In Memoriam: Renán Soto

por Mildred Santiago Ortiz 

Desde principios de la década del 80 y por casi 18 años trabajamos juntos en la Federación de Maestros. Compartimos, triunfos, derrotas, decepciones, traiciones, alegrías, pero más que todo jornadas intensas de trabajo. Era y siempre fue muy responsable y trabajador. Estratega, fajón y entregado a sus principios.

Tuvimos muchas diferencias, coincidencias y escaramuzas, de todo eso aprendí tremendas lecciones. Recuerdo cuando ganó la presidencia y sacó a sus “dos mejores organizadoras” Nereida Martes (DEP) y yo. Quería establecer dos áreas de trabajo organización y servicios al federado. Yo quería organización, pero me dijo que no, que era para Nereida. Esa es la historia del surgimiento de Departamento de Asuntos Laborales y servicios, ahí me tocó y fue mi escuela para crecer y de formación sindical. Cuánto trabajamos, levantamos todo un departamento con datos estadísticos de casos y recorrimos la isla defendiendo al magisterio. Esas dos áreas fueron la antesala al triunfo de la organización en aquellas famosas elecciones sindicales con la Asociación de Maestros. Poco antes de eso estuvimos unidos en una huelga y recorrimos la isla fue una experiencia única trabajar con él y Don Eugenio Del Valle (DEP). Son muchos gratos recuerdos, algunos al menos los veo así, ahora, cuando los miramos desde la distancia.

Donde más se creció fue en el respeto a la capacidad de la mujer trabajadora. Tengo muchas historias de cuando parí, jefa de familia y convertí con su anuencia mi oficina en una extensión de mi casa con corral y todo, el congelador del sindicato era mi banco de leche materna. En la huelga en contra de la venta de La Telefónica la solidaridad no se hizo esperar. Aquel día de un gran paro nacional: paramos el Departamento de Educación y llegó la fuerza de choque. Hubo mucha tensión. Los predios se dividieron en tres áreas y de momento me percató que las tres era dirigidas por mujeres, jefas de familia y madres: Milagros Sabalier, María Cardona y yo.

Son muchas las historias que debemos recordar, desde ya convocó a mis hermanos y hermanas a un junte, no sé cuándo podrá ser, pero nos merecemos recuperar esas historias que enaltecen el alma. Como lo hicimos hace unos meses y no pudo llegar por su salud y le grabamos un video que sé por su hijo, RenancIto, que lo colmó de alegría.

Siempre me decía que dejara el cooperativismo porque estuve en ambos movimientos. Nunca le hice caso y cuando la vida me llevó por ese otro rumbo mantuvimos comunicación.

Guardaré su libro dedicado como un tesoro. Siempre orgulloso del Barrio Jauja de Juana Diaz y de Santa Isabel, amante del béisbol, de Felipe Rodríguez y de la música de tríos. La vida lo llevó a mi ciudad de Caguas y allí crio a su familia en Bairoa, en la misma casa donde la difamación nunca cruzó las paredes porque siempre se respiró, amor, familia y honestidad.

Hasta siempre querido amigo, acá seguiremos honrando tu memoria haciendo siempre lo que se tenga que hacer contra la injusticia y por un mejor entorno.

Pd- no eran tiempos de selfie, ni fotos con celular, pero aquí recuerdos: entregando un informe de labor realizada y en una actividad que hasta el coche me cargabas.

Testimonios: Sucesos y personajes de la política salinense del siglo 20

por Dante Amadís Rodriguez Sosa

Tal como dice mi hermano Edelmiro residimos en la Calle Degetau de la Ciudad Perdida en una casa alquilada propiedad de doña María, la viuda de Valentín Lorenzi y que el huracán María destrozó en 2017. Vivíamos ahí en los años de 1950. Creo que estaba en sexto grado, entre 1951 y 1952

De 1952 recuerdo con claridad la campaña política que culminaría en el establecimiento del estado libre asociado. En ese año electoral se fundó en Salinas un partido local producto de una división del Partido Popular Democrático. Como entonces no se celebraban primarias, el grupo de populares opuestos al candidato oficial impuesto por el comité del PPD, optó por fundar un partido local.

Se le conoció el Partido de la Palma aludiendo a la palma que había en el Centro del Hospital Municipal de Salinas que era administrado por Eladio “Lalo” Lebrón,[1] un hombre de pueblo al que respaldaban para alcalde los populares disidentes y que terminó siendo el candidato a alcalde de la Palmita.[2]

El candidato del PPD lo era Víctor Figueroa, escogido por ser una figura joven de reputación intachable que vino de Coamo a trabajar a Salinas. El PPD sufría el embate de unas acusaciones de corrupción por el Escándalo del Caso del Burro Martillo, que arrastraba desde que ganó por primera vez la alcaldía de Salinas en 1944.  Muñoz Marín indignado por el escándalo decidió no hacer campaña en Salinas.

