenido a la entrada del pesebre sobrecogidos por la escena y guiados por la luz de un astro nunca antes visto; llegaban por veredas, bajaban de los cerros cercanos sin decir una palabra. Presumo que lo único que se escuchaba era el canto de los grillos y la respiración reverente de todos. Adentro, el carpintero y su esposa contemplaban al niño con ternura llena de santidad. Y sólo habrán vuelto la mirada cuando advirtieron tres personajes que se acercaban a lomos de camellos.

¿Fue todo lo que allí pasó? Realmente… ¿sabrán los seres humanos qué sucedió esa noche?

Señor… permite hoy que mi corazón se haga humilde como aquel pesebre para que tu Hijo renazca en mí. Amén.

(José Manuel Solá)

Un libro que contraviene los deseos de Marta Romero

*Libro Marta Romero*

Recientemente fue presentado el libro Yo quiero que me olviden: historia de Marta Romero del bibliotecario y especialista en literatura puertorriqueña doctor Víctor Federico Torres.  Mientras se difundia vía internet la presentación a cargo del profesor Ramón Arroyo Carrión y la doctora Marilyn Montalvo, ambos miembros de la facultad bibliotecaria del la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, celebré que el autor quebrantara el deseo expreso de la biografiada de no ser recordada.

Yo quiero que me olviden es un afortunado tributo que rescata para la historia puertorriqueña la figura de una mujer que quiso que los años de su vida en el mundo de la farándula quedaran en el olvido tras su conversión en 1976 a una ideología cristiana pentecostal.

No es la primera vez que los conversos reniegan de la vida en el mundo tras la conversión. Esa dicotomía existencial entre la elevación espiritual y las pasiones vitales reducida a la frase “dejar el mundo” suele ser radical en los entornos fundamentalista al punto de desvirtuar toda racionalidad sobre el desempeño valioso que puede atribuirse a una persona previa a la conversión.

En el ambiente religioso, según se indica en la biografía, Marta Romero llevó una intensa vida como predicadora y misionera en negación a su reconocimiento como ícono del teatro nacional y primera dama de nuestra siembre tambaleante producción cinematográfica.

La biografía, prologada por el escritor Pablo Cabrera, traza la vida de Marta Romero desde su nacimiento en Ponce pasando por su incursión en la radio y teatro de su ciudad natal hasta que se convirtió en  la actriz más destacada de su generación. Sobresalió como cantante y actriz tanto en el cine como en el teatro, la televisión y los centros nocturnos.  Se considera el primer símbolo sexual construido por los emergentes medio de comunicación masiva del País, lo que la convirtió en una figura legendaria alrededor de la cual se tejieron mitos y relatos faranduleros.

El libro, producido por Publicaciones Gaviota, está ampliamente documentado y se nutre de testimonios orales de reconocidas figuras de nuestro país ligadas a la actriz, entre ellas Axel Anderson, Pablo Cabrera, Antonio Martorell, David Ortiz, Sharon Riley y Rafael Hernández Colón.

El libro puede solicitarse a través de www.libreriaisla.com o adquirirse en las principales librerías de Puerto Rico.

srs

El Cristo loco

por Aníbal Colón de La Vega

cristo1Hemos oído hablar del Cristo roto. Es hora de contemplar al Cristo loco, el predicador de un mensaje que es locura para unos, escándalo para otros. El hijo del carpintero dormía a la intemperie, no tenía dónde recostar su cabeza y apenas poseía vestimentas. Se metió en la boca del león, se enfrentó a sacerdotes, escribas y fariseos; habló de raza de víboras y sepulcros blanqueados; desafió a las autoridades civiles y llamó zorro a un político. Armó varios escándalos para preocupación del orden público.

Escogió pescadores como seguidores suyos y se alió a profetas radicales, como Juan. Amó a los pecadores, prostitutas, leprosos, publicanos, cobradores de impuestos. Dijo que las rameras nos precederían en el reino divino. Curó en sábado y defendió a los discípulos que arrancaban espigas de trigo en el día de reposo. Caminaba por los campos y comía donde le sorprendiera el hambre. La emprendió a latigazos contra los mercaderes del templo.

