Francisco Modesto Cintrón: maestro y humanista

Datos preliminares

por Sergio A. Rodríguez Sosa

Francisco Modesto Cintrón nació en Salinas el 4 de junio de 1893.  Sus padres, Federico Modesto y Pascasia Cintrón tenían ambos 24 años.

Los Modesto era una familia propietaria de tierras en el barrio Río Jueyes, el barrio al  que  el aparato militar estadounidense le expropió la mayor parte de  su territorio desplazando a cuanto ser humano habitaba allí para convertir sus productivas tierras en un campo de tiro y de maniobras de guerra.

Las presentes generaciones desconocen lo pobladas y productivas que eran las tierras de Río Jueyes y el pedazo del barrio Lapas que hoy ocupa la base militar. La expropiación para fines militares de esos terrenos causó un duro golpe a la economía productiva de Salinas en la década de 1940.

Carecemos de información que nos indique que ocurrió durante los primeros 17 años de vida de Francisco Modesto Cintrón.  Se presume que durante ese tiempo estudio hasta graduarse de escuela superior.

En 1910 a los 18 años de edad residía en la casa de su tío paterno  Carlos Modesto Santiago, localizada en el camino vecinal que desde la carretera de Salinas a Santa Isabel conducía a Quebrada Honda. Presumimos que estaba ubicada en los terrenos de la falda sur del Cerro Modesto.  En la casa vivían también un primo de su misma edad, Arturo Modesto Lorenzi, hijo de Carlos y María Lorenzi y otro tío, Federico Modesto Santiago. En ese año ya trabaja para la escuela pública, seleccionado por Stella Márquez, la superintendente de escuelas del Distrito Escolar de Salinas-Santa Isabel.   Márquez,  hija del dueño de la hacienda que bautizó La Isidora, ocupó el cargo de superintendente  escolar en los años de 1918-1952 y fue la fundadora de la Primera Escuela Superior de Salinas en 1924. En 1917 Francisco residía en la calle Luis Muñoz Rivera #44 con su esposa, era maestro y declaraba como dependiente a su madre Pascasia.

En la década de 1920 era muy poco los maestros nacidos en Salinas, entre ellos estaba Rafael Modesto Lorenzi, que fue principal de escuelas, Luis X Lorenzi. Aguedo Santiago Cruz, que luego estudio leyes y Francisco Modesto Cintrón.

Francisco comenzó como maestro de escuela con diploma de escuela superior.   Luego fue director de la escuela elemental urbana de Salinas.  Posteriormente, aun sin completar un bachillerato, el superintendente de escuelas de Ponce lo reclutó como superintendente auxiliar con recomendaciones de Stella Márquez.

Aproximadamente en 1934 se mudó con su esposa María Daubet y sus  cuatro hijos (Francisco, Federico José, Gloria María y Aida Elsa)  a Ponce. Posteriormente fue nombrado Superintendente de escuelas y como parte de sus labores profesionales y estudios terminó viviendo en la Urbanización Ubarri en Río Piedras.  Estudia su bachillerato en educación  en Río Piedras y posteriormente se traslada a la ciudad de Nueva York a  estudiar una  maestría.  De sus experiencias como maestro  y administrador de escuela dejo como parte de sus estudios un escrito mecanografiado de 1938 titulado Interpretación histórica de la Instrucción Pública de Puerto Rico a la luz de los archivos de Ponce.   La muerte lo sorprende en el Bronx el 6 de julio de 1947 a la edad de 54 años.   Para perpetuar su memoria el entonces recién inaugurado caserío público de Salinas fue nombrado en su honor.

Francisco Modesto Cintrón encarnaba las cualidades de un educador y poseía dominio de la palabra, fue maestro venerable de la logia de Salinas y se sabe que escribió poemas y canciones.  Desafortunadamente sus obras poéticas están perdidas.  Únicamente se ha rescatado el vals Alma, con letra de su autoría y música de Francisco Pujals Rivera, un maestro de música mayagüezano que ocupo una plaza de maestro de música en Salinas durante la década de 1920. Con una vieja partitura descubierta entre los papeles de Tilita Sosa, fotocopia que no indica su procedencia, el músico puertorriqueño Juan Carlos Ramos nos proporcionó una interpretación el piano para que escucháramos el vals.  A continuación, presentamos la música y la letra del vals Alma.

 

 

^^

En su genealogía figuran los siguientes datos:

Hijos Francisco, Federico José, Gloria María y Aida Elsa

Primos: Arturo Modesto Lorenzi (Ingeniero Departamento del Interior), Rafael Modesto Lorenzi (Maestro) hijos de María Lorenzi, hermanastra Inés Lorenzi, sobrinos Luis X Lorenzi, Jesús Lorenzi, Rafael Modesto Lorenzi.

 

Fuentes

Ancestry. En https://www.ancestry.com/

Márquez Morales, Stella. Memorias de mi vida profesional y la temática la historia de la escuela superior de Salinas.  Hato Rey, P.R : Márquez, 1976.

Foto en Facebook de Enrique Torres.

