A propósito del llamado “día de la ciudadanía estadounidense” / por Rafael Rodríguez Cruz

 El servilismo de los anexionistas ha marcado la actitud de los estadounidenses hacia Puerto Rico

Ni se había efectuado la mitad del desembarco de las tropas estadounidenses en Guánica en 1898, cuando la clase política anexionista puertorriqueña proclamó que la isla no tenía los medios económicos para sobrevivir sin la presencia del imperio. Esta afirmación falsa, que inicialmente no fue ni tan siquiera solicitada por las fuerzas asaltantes, le dio a Estados Unidos lo que este todavía no tenía: una justificación ideológica para la violación de los derechos supremos de nuestra nación. En realidad, las primeras expresiones intervencionistas del imperio en Puerto Rico destacaban que el propósito de la acción militar era, pura y simplemente, el apoderarse de los recursos de una isla a todas luces rica y autosuficiente. Todas las investigaciones por geólogos, climatólogos e hidrólogos llegados con las tropas estadounidenses afirmaban, precisamente, que Puerto Rico mostraba una riqueza y desarrollo social sin par en El Caribe.

Habría que señalar que los primeros en sorprenderse con las expresiones de los anexionistas del patio probablemente fueron los mismos invasores estadounidenses. En ninguna otra región anexada entre 1860 y 1898 por el ejército de Estados Unidos, se había verificado tal grado de servilismo por fuerzas simpatizantes del imperio. La burguesía anglosajona dominante en Hawái, por ejemplo, condicionó su apoyo a la anexión en 1892, y exigió de Estados Unidos concesiones importantes, en lo económico y político. Primero, la plena inclusión de Hawái en la tarifa azucarera. Segundo, el monopolio político sobre todas las islas del archipiélago hawaiano. Ante la renuencia del gobierno de Estados Unidos a negociar los términos de la anexión, la burguesía azucarera de Hawái impulsó una revolución armada y se constituyó en república soberana en 1892. Esa forma política duró hasta 1898, cuando los grandes intereses azucareros del archipiélago se impusieron a la voluntad del Congreso. Igual pasó en todos los territorios que vinieron a conformar la expansión territorial de Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX. Siempre hubo exigencias de los intereses locales y concesiones por parte del gobierno federal. Lo de Puerto Rico, la sumisión y falta de espina de los anexionistas, era algo único, que marcó un hito en la historia de expansión territorial del imperio.

¿A qué respondió esa afirmación falsa y alocada de los anexionistas del patio ante la invasión? Curiosamente, no respondía tanto a la presencia militar norteamericana, como a razones internas a nuestro país. Nos referimos al desarrollo desigual de la colonia en los últimos años de la dominación española. A partir de 1895, Puerto Rico había experimentado un rápido desarrollo económico, que se  alimentaba en gran medida de la fortaleza de nuestra moneda frente a la española. Aunque incipiente, por los estándares de los grandes países europeos, se trataba de un proceso de acumulación originaria de capital, que venía alimentado el comercio y la banca local. Los investigadores estadounidenses se dieron cuenta de esto y lo informaron sin dilación al Departamento de Guerra de Estados Unidos. Y todos, sin excepción, destacaron que las grandes oportunidades de inversión, así como los recursos más importantes, no estaban en San Juan ni al norte de la Cordillera Central, sino al sur. Desde el día 1 de la invasión, la atención de los inversionistas se centró en la región costera que va de Guayama a Cabo Rojo. Uno tras otro, los informes preparados para el U.S. Geological Survey destacaban a Ponce y Mayagüez como las ciudades no solo más bellas de Puerto Rico, sino como las más productivas económicamente. La Playa de Ponce y la bahía de Jobos llamaron en particular la atención de los intereses azucareros. Ponce interesaba por su dinamismo comercial y Mayagüez, por su clase de hacendados. En ese inventario de recursos y desarrollo urbano, la ciudad de San Juan salía siempre algo mal parada. La capital era vista por los invasores como la urbe puertorriqueña de mayor desigualdad social, la menos pulcra y la que tenía más políticos estériles. Mientras los investigadores estadounidenses no encontraban suficientes elogios para las ciudades del sur, era muy poco lo que decían efectivamente de la «ciudad de los políticos», o sea, de la capital, salvo por la majestuosidad de sus murallas.

