Fuego popular / Josué Santiago de la Cruz

Se le acusó de robarse el agua y la luz. Pero el gobernador no quiso dejarlo ir.

—Hay que darle tiempo para que se defienda.

Pasó el tiempo…

—¡Yo no me voy!

Esa noche su hogar fue siniestrado y en los escombros encontraron una nota de un grupo denominado FUEGO POPULAR, responsabilizándose por la acción.

JSA

10/23/2011

CUENTOS PARA PASAR EL MACHO

Feria de Antigüedades y Artesanías 2011 en Vázquez

La Comunidad Vázquez de Salinas se complace en presentarle su 6ta Feria de Antigüedades y Artesanías los días 19 y 20 de noviembre de 2011. Habrá música en vivo, competencia de niños trovadores, casa de brinco, regalos para los primeros 200 niños que lleguen, feria de salud y muchas atracciones más. Esperamos puedan darse cita a esta sencilla actividad comunitaria. Te invita Comité pro Mejoras Parcelas Vázquez. Se les estará rindiendo homenaje a tres jóvenes atletas de la comunidad.

Por los periódicos: La guerra contra el terrorismo 10 años despues

A juzgar por los resultados, el Ataque Terrorista del 11 de septiembre contra los Estados Unidos logró el objetivo primoldiar de golpear a esa nación en los que constituye el corazon de su poderio, la fortaleza económica. Al cabo de 10 años el poder económico de los Estados Unidosa, simbolizado en las Torres Gemelas del World Trade Center, es jamaqueado por una profunda crisis económica que ha convertido a ese país en el mayor deudor del mundo. Las decisiones tomadas luego de los incidentes del 11/S, además de socabar la economía de ese pais, desataron miedos colectivos y generaron acciones bélicas que han provocado una crisis de seguridad.
El Periodico El Pais de España nos presenta en su edición digital de hoy una historia que retrata las consecuencias que el 11/S. A continuación le ofrecemos un extracto.

REPORTAJE: 11-S, diez años después

La misión que se convirtió en un objetivo imposible

EE UU lleva diez años inmerso en el atolladero de la guerra de Afganistán

DAVID ALANDETE (ENVIADO ESPECIAL) – Camp Phoenix – 10/09/2011

Diez años después, el frente principal y, finalmente, único de la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos es un atolladero. Desde esta base a 11 kilómetros de Kabul, en la inestable carretera a Jalalabad, se coordinan las labores de seguridad de la capital. Y es, probablemente, lo único que controlan estos soldados en un país que es ingobernable y hostil. Las mismas tropas reconocen que están librando una guerra tan poco convencional que no saben si el próximo repliegue, que comenzará en unas semanas, es en realidad una victoria o, simplemente, una retirada.

El camino que trae a Camp Phoenix es un testimonio de lo que la guerra contra los talibanes ha supuesto para Afganistán: cementerio tras cementerio, con tumbas marcadas por piedras y banderas; vertederos y escombreras; residencias bombardeadas y nunca reconstruidas; poblados compuestos íntegramente por camiones abandonados y contenedores de metal. El lugar está a pocos kilómetros de Kabul, pero muy lejos de su zona segura y fortificada, donde viven los diplomáticos y la poca clase media que aquí queda. Afganistán, más allá del espejismo del centro de Kabul, sigue arrasado por la guerra cuando se cumplen diez años del terrible acontecimiento que la provocó, los ataques terroristas del 11 de Septiembre.

Los 9.000 soldados que hay destinados en las 11 bases de Kabul se encargan de la seguridad de la región y de apoyar y entrenar a las fuerzas armadas y a la policía nacional de Afganistán.

Esta no es ya una guerra convencional. No hay artillería. No hay cuerpo a cuerpo. Los soldados salen a la calle, en vehículos acorazados o a pie, siempre armados y protegidos por sus cascos y chalecos antibalas, cargando a diario como mínimo 30 kilos de peso, bajo un sol asfixiante y en unos caminos polvorientos y llenos de baches.

“El éxito del ejército norteamericano y de las tropas internacionales destinadas aquí tiene esa consecuencia desafortunada. Somos muy buenos a la hora de defendernos, pero eso ha llevado al enemigo a atacar objetivos de la población civil”, explica el primer teniente George Gay, de la división de infantería 128 de la Guardia Nacional. “Cuando los insurgentes efectúan ese tipo de ataques, eso supone una pérdida para el gobierno y también para nosotros, y es una victoria para ellos, ya que demuestra que, hagamos lo que hagamos, no somos capaces de proteger a la población civil”.