Los de la Palma habían convencido a la mayoría popular de que votando por la palma no se afectaba el conteo de votos a favor del PPD.

El Domingo antes del martes de las elecciones de 1952, Paco Sánchez que era el representante a la Cámara y principal líder del PPD mencionado, logró que Ernesto Ramos Antonini, presidente de la Cámara de Representantes, viniera a Salinas.  En un histórico “mass mitin” que se efectuó desde una tarima instalada en la esquina de la alcaldía con la calle Miguel Ten se reunieron miles de populares a escuchar al que tenían como el más elocuente orador del momento.

Allí estuve, al igual que mi hermano Edelmiro, con inusitado interés a mis doce años escuchando a Ernesto Ramos Antonini. Inolvidable discurso en el que aclaró que un voto por la Palma no contaba para el PPD, destruyendo el argumento de la facción de la Palmita. 😳 El resultado fue que Víctor Figueroa salió electo alcalde.

Recuerdo al inolvidable Bisbol[3] que, en la celebración de la victoria, en la misma esquina de la Plaza, imitaba estar regando agua bendita sobre unas ramas de Palma. Ese evento fue condenado por el Padre Torres y recuerdo cómo monaguillo sus palabras… No fue ese el único encontronazo entre ellos.

Varios años después cuando me iniciaba en la fumadera y en la bebelata pude compartir con Bisbol esas anécdotas. Un poco más adelante cuando ya estaba estudiando en la UPR, algunas veces, Bisbol me daba pon en la guagua de deportes cuando venía para San Juan y siempre nos reíamos de ese suceso. Ahora mismo estoy a carcajadas y solo han pasado algunos 50 y pico de años😂😂😂😂😂

Eladio Lalo Lebrón era cojo de la pierna derecha y un excelente cantautor de música jíbara puertorriqueña. Gustaba de vestir de gaban y corbata.

A su hijo le decían Lalito.  Vivieron por años en una casa que tenía el municipio al lado del anterior parque de bomberos en la calle San Miguel.  Pegada a la casa había un local donde se reunía la tropa 105 de los Boy Scouts[4]

Su décima de presentación decía algo así:

Esta lucha tan divina
Que tiene un doctorado
Lo cierto es que usted
Ha llegado donde está
El doctor Lebrón.

El hacia el papel de doctor y los otros trovadores eran los pacientes que en sus décimas le contaban sus dolamas. Era algo espectacular y muy jocoso. Compartí mucho con Lalo y me hice de su ingenio improvisando.  Al cantar iba haciendo hallazgos y diagnósticos. Por ejemplo:

Le veo una pelotita, sobre el parpado derecho
Sudando frio lo siento, le advierto desnutrición
Debe comer mucho pulpo, langosta lo dificulto
Es muy cara y está escasa
Mejor consiga una pana, y coma con bacalao

Ciertamente no tenía fin el humor del trovador Lalo Lebrón.

 

©©Dante A. Rodríguez Sosa

Notas de edición por Sergio A. Rodríguez Sosa

 

[1] Eladio Lebrón Ledée (1908-1985) nació en Salinas hijo de Domingo Lebrón y Julia Ledée. En 1950 se casó con Elba María Roche Pérez (1924-1973) y tuvieron un hijo Eladio Lebrón Roche (1950-1993)

[2] El nombre oficial del partido local era Partido Progresista Salinense y su insignia era una palma. Nombre e insignia que adoptaría Luis A. Ferré 16 años después cuando funda el Partido Nuevo Progresista.

[3] Bisbol era el apodo de José Vázquez Vélez, un líder deportivo que también era reportero del periódico El Mundo en la zona de Salinas.

[4] Esa casa del municipio la ocupaba usualmente los encargados del acueducto y manejadores del coche de bomberos. El local donde se reunían los Boy Scouts fue la estación de bomberos antes de la construida justo al lado en la década del 1940. Ese solar fue vendido al municipio por Francisco Ortiz y Gregorio Santiago a principio del siglo 20 para establecer el primer acueducto de Salinas. El acueducto era una caja elevada que se llenaba por bombeo y distribuía por tubería a las pocas casas que pagaban el servicio. Para uso de los pobres había plumas públicas distribuidas en varios puntos de la población.

 

Comentando fotografías: Enfermeras practicantes en el Hospital Municipal de Salinas

**

Esta fotografía pertenece a la colección de Maritza Ledee Rivera. Le fue dejada en herencia hace 25 años por la fenecida enfermera Norma Navarro.

Al parecer se trata de una ceremonia de entrega de cofias a estudiantes de enfermería práctica.  La ceremonia se llevó a cabo en el Salón de Asamblea de la alcaldia. Fue durante la administración de Társilo Godreu Ramos, Silito, que fue alcalde de Salinas durante los años 1961-1976. Era entonce gobernador Luis Muñoz Marin.   Quiere decir que esta actividad se celebró  entre 1961-1963, puesto que en enero de 1964 Roberto Sánchez Villella asumió el cargo de gobernador.  Fueron los año en que los servicios de Salud  eran totalmente gratis.  De ese sistema unicamente sobrevivió a la privatización el Centro Médico de Puerto Rico.

