Entre la calle y el río / Beatriz Martell

Entre La Calle y el Rio

Poema de Beatriz Martell

Música de Juan Carlos Ramos

Cantado por Coco Ramos

 

Beatriz Martell, “Betty” o “Doña Betty” como cariñosamente la llamaban sus familiares y amigos, nació en Ponce, PR el 29 de agosto de 1924. Fueron sus padres Concepción Martell y Paula Ruiz.

Doña Betty, no tuvo la oportunidad (como les sucedía a muchos para aquel entonces) de completar ni siquiera la escuela elemental. Sin embargo, cuando me casé con su hija mayor, Helvetia y pasé a ser parte de la familia Martell, me fui percatando que la ausencia de estudios formales no fue necesaria ya que los mismos habían sido substituidos con esa experiencia única que otorga gratuitamente la Escuela de La Vida.

Desde el 1976 cuando me uní a Helvetia, hasta septiembre del 2009, fecha en que partió de este plano, fui conociendo a Doña Betty y entendiendo su filosofía de vida y su amor incondicional por todos sus hijos. Siempre recordaré con gran cariño los domingos en la tarde cuando hijos, otros familiares y yernos descendíamos en su casa de Guaynabo como aviones en busca de combustible a lo que llamábamos jocosamente “el aeropuerto”. El combustible desde luego eran los sendos platos típicos que en su famosa cocina confeccionaba con absoluta maestría. ¡Ah, que gratos recuerdos!

Al pasar del tiempo regresó a su querido Ponce. Los años habían comenzado a trazar huella en su salud. No obstante, mantenía su espíritu firme y luchador y continuaba recibiendo a todos, aunque un poco más limitado el cupo, en su apartamento ponceño.

Fue en una de esas tardes tranquilas del Ponce cálido y señorial que la observé buscando en un pequeño baúl algunos papeles, muchos de los cuales exhibían el paso del tiempo reflejando el “castigo” del doblar y desdoblar a través de los años.

Se detuvo a leer uno de estos papeles y comenzó a balbucear “Entre La Calle y El Rio”. Comencé a prestarle atención disimuladamente a su lectura ya que no quería interrumpir el soliloquio. Cuando terminó, me acerqué a ella y le pregunté: ¿Doña Betty, y quién escribió ese bello poema? Se percató entonces que la había estado escuchando, elevó su mirada y me dijo con esa gran humildad que siempre la caracterizó: “Ay Juan Carlos, es solo una tontería que le escribí a nuestro padre por su esfuerzo en brindar lo mejor a sus cinco hijas.”

Le dije entonces: “Doña Betty es un poema precioso y por ese “sabor” a campo que lo permea, creo que una música de seis, lo resaltaría.”  Me dijo entonces emocionada: “¡Quién lo iba a pensar que yo, me haría “famosa” por haber escrito algo!

Unos meses más tarde y quizás presintiendo el desenlace me dijo: “Juan Carlos, cuando me llegue mi día, me gustaría que mi poema con su música se interpretara en mi sepelio.” Bajé la vista y solo asentí con un moviendo del rostro.

Poco después le pasé la letra y la música a mi hermano Coco, quien al igual que yo es pianista profesional pero dotado de una voz que moldea con gran habilidad al género que interpreta.

Cumpliendo con el deseo de Doña Betty, alquilamos un vehículo equipado con esos altoparlantes que usan los comercios para publicidad, y durante el recorrido del cortejo fúnebre hasta el cementerio, alternamos el seis con la danza Beatriz, la cual le había compuesto y dedicado a esta gran ponceña un par de años antes.

¡Doña Betty, ahora es usted parte del Salón Virtual que comparten escritores, cuentistas, poetas, poetisas, músicos, y analistas políticos de este Blog!

¡Creo que ahora sí, ha dado el primer paso a la fama!