San Juan, sin embargo, sí tenía algo que podía servir al imperio: una clase política anexionista dispuesta a justificar el coloniaje. Además de no tener la más mínima fibra de integridad nacional, esta clase se erigió en la defensora de un coloniaje inclemente. Mintieron, lo pintaron como una  necesidad histórica, y se consagraron a defenderlo.

Hay que pensar detenidamente en cuál habrá sido el impacto emocional y psicológico de esta acción vil de los anexionistas sobre la conciencia de las masas trabajadoras y campesinas de la isla. Puerto Rico era en 1898 el paraíso de la pequeña propiedad campesina. Gracias a ello era, para usar las palabras de National Geographic, la más próspera de todas las islas antillanas. Ese sistema de pequeña propiedad, que tantos halagos recibió de U. S. Geological Survey, era el recurso económico principal de la mayoría de la población puertorriqueña. Además de suplir las necesidades alimenticias de la población, daba vida a una exportación de medios de vida a islas vecinas. De hecho, si algo era patente en los informes del U.S. Geological Survey era la relativa «felicidad colectiva» existente entre los puertorriqueños, particularmente en el campo. ¡No podía ser de otro modo! El modo de producción de la pequeña propiedad, dominante en Puerto Rico en 1898, no era un legado de las plantaciones esclavistas ni del feudalismo ni de los privilegios mercantiles de los españoles. Fue creado, mantenido y reproducido, desde la tercera década del siglo XIX, por la gran masa de trabajadores del país. Era, efectivamente, el sector económico más democrático de nuestra sociedad. Así lo sentía la gran masa de la población, y no hay una sola razón para ponerlo en duda.

En 1898, respondiendo a motivos completamente mezquinos, la clase política anexionista del país, enarboló la mentira de la pobreza de Puerto Rico para mostrarse útil ante el imperio. Fue un acto de una bajeza enorme, que en nada reflejaba la realidad económica y social del país, según los propios datos de las agencias federales. No se equivocaron, pues, los invasores cuando detectaron en San Juan la presencia de una clase política, corrupta, improductiva y dispuesta a todo para preservar un puesto en la administración de la colonia.

Hoy, los tataranietos de aquellos políticos infelices que, en el 1898, no tuvieron la valentía de defender la tradición democrática de nuestro país, reflejada ante todo el vibrante sistema de la pequeña propiedad, vuelven de nuevo a enarbolar la mentira como instrumento para seguir robando y viviendo del sufrimiento de nuestra nación. Y eso ha de seguir así, como dijera Albizu Campos, a menos que surja una reacción de intenso nacionalismo que logre sofrenarlo.

© Rafael Rodríguez Cruz

El neoliberalismo en Puerto Rico / por Carlos Pérez Morales

El neoliberalismo es una ideología política-económica que respalda los principios clásicos como el laissez-faire, defiende el mercado abierto sin regulaciones, la propiedad privada, la intervención del estado para conseguir la liberalización del mercado mediante leyes y reglamentos y la privatización de las empresas públicas gubernamentales.

Es una ideología diferente al liberalismo en término que ha adoptado prácticas económicas nacidas posteriormente a su establecimiento.

Los primeros países en abrazar el neoliberalismo como práctica económica además de Inglaterra en tiempo de Margaret  Thatcher,  fueron:  Estados Unidos en tiempos de Reagan y Chile con la dictadura militar de Pinochet. Éste gobierno este tuvo asesorado por la llamada “escuela de economía de Chicago” representada por economistas chilenos conocidos como los “Chicago Boys.” Milton Friedman y Arnold Harberger, partidarios del neoliberalismo fueron sus profesores en la Universidad de Chicago.

En Puerto Rico el neoliberalismo comenzó desde finales de la década del ´70, con la creación bajo la administración de Carlos Romero Barceló del ¨Consejo Asesor Laboral del Gobernador.¨ Desde entonces todas las administraciones gubernamentales han continuado aplicando esta práctica económica.  El gobierno ha privatizado la compañía telefónica, los servicios de salud incluyendo la venta a bajos precios de los hospitales públicos, el servicio de agua potable a una compañía francesa (quien la devolvió alegando grandes pérdidas). También el gobierno ha creado muchas compañías “Público-Privadas” otorgando contratos leoninos de larga duración. Entre éstas se pueden mencionar el aeropuerto internacional, varias carreteras expresos de peajes y se han identificado otras agencias y servicios para ser privatizados, como la lotería y la posible privatización de la Corporación del Fondo de Seguro del Estado.