Propuso que entregáramos el manto al que pidiera la túnica. Despreció las riquezas, presentó a los niños como modelos, enalteció la despreocupación de los pájaros y lirios del campo. Predicó las bienaventuranzas como fundamento de la verdadera dicha del hombre. Instruyó sobre el perdón y se opuso a la violencia. Enseñó a no temer a los que pudieran darnos muerte. Nació, vivió y murió en condiciones muy difíciles; y la mayoría de sus partidarios lo abandonó a raíz de la crucifixión. Y existen otras acusaciones que omitimos por razones de brevedad. Según los criterios convencionales y la mentalidad común y corriente, este hombre está un poco desorientado y necesita ayuda urgente.

Salmo 13 y la madurez espiritual de Nelson Mandela

Salmo 13

 

¿Hasta cuándo, Dios, seguirás olvidándome? ¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?
¿Hasta cuándo sentiré angustia en mi alma y tristeza en mi corazón, día tras día?
¿Hasta cuándo mi enemigo triunfará a costa mía?
Dios mío, mírame y respóndeme!
Ilumina mis ojos para que no me duerma con los muertos,
y no diga mi enemigo que acabó conmigo,
ni mis adversarios se alegren al verme vacilar.
En cuanto a mí, confío en tu bondad;
conoceré la alegría de tu salvación
y cantaré al Dios que me ha tratado bien.

 

Los salmos bíblicos son ejemplos del egocentrismo que domina el contenido de las plegarias humanos a la divinidad.  El individualismo y el egoísmo de las súplicas cobra máxima expresión en el Salmo 13, que como indica el texto que presentamos a continuación ejemplariza un estado de pubertad espiritual. Por eso el autor, conocedor de la condición humana,  lo acoge como “…uno de  los salmos más humanos y que más se parece a nosotros”.

Pero el contraste esta planteado en el texto de Caraballo López en la figura del inmortal Nelson Mandela, que siguiendo las enseñanzas de Jesús,  hace de la hermandad y la solidaridad practica de vida.  La madurez espiritual implica, no solo reconocer los misterios de la voluntad divina, sino también la responsabilidad de los seres humanos frente a sus actos y aspiraciones.

Salmo 13: La “pubertad” espiritual

Por Samuel Caraballo López

De las lecturas para el 29 de junio de 2014, tercer domingo después de Pentecostés, seleccioné para la meditación el Salmo 13, un salmo espectacular porque tiene unas impresionantes características que quiero compartir contigo. Este salmo es corto, repetitivo, irracional, de mal humor, el salmista anda por la luna, suplicante, “corta vena”, desgarrador y perfecto. De hecho parece como si lo hubiese escrito un adolescente en medio de su crisis de la edad.

Cuando leo este salmo me rio, lloro, “pataleteo” y me lleno de esperanza. Así que no lo leas en voz alta, porque pensarán que estás neurótico. Sin embargo, para mí es posiblemente uno de los salmos más humanos y que más se parece a nosotros.

Nelson Mandela en su autobiografía escribe sobre una experiencia que lo marcó en su lucha, y que yo deseo compartir contigo como una cita directa:

Aquella misma noche tuve una reunión con algunos ministros de la Iglesia que trabajaban en los “townships” de africanos de Ciudad de El Cabo. Menciono esto porque la oración con la que uno de ellos abrió el encuentro permanece en mi memoria y se convirtió en una fuente de energía en un momento difícil. En primer lugar agradeció al Señor Sus dones y Su bondad, Su misericordia y Su preocupación por todos los hombres. Más adelante, se tomó la libertad de recordarle al Señor que algunos de Sus súbditos estaban más sojuzgados que otros, y que en ocasiones daba la impresión de que El no les prestaba atención. Pasó a decir, a continuación, que si el Señor no mostraba un poco más de iniciativa para dirigir al hombre negro hacia la salvación, el hombre negro tendría que hacerse cargo él mismo de la empresa. ¡Amén!

(Tomado de la autobiografía de Nelson Mandela, El largo camino hacia la libertad, 2013, pág. 275).