 

Juan Carlos Ramos

 

 

Pintura de Félix Cordero, detalle

Realizarán reconocimiento en memoria a la cantautora salinense Ivania Zayas Ortiz / por Víctor Alvarado Guzmán

Salinas, Puerto Rico – La Legislatura Municipal de Salinas aprobó por unanimidad una Resolución de la Legisladora Municipal del PIP, Litzy Alvarado Antonetty, con la coautoría de toda la delegación del PPD, para designar con el nombre de la cantautora salinense Ivania Zayas Ortiz el salón de banda y baile de la Escuela de Bellas Artes Santiago R. Palmer del Municipio salinense.

Alvarado Antonetty propuso este reconocimiento por lo que ésta y su familia representan para el pueblo de Salinas.

Ivania se inicio formalmente en la música a los 12 años en la Escuela Intermedia Urbana de Salinas, donde se desempeñó como primera y segunda trompeta en la Banda Escolar, con la cual representó al municipio de Salinas a nivel nacional. Su conocimiento sobre la guitarra lo adquirió de forma autodidacta.

Según la Legisladora Municipal, para Zayas Ortiz la música fue su mayor pasión e incursionó en varios géneros musicales.

“En 1995, junto a su amigo y guitarrista Danny Ruiz (q.e.p.d), obtuvieron el primer lugar en la categoría de interpretación en el VII Festival de la Canción en el Teatro Georgetti de San Juan, con la canción “Sueño sin final” escrita por Ivania. Luego se formó Ivania y los Seres de Plasticina, y grabó la producción musical “Seres”, que constó con diez temas de la autoría de Ivania, y un tema escrito e interpretado por su padre Ángel Luis Zayas. El amor por su Patria, a la libertad de su país y a luchar por las causas justas, la llevó a interpretar un selecto repertorio del cancionero latinoamericano, que los compartió en diversas actividades, como fue la inauguración de la Plaza Monumento a Albizu Campos en Salinas en el 2013”

En el 2008, Ivania fue parte del Taller de Cantautores del Instituto de Cultura Puertorriqueño (ICP) y en los últimos años de su vida, la cantautora realizó diversas presentaciones en Puerto Rico, junto a la profesora y trombonista de origen holandés, May Peters, bajo el exitoso concepto ‘De la bohemia a la rumba’.

Con respecto a su educación, Ivania se graduó de un bachillerato en Artes de Comunicación/Comunicación Audiovisual en la Universidad de Puerto Rico y obtuvo un grado de maestría en Gestión y Administración Cultural. Trabajó como videógrafa en EducArte Inc. del Municipio de San Juan, fue locutora y técnica de locución en Radio Universidad de Puerto Rico, editora en jefe y correctora de la Revista Noctámbulo de la corporación Mannon Group, asistente ejecutiva de la Feria Internacional del Libro de Puerto Rico y Coordinadora de Relaciones Pública y Apoyo del Departamento de Desarrollo del Museo de Arte de Puerto Rico.

“Habiendo sido tocada su familia por el cáncer, esto la motivó a participar de actividades con profundo interés humano, como la edición del 2002 del “Relevo por la vida”, auspiciado por la Sociedad Americana contra el Cáncer, evento de Ponce realizado en el Albergue Olímpico de Salinas. En el 2014, fue escogida como “Embajadora Artística” del primer evento de “Relevo por la vida” realizado por equipos del pueblo salinense. Además, participó de la actividad “Desnudas por Haití”, para comprar medicamentos para las mujeres en Haití.

En el salón que llevará el nombre de Ivania, se pintará un mural con su imagen, a realizarse por otro joven artista salinense José Luis Baerga, mejor conocido por Chema. El proyecto respaldado por la presidenta de la Legislatura Municipal, Jacqueline Vázquez Suárez, incluye realizar una sencilla actividad de pueblo, que junto a su familia y amistades, celebre la vida de Ivania Zayas Ortiz.

-###-

 

Comentando fotografias: La Orquesta Caribbean Kids de Santa Isabel / Ulises Ortiz

En esta foto parecen un grupo de músicos sureños entre los que se encuentra el maestro Demetrio Rodríguez, un santaisabelino que educó musicalmente varias generaciones de salinenses cuando se desempeñaba como director de la Banda Municipal de Salinas.