En la fotografía hay 24 personas distribuidas en tres filas.  Si usted puede identificar alguna indique de izquierda a derecha el número de la fila y el número que dentro de esa fila le corresponde a la persona, ejemplo:

Recuerde contando de izquierda a derecha

Fila 1, número 5: Nombre de la persona

En la bahía de Cataño:  fragmento de Anecdotario

por Josué Santiago

 

Camino a Río Piedras, viniendo de Salinas, cometí un error que me llevó a una terraza, en Cataño, a orillas de la laguna.

Bajé del vehículo a pedir dirección y tomar una cerveza.

Una pareja de ancianos y un joven de mi edad, entonces, sentados alrededor de una mesa, captó mi atención.

Apenas hubo terminado el mechero su explicación de cómo retomar la ruta que me llevaría a mi destino, le pregunté si el caballero alto y moreno era Davilita.

-Si -me contestó- y la dama que lo acompaña es la viuda de don Plácido Acevedo.

-Sírvales un servicio de lo que sea que estén tomando -le dije.

Al poco rato estaba entre ellos compartiendo de tan grata compañía.

Davilita y la viuda de Plácido Acevedo conversaban de su tiempo. De Pedro Flores y Rafael Hernández. De la enorme rivalidad que existió entre ambos. De sus pequeñeces humanas…

Por aquello de añadir mi granito de arena a la conversación, mencioné a Sylvia Rexach, nuestra gran compositora.

–¡No sea ignorante -me soltó a quemarropa el hombre cuya voz inmortalizó tantos temas de los dos genios de la canción popular puertorriqueña (Rafael Hernández y Pedro Flores)-, cuando se habla de planetas, los meteoritos y los cometas no forman parte del diálogo!

Me sentí casi tan perdido, como el joven aquel que entretenía a la que un día compartió lecho con el autor de Boda gris.

©JSC

 

Huerfana en tiempos de pandemia / por Virgenmina Sosa, Tilita

Dicen que con lágrimas se pasa la vida. 

Surgen cuando sufres,

surgen cuando ríes.

Cuantas veces se conmueve

tu fibra espiritual. 

Dicen que las manitas de los huérfanos

irradian el frío de la muerte

la sombra misteriosa

que reparte soledad

cuando levanta vuelo

el amor maternal.

Dejando tras de sí

llantos de orfandad.

SRS

Comparto con ustedes el relato que hace mi madre, Tilita Sosa, de su recuerdo cuando la pandemia de influenza de 1918 la separó de su madre para siempre.  Homenaje a mi madre en la eternidad de la existencia.

**

**

 

**

Comentando fotografias: Grupo de Maestros de Salinas

 

De la colección de la maestra Gloria Dones compartimos esta fotografía que calculamos fue tomada entre 1955 a 1965.

Si alguien sabe el dato sobre la fecha de la foto y los nombres de los maestros que aparecen en ella agradecemos lo indiquen para que queden grabados para las posteriores generaciones.  En la foto aparecen once maestros.

Sentados:

1. Frank Ortiz

2. Serafín Pabón

Primera fila

3. Monserrate Hernández

4.

5.

6. Melanía Rivera ???

7,

Segunda fila

8.

9. María Luisa Arroyo

10. Esteban Pérez

11.

Todos de izquierda a derecha.

Tambien seria interesante saber si la foto fue tomada en la Escuela Román Baldorioty de Castro o en la Escuela Guillermo Godreau, dos edificios escolares que se encuentran abandonados como planteles escolares actualmente.

Si usted posee alguna foto que enriquezca esta serie dedicada a los maestros pueden optar por enviarlas para incluirlas.

 

Francisco Modesto Cintrón: maestro y humanista

Datos preliminares

por Sergio A. Rodríguez Sosa

Francisco Modesto Cintrón nació en Salinas el 4 de junio de 1893.  Sus padres, Federico Modesto y Pascasia Cintrón tenían ambos 24 años.

Los Modesto era una familia propietaria de tierras en el barrio Río Jueyes, el barrio al  que  el aparato militar estadounidense le expropió la mayor parte de  su territorio desplazando a cuanto ser humano habitaba allí para convertir sus productivas tierras en un campo de tiro y de maniobras de guerra.

Las presentes generaciones desconocen lo pobladas y productivas que eran las tierras de Río Jueyes y el pedazo del barrio Lapas que hoy ocupa la base militar. La expropiación para fines militares de esos terrenos causó un duro golpe a la economía productiva de Salinas en la década de 1940.

Carecemos de información que nos indique que ocurrió durante los primeros 17 años de vida de Francisco Modesto Cintrón.  Se presume que durante ese tiempo estudio hasta graduarse de escuela superior.