Estos soldados, con sus expediciones diarias y sus proyectos médicos y de ayuda a la reconstrucción, son la cara visible de la nueva forma de luchar del ejército norteamericano, cuya filosofía bélica ha virado en los años pasados hacia la contrainsurgencia. Los grandes logros de esta guerra, como la muerte de Osama bin Laden y sus lugartenientes, los han protagonizado cuerpos de élite, como los SEAL de la Marina, y la CIA, con sus ataques remotos con misiles. Y esas gestas ni siquiera se han efectuado aquí. Para pacificar Afganistán los norteamericanos han tenido que atacar en Pakistán.

De Camp Phoenix saldrán en los próximos meses parte de las 33.0000 tropas que iniciarán el repliegue militar y el final de la guerra, que el presidente Barack Obama ha anunciado para antes de finales de 2014. Entonces comenzará la prueba que medirá el éxito de esta misión: si las fuerzas de seguridad afganas serán capaces o no de contener la más que probable embestida de los talibanes. Para entonces estarán ya solas en esa misión.

est.pl?id=20110910elpepiint_3.Tes&fp=20110910&te=impresion&to=noticia&a=elpepiint&k=694274657.gif

© EDICIONES EL PAÍS S.L.

Leer articulo

El chillo / Josué Santiago de la Cruz

A Roberto Arango

La noticia se regó por los pasillos del Senado y fue tema de conversación en Fortaleza.

La Comay hizo un issue del asunto:

“El Senador tiene un chillo”

Para empeorar la cosa, en esos días disolvía una relación de 20 años con su pareja y todo, según los chismólogos, a causa del chillo que ahora le achacan.

El no quiso emitir opinión al respecto, por lo que la gente dio por confirmado el rumor:

“El Senador tiene un chillo”

Esa tarde, en un exclusivo Penhouse de El Condado, el legislador cenaba con un amigo, a la luz de la luna y las estrellas refulgentes, un suculento plato de chillo a la parrilla con tostones volaos, ensalada y una botella de Château Pêtrus.

© Josué Santiago de la Cruz

A 26 de agosto de 2010

El escultor / Edwin Ferrer

Un domingo después de ir a la iglesia Pedro fue al pulguero en busca de algún libro para entretenerse leyendo en la orilla del mar. En una de las concesionarias encontró un manual de esculturas y dijo:

—Lo compraré y aprenderé a ser el mejor escultor de Las Salinas.

Camino a la playa divisó un árbol de mangle seco donde se regocijaban muchos canarios, tortolitas y ruiseñores.

— ¡De ti haré con mis manos la escultura más bella que Salinas haya visto, te exhibiré en la Plaza de los Fundadores y haré de ti un altar en la Plaza Delicias donde todos los poetas y los escritores se inspiren con tus musas!—Exclamó regocijado.

Antes de comenzar su obra se dirigió a la hoguera de don Bache y con la leña comenzó a tallar cosas pequeñas. Quiso cerciorase, antes de construir la escultura, que sus manos fueran diestras para tal obra.

Un día 24 de diciembre, después de la misa nocturna, en la casa del ahora escultor se escucharon estruendosos machetazos. Dieron las tres de la mañana y al final del malecón, una mujer bella con alas doradas contemplaba a Pedro con una mirada fija y distante, pero presuntuosa.

—Te cuidare mientras viva y con mis manos voy a cubrir con mi sudor la patina de tu cuerpo para fundirnos por siempre.

La mujer era tan bella que removieron los saleros que adornaban la plaza y la endulzaron con” la beldad de los cañaverales”. Un pintor frustrado que allí se encontraba se disfrazó de cordero y robó la escultura del redondel. Con ella desaparecieron los santos de la iglesia de Nuestra Señora de la Monserrate, los ángeles y el altar de mármol. El pintor, que era un tarugo, comenzó a pintarle tatuajes empezando más abajo del ombligo hasta cubrir todo su cuerpo.

Un día, Pedro salió a la capital y en un barrio, cerca de una inmensa gallera, encontró bajo un tronco de mangle un ala dorada a la que pintaban el cuerpo las gallinas con estiércol.