Este relato de Mandela nos habla de cómo se sentían algunos creyentes en medio de la situación desesperada de Sur África en medio de la opresión del Apartheid. Era tal la persecución y la injusticia que se cuestiona la manifestación explícita de la justicia divina. Sin embargo, la historia de Mandela nos demuestra que aunque pareció tardar la justicia que reclamaba la mayoría de la comunidad negra, esta llegó. “Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá” (Habacuc 2: 3)

El salmista expresa cuatro preguntas, que también son las nuestras: ¿Hasta cuándo me estarás ignorando? ¿Hasta cuándo te esconderás de mí? ¿Hasta cuándo permitirás que esté angustiado y sin respuestas? ¿Hasta cuándo el enemigo me estará oprimiendo? ¿Quién de nosotros en nuestra “pubertad” espiritual no hemos cuestionado a Dios sobre estos asuntos? ¿Cuánto de nosotros nos molestamos y deprimimos con Dios porque no responde a nuestras “pataletas”? Es por esto que este salmo es maravilloso porque es un espejo para nosotros.

Pero eso no se queda ahí, el salmista hace una petición extraordinaria…mírame, respóndeme; ilumina mis ojos (verso 3). Esta última petición me fascina…el salmista solicita que Dios le permita entender lo que está pasando; que él pueda entender la realidad y ver el actuar de Dios, más allá de sus propios prejuicios.

Un cántico que se ha hecho ya parte del culto cristiano expresa de manera dramática lo que el salmista está pidiendo: “Abre mis ojos, Señor, los ojos de mi corazón…Yo quiero verte.” Solo cuando el Señor ilumina nuestros ojos, podemos entender la realidad tal cuál es.

Pero yo confío en tu gran amor; mi corazón se alegra en tu salvación. ¡El Señor ha sido bueno conmigo! (Verso -5-6).

Nuestra petición en medio del “desasosiego” que nos provoca nuestra realidad, es “ilumina mis ojos Señor” para entender lo que realmente está pasando. Muchas bendiciones.

© Samuel Caraballo López

El dilema de la unidad de los cristianos

Opiniones / Religión

Invencibles!…”cuando hablamos con una sola voz

por Samuel Caraballo-López

Este domingo 1 de junio de 2014, es la antesala de Pentecostés, y el texto que sirve de base a esta reflexión lo encontramos en el Evangelio de Juan 17: 1-11. Este es la última oración de Jesús antes de ser arrestado, que en realidad, más que una oración es una construcción teológica de la comunidad joánica.

Padre celestial, dentro de poco ya no estaré en el mundo, pues voy a donde tú estás. Pero mis seguidores van a permanecer en este mundo. Por eso te pido que los cuides, y que uses el poder que me diste para que se mantengan unidos, como tú y yo lo estamos (Juan 17: 11, TLA).

En la iglesia en que crecí se cantaba un pegajoso corito que realmente representaba la visión correcta de lo que es la unidad en del Espíritu:

No me importa la iglesia que vayas
Si detrás del Calvario tú estás,
Si tu corazón es como el mío,
Dame la mano y mi hermano serás.
Coro:
Dame la mano, dame la mano, dame la mano
Y mi hermano serás (se repite)

La unidad no es cuestión de uniformidad, y mucho menos de coincidencia en todos los asuntos. De hecho desde sus orígenes el asunto de la unidad ha estado discutiéndose acaloradamente. Cuando miramos los Evangelios y las Cartas nos damos cuenta de inmediato que la unidad siempre estuvo en tensión en las primeras congregaciones cristianas.

En la Carta a los Efesios, se nos habla de la importancia de la unidad en la iglesia:

Hagan todo lo posible por vivir en paz, para que no pierdan la unidad que el Espíritu les dio. (Efesios 4: 3).

El escritor de los Efesios introduce el concepto Unidad en el Espíritu para referirse a la relación que debe existir entre los creyentes en Cristo. Luego de esta expresión, el Apóstol justifica su llamado a la unidad:

Solo hay una iglesia, solo hay un Espíritu, y Dios los llamó a una sola esperanza de salvación. Solo hay un Señor, una fe y un bautismo. Solo hay un Dios, que es el Padre de todos, gobierna sobre todos, actúa por medio de todos, y está sobre todos. (Efesios 4: 4-6).