En 1910 a los 18 años de edad residía en la casa de su tío paterno  Carlos Modesto Santiago, localizada en el camino vecinal que desde la carretera de Salinas a Santa Isabel conducía a Quebrada Honda. Presumimos que estaba ubicada en los terrenos de la falda sur del Cerro Modesto.  En la casa vivían también un primo de su misma edad, Arturo Modesto Lorenzi, hijo de Carlos y María Lorenzi y otro tío, Federico Modesto Santiago. En ese año ya trabaja para la escuela pública, seleccionado por Stella Márquez, la superintendente de escuelas del Distrito Escolar de Salinas-Santa Isabel.   Márquez,  hija del dueño de la hacienda que bautizó La Isidora, ocupó el cargo de superintendente  escolar en los años de 1918-1952 y fue la fundadora de la Primera Escuela Superior de Salinas en 1924. En 1917 Francisco residía en la calle Luis Muñoz Rivera #44 con su esposa, era maestro y declaraba como dependiente a su madre Pascasia.

En la década de 1920 era muy poco los maestros nacidos en Salinas, entre ellos estaba Rafael Modesto Lorenzi, que fue principal de escuelas, Luis X Lorenzi. Aguedo Santiago Cruz, que luego estudio leyes y Francisco Modesto Cintrón.

Francisco comenzó como maestro de escuela con diploma de escuela superior.   Luego fue director de la escuela elemental urbana de Salinas.  Posteriormente, aun sin completar un bachillerato, el superintendente de escuelas de Ponce lo reclutó como superintendente auxiliar con recomendaciones de Stella Márquez.

Aproximadamente en 1934 se mudó con su esposa María Daubet y sus  cuatro hijos (Francisco, Federico José, Gloria María y Aida Elsa)  a Ponce. Posteriormente fue nombrado Superintendente de escuelas y como parte de sus labores profesionales y estudios terminó viviendo en la Urbanización Ubarri en Río Piedras.  Estudia su bachillerato en educación  en Río Piedras y posteriormente se traslada a la ciudad de Nueva York a  estudiar una  maestría.  De sus experiencias como maestro  y administrador de escuela dejo como parte de sus estudios un escrito mecanografiado de 1938 titulado Interpretación histórica de la Instrucción Pública de Puerto Rico a la luz de los archivos de Ponce.   La muerte lo sorprende en el Bronx el 6 de julio de 1947 a la edad de 54 años.   Para perpetuar su memoria el entonces recién inaugurado caserío público de Salinas fue nombrado en su honor.

Francisco Modesto Cintrón encarnaba las cualidades de un educador y poseía dominio de la palabra, fue maestro venerable de la logia de Salinas y se sabe que escribió poemas y canciones.  Desafortunadamente sus obras poéticas están perdidas.  Únicamente se ha rescatado el vals Alma, con letra de su autoría y música de Francisco Pujals Rivera, un maestro de música mayagüezano que ocupo una plaza de maestro de música en Salinas durante la década de 1920. Con una vieja partitura descubierta entre los papeles de Tilita Sosa, fotocopia que no indica su procedencia, el músico puertorriqueño Juan Carlos Ramos nos proporcionó una interpretación el piano para que escucháramos el vals.  A continuación, presentamos la música y la letra del vals Alma.

 

 

^^

En su genealogía figuran los siguientes datos:

Hijos Francisco, Federico José, Gloria María y Aida Elsa

Primos: Arturo Modesto Lorenzi (Ingeniero Departamento del Interior), Rafael Modesto Lorenzi (Maestro) hijos de María Lorenzi, hermanastra Inés Lorenzi, sobrinos Luis X Lorenzi, Jesús Lorenzi, Rafael Modesto Lorenzi.

 

Fuentes

Ancestry. En https://www.ancestry.com/

Márquez Morales, Stella. Memorias de mi vida profesional y la temática la historia de la escuela superior de Salinas.  Hato Rey, P.R : Márquez, 1976.

Foto en Facebook de Enrique Torres.

Enriqueta Méndez Fajardo, Henrietta Rubio Díaz o simplemente Queta : historias de mis antepasados

por Lilia E. Méndez Vázquez

Serie Genealogía

El personaje que nos atañe revistió toda su vida un aire de misterio, quizás porque aparecía y desaparecía a su antojo, delante de los ojos de los niños descendientes de los Méndez Forestier o porque, a juzgar por los datos hallados hasta ahora, ninguno de sus días fue parecido al otro.

Enriqueta Méndez Fajardo nació alrededor de 1882, un año antes que su hermano Luis Méndez Forestier. Sus padres fueron Gregoria Fajardo y mi bisabuelo Andrés Méndez; y aunque al momento desconocemos si fue fruto del matrimonio entre sus padres, sí sabemos que fue reconocida legalmente al momento de su nacimiento.