%%%

Rubén Rodríguez, un juanadino educado en la música, nos ofrece el relato que hace de esta foto su primo Ulises Ortiz, uno de los músicos de la Caribbean Kids.

Dice Ulises Ortiz:

La foto, de aproximadamente 1951, es de la Orquesta Caribbean Kids de Santa Isabel, la que fue muy famosa y popular en todo el litoral Sur de la Isla. ¿Sabes por qué? Porque indiscutiblemente en ese tiempo la mejor y más popular orquesta de Puerto Rico era la Orquesta de César Concepción y todos los músicos de la Caribbean Kids eran fervorosos fanáticos de dicha orquesta, sobre todo, Mario Ortiz.

Mario, con su oído musical perfecto (perfect pitch) se dio a la tarea de transcribir prácticamente todo el repertorio de la orquesta de César y lo convirtió en la mayoría de las piezas que interpretaba la Orquesta Caribbean Kids. A la gente le resultaba maravilloso escuchar a aquellos muchachitos tocar los números que César popularizó. Yo, personalmente, me sentía ser Lito Peña. Hasta tomé la postura de cómo Lito cogía el saxofón, cómo viraba la boquilla hacia la derecha y cómo se sentaba en la silla.

Los músicos son, de pie: Riset (cantante que imitaba a Panchito Riset de Cuba); Culebrón, bajista de Ponce; Demetrio Rodríguez, trombón y bombardino (si lo escucharas tocar las danzas Sara e Impromtu) Guillo Martinez, trombón y bajo-tuba; Cachola, timbales; Luigui Texidor, bongosero y luego cantante en las orquestas de Ponce; Julito Ortiz, trompetista; Mario, Manolín Alomar, cantante, hijo de mister Alomar. De cuclillas: Rafa Torres (Chen) trompetista; Efraín Bermúdez, alto; Ulises Otiz, alto; José Miguel Colón, tenor; Augusto, tenor; Rubén Torres (Chen) tenor.

El tiempo más feliz de mi vida.

Pulse sobre la foto para ampliar

Randy Díaz, promotor de los linajes artísticos que nos distingue como pueblo.

Lo más que ama de su trabajo es montar en Salinas el espectáculo Un Aguinaldo de Amor.  Una fiesta prenavideña que presenta Randy Díaz Colón el Día de Acción de Gracias en la Plaza Delicias.  Es un regalo de amor que realiza todos los años junto a su hijo Randy Gabriel, familiares y amigos para encender los corazones con espíritu navideño.

Durante esa celebración además de alegría, música en vivo y parranda navideña, se reparten desayunos, almuerzos, ropa, juguetes, y utensilios de primera necesidad. Además, se llevan a cabo clínicas de salud, recortes de cabello para féminas y hombres y se elevan oraciones.  Todo esto con la participación de entidades y de personas reconocidas que han contribuido en los distintos quehaceres de la vida como Santos Alomar, Ángel ‘Cholo’ Espada, Ricky Malavé, los hermanos Bisbal, Paquito Matos, Ricki Martínez, Guacho Díaz, entre otros.

Randy Díaz Colón es un salinense nacido en Brooklyn el 31 de marzo de 1971 cuando sus padres Jorge Díaz y Zenaida Colón, de La Plena y de Palmas, merodeaban por Nueva York. Desde muy pequeño sintió el impacto de la ancestral cultura del jíbaro borincano en sus sentimientos y querencias. Tan fuerte son esos lazos que a pesar de criarse en entornos urbanos rodeado de influencias que desvalorizaban las manifestaciones culturales de nuestros antepasados, desarrolló un profundo amor por la música típica y las expresiones de la cultura puertorriqueña.

Así nació su admiración por los trovadores puertorriqueños como Flor Morales Ramos (Ramito) y Luis Miranda (El Pico de Oro), uno de los grandes maestros en el arte decimal y de la improvisación. Su primer maestro en el arte de componer décimas fue su propio hijo Randy Gabriel, arte que éste aprendió con Luis Daniel Colón, el recordado niño trovador que cantaba con Tony Croatto.