Enriqueta Méndez Fajardo, Henrietta Rubio Díaz o simplemente Queta : historias de mis antepasados

por Lilia E. Méndez Vázquez

Serie Genealogía

El personaje que nos atañe revistió toda su vida un aire de misterio, quizás porque aparecía y desaparecía a su antojo, delante de los ojos de los niños descendientes de los Méndez Forestier o porque, a juzgar por los datos hallados hasta ahora, ninguno de sus días fue parecido al otro.

Enriqueta Méndez Fajardo nació alrededor de 1882, un año antes que su hermano Luis Méndez Forestier. Sus padres fueron Gregoria Fajardo y mi bisabuelo Andrés Méndez; y aunque al momento desconocemos si fue fruto del matrimonio entre sus padres, sí sabemos que fue reconocida legalmente al momento de su nacimiento.

En 1903, a sus 21 años, contrajo matrimonio con Francisco Martínez, un militar natural de San Germán y vecino de San Juan, hijo ilegítimo de Luisa Martínez. La pareja estuvo casada hasta el 30 de junio de 1909, cuando solicitaron declarar el vínculo matrimonial como roto y disuelto ante las autoridades civiles.

Ya en el censo de población de 1910, Enriqueta es enumerada como esposa de Amado Carrión y San Juan, un vendedor ambulante de refrescos. Componían un matrimonio consensual y vivían en la calle Isabel Segunda, del barrio Marina, en el municipio de San Juan.

Y aquí empieza el relato oral de los niños de aquella época. Ya ninguno existe, pero su recuerdo de aquella tía andariega a quien llamaban Queta llegó hasta nosotros por lo peculiar del personaje.

Se cuenta que un buen día, Enriqueta decidió emigrar a Nueva York y establecer una banca de bolita que beneficiara a la diáspora boricua y de paso a su bolsillo. La bolita era el juego clandestino paralelo al juego legal de la lotería del Estado y era muy popular en la población quizás por ser los premios más jugosos que en el juego legal.

Aparentemente, el negocio prosperó, pues cada cierto tiempo se oía la algarabía de los pequeños al ver llegar a la Cuesta de las Piedras, hoy calle Post en Mayagüez, la amplia figura de Queta, cargada de bisutería de colores llamativos para regalar a los niños y adolescentes.

El aprecio a Queta era tal, que una foto suya adornaba una pared de la sala donde vivía la familia de su padre.

A principios de la década del 1930, en plena época de la gran depresión, Judith Méndez Más, hija mayor de Luis y Gregoria, mis abuelos paternos, fue enviada a Nueva York a buscar nuevos horizontes. Su padre había fallecido en 1929 y la carga familiar era numerosa por lo que necesitaban algunos miembros que pudieran trabajar y proveer para las necesidades de los menores, o al menos, no ser ellos carga para la frágil economía familiar. Así fue como Judith fue a dar a sus 22 años, a la casa de Enriqueta en el barrio de Brooklyn. Allá conocería a su futuro esposo, Juan Espinosa, con quien procreó una bonita familia. En 1935 se casaron y fueron a vivir a Richmond Hill, NY.

Mientras tanto, Queta vivía en el 239 de Sands St. en Brooklyn con un nuevo marido de apellidos Rubio Díaz. La muerte la sorprendió el 11 de febrero de 1940, en el Kings County Hospital, víctima de su presión arterial. Tenía unos 55 años. Da parte de su deceso, otro de sus sobrinos, Raúl Méndez Segarra, hijo de Andrés y Romana, quien vivió gran parte de su vida en la diáspora y a la sazón tenía 28 años. Raúl aparentemente vivía alojado en casa de la difunta.

Sus datos exactos de nacimiento en 1882, así como información sobre sus pretendientes y descendientes aún no han sido descubiertos.

©Lilia E. Méndez Vázquez

31 de agosto de 2019

Comentando fotografías: los iniciadores del Club Salinas

La asociación es instinto natural en casi todas las especies.  La primera finalidad de la asociación es la supervivencia.  El homo sapiens y todos los primates que el antecedieron eran seres gregarios, es decir, que sus individuos viven juntos y agrupados.   Por eso, tal realidad evoluciona hasta conjugar la afirmación de Aristóteles, de que el ser humano es un animal político. Que, por naturaleza, el individuo humano no puede pensarse fuera de una relación con el estado, con la poli.

Con el pasar del tiempo los clubes pasaron a ser una modalidad de asociación que agrupaba individuos con afinidades de diversas índoles dentro del macrosocial.  Los clubes son esencialmente asociaciones de recreo con una diversidad de finalidades que desembocan en actividades sociales de esparcimiento para sus miembros o la comunidad donde radican.  Los miembros pueden ser afines a actividades culturales, cívicas, deportivas, entre otras.

En le caso de Salinas los clubes locales tuvieron un auge en la década de 1960 y 1970. Se fundaron clubes de amigos en casi todas las comunidades. Entre los más renombrados estaban el Club Amigos del Coco, Club Panamericano de Aguirre, Club Abysmar, Club Cívico Salinense, Club Los Inseparables, Club Asayu, Club Black Dragons, Club Dinámico, Club Social del Coquí, Club Happy Brothers, Club Juventud Unida de la Playa, Club Social Recreativo de Vázquez, Club de Ajedrez de Salinas, Fraternidad Eta Epsilon Sigma, Fraternidad Phi Delta Rho, Sororidad Delta Chi Sigma, entre otros.