En 1903, a sus 21 años, contrajo matrimonio con Francisco Martínez, un militar natural de San Germán y vecino de San Juan, hijo ilegítimo de Luisa Martínez. La pareja estuvo casada hasta el 30 de junio de 1909, cuando solicitaron declarar el vínculo matrimonial como roto y disuelto ante las autoridades civiles.

Ya en el censo de población de 1910, Enriqueta es enumerada como esposa de Amado Carrión y San Juan, un vendedor ambulante de refrescos. Componían un matrimonio consensual y vivían en la calle Isabel Segunda, del barrio Marina, en el municipio de San Juan.

Y aquí empieza el relato oral de los niños de aquella época. Ya ninguno existe, pero su recuerdo de aquella tía andariega a quien llamaban Queta llegó hasta nosotros por lo peculiar del personaje.

Se cuenta que un buen día, Enriqueta decidió emigrar a Nueva York y establecer una banca de bolita que beneficiara a la diáspora boricua y de paso a su bolsillo. La bolita era el juego clandestino paralelo al juego legal de la lotería del Estado y era muy popular en la población quizás por ser los premios más jugosos que en el juego legal.

Aparentemente, el negocio prosperó, pues cada cierto tiempo se oía la algarabía de los pequeños al ver llegar a la Cuesta de las Piedras, hoy calle Post en Mayagüez, la amplia figura de Queta, cargada de bisutería de colores llamativos para regalar a los niños y adolescentes.

El aprecio a Queta era tal, que una foto suya adornaba una pared de la sala donde vivía la familia de su padre.

A principios de la década del 1930, en plena época de la gran depresión, Judith Méndez Más, hija mayor de Luis y Gregoria, mis abuelos paternos, fue enviada a Nueva York a buscar nuevos horizontes. Su padre había fallecido en 1929 y la carga familiar era numerosa por lo que necesitaban algunos miembros que pudieran trabajar y proveer para las necesidades de los menores, o al menos, no ser ellos carga para la frágil economía familiar. Así fue como Judith fue a dar a sus 22 años, a la casa de Enriqueta en el barrio de Brooklyn. Allá conocería a su futuro esposo, Juan Espinosa, con quien procreó una bonita familia. En 1935 se casaron y fueron a vivir a Richmond Hill, NY.

Mientras tanto, Queta vivía en el 239 de Sands St. en Brooklyn con un nuevo marido de apellidos Rubio Díaz. La muerte la sorprendió el 11 de febrero de 1940, en el Kings County Hospital, víctima de su presión arterial. Tenía unos 55 años. Da parte de su deceso, otro de sus sobrinos, Raúl Méndez Segarra, hijo de Andrés y Romana, quien vivió gran parte de su vida en la diáspora y a la sazón tenía 28 años. Raúl aparentemente vivía alojado en casa de la difunta.

Sus datos exactos de nacimiento en 1882, así como información sobre sus pretendientes y descendientes aún no han sido descubiertos.

©Lilia E. Méndez Vázquez

31 de agosto de 2019

Comentando fotografías: los iniciadores del Club Salinas

La asociación es instinto natural en casi todas las especies.  La primera finalidad de la asociación es la supervivencia.  El homo sapiens y todos los primates que el antecedieron eran seres gregarios, es decir, que sus individuos viven juntos y agrupados.   Por eso, tal realidad evoluciona hasta conjugar la afirmación de Aristóteles, de que el ser humano es un animal político. Que, por naturaleza, el individuo humano no puede pensarse fuera de una relación con el estado, con la poli.

Con el pasar del tiempo los clubes pasaron a ser una modalidad de asociación que agrupaba individuos con afinidades de diversas índoles dentro del macrosocial.  Los clubes son esencialmente asociaciones de recreo con una diversidad de finalidades que desembocan en actividades sociales de esparcimiento para sus miembros o la comunidad donde radican.  Los miembros pueden ser afines a actividades culturales, cívicas, deportivas, entre otras.

En le caso de Salinas los clubes locales tuvieron un auge en la década de 1960 y 1970. Se fundaron clubes de amigos en casi todas las comunidades. Entre los más renombrados estaban el Club Amigos del Coco, Club Panamericano de Aguirre, Club Abysmar, Club Cívico Salinense, Club Los Inseparables, Club Asayu, Club Black Dragons, Club Dinámico, Club Social del Coquí, Club Happy Brothers, Club Juventud Unida de la Playa, Club Social Recreativo de Vázquez, Club de Ajedrez de Salinas, Fraternidad Eta Epsilon Sigma, Fraternidad Phi Delta Rho, Sororidad Delta Chi Sigma, entre otros.

En esa época funcionaban también asociaciones recreativas, ligas y clubes deportivos de baloncesto, beisbol, boxeo, levantamiento de pesas, sóftbol, entre otros. Ya a fines del siglo 20 y principios del 21 proliferaron los clubes de dueños de vehículos de motor, ciclismo, etc.