Los Concilios de la iglesia de primeros siglos de la era cristiana, se realizaron con el propósito de consolidar la iglesia frente a amenazas internas y externas, y establecer credos, doctrinas y postulados que sirvieran de factor unificador a los creyentes, de tal forma que se pudieran articular las creencias de la institución y así evitar cismas. No fue fácil, ni lo es actualmente. De hecho en la actualidad se habla mucho de la unidad en la diversidad. Aunque la Iglesia ha utilizado el lema “en lo esencial unidad, en lo no esencial libertad”, lo difícil ha sido conseguir consenso en cuanto lo que es esencial y no esencial en la iglesia.

Desde mi perspectiva el capítulo 17 de Juan, plantea lo que es esencial para la unidad la iglesia; la fe en Jesucristo que nos lleva a una relación personal con El (verso 7-8) y el amor y poder que proviene de esa relación (versos 20-21). La unidad que Jesús plantea es aquella que tiene una confluencia cristológica. Conocer a Jesús es el principio y la fundación de la fe y la tradición cristiana. Conocer a Jesús produce una nueva vida nacida de Dios, “de lo alto” (Juan 3:3). Este punto es medular para entender la unidad en el Espíritu, al establecer por la fe una relación con Jesús, no solo encontramos el amor y poder de Jesús que nos hace nacer de alto, sino que encontramos a otros creyentes que han llegado a Jesús también, traídos por la misma gracia de Dios (verso 6). Al encontrarnos en Jesús nos hacemos uno con él, y entre nosotros. Esta unidad es un requisito “sine qua non” para ser testigos de Jesús en el mundo (Juan 17: 18).

La comunidad cristiana debe vivir unida en la fe en Cristo y en el amor, como signo elocuente para el mundo: “para que el mundo crea” (Jn 17,6-26). Es en esa relación con Jesús que se da la unidad en el Espíritu, que anhelamos. Por eso Jesús envía a los suyos al mundo, como ha sido enviado él por el Padre (Jn 17,17-19). En el envío, el discípulo recibe la autoridad para proclamar el Evangelio, que es confirmado por el poder del amor que se expresa en la unidad, y que a su vez confirma la palabra proclamada. Cuando la misión se realiza bajo las anteriores premisas, y solo así, ésta hace presente en el mundo la misión de Jesús. ¡Muchas bendiciones y preparémonos para Pentecostés!

Hambre y sed de Justicia / María del Carmen Guzmán

Tanta desesperación
Tantas guerras
Y rumores de ellas,
Tanto abandono
Tanto dolor…
Caminar hacia lo inútil,
Luchar contra molinos de viento
Agigantados por la desilusión.
Llorar ante las necesidades
Nuestras y ajenas.
Hambre y sed:
El grito de justicia
Ahogado en la garganta
Pegado al paladar seco,
Paralizado el corazón
Indiferentes
Los hombres
Cansados de luchar.
Pero llegaste tú
Con la única esperanza
De un nuevo amanecer.
Desde la Cruz
Nacer de nuevo
La tumba quedó vacía
Llegó la resurrección,
¡Bendito sea El Señor!

María del Carmen Guzmán

A MANERA DE SALMO

…………………………
Miércoles de Ceniza
………………………………

Soy olivo silvestre entre tus ramas.
Yo creceré en tus manos
y cantaré tus salmos y alabanzas
cuando la luna pase por los montes,
cuando todos los ríos de la vida
se levanten en medio de la aurora
para besar el sol
y seguiré la huella de luz de tus sandalias
y el olor de olíbano que vuela de la túnica
que descansa en tus hombros.
Sólo dí la palabra…

(c) josé manuel solá

.
El pescador con Celso Piña ft. Lila Downs
de bis528
Del disco sin fecha de caducidad.
Con imagenes de la playa de Chipegua, Oaxaca….Playa de pescadores.

Wakan Tanka

lakota3

****

Los Lakota, es uno de los siete pueblos confederados de la Nación Sioux de Norteamérica. Uno de los pueblos originarios confinado en reservaciones, enclaves coloniales establecidos por los Estados Unidos que sirvieron para justificar matanzas y guerras contra los pueblos indígenas.