© Edwin Ferrer

¡ Que se cuiden…¡ / Aníbal Rodríguez Vera

Dios los cría...

Constantemente escuchamos o leemos los comentarios enjundiosos que escriben muchos lectores en éste y otros diarios, en emisoras radiales de noticias dirigidas a criticar programas de televisión de gran audiencia que cultivan la chismografía en cantidades masivas.

Dichos programas están confeccionados con la guachafita criolla, con la joda de barrio, con frases nocivas; comentarios descarnados y cargados con doble sentido. Su único propósito es entretener a las masas. Su consigna obligada: destruir sin compasión o mancillar la reputación de personalidades públicas a como dé lugar. Todo sea por el dichoso “rating”. Lo demás no importa.

Para destruir la integridad de una persona sólo basta: chacotearlo, insinuarle acciones inmorales, comportamientos dudosos y hacerse eco de comentarios infundados. Hay que admitir que todos los escándalos (muy pocos inventados) los han provocado figuras públicas de “intachable”  integridad.

En nuestra isla, la mayoría de los deslices tienen su epicentro en el Capitolio estatal. Ese sacro recinto de otros tiempos se ha convertido en un inmenso retrete, que no hay morrocoyo que lo quiera limpiar, por la fuerte pestilencia que emana de sus vapores.

Cada día, aumentan las aportaciones que hacen los “honorables” legisladores para enriquecer esa cloaca política a punto de desbordarse, por la gran cantidad de los desperdicios morales que le depositan cada día. Esa materia descompuesta, los reporteros y los periodistas la reciclan convirtiéndolas en material informativo para la prensa escrita o para redactar libretos para nutrir los programas de radio y o televisión.

La fama, la avaricia y la carne son débiles; por tal razón muchos famosos se sienten infalibles y poderosos, pero sólo un desliz les basta para escocotarse. Por ser figuras públicas no pueden demandar al medio y tienen que asumir sus desacertadas y desgraciadas actuaciones. Peor aún, no miden el daño irreparable que le provocan a sus hijos y a sus familiares.

Como acertadamente la Comay le advierte a los pecaminosos de oficio, “¡si no quieren que lo tiren al medio, ¡que se cuiden”!

Aníbal Rodríguez Vera

Mensaje reconstructora a los pueblos / Carlos López Dzur

16 de agosto de 2011 18:46

¡Mas hay que volver a recoger
los huesos con sustancia,
reconstruir los calabacines interiores,
el vaso de honra,
el klipot del huevo santo y reciclar
las guayabas pudridas y comer
del jobo la pulpa que no hiere la boca
con esas maldiciones
que has venido echando, Pájaro en pie.

Donde los múcaros
dejaron mierda de su murcielaguina,
ni pises ni comas; escucha lo que me avisa
para Caguana, la cepa de barqueros diluvianos.

Rescata el nombre de la esperanza.
Admite «el impacto total de las fuerzas de la Creación».
Si a menudo tu vida ha parecido sin sentido
y el mundo despropósito, violento y vano,
contigo no están los gemelos,
juguetones y dulces espíritus del agua
Boinayel y Márohu.

Invoca la esperanza para que la corriente
del fluido, todo fluido, tenga orden,
en ríos que bajan de la lluvia,
en manantiales que largamente
dimanan sobre piedras y lajas,
fluido de ocultos manantiales del subsuelo,
aguas de cuevas
en que se guaridan el sol y la luna
cuando quieren hablar a las almas
en torno a la noción y sus rumbos
y sus primeros techos / viviendas
de la vida.

Entonces, Pájaro en pie,
regresa al orden y haz que emerja
la estructura.

* Poema basado en mitología taìna

Chanza / Roberto López

No tache la palabra
que dice lo que mi alma siente.
Aunque le suene indecente
no esputo cosa macabra.

Cuando me tomo un brebaje,
mis versos hacen piruetas.
Tengo fama de poeta
de paupérrimo lenguaje.

Pretendo enaltecer la luna
con el don de la palabra.
Mi prosa es berenjena moruna,
que es más digna pa una cabra.

Pero quede clara mi queja
con esta rima dispareja.
No sea lector tan severo,
ni hable con retintín,
que a la musa de un poeta
solo la muerte le pone el fin.