Uno de los clubes más emblemáticos de la historia de las entidades cívicas de la “ciudad del mojo isleño” es el Club Salinas. Fundado en 1961 como consecuencia del campeonato obtenido por el Equipo de Sóftbol Estrellas de Tony. El grupo de sofbolista, encabezados por Antonio Santiago apoyaron la idea de crear una entidad.  El 13 de diciembre de 1961 se formaliza oficialmente el club bajo la presidencia de Ramón Navarro.

Las fotos que acompañamos, proporcionadas por Wilhem Echevarría, y publicadas en el primer anuario de la entidad, recoge la mayoría de los miembros iniciales del Club Salinas. La presentamos como ejemplo de los personajes y del quehacer cívico social que se ha generado en los pueblos y comunidades de Puerto Rico a lo largo de su historia.

**

**

***

©por Sergio A. Rodríguez Sosa

Desconocemos quién fue el fotografo.

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina
Por Víctor Alvarado Guzmán

Foto%2BDenis%2B1.jpg
“¿Tú vas a hacer eso?”, preguntaron asombrados los compañeros de trabajo de Denise, una mujer de 43 años y madre de un hijo de 18, cuando esta les comentó que participaría del certamen de belleza Miss y Mister Iberoamérica Internacional 2018.

La agrónoma Denise Sánchez García, trabaja con el United States Department of Agriculture (USDA), en el área de Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS), en el Aeropuerto Internacional Mercedita de Ponce.

Antes de que cualquier avión pueda alzar vuelo hacia su destino, pasa por sus manos para ser inspeccionado.

Sánchez García, quien vive en Santa Isabel pero es original de Salinas, tiene dos bachilleratos, en química y en agronomía, del Recinto Universitario de Mayagüez, o como ella prefiere llamarlo: el Colegio. “Soy colegial, sangre verde”, dijo con su característico tono de voz dulce y pausado.

Un camino complicado

Su deseo original era estudiar bioquímica, pero situaciones familiares le hicieron buscar otra área de interés.

“La vida familiar fue un poco complicada. Mi papá, Dionisio Sánchez, siempre tuvo complicaciones de salud, así que muchas metas que teníamos no las podíamos alcanzar, porque había que darle atención a él. En la universidad fue un poquito cuesta arriba. Yo sabía que después del bachillerato no podría irme a Estados Unidos a continuar bioquímica. Y decidí buscar otras oportunidades, en el área de investigación, y que me llamara la atención”, explicó Denise.

Casi finalizando su bachillerato en química, conoció al director del Departamento de Agronomía y Suelos en ese tiempo, el Dr. José A. Villarubia Cruz, quien también era químico, y este la motivó a que intentara la investigación científica de suelos. Así llegó a la agronomía.

Pero, Denise también recuerda algo especial que la influenció y la marcó desde niña: el cañaveral.

“El tener ese cañaveral alrededor, que prácticamente lo tenía en el patio de mi casa, y poder jugar en él. Para ese tiempo no había teléfonos ni internet. No había nada. Y esos juegos dentro del cañaveral, ese contacto con la naturaleza, creo que siempre me persiguió. Por eso es que me marca tanto ese contacto con la naturaleza”, comentó melancólica.

61288001_660162744444612_6252035291213725696_o.jpg

Un suceso que cambió su vida

Denise tiene una filosofía interesante sobre su vida: “Para muchos el amor es su motor, para mí lo ha sido el dolor, y trato de absorber todo lo positivo de él”.

Por eso, uno de los sucesos más triste en su vida, le ayudó a comprometerse a realizar otros de sus sueños.

Su madre, Laura García, falleció el 8 de julio de 2018, luego de un derrame cerebral que la mantuvo en cama más de un año.

“La situación de mi mamá me ayudó. Ya había pasado muchas situaciones difíciles, pero esa vivencia con ella me ayudó a despertar sobre lo que era la vida, de una manera impresionante. Le agradecí su sacrificio, su dedicación con nosotros y le prometí a ella que yo iba a vivir. Que daría un espacio para cumplir esos sueños y esas metas”, dijo Denise muy conmovida.

Uno de esos sueños que mantenía desde joven guardado en el baúl de su corazón, era aprender a modelar.

“Me reuní con el director de la academia JMC Model & Talent Agency de Juana Díaz, José Miguel Colón, y le pregunté: ¿Usted cree que a esta edad yo pueda modelar? Ya yo me estaba limitando. Y él me dijo: claro que sí. Vio mis fotos y me aceptó. Y así comencé. En pocos meses, ya me estaban llamando de Santo Domingo para representar a Puerto Rico allá”, explicó.

Miss y Mister Iberoamérica Internacional

El certamen de Miss y Mister Iberoamérica Internacional, que lleva tres años realizándose, es producido por Villasmil Eventos, establecido en Rep. Dominicana. El evento lo componen todos aquellos países de Latinoamérica que son de habla hispana e incluye a Brasil.