De acuerdo a  Carlos Vaquero – en su artículo titulado  “Neoliberalismo y mercado de trabajo”

“los sindicatos son vistos como una interferencia, la flexibilidad se convierte en la nueva ortodoxia y se reforman la mayoría de las leyes que protegían el mercado de trabajo.” En relación a  los convenios colectivos, el gobierno de Puerto Rico, ha ejercido y legislado varias prácticas conducentes a la reducción y eliminación de derechos adquiridos. Entre ésta están, la congelación de los convenios colectivos en el gobierno central y las corporaciones públicas. La reducción del salario a un 50% a los trabajadores que se inician en el trabajo asalariado, la reducción  a $600,00  y en algunos casos la eliminación del bono de navidad, la reducción de las licencias acumuladas, tanto por días de vacaciones como de enfermedad y otros beneficios.

El neoliberalismo es la acumulación de ganancias, independientemente de las consecuencias para el pueblo trabajador.  Desde su implementación en Puerto Rico, la pobreza ha aumentado y ha alcanzado la cifra del 60% de la población.  No sólo en Puerto Rico el neoliberalismo nos ha afectado si no que se ha producido un aumento en las desigualdades en el planeta,  relacionado con un crecimiento de la pobreza y la exclusión la sociedad.

En conclusión esta práctica económica ha perjudicado a Puerto Rico, limitando los beneficios laborales, aumentando la pobreza y la desigualdad social.

 © Carlos Pérez Morales

Información general aquí

Abren Ventana al Mar Caribe

La promoción del turismo en el Pueblo del Mojo Isleño cobra nuevo impulso con la apertura del mirador Ventana al Mar Caribe, un centro turístico en la zona antigua de La Playa de Salinas.  Esta edificación consolida la importancia socioeconómica de la Ruta Gastronómica establecida hace par de años en el litoral del municipio de Salinas.

La construcción de este mirador marítimo, impulsado por la administración municipal encabezada por la alcaldesa Karilyn Bonilla, mejora la infraestructura de la Avenida Ladí (carretera 701) aledaña a los restaurantes Ladi’s, El Roble y el Balcón del Capitán.

Ventana al Mar Caribe consiste de una plaza con muelle y espacios para mini empresas que ofrecerá servicios diversos.  Este atractivo balcón con vista al mar Caribe fomentará el desarrollo económico mediante el establecimiento de pequeños negocios dedicados a la venta de artesanías, los deportes acuáticos, la pesca y los paseos turísticos por el fascinante ecosistema costanero de Salinas.

El mirador recreativo turístico Ventana al Mar Caribe será inaugurado este viernes, 4 de noviembre, desde las 2:00 de la tarde durante una ceremonia de pueblo en La Playa de Salinas y en medio de las delicias del Festival Gastronómico El Mojo que se celebra cada primer viernes de mes en esa ciudad sureña.

srs

bienvenidos-a-salinas

Fotos: Noticias de Salinas (Página Oficial)

Indicadores Sociales y Económicos del Municipio de Salinas

Salinas ocupa la posición #8 en tamaño y la #45 en población entre los 78 municipios de Puerto Rico.

Según el censo del 2010 la población de Salinas era de 31, 078 habitantes.  Los datos del 2010 indican que el 75.8% tenía más de 18 años.

Igualmente, el 63.1% de la población mayor de 25 años posee diploma de cuarto año o más.

El ingreso per cápita en el municipio rondaba los $6,944, es decir, $3,411 menos que a nivel nacional.

Más de la mitad (55%) de los habitantes mayores de 18 años tenían ingresos por debajo del nivel de pobreza.

Posiblemente, siguiendo la tendencia en todo el país, la población disminuye y la pobreza aumenta.

En 2015 la tasa de desempleo alcazaba el 24.3% según informó el DTRH, es decir que 24 de cada 100 personas del grupo laboral carecen de empleo.  El informe señala que 1, 940 personas estaban desempleadas, de una fuerza laboral de 7,960.   Ese mismo año el empleo total fue de 6,020.

El presupuesto aprobado por el Gobierno Municipal en el año fiscal 2014-2015 sumó $12,246,699.  La cifra representa una inversión en los servicios municipales menor de $400 per cápita. Al cierre de ese año fiscal el municipio tuvo un déficit de $2,374,076. La deuda pública de Salinas suma $16,695,000.