Posteriormente, tanto él como su hijo, perfeccionaron el arte de escribir décimas bajo la influencia del decano trovador Luis Miranda.  Inmerso ya en el negocio de los espectáculos, era Randy Díaz quien llevaba a don Luis a la mayoría de sus compromisos. Durante el trayecto se la pasaban de  manera jocosa  improvisando y en consecuencia, recibía una clase de cómo escribir e improvisar decimas junto con su hijo.

Se graduó de la Central High de Santurce, porque a punto de graduarse con su clase de 1989 en la Stella Márquez, optó por ir a vivir a San Juan con su hermano mayor. Luego de cursar su cuarto año inició estudió en la Universidad Interamericana de Guayama los que culminó en 2006 en el recinto de Cupey de donde se graduó como bachiller en Administración de Empresas con concentración en Gerencia. Posteriormente obtuvo la certificación de locución para radio y televisión  en la Academia Alcance del locutor Manuel Esteban Alegría. Desde ese entonces se dedicó a grabar anuncios comerciales para agencias publicitarias y  negocios, a la vez que producía programas culturales de radio tales como El Cantar de Mi Borinquén y Trovafina por la emisora Boricua 740 am. Como productor ha organizado diversos eventos culturales con la participación de artistas como Antonio Caban Vale “El Topo”, Quique Domenech, Don Luis Miranda `Pico de Oro`, Don Joaquin Moulier, Tavin Pumarejo, el maestro Jesús Cepeda, el rey de la plena Ángel L.Torruellas entre muchos otros, Randy ha producido eventos de salsa con la participación de artistas como Willie Rosario, Bobby Valentín, Elías Lopés, Lalo Rodríguez, Charlie Aponte, asi también como con sus queridos compueblanos Guillo Rivera y Ramón “Guacho” Díaz entre otros. También organizó varios concursos de trovadores con los mejores trovadores de Puerto Rico, que se transmitieron por radio.  Randy Díaz tiene su propia corporación `PRODUCCIONES RANDY DIAZ, una promotora de espectáculos bajo la cual continúa produciendo programas de radio y televisión a las vez que colabora con festivales en Estados Unidos y América Latina y con diversos artistas internacionales.  Además, en su faceta de compositor  ha escrito  numerables canciones que exploran géneros musicales como la décima, salsa, plena, balada, entre otros.

Actualmente Randy Díaz también prepara la nueva producción de su hijo Randy Gabriel que lleva por nombre “Que le digo al amor” que saldrá para febrero o marzo de 2017. Randy Gabriel, antes como niño y ahora como adolescente, se ha destacado como intérprete de géneros musicales tradicionales y contemporáneos.

Randy Díaz es un salinense que es vivo ejemplo de insistente brega empresarial en lo que es quizás la industria puertorriqueña más prometedora y exitosa: la exportación de la cultura musical boricua, la cual, desde el siglo 20 se ha ganado el favor de un público internacional que, en todas sus variantes, la escucha e interpreta alrededor del mundo.

srs

Fuente: Randy Díaz Colón, 2016.

paisaje-salinese-lapa-y-palmas-2-3

 

Foto: Bedford Sánchez, Paisaje salinense

¿En qué se diferencian la bomba del norte y la del sur? / por Aurora Rivera Arguinzoni

El Centro Cultural Cunyabe ofrecerá unos talleres de bomba en Salinas
Baile de bomba Centro Cunbaye 2016.jpg 2En el barrio Coquí de Salinas se vive un despertar sociocultural que, entre otras cosas, desarrolla una nueva generación de exponentes de la bomba tradicional que se tocaba y se bailaba en la costa sur de Puerto Rico.

¿Cómo se diferencian la bomba del norte y la del sur?