“Recogen el potencial que tienen estos países iberoamericanos para llevarlos al certamen de belleza. Como lo es Miss Universe, Miss Mundo, como lo fue Miss Piel Canela hace muchos años. Lo diferente es que tienen todas las categorías, desde niñas hasta adultas de 50 años. Y también tiene categorías de varones. Eso hace este certamen diferente”, explicó Denise.

En la edición del pasado año, Puerto Rico fue el único país que llevó representación en las siete categorías del certamen, ganaron en seis de ellas y en la otra la participante boricua quedó segunda finalista. Denise fue coronada en la categoría Sra. Iberoamérica Internacional.

“Lo más que puedo resaltar del certamen es el poder ver cómo se desplazan estas distintas culturas, como se manejan personas de otros países, todas en un mismo escenario. Son personalidades y culturas completamente distintas. De donde tú vienes y lo que has aprendido en tu país, es algo que sale natural cuando estás en un escenario. Y lo compartes. Hay esa tendencia a compartirlo. Ese compartir de las culturas, esos detalles bonitos que tiene cada país, se quedó bien marcado allí. De hecho, las preguntas del jurado fueron enfocadas al turismo y cultura”, expresó.

La participación y triunfo de Denise en este tipo de certamen, rompe los estereotipos que existen sobre las mujeres que participan de eventos de belleza.

“Todos hemos tenido esa visión de lo que son los concursos de belleza. Pero, eso ha cambiado mucho y uno no lo ve hasta que está dentro del ambiente. Ha cambiado desde la perspectiva de la participante, que ya no quiere ser parte de ese estereotipo. Y ha cambiado mucho desde la perspectiva de los organizadores de eventos y del jurado. Ellos buscan naturalidad en la participante y que realmente haya un propósito detrás de su participación. No es sólo llevarme una corona, ponerla sobre el gavetero y decirles a todos que soy una reina. Lo importante es ¿qué vas a hacer con eso?”, explicó.

Apoyo a causas benéficas

Tras ganar el concurso de Miss Iberoamérica Internacional, Denise recibió acercamientos de fotógrafos, organizadores de eventos e instituciones benéficas.

65794381_684314252029461_8955184860029255680_n.jpg“Una actividad que participé fue en Sabana Grande, en la Pink Pasarela, donde se recaudaron fondos para la Sociedad Americana contra el Cáncer. Fui junto otras modelos del grupo y al diseñador Luis Rentas. Fue una actividad bien bonita, exitosa y conmovedora. Otra diseñadora vistió con su colección a varias de las sobrevivientes con sus hijas, familiares y amistades para que hicieran la pasarela. Esa pasarela fue la más acogida por todo el público”, manifestó.

La Sra. Iberoamérica Internacional expresó que continuará su apoyo a la lucha contra el cáncer, y estará participando de actividades de la organización Light the Nigth: Leukemia and Lymphoma Society.

Por último, Denise asegura que hay que estar preparada para lograr unas cosas en ciertas etapas de la vida.

“Estoy segura de que, en otro momento de mi vida, no hubiese tenido la madurez para hacer esto y para recibirlo con la humildad que tengo ahora. Estoy aprovechando la oportunidad, pero no dejo de ser yo. Una vez salgo de los tacones, y de todo el glamour, sigo siendo la misma compañera de trabajo y haciendo mi labor en el aeropuerto como todos los días”, expresó la agrónoma con alma de reina.

(Nota: Denis entregará su corona en octubre a la próxima Miss Iberoamerica)

por Víctor Alvarado Guzmán

Nelson Santos Torres: ejemplo vivo de la lucha comunitaria

por Ruth (Tata) Santiago y Roberto Thomas

Hay seres humanos cuyo oficio en la vida es la vida misma. Estas personas son a la vez agricultores, constructores, tejedores, alfareros y maestros. Todo lo que pasa por sus manos es susceptible de ser fertilizado, de ser unido, abriendo paso a una nueva forma, puede transformarse en una obra de arte.  Estos artesanos dejan huellas indelebles en todas y todos con quienes se relacionan. Conocerlos es una agradable sorpresa que nos abre las puertas de otra humanidad, trabajar con ellos es una experiencia única que nos enriquece y nos transforma, relacionarse con ellos es entrar a una multiplicidad de vivencias de las que ya no hay marcha atrás.

Nelson Santos Torres es una de estas personas que asume la vida como un oficio. Busca sacar, desarrollar y potenciar la vitalidad que queda en este mundo de injusticias y desigualdades, para transformarlo en el lugar donde cada cual pueda vivir al máximo como parte de un proyecto de mejorar la existencia humana desde una perspectiva de equidad y de justicia. Emana vitalidad creativa y renovadora que practica y enseña con el ejemplo, sin pretensiones ni imposiciones.