 

indicadores-del-municipio-de-salinas-municipios-salinas-pdf-2

 

indicadores-municipios-salinas-pdf-2-2

 

La imagen de Panamá / Carlos Pérez Morales

Opinión

Con la divulgación de 11.5 millones de documentos del Estudio Legal Fosack-Fonseca, quedó al descubierto una enorme cantidad de información sobre las cuentas “Offshore” en la banca de Panamá. Este estudio legal internacional está dedicado a la apertura de este tipo de cuentas. Los depósitos se hacen desde países extranjeros. Una gran contribuciónόn que el mundo entero recibió por esta revelación fue el conocimiento con pruebas, de la gran corrupciónόn que existe entre la elite econόmica, política, deportiva, financieras y artística a nivel mundial.

Los documentos revelaron también la complicidad del Centro Internacional Bancario de Panamá. Este sistema utiliza el “secreto bancario” para ocultar millones de dόlares que se envían a Estados Unidos, y así colaboran con el manejo ilícito de dinero. El gran peligro que presenta este tipo de cuentas es que las mismas se prestan para el lavado de dinero procedente del narcotráfico y para financiar el terrorismo.

Como Panamá tiene fronteras con Colombia, mayor productor de drogas en Amėrica, es muy fácil que los narcotraficantes utilicen este país para lavar el dinero mal habido. Este fenόmeno, ha permitido en gran parte, el crecimiento econόmico que ha ocurrido en Panamá durante las últimas décadas. Uno de los renglones econόmicos donde se invierte esta riqueza es en la construcción.  Panamá es el único país latinoamericano con una gran cantidad de rascacielos. Los mismos permanecen cerrados durante casi todo el año.

Otro escándalo que alcanza proyecciόn internacional fue la inclusiόn de Panamá en la “Lista Clinton de Estados Unidos.” La misma representa que esta empresa no puede hacer ningún tipo de negocios en Estados Unidos y tampoco con sus ciudadanos de ese país. Esto se debiό principalmente a la acusaciones que fueron sometidas en Florida, contra algunos miembros de la poderosa familia Waked, dueños de múltiples empresas en Panamá. Estas acusaciones son por narcotráfico y lavado de dinero. Las empresas de la familia Waked son conocidas como grupo WISA, y están compuestas de cadena internacionales de tiendas lujosas en las zonas libre de impuestos, en los diferentes aeropuertos y fronteras, principalmente en Amėrica Latina. El Grupo WISA es el dueño de otras cadenas de tiendas de lujo, del lujoso Centro Comercial SOHO en Panamá, de bancos y de perfumerías.  A pesar de que se fundό en Colombia, sus principales negocios están en la República de Panamá.

La inclusión de la familia Waked en esta lista ha generado desasosiego en Panamá y otros mercados latinoamericanos.  Los más afectados por este asunto, además de la familia Waked ha sido la oligarquía de Panamá. La imagen de este país en el mundo se ha distorsionado, pero no aparenta haber causado mucho daño comercial a este país. Su Centro Bancario Internacional, sigue funcionando y los depósitos siguen llegando. El gobierno de Panamá ha desarrollado una costosa campaña internacional, para contrarrestar los posibles efectos que este asunto pueda tener. Con estas experiencias se ha fijado la imagen de Panamá, como una lavandería.

©Carlos Péres Morales

Los Bonos de la Libertad y Manuel González

por Sergio A. Rodríguez Sosa

Buy war bondsLa fotocopia de una página del Puerto Rico Ilustrado encontrada entre los documentos del Centro de Documentación Obrera Santiago Iglesia Pantín revela un dato curioso del acaudalado terrateniente español  Manuel Gonzales Martínez relacionado con los Bonos de la Libertad emitidos por Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial.

El bono es una herramienta financiera que utilizan las jurisdicciones políticas para  obtener dinero prestado con la obligación de pagar el principal e intereses al finalizar un término determinado.  El dinero obtenido con la venta de bonos se justifica para el financiamiento de obras y programas gubernamentales que rebasan los recursos financieros regulares de un gobierno.  Como es sabido estos empréstitos utilizados irracionalmente y engordando actividades corruptas han endeudado a muchos países causándole graves crisis económicas.

Los bonos de guerra lo utilizaron algunos países para financiar las operaciones militares durante conflictos bélicos.  En Estados Unidos a estos instrumentos financieros se les llamó Bonos de la Libertad durante la Primera Guerra Mundial.  Llamarlos así tenía la intención de enardecer el patriotismo de los estadounidenses y mover la opinión pública a favor de la intervención de sus tropas en la guerra europea y por ende, motivarlos a comprar los bonos.