“Aquí en el sur la bomba se distingue por ser mucho más pausada, más sensual, es una bomba más suave, se baila con un poco más de elegancia. Tradicionalmente en la bomba del sur la mujer era la que cantaba. Se distingue también porque se bailaba mucho en pareja, como decir hoy un baile de salsa o merengue. Se conoce más por eso, por ser una bomba por tradición más elegante”, explica Edwin González, presidente del Centro Cultural Cunyabe (Cultura Nuestra y Artes Bellas), en el barrio Coquí.

Él es uno de los egresados de talleres de bomba que la institución comenzó a ofrecer en 2014 auspiciados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). Los maestros fueron Rafael Maya y Sara Cristina Cruz Cepeda, de Carolina. Pero en agosto iniciará la primera ronda de talleres ofrecidos por maestros locales: la bailadora Ivette Negrón, del grupo Bomba Brava, y el propio González, director del grupo Bomba del Sur y quien enseñará percusión básica.

González indica que han ido rescatando la historia de la bomba sureña a través de las memorias contadas por exponentes de antaño que aun viven, como Miguel Flores, de 90 años y quien lleva sobre 75 bailando. “Aquí se bailaba (la bomba) desde Patillas hasta Ponce y él era uno de los que visitaban las áreas para bailar, y todavía baila”, apunta González.

González indica que han ido rescatando la historia de la bomba sureña a través de las memorias contadas por exponentes de antaño que aun viven, como Miguel Flores, de 90 años y quien lleva sobre 75 bailando. “Aquí se bailaba (la bomba) desde Patillas hasta Ponce y él era uno de los que visitaban las áreas para bailar, y todavía baila”, apunta González.

Edwin González

Edwin González

Cuenta que residentes de Salinas que en el 2012 comenzaron a planificar cómo rescatar las raíces culturales de la zona, se organizaron y en octubre de 2013 oficialmente crearon el Centro Cultural Cunyabe. Entre sus metas figura rescatar el Teatro Coquí, que ya han hecho su sede aun cuando no tiene servicios de agua ni luz. Allí ofrecen talleres como los de bomba, además de otros de plena y guitarra.

“La bomba en Salinas ha estado un poco durmiente y en el Centro Cultural nos hemos dado a la tarea de rescatarla. Hemos hecho varios eventos y en ellos enfatizamos mucho en la bomba. Hicimos un evento que se llama Bombazo, que por primera vez se celebró en la Plaza del Mercado de Salinas en 2014. Después dimos los talleres de bomba y de ahí se nos ocurre la idea de hacer un evento conmemorativo de la abolición de la esclavitud que llamamos Libre Soberao, que han tenido una acogida enorme. Coquí era uno de los baluartes de la bomba en el sur y había estado apagado, y eso creó un interés tremendo”, narra González.

El Centro Cultural Cunyabe espera hacer de Libre Soberao una tradición, pero mientras sigue formando exponentes de su bomba.

Los próximos talleres de bomba, plena y guitarra comenzarán en agosto y serán sábados a las 10:00 a.m. Más información en Facebook buscando la página de Centro Cunyabe.

Ffuente: El Nuevo Día, 27 de julio de 2016.

Homenaje a las madres

Dia-de-las-Madres-2016

Mujer de las mil batallas

La vida tiene tu nombre, mujer de la mil batallas.
La fuerza de tu mirada, con el valor no se esconde.
Hay que plantar la esperanza en el lugar donde duele,
para que crezca bien fuerte, en el miedo que acompaña.

Y sigues tan bonita como ayer, no se despeina el alma.
Un pasito más, que sí se puede,
uno y otro más, mujer valiente.
Lo que diga está de más, ya sé que quieres gritar
y no te sientas sola,

contigo estoy…

Todas las luces del mundo, iluminan tu vereda.
Y cada herida la llenan con el amor más profundo.
Pero si la noche es larga y sientes que estás perdida,
recuerda mi melodía que te quiere y acompaña.