El lakota es también el nombre de uno de los tres principales dialectos de la lengua sioux y que actualmente  hablan unas 30,000 personas. El significado de la palabra lakota se corresponde con la amistad entre los seres vivientes.

En la religión de los lakotas Wakan Tanka, que significa el Gran Misterio, es el creador de todo, la suprema divinidad que creó a los dioses, la naturaleza y la vida. 

Para los lakotas el Espacio Sagrado es el intervalo de tiempo entre la inhalación y la exhalación, es decir el punto de encuentro entre la vida y la creación. 

Los lakotas poseen una rica espiritualidad que descansa en un profundo respeto por todo lo visible e invisible. La educación tradicional enseña que la correcta manera de vivir es Caminar en la Belleza.

Se dice que uno Camina en la Belleza cuando el yo físico (la Tierra) se armoniza con el yo espiritual (el Cielo)   Ese equilibrio existencial supone “vivir para el espíritu pero con los pies en la tierra.”

Eso principios espirituales propician una vida de respeto hacia uno mismo, hacia el otro y hacia la naturaleza provocando un correcto equilibrio ecológico.

La cosmovisión de este antiguo pueblo amerindio privilegia sencillos principios de vida que las modernas religiones han olvidado.

Lakota

País Lakota

Día de Reyes en Las Mareas de Salinas: una promesa de reyes diferente

Día de Reyes Las Mareas 2010 4Todos vivimos entre historias míticas aunque sin darnos cuenta. Los mitos son aquellas historias o personajes que en todos los tiempos y en todas las civilizaciones han sustentado las constantes interrogantes del ser humano. Aunque en la experiencia cotidiana pasan inadvertidos, las costumbres y tradiciones ancestrales encuentran explicación en las creencias misteriosas y  mágicas de los mitos.

En la tradición católica, la promesa es una expresión de religiosidad popular que establece una relación mítica del ser humano con lo sobrenatural, para obtener un favor o dar gracias. La ofrenda o acción prometida a Dios, a la Virgen o a los santos, tiene carácter público una vez ocurrido el milagro o recibido el favor.  La obligación de testimoniar públicamente el favor recibido, para evitar el incumplimiento de lo prometido, explica por qué muchas de las devociones religiosas populares que se celebran periódicamente en nuestras comunidades, tiene su origen en el cumplimiento de una promesa.

La más festiva de las tradiciones puertorriqueñas alimentada por promesas de los fieles, es el Día de Reyes. Tanto proliferó la devoción popular a los Reyes Magos entre los puertorriqueños, que el 6 de enero se proclamó como un día de fiesta nacional.

Día de Reyes Las Mareas 2010 6La Promesa de Reyes se paga generalmente en una actividad vecinal la víspera o el Día de Reyes. Para la celebración de la promesa, lo típico es que se reúnen las personas convocadas para rezar oraciones o para cantar aguinaldos alusivos a Dios, Jesucristo, la Virgen y los Reyes Magos. Durante la celebración se reparten aperitivos, comidas, dulces y bebidas típicas.

Hace cerca de 60 años, la promesa de una joven viuda dio inicio a la Fiesta de Reyes que se celebra anualmente en el barrio Las Mareas de Salinas.

Doña Marta 2

Doña Marta

Doña Martina Díaz Sánchez, conocida como Doña Marta, enfrentó sola la crianza y el sustento de sus cinco hijos luego del fallecimiento de su esposo, el pescador Santos Estrada. Sembrando hortalizas, preparando hogueras de carbón vegetal y confeccionando alimentos para abonados que trabajaban en la caña, ganaba el dinero para sostener a su familia en medio de una comunidad donde la carencia eran la orden del día.

El panorama de pobreza y escasez que la rodeaba, estremecía sus fibras humanas y la convidaba a agradecer a Dios y a ser solidaria con sus vecinos.  Lo que tenía para dar a otros era parte de la comida que a diario le compraban los trabajadores del cañaveral. En ese afán, solía preparar bolas de pegao, las que repartía entre los que se acercaban a su casa a las horas de comida. En el tiempo muerto, la necesidad extrema rondaba por Las Mareas y aquellas bolas de pegao mitigaban la escasez.