Una intensa propaganda se llevó a cabo para instar a los ciudadanos a comprar bonos, la mayoría de los cuales desconocían el mundo de las inversiones financieras. Prontamente prevaleció la idea de que comprar bonos era un acto patriótico y de lealtad a los Estados Unidos, aunque el saldo financiero final no fue exitoso.[1]  El mensaje propagandístico era que cualquier ciudadano común y corriente podía comprar los bonos y redimirlos una vez pasada la guerra. A los que no se entusiasmaban con la idea se le miraba con recelo.

En 1913 el presidente Woodrow Wilson nombró gobernador de Puerto Rico a Arthur Yager, un condiscípulo suyo en la Johns Hopkins University.  Yager se desempeñaba como presidente del Georgetown College en Kentucky desde 1908.  El nuevo gobernador fue inaugurado el 20 de noviembre de 1913 y ocho meses después se desató la gran guerra europea.  Lo que se pensó sería una guerra corta se complicó al punto que otros países entraron al conflicto.  En abril de 1917 ante los avances del ejército alemán Estados Unidos entra en la guerra.

Consumado el ingreso de Estados Unidos a la guerra se aprobó una ley de emergencia que autorizó emitir bonos  de guerra por la cantidad de  $5,000 millones  a 3.5 de interés.  Prontamente los Bonos de la Libertad se estaban ofreciendo por todo Estados Unidos y sus colonias de ultramar para que lo recaudado pagara gastos bélicos.

La Oficina de Asuntos Insulares del Departamento de la Guerra envió a Puerto Rico la cuota de Bonos de la Libertad que le tocaba vender al gobierno de Arthur Yager.  El gobernador recibió bonos de distintas denominaciones por valor de $250,000, una respetable suma de dinero en aquellos años. Yager tenía que buscar compradores entre la clase adinerada de la empobrecida Isla al tiempo que implantaba el reclutamiento de jóvenes puertorriqueños para enviarlos a la guerra.

Se dice que Yager era un hombre indeciso que no tenía idea de cómo abordar a los adinerados del país para pedirle que compraran Bonos de la Libertad. Una buena parte de los ricos eran españoles y se dudaba de sus simpatías hacia los Estados Unidos.

En la página suelta del Puerto Rico Ilustrado[2] que llegó a nuestras manos, y cuya fecha aún desconocemos, se explica cómo logro Yager vender los Bonos de la Libertad que le encomendó el gobierno de los Estados Unidos.  En el artículo se escribió lo siguiente:

“Alguien sugirió a Yager, que quizás don Manuel González, el rico estanciero de Salinas, que era a la vez Jefe de la Colonia Española en la Isla, podría ayudarle a colocar parte de esos bonos. Yager aprovechó la insinuación y mandó a buscar a don Manuel y ¡cual no sería la sorpresa del Gobernador cuando don Manuel, al saber que se trataba de colocar $250,000 de Bonos de la Libertad, le dijo: “¡Yo me encargo de colocar toda esa cantidad entre mi gente! ¡Así podrá usted pedir otra cantidad y colocarla usted por su cuenta!”  Efectivamente la Colonia Española, por conducto de don Manuel González, compró el cuarto de millón de dólares en Bonos de la Libertad.”

Para Manuel González Martinez el favor hecho al gobernador Yager  era de mucho provecho personal y no representaba ninguna pérdida.  El astuto terrateniente asturiano radicado en Salinas mató dos pájaros de un tiro: aplacó la desconfianza  sobre la lealtad de la Comunidad Española en torno a los Estados Unidos y se aseguró de recuperar el dinero invertido, aunque con una ganancia monetaria ínfima.

© Sergio A. Rodríguez Sosa, 2016.

[1] Kang, S.W., & Rockoff, H. (2006). Capitalizing patriotism: the liberty loands of World War I.  Cambridge, MA: National Bureau of Economic Research.  Disponible en http://www.nber.org/papers/w11919.pdf

[2] CDOSIP. Fondo Santiago Iglesias Pantín. L 55, Caja 31-55, f 3-5

 

 

 

El Centro para la Nueva Economía es escogido entre las mejores incubadoras de ideas (think tanks) del mundo

Por tercer año consecutivo el Centro para una Nueva Economía es incluido en el Informe 2015 Global Go To Think Tank Index entre las mejores incubadores de ideas (think tanks) del mundo.