Y sigues tan bonita más que ayer, no se despeina el alma.
Un pasito más, que sí se puede,
uno y otro más, mujer valiente.
Lo que diga está de más, ya sé que quieres gritar
y no te sientas sola,
contigo estoy…

Manuel Carrasco

Canción de la clase graduanda de anteriores generaciones en Salinas / Sergio A. Rodríguez Sosa

Canción-de-la-clase

Durante décadas esta létra fue utilizada como la Canción de la Clase en las graduaciones de las escuelas del Distrito Escolar de Salinas.  Desconocemos el autor de la letra de esta canción que utiliza la música del famoso vals criollo El sueño de una princesa del compositor hatillano José Antonio Monrouzeau.  Es posible que el autor de esta letra fuera uno de los maestros de música que laboraron en Salinas, como Clodomiro Rodríguez y Francisco Pujals Rivera, o tal vez, fue inspiración de alguna de las maestras o de los maestros, como Francisco Modesto Cintrón.

José Antonio Monrouzeau Lacomba nació en Hatillo el 30 de abril de 1900, de padre francés y madre puertorriqueña.  Siendo niño su familia se traslada a Arecibo donde a los 12 años comenzó a estudiar piano bajo la tutela de la maestra Trina Padilla de Sanz, la poeta que todos conocemos como La Hija del Caribe. Posteriormente  aprendió a tocar varios instrumentos de viento con el profesor de música Telesforo Varela.  Se calcula que compuso más de trescientas piezas musicales incluyendo danzas, valses, pasodobles y pasillos. Sus obras mas conocidas son el vals El sueño de una princesa, la danza Doña Inés y El vals de la Reina.  Don Lalo Monrouzeau murió en Arecibo el 13 de marzo de 1989.

El sueño de una princesa la compuso entre 1930-1933. Fue inspirada por una hermosa muchacha de Utuado que había sido nombrada princesa del distrito de Arecibo.  La canción ganó fama internacional interpretada por un grupo musical de Ecuador conocido Las Tres Guitarras, en el que hacia segunda voz el puertorriqueño Armando Valladolid.  Escuchen con atención la música y la letra en siguiente video.

Publicamos esta letra con el propósito de que los antiguos graduando la recuerden y para que las nuevas generaciones de estudiantes la conozcan.  Aún desconocemos quien fue el autor de esta letra, pero mientras tanto disfruten de una interpretación instrumental del vals El sueño de una princesa de Monrouzeau e intente cantar la letra de la canción de la clase graduanda de pasadas generaciones.

 

© Sergio A. Rodríguez Sosa

Fuente consultada: Batista, Gustavo. Entrevista a don José Antonio Monrouzeau Lacomba. Arecibo, P.R., 26 de diciembre de 1980.

Videos: YouTube

Toñito Vázquez: el trombón nacional / Jossie Alvarado

TOÑITO VAZQUEZ 3-AEl trombonista Antonio Vázquez Ponce nació en Salinas, Puerto Rico un Sábado de Gloria, el 1 de abril de 1961. Hijo de Antonio (Tito) Vázquez y Angélica Ponce Castaing, Mrs. Ponce.  Su hermano, Víctor Vázquez es también un destacado trombonista.

Su formación musical se inició temprano porque desde niño demostró poseer destrezas musicales. Su primer instrumento fue una conga, amaba la percusión para ese entonces. Poseedor de un gran oído musical, traía en sus genes lo de músico por la influencia de su padre, quien se destacó como trompetista. Recibió sus primeras lecciones musicales cuando apenas estaba en la escuela elemental en Salinas, bajo la tutela del profesor Luis X. Lorenzi, hijo.

Desde joven posee el don de interactuar fácilmente con personas de diferentes edades. Es por eso que no había un rumbón en Salinas donde Tonito con su trombón no estuviera presente, escuchándose por doquier los solos que siempre distinguen su estilo único al ejecutar ese instrumento.