©Roberto López

Crustaceus Salinensis : retomando el tema / Dante A. Rodríguez Sosa

Me resulta imperativo darle basamento y profundidad a la leyenda que de modo muy curioso recrea Félix M. Ortiz Vizcarrondo bajo el título Crustaceus Salinensis. La época en que advine al conocimiento del caso que nos presenta fue aquella en que no existía la televisión. La pasión era el Cine con sus películas de vaquero, Charles Starret, Tim Mackoy, Bill Elliot, Roy Rogers y otros de igual o más reconocimiento. También de las películas de misterio como Frankestein y El Lobo Humano. Otras eran fantasiosas como King Kong y los Episodios de Flash Gordon y Superman. Fue una época de mucho diálogo y continúa comunicación entre todos los habitantes de Salinas.

Considero que el impacto del entorno cultural de entonces motivo mucho la creación de cuentos y leyendas populares por parte de personas muy inteligentes y con gran sentido del humor. Yo oía esas cosas y se las contaba a mi madre con gran sentido de credibilidad. La decepción no se hacía de esperar: ”Dante no seas pendejo, no estés creyendo todo lo que te dicen” Yo le argumentaba sobre la autoridad de la voz que me había hecho el relato y según pronunciaba su nombre, ella me ripostaba.
Mamy Fulano.
–Ese es un hijoelagranputa.
Mamy Sutano.
–Ese es un embustero.
Mamy Mengano.
–Ese es más embustero todavía.
Yo seguía y ella también.
–Ese es un soñador, a ese le patina el coco, ese es un coje bobos, es un cuentista…

Así nacieron muchas leyendas en el Salinas de aquella época, producto de la inventiva y de la imaginación. Claro animado por la gran credibilidad que le daba la gente a todos estos relatos pues no todos tuvieron a una Dona Tila a su lado. Tanta credibilidad se le dio a estos relatos que conocí personas muy serias que juraban haber participado en el Festín del Juey acuñado en Sierra Brava.

En este sentido creativo se distinguió la Barriada Vieja, así llamada para distinguirla del Modesto Cintrón. Contó entre sus máximos exponentes con Julin Jiménez, Don Vicente Rodríguez y Carlos Ortiz, a este último se le atribuye la creación de la fantasía del gigantesco Juey y por eso siempre escuché aludir al crustáceo como El Juey de Carlos. Estos personajes eran muy bromistas. Una broma muy constante era dar la noticia del fallecimiento a alguien con gran afecto por el muerto pero siendo falso el hecho de la muerte. Fueron incontables las ocasiones de los lloriqueos, gritos, remisión de coronas de flores a las casas, muchas de ellas para ser recibidas por el propio supuesto fallecido y otras cosas así. Eran bromas pesaditas pero nada ocurrió, salvo el mancillado prestigio de los actores muy bien catalogados por personas como mi madre que se las sabía todas.

No puedo dejar de mencionar que en la Ciudad Perdida Rafa Rodríguez, de Borinquen, era un relator de cuentos productos de su imaginación a quien nosotros escuchábamos por horas muertas contar historias verdaderamente inverosímiles pero que cautivaron nuestra imaginación de niños. La leyenda del Juey continua y créanme con todo y lo que he dicho a veces tengo dudas de que no haya sido cierto lo relatado. Solo el recuerdo de la mirada y la voz de mi madre, me espanta esa descabellada idea. Felicito Félix por traer a la memoria ese “hecho histórico”….????…?????

Dante A. Rodríguez Sosa

2336-5336 / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

El calendario terráqueo marcaba el año 2336, El ser humano había conquistado el espacio sideral, pero había fracasado en conservar su habitad.

En la segunda mitad del siglo veinte los científicos habían predicho la catástrofe final.

Se les unieron miles de personas alrededor del mundo, pero todo fue en vano. El afán de lucro de los “mogules” del capitalismo y la corrupción de los gobernantes de las naciones triunfaron.

La nieve de los polos y de las altas cumbres se derritió. Los ríos se secaron. Las islas fueron devoradas por el mar. África, la zona sur de los países europeos que bordean el mar Mediterráneos, los países árabes y Australia se convirtieron en desiertos inhabitables. El desierto de Gobi se tragó tres cuartas partes de China. En India no llovió durante más de 200 años. Casi la mitad de Norteamérica se convirtió un inhóspito desierto. En América del Sur a duras penas solo eran habitables, Argentina, Brasil y Venezuela.

Ante la precaria situación mundial y para evitar las guerras por el agua y la comida, se constituyó un gobierno global. La población se había reducido considerablemente.