Informe 2015 Global Go To Think Tank Index
Primeros Think Tanks por país

CNE Tanques de ideas

El 2015 Global Go To Think Tank Index es un prestigioso índice mundial de tanques de ideas que es publicado anualmente por la Universidad de Pensilvania y busca reconocer las mejores prácticas de distintos tipos de tanques de ideas alrededor del mundo. Este año, 6,846 tanques de ideas fueron invitados a participar del proceso evaluador, que incluyó 4,750 especialistas, forjadores de política pública, periodistas y donantes públicos y privados alrededor del mundo. Entre los criterios que fueron usados para la selección están:

Rigurosidad, calidad, independencia, compromiso, acceso, reputación, capacidad, impacto. liderato y utilidad.

El 2015 Global Go To Think Tank Index incluyó este año a CNE en tres categorías:

  • Top Think Tanks to Watch
  • Best Independent Think Tanks
  • Top Think Tanks in Central and South America

Si deseas ¡Súmate al esfuerzo de esta incubadora de ideas que prestigia a Puerto Rico!

 

Resistiremos

Todo el sendero de la vida no es otra cosa que un reto que pone a prueba tu actitud ante las situaciones enfrentadas. No todas llegan sin dolor, escasez o tristezas. 

De la mano de la tenacidad, la solidaridad y la diligencia serás capaz de una actitud positiva ante las adversidades personales y colectivas.   

De la mano de la indignación dinámica serás capaz de exigir cuentas y sanear el contexto alienante que empobrece tu vida.

De la mano de la resistencia serás capaz de recuperar la dignidad del trabajo, con la cual, por ti mismo, derrotarás el miedo que te impide conquistar tus aspiraciones.

Una pizca de patriotismo será suficiente para unir tu voluntad a la voluntad de los que construyen un nuevo país.

Grecia y el cambio de época / por Alfredo Serrano Mancilla)

Los “expertos” no contemplaron la variable “pueblo” en sus modelos econométricos. Todo estaba bajo control hasta que la mayoría ciudadana griega respaldó una propuesta política diferente a aquella dictada por la Troika. La democracia tiene este tipo de caprichos: depende de la voluntad de su pueblo. La economía sin política corre siempre el riesgo de descuidar esta particularidad creyendo que todo gira en torno a dogmas incuestionables, sin cabida para referéndum.

Y resulta que no. Resulta que a un país de la periferia europea, Grecia, de unos 11 millones de habitantes, se le ha ocurrido la trasnochada idea de consultar a su ciudadanía por qué camino seguir ante una situación verdaderamente insostenible.

La decisión es elegir entre: 1) seguir con lo que se ha venido haciendo por parte de los gobiernos anteriores (Nueva Democracia y PASOK) que ocasionó la caída del caída del 25 % del PIB, 26% de desempleo, 52% de desempleo juvenil (el más alto de Europa y tres veces superior al índice anterior a las medidas de austeridad), 45% de pensionistas pobres y 40% de los niños bajo el umbral de la pobreza; ó 2) al menos intentar otra forma de hacer las cosas aunque éstas no sean ni mucho menos fáciles dado que se arrastra una deuda elevadísima, tanto social como financiera, y con múltiples ataduras y condicionantes en el seno de la propia UE.

Contado así, parece natural que los griegos hayan decidido abogar por la opción “más vale lo desconocido que lo malo conocido”. Suena racional que la mayoría se haya decantado por nuevas recetas a sabiendas que las prescripciones del pasado han condenado a un empobrecimiento sin parangón en la historia del país heleno. Sin embargo, este hecho ha sorprendido a propios y extraños porque en casi 70 años de historia oficial del FMI, ningún país del primer mundo había llegado a este escenario, esto es, el impago del crédito.

Es la primera vez que un país-satélite en la zona central decide desacatar una orden dada. La periferia europea se revela así contra su centro de gravedad en la misma línea de lo que ha venido aconteciendo desde hace unos años en muchos otros países de la llamada periferia mundial. La diferencia estriba en que esta vez quien desobedece está inserto en uno de los epicentros mundiales, es decir, en la zona euro.

A la periferia-absoluta (afuera de los países centrales) se le suma a periferia-relativa (adentro) en este intento de emanciparse. La rebelión de las periferias caracteriza indudablemente a este cambio de época del siglo XXI. Lo que Marx llamaba el viejo topo está emergiendo crecientemente en estos años en los que el capitalismo mundial deja demasiadas heridas sin suturar.