Su primera experiencia como músico fue con las Batuteras de Salinas dirigidas por Aída L. Martínez.  A los 14 años de edad incursiona con laOLYMPUS DIGITAL CAMERA Orquesta la Parte II de Salinas como trombonista.  En el 1977, realiza su primer trabajo discográfico con la Orquesta de Chamaco Rivera. Durante las grabaciones, lo conoce el profesor y trompetista guayamés, Elías López, quien lo recomienda al profesor Thompson del Conservatorio de Música de Puerto Rico. Este le concede una audición y lo refiere de inmediato al profesor Morla de la Escuela Libre de Música de Hato Rey. Por la sobresaliente ejecución realizada en la audición, fue aceptado de inmediato y exonerado del examen de ingreso a dicha institución. Fue en la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini donde comenzó a recibir la educación y formación musical con el profesor Antonio Salcedo Corpas.

En el 1979 se gradúa de cuarto año, obteniendo altos honores, tanto en el área académica como musical. Ingresa al Conservatorio de Música de Puerto Rico donde obtuvo un bachillerato en Educación Musical. Es reconocido hoy por hoy como uno de los mejores en su instrumento, bautizado por los grandes músicos boricuas como el Trombón Nacional.

Ha viajado el mundo llevando las banderas de Puerto Rico y de Salinas en alto. Su talento y su contagiosa alegría son reconocidos en todos los países que ha visitado. Su vida discurre mayormente en los estudios de grabación. Ha grabado más de 100 discos con diferentes orquestas y artista boricuas e internacionales.

TOÑITO VAZQUEZ 6 Entre los más destacados están: Fania All Stars, El Gran Combo, Bobby Valentín, Tito Puente, Pedro Rivera Toledo (Especiales de Navidad del Banco Popular), Juan Luis Guerra y su 440, Ismael Rivera, Larry Harlow, Eddie  Palmieri, Pleneros del Quinto Olivo, Tommy Olivencia, Tito Rojas, Roberto Roena, Descarga Boricua, Oscar de León, Víctor Manuelle, y Gilberto Santa Rosa.

Disfrutar las notas musicales del Trombón Nacional es la mejor manera de expresar el agradecimiento a Dios por el talento de este salinense, que durante más de 30 años recorriendo los caminos de la música, ha deleitado al público nacional e internacional con su arte.    Honor a quien honor merece, Toñito Vázquez Ponce, se lo ha ganado por sus gestas, hazañas y logros.

Fotografías / Ricky Martínez

A propósito de un video de Victor Rosario encontrado en Isla de Reflexiones / por Sandra Suárez Hernández

Mientras crecía, escuchaba esta música con frecuencia. Se escuchaba más durante las fiestas navideñas. Aprendí entonces a asociarla con la Navidad. Me imagino que a todos nos debe hacer pasado lo mismo, o así nos lo hicieron creer los medios comunicativos.

No fue hasta que me hice adulta, consciente y de vez en cuando pensante, que me di cuenta que esta música broto con el surgimiento de nuestra identidad, que es algo que nos identifica como puertorriqueños. Es parte de nuestra cultura y debe apreciarse, divulgarse, tocarse y disfrutarse con frecuencia.

La radio y la televisión de Puerto Rico deben ser instrumento para la continuidad de esta tradición. Todos los cantantes, músicos y compositores debería fomentar esta música, aunque no sea la que ellos practican o interpretan. Sabido es que los músicos y compositores no tienen la capacidad de interpretar, tocar o escribir todo tipo de música. Aun así, pienso que los cantantes pueden, de la misma manera que lo hace con otros géneros, incluir en su reportorio o presentaciones canciones o música de los géneros tradicionales puertorriqueños de forma exitosa.

Como puede apreciarse en las escenas de este video, los instrumentos que se usan son por todos conocidos. Diría que son muy comunes. Reconozco que el cuatro es un instrumento que requiere mayores destrezas (yo podría tocarlo, pero solo eso, tocarlo, puesto que no sacaría tono apropiado alguno).

Hay en Puerto Rico muchos músicos excelente que dominan a perfección esos instrumentos. Mis amigos que son músicos pueden hacerlo muy bien. Somos un país de una gran riqueza musical, la  típica, la de ayer y la contemporánea.   Respaldemos la tradición. ¡Que viva la música puertorriqueña!