Nelson nació en Santurce, Puerto Rico el 26 de agosto de 1946, hijo de Doña Zenaida Torres.  Se crió en Salinas junto a sus hermanas y hermanos y demás familia, durante la época agridulce de la industria de la caña de azúcar. Experimentó de cerca la vida sacrificada del obrero de la caña a través de su abuelo, Don Gerónimo Torres. Pero también tuvo un acercamiento a la vida holgada de los grandes terratenientes para los que su progenitora laboraba como empleada domestica. Desde jovencito, la vida le dio lección de la desigualdad e injusticia imperante.

En 1965 fue reclutado obligatoriamente al ejército de los Estados Unidos a la Guerra de Vietnam donde presenció la crueldad de la invasión norteamericana a un pueblo como el suyo que luchaba por su libertad. Al salir del ejército, Nelson pasó tres años en la ciudad de Nueva York donde participó en las luchas de reivindicaciones por viviendas decentes, educación de calidad y contra el discrimen a través de una organización conocida como, Justicia Boricua Latina.

Al regresar a Salinas en 1970, comprometió su vida con el proceso de justicia y vida buena desde las comunidades no solo de Salinas sino del sureste y otras comunidades y proyectos de Puerto Rico a través de las distintas organizaciones con las que se afilió y trabajó. Fue facilitador de proyectos agrícolas, políticos, obreros-industriales y educador.

Participo y colaboro con las Hermanas de Jesús Mediador y el Padre Álvaro en Bayamón.  Fue parte de la fundación de múltiples organizaciones y proyectos culturales, deportivos, sociales, educativos tales como el Instituto para el Desarrollo Cultural y Deportivo del Coquí, Inc, el Periódico Salinas Hoy que luego se convirtió en Hoy desde Salinas. En conjunto con pescadores y miembros de las comunidades de Salinas, Nelson fundó el Comité Comunal Playa-Playita de Salinas y el Comité para el Desarrollo de Salinas, lo que llevó al establecimiento de la Escuela La Rosada, entre otros. La Escuela La Rosada fue el espacio comunal donde se fundó el Comité Dialogo Ambiental.

Nelson fue parte del desarrollo de Nuestra Escuela en Caguas. Facilitó procesos de organización y desarrollo en la Barriada Morales y Savarona de dicha ciudad a través del Centro de Afirmación Personal y Familiar, (CAPFI). Los principios de evitar que los egos, las peleas chiquitas y las situaciones individuales se interpongan al beneficio y trabajo colectivo han sido guía de todo proceso en el que ha participado.

En diciembre 2010, Nelson lidera la fundación de la Iniciativa de Ecodesarrollo de Bahía de Jobos, Inc. (IDEBAJO) que continua la tradición de facilitar alternativas de desarrollo comunitario desde, por y para las mismas comunidades. Hoy desde IDEBAJO y las organizaciones que la componen, se propicia la autonomía mediante proyectos socio-productivos como Coquí Solar, Construyendo Solidaridad desde el Amor y la Entrega, que ha estado facilitando el desarrollo de vivienda desde el modelo de ayuda mutua, Huertos comunitarios del Coquí, diversos proyectos de turismo comunitario, programa de radio, la pescadería Raúl Maldonado en Playa, la gestión ambiental del Comité Dialogo Ambiental, la organización comunitaria y el desarrollo de proyectos de formación y capacitación entre otros procesos.

Nelson siempre ha enfatizado en la importancia del bien y la gestión colectiva y siempre ha reconocido la aportación de mucha gente en su proceso de vida, desde su madre y su familia, Letty, personas que lo acompañaron y facilitaron su desarrollo, los trabajadores de la caña, las comunidades y tantas otras personas que forman un colectivo que ha aportado y vive en el caminar de Nelson.

En fin, que hoy con reconocer Nelson Santos Torres no pretendemos entrar en esas dinámicas de engrandecer al individuo sucumbiendo a la banalidad de los egos, sino reconocer con humildad que juntos somos parte de ese proyecto, y que contigo hemos fortalecido nuestro compromiso. Que sabemos que somos herederos de la huellas y experiencias que nos ha compartido y que sumando las nuestras construimos un edificio de posibilidades esperanzadoras entre tanto agobio y frustración. Pero que nos parece importante, para recalcar esas cualidades, como unas que no debemos olvidar. Que no es posible transformar el mundo si no lo hacemos desde toda nuestra practica de vida, en el día a día, sin la altanería del que cree que sabe, sino con la humildad del que sabe que cada uno tiene una de las piezas para cambiar el mundo, y que con paciencia, cariño y amor es que se hace posible ese proyecto de humanidad. Gracias, Nelson por compartir junto a nosotras y nosotros la hermandad, la amistad y el arte del compromiso con un mundo mejor que hace que juntos hagamos esto posible.

 

©© Ruth (Tata) Santiago y Roberto Thomas

Semblanza leída en septiembre de 2018 en ocasión de conmemorarse en Salinas el natalicio de Pedro Albizu Campos.