Ese topo, hoy llamado Grecia, irrumpe desde las resistencias subterráneas negándose a seguir bajo el mandato de lo que determina Alemania. Mañana podría ser España; pasado, Portugal. Lo que ayer era de sentido común, ahora ha dejado de serlo. Lo que antes era objeto de obediencia con cabeza cabizbaja, hoy se cuestiona con dignidad.

En esta travesía Grecia no está sola. Lo excepcional de este caso es que Grecia lo hace desde las propias entrañas de la Unión Europea y no por afuera. Pero son muchos los países que en este siglo se han unido sucesivamente a ese otro espacio económico-político no controlado desde el norte. Ese nueva zona geoeconómica sigue sumando socios que progresivamente van tejiendo nuevas alianzas por afuera del hegemón y de sus anillos centrípetos.

Esa suerte de gran periferia conforma en la actualidad nuevos polos constituyentes de otros pivotes geopolíticos no tradicionales. Los BRICS son el mejor ejemplo, pero también lo es Unasur o la CELAC en América latina; el G77 más China, las nuevas alianzas en Africa.

Seguramente la Europa mediterránea no se quedará atrás. Grecia ha abierto las puertas, no para salir de Europa sino para que Europa sea realmente Europa y no un eufemismo que sirve como disfraz para que el gran capital transeuropeo se esconda detrás de él. Este cambio de época iniciado en Europa, de la mano de Grecia, abre una oportunidad histórica para que el Sur deje su rol periférico.

Europa está en disputa. Y los del norte lo saben. Lo que está en juego no es exactamente la cuota-Grecia en el pastel europeo porque apenas representa el 2% del PIB, ni tampoco el valor de la deuda griega. Lo verdaderamente sustantivo es saber si la UE tiene todavía capacidad para revivir su modelo fallido hacia delante y el FMI puede salir indemne de esta mancha en su currículum; o si por el contrario, ambos saldrán renqueante irreversiblemente de este envite perdiendo legitimidad en el tablero mundial.

Grecia tiene en su mano, al igual que España podrá tenerlo en unos meses, la posibilidad histórica de escribir su propia Historia, reinsertándose soberanamente tanto en Europa como en el mundo, siendo parte de un nuevo Sur no periférico. El triunfo del No abre esa puerta.

Reblogueado de Público.es (España)

El Dichoso IVA / José Santiago Rivera

Hay una gran analogía entre los ricos y los que gobiernan al país. Los ricos viven y trabajan para hacerse más ricos y los políticos para enriquecerse o hacer ricos a otros. Los políticos que administran el negocio llamado gobierno entienden que las ganancias o la producción de riqueza están en la imposición de arbitrios e impuestos. Parte de estos ingresos el gobierno debería devolverlos en bienes y servicios al pueblo, lo cual no ocurre. Siempre que el gobierno legisla nuevos impuestos y arbitrios lo hace sin perjudicar a los ricos empresarios que engordan las arcas de los que gobiernan, no las del gobierno. Estos ricos llamados empresarios exitosos, pagan a cabilderos para defender su pequeña inversión, pequeña en comparación con las ganancias que obtienen del gobierno. Por lo tanto, los políticos que gobiernan al país trabajan para hacer más ricos a los exitosos empresarios.

Cuando vemos la gran cantidad de empresarios, grupos y entidades que hacen negocio con el gobierno y a los que venden bienes o servicios al pueblo protestando y oponiéndose al IVA, nos damos cuenta de que la enorme corrupción prevaleciente y la ineptitud del gobierno son la razón de la debacle económica del país.

Antes existía el 6 % de impuesto a la mercancía a la llegada al muelle. Eran tantos los productos que estaban excluidos del arbitrio, que a los honorables ricos empresarios se les facilitaba evadir el pago marcando dentro de las exclusiones la mayoría de los productos que recibían a sabiendas de que no lo eran. Para ventaja mayor una cantidad insignificante de la mercancía que llegaba a los muelles era revisada, lo que facilitaba la corrupción de los honorables exitosos ricos empresarios.

Ante la ineficiencia del gobierno para recaudar el mínimo requerido de impuestos para mantener un gobierno eficiente y  sin la capacidad de controlar el corrupto comportamiento de quienes evadían pagar el 6 %. Ante las quejas de que sobre el ciudadano común recaía la mayor responsabilidad de recaudos del gobierno. Los asesores  de los políticos en el gobierno central y los de la legislatura traen por los pelos, un impuesto a las ventas, el conocido IVU.