Por eso, en agradecimiento a Dios por darle salud y los medios para sostener y criar su cinco hijos, hizo una solemne promesa a los Santos Reyes Magos. Prometió que cada 6 de enero celebraría el Día de Reyes con alegría, ofreciendo como regalo a todo el que llegara a su hogar platos y dulces típicos, confeccionados en los fogones de su casa.

Gertrudis Estrada Díaz

Gertrudis Estrada Díaz

La tradición de la Promesa de Reyes la siguió Gertrudis, una de las hijas de Doña Marta.  La mayoría de los hijos de Doña Marta tuvieron que emigrar hacia los Estados Unidos.  Solo Gertrudis permaneció junto a su madre en Las Mareas. Gertrudis fue fiel a la Promesa de Reyes iniciada por su madre, aun cuando las creencias religiosas de la familia y de la comunidad se iban trasformando. Los cambios dejaban atrás la costumbre de hacer y cumplir promesas, pero  Gertrudis permaneció fiel a la Promesa de Reyes de Doña Marta hasta su fallecimiento.

A la distribución de platos típicos, Gertrudis añadió el sorteo de juguetes y la repartición de dulces. Para seguir la tradición, contaba con el apoyo de su esposo Concepción Bonilla. Junto a Conce, dueño de un pequeño negocio de barrio, Gertrudis tuvo cinco hijas, Alba, Elizabeth, Elsie, Nilda Rosa y Grisela. Alba, la mayor y maestra bibliotecaria de la Escuela del Albergue Olímpico, indica que Mamá Trudi tuvo 11 nietos y murió a la edad de 80 años en el 2002. Gertrudis fue ama de casa pero en un momento dado, para educar a sus hijas, trabajó en la lavandería del antiguo Hospital Municipal de Salinas. La profesora Alba Bonilla reconoce que a la muerte de Gertrudis, la tradición de la Promesa del Día de Reyes cobró nuevos bríos, gracias al esfuerzo de su nuera Jackeline Vázquez Suárez.

Jackeline Vázquez Suárez

Jackeline Vázquez Suárez

Jackeline es una reconocida líder comunitaria, que durante diecinueve años ha sostenido contra viento y marea la tradición del Día de Reyes iniciada hace cerca de 60 años por la familia Estrada-Díaz.

Jackeline eliminó el sorteo de regalos porque le pareció que desfavorecía en ocasiones a los niños más desventajados económicamente y producía desilusión entre los que no recibían juguetes. Desde que en un sorteo se sacó la flamante bicicleta un niño que poseía dos, le hizo comprender que los regalos debían repartirse directamente a cada niño en particular. Se propuso desde entonces entregarles un regalo a todos los niños de la comunidad. Para ello levantó un censo casa por casa, preguntando los niños que había en cada casa entre las edades de 0 y 13 años. Descubrió durante el censo, que para la época navideña pernoctaban en el barrio, como visitantes temporeros unos veinticinco niños, para los que también destinó regalos.

El afán de entregarle un regalo a cada niño de Las Mareas sacó del hogar de la familia Estrada Díaz la repartición de juguetes. Cada año, miembros de la comunidad piden el honor de representar a los reyes y muchas personas participan en la preparación de las bolsas de regalo que recibirá cada niño. Otros colaboran aportando dinero o algunos de los juguetes que se repartirán, aunque la mayoría los compra Jackeline con dinero que ella y su esposo Pablo Rolón Bonilla, logran ahorrar durante todo el año.

A partir las 5:00 de la madrugada se inicia el recorrido de los Tres Reyes llevando los regalos a los niños casa por casa. Seguido de un séquito de vecinos y con una tumbacoco interpretando música alusiva a la navidad, los Reyes llegan hasta las puertas de los hogares recreando en cada una la visita que le hicieran los Magos de Oriente al divino niño Jesús hace dos milenios.

Voluntarios

Voluntarios

 
por Sergio A. Rodríguez Sosa
Fotos: Edgar A. González y Lilia E. Méndez
 p/d Aún se puede donar juguetes: Jackeline Vázquez – 787-543-9897