Desde hacía años, ante la precaria situación proyectada, existía la idea de colonizar otros planetas. En uno de los viajes de exploración del espacio se descubrió, al borde de la vía láctea, un planeta azul que poseía las mismas características de la Tierra y estaba deshabitado. Fue así que se diseñó un plan decenal para construir las naves que transportarían a los terrícolas al planeta que llamaron Espesei.

Se reunió a personal de todas las profesiones y oficios para recopilar el conocimiento existente y llevarlo en el viaje espacial. Los bibliotecarios estarían encargados de organizar y digitalizar lo recopilado. Cada nave llevaría copias de todo lo digitalizado para asegurar que el conocimiento reunido permaneciera con la humanidad en caso de alguna de las naves no llegaran a su destino.

Al cabo de los diez años todo estaba dispuesto para la partida. En cada país poblado se dispusieron suficientes naves para transportar la gente, semillas, animales, instrumentos, equipos, diseños, música, literatura, pinturas, películas de cine, en fin todo lo creado por el hombre y todo lo necesario para el viaje. Se escogió el trayecto más corto a seguir por las rutas de intercomunicación siderales utilizando la tecnología de viaje mediante la curvatura del tiempo espacio. El viaje, a velocidad ultraluminosa, duraría unos seis meses.

Cundo ya todo estaba preparado el presidente de la Tierra se dirigió a los terrícolas. Todos estaban atentos al anuncio del gobernante. En su alocución comunicaba que se habían agotado todos los remedios y que se hacía inevitable abandonar el planeta. El patrón del clima y sus leyes habían cambiado. La atmósfera del planeta parecía escaparse hacia el cosmos. Los humanos desconocimos las advertencias de los estudiosos y destruimos al que fuera el más hermoso de los planetas, concluyó el presidente.

Así, a las seis de la mañana del 12 de mayo del 2336 partió, no sin tristeza, la raza humana para un nuevo mundo.

Tres mil años después de la llegada de los viajeros al planeta Espesei un grupo de estudiantes universitarios descubrieron en una antigua biblioteca, entre viejos y empolvados discos, los documentos del viaje. No comprendieron la escritura pero se interesaron en el estudio y análisis de la historia de dicha travesía y los acontecimientos que precedieron a la misma.

Por medio de la tecnología avanzada que poseían descifraron lo que relataban los documentos y decidieron viajar al planeta perdido en la Vía láctea llamado Tierra. Luego de proponer el anunciado viaje y conseguir el financiamiento emprendieron la travesía de regreso a su origen. Eran las seis de la mañana del 11 de octubre de 5336.

Llegaron a la Tierra 30 horas después de la salida. Encontraron un hermoso planeta azul con sus continentes y salpicado por islas paradisíacas, cubierto de vegetación, animales de todas clases, mares, lagos y ríos habitados por criaturas acuáticas de todas clases.

Luego del asombro inicial, los habitantes de la Tierra contaron la historia de cómo 144,000 de ellos se negaron a emprender el viaje.

©Edelmiro J. Rodríguez Sosa, 20 de junio de 2011

Crustaceus Salinensis / Félix M. Ortiz Vizcarrondo

“A los Salinenses de tronco puro”

Eres salinense si conoce la leyenda fantástica del juey gigantesco que con sus palancas descarriló la locomotora núm. 8  de la Central Aguirre con sus cincuenta vagones repletos de la sabrosa caña 10-12.

Quedó tan maltrecho el fabuloso crustáceo, que los vecinos de la Barriada Nueva lo sacrificaron hirviéndolo en la cambija que guardaba el agua para los trenes de vapor que durante la zafra paraban en el lugar.

Una vez cocido hicieron una gran fiesta donde saborearon platos exquisitos elaborados con su carne.  Y con el carapacho del legendario animal crearon una piscina donde por varios meses chicos y grande pasaban las calurosas tardes del verano salinense.

Félix M. Ortiz Vizcarrondo

Tierra de Ratones

La democracia representativa está desacreditada en todas partes del mundo. En Puerto Rico, los gatos son de tres colores: azules, rojos y verdes.  Suelen combinarse entre sí, logrando matices cuyos coloridos deslumbrantes, a  la larga van en contra del bienestar público de la mayoría  para favorecer el bienestar privado de las élites politicas y sus protegidos.