Este controversial IVU sería la salvación de las finanzas del gobierno, disminuiría significativamente la evasión contributiva o corrupción y sería lo más justo, pues pondría en igualdad de condiciones a ricos y pobres a la hora de pagar el impuesto a la venta. La realidad es otra y fácil de explicar.

Se impuso por legislación un 7% de IVU. Los recaudos del gobierno de ese impuesto a las ventas o lo que llaman porciento de captación es un 40%, lo que sería más o menos 3% de ese total de 7%. Ese 4% restante sigue siendo evasión y corrupción, no solo de que no pagaban el impuesto a la entrada a los muelles. El abanico de oportunidades de evasión y corrupción se amplió a los que venden bienes y servicios que no remiten el dinero recaudado del IVU.

En realidad el IVU actual es de un 3%, por lo que recauda el gobierno, el otro 4% es alimento para los corruptos. Tomando en cuenta esa tendencia de recaudos, aumentarlo a un 11.5% significa más o menos un aumento del 3% al 4.7% para el gobierno y de un 4% a 6.8% para los deshonestos. Así de fácil resuelven los políticos en el gobierno.

Con el anuncio de un IVA se alborotó Puerto Rico. Todos los sectores del país se tiraron a la calle a protestar, aunque no todos por la misma razón. Muchos corruptos protestaron porque se les haría más difícil la evasión, otros movidos por el opositor fanatismo político. Los más por el abusivo impuesto propuesto de un 16% de un gobierno que estuvo por décadas socavando las simientes económicas del país hasta llevarlo a la crisis actual y ahora quieren de un sopetón resolver a costillas  de la ciudadanía.

El IVU agrandado es la peor opción que puede tomar el gobierno,  porque lo que más aumentaría es la corrupción.  Un verdadero recorte de los gastos innecesarios en el gobierno, un IVA bien implantado, el cual no tiene que llegar ni siquiera al 10% y un ataque frontal a la evasión acompañado de un sentido de pertenencia de la ciudadanía, basado en que este Puerto Rico es de todos y que debemos defenderlo con uñas y dientes contra todo corrupto que quiere dañarlo, nos llevaría en la dirección correcta.

José Santiago Rivera.

Reclaman oportunidades de empleo

Comunicado enviado por Wanda I. Rodríguez

DesempleoUn grupo de vecinos de las comunidades El Coquí, Las Mareas, Aguirre y San Felipe, todas en Salinas, reclamaron a la alcaldesa de su pueblo Karilyn Bonilla la contratación de trabajadores(as) de las comunidades marginadas del municipio en los proyectos que se están desarrollando actualmente y los que están próximos a comenzar.

El Municipio de Salinas atraviesa por un índice elevado de un 27% de desempleo. El grupo de vecinos de este pueblo en busca de trabajo, que al momento sobrepasa las 250 personas identificadas, tiene el respaldo de la Junta Comunitaria de El Coquí en Salinas y la Iniciativa para el Eco Desarrollo de la Bahía de Jobos. El grupo se propone además realizar un censo del nivel de desempleo en las comunidades y desarrollar un comité que potencie la exigencia de esta población para que el Municipio y su legislatura garanticen que los proyectos que se están desarrollando en Salinas den prioridad de trabajo a los sectores desfavorecidos del municipio.

“Los distintos proyectos de desarrollo económico en el municipio de Salinas utilizan nuestros recursos, ocupan nuestros terrenos pero no toman en cuenta a la población y su falta de empleo para ocupar dichos puestos de trabajo. Instamos a la Honorable Alcaldesa y la legislatura municipal a que promuevan que los contratistas empleen a las personas que pertenecen a los sectores más desfavorecidos, especialmente a los jóvenes y las mujeres madres solteras.

“Quien está desempleado o empleado parcialmente, padece efectos y consecuencias profundamente negativas y corremos el riesgo de quedar al margen de la sociedad y de mantenernos en la exclusión social. Además de los jóvenes, este drama afecta también a las mujeres, que encuentran en mayores dificultades en la búsqueda de empleo. Esto redunda en un menor desarrollo económico y social del municipio. El trabajo es vital para formar y mantener a la familia, adquirir una vivienda y contribuir al desarrollo de nuestras comunidades”, expresó Carlos Colón Beltrán, residente de El Coquí.

El grupo hizo llegar a la alcaldesa cartas firmadas por las personas desempleadas de El Coquí, Las Mareas, Aguirre y San Felipe, y no descartaron realizar actividades para llamar la atención sobre sus reclamos.