En esa época funcionaban también asociaciones recreativas, ligas y clubes deportivos de baloncesto, beisbol, boxeo, levantamiento de pesas, sóftbol, entre otros. Ya a fines del siglo 20 y principios del 21 proliferaron los clubes de dueños de vehículos de motor, ciclismo, etc.

Uno de los clubes más emblemáticos de la historia de las entidades cívicas de la “ciudad del mojo isleño” es el Club Salinas. Fundado en 1961 como consecuencia del campeonato obtenido por el Equipo de Sóftbol Estrellas de Tony. El grupo de sofbolista, encabezados por Antonio Santiago apoyaron la idea de crear una entidad.  El 13 de diciembre de 1961 se formaliza oficialmente el club bajo la presidencia de Ramón Navarro.

Las fotos que acompañamos, proporcionadas por Wilhem Echevarría, y publicadas en el primer anuario de la entidad, recoge la mayoría de los miembros iniciales del Club Salinas. La presentamos como ejemplo de los personajes y del quehacer cívico social que se ha generado en los pueblos y comunidades de Puerto Rico a lo largo de su historia.

**

**

***

©por Sergio A. Rodríguez Sosa

Desconocemos quién fue el fotografo.

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina
Por Víctor Alvarado Guzmán

Foto%2BDenis%2B1.jpg
“¿Tú vas a hacer eso?”, preguntaron asombrados los compañeros de trabajo de Denise, una mujer de 43 años y madre de un hijo de 18, cuando esta les comentó que participaría del certamen de belleza Miss y Mister Iberoamérica Internacional 2018.

La agrónoma Denise Sánchez García, trabaja con el United States Department of Agriculture (USDA), en el área de Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS), en el Aeropuerto Internacional Mercedita de Ponce.

Antes de que cualquier avión pueda alzar vuelo hacia su destino, pasa por sus manos para ser inspeccionado.

Sánchez García, quien vive en Santa Isabel pero es original de Salinas, tiene dos bachilleratos, en química y en agronomía, del Recinto Universitario de Mayagüez, o como ella prefiere llamarlo: el Colegio. “Soy colegial, sangre verde”, dijo con su característico tono de voz dulce y pausado.

Un camino complicado

Su deseo original era estudiar bioquímica, pero situaciones familiares le hicieron buscar otra área de interés.

“La vida familiar fue un poco complicada. Mi papá, Dionisio Sánchez, siempre tuvo complicaciones de salud, así que muchas metas que teníamos no las podíamos alcanzar, porque había que darle atención a él. En la universidad fue un poquito cuesta arriba. Yo sabía que después del bachillerato no podría irme a Estados Unidos a continuar bioquímica. Y decidí buscar otras oportunidades, en el área de investigación, y que me llamara la atención”, explicó Denise.

Casi finalizando su bachillerato en química, conoció al director del Departamento de Agronomía y Suelos en ese tiempo, el Dr. José A. Villarubia Cruz, quien también era químico, y este la motivó a que intentara la investigación científica de suelos. Así llegó a la agronomía.

Pero, Denise también recuerda algo especial que la influenció y la marcó desde niña: el cañaveral.

“El tener ese cañaveral alrededor, que prácticamente lo tenía en el patio de mi casa, y poder jugar en él. Para ese tiempo no había teléfonos ni internet. No había nada. Y esos juegos dentro del cañaveral, ese contacto con la naturaleza, creo que siempre me persiguió. Por eso es que me marca tanto ese contacto con la naturaleza”, comentó melancólica.

61288001_660162744444612_6252035291213725696_o.jpg

Un suceso que cambió su vida

Denise tiene una filosofía interesante sobre su vida: “Para muchos el amor es su motor, para mí lo ha sido el dolor, y trato de absorber todo lo positivo de él”.

Por eso, uno de los sucesos más triste en su vida, le ayudó a comprometerse a realizar otros de sus sueños.

Su madre, Laura García, falleció el 8 de julio de 2018, luego de un derrame cerebral que la mantuvo en cama más de un año.

“La situación de mi mamá me ayudó. Ya había pasado muchas situaciones difíciles, pero esa vivencia con ella me ayudó a despertar sobre lo que era la vida, de una manera impresionante. Le agradecí su sacrificio, su dedicación con nosotros y le prometí a ella que yo iba a vivir. Que daría un espacio para cumplir esos sueños y esas metas”, dijo Denise muy conmovida.

Uno de esos sueños que mantenía desde joven guardado en el baúl de su corazón, era aprender a modelar.

“Me reuní con el director de la academia JMC Model & Talent Agency de Juana Díaz, José Miguel Colón, y le pregunté: ¿Usted cree que a esta edad yo pueda modelar? Ya yo me estaba limitando. Y él me dijo: claro que sí. Vio mis fotos y me aceptó. Y así comencé. En pocos meses, ya me estaban llamando de Santo Domingo para representar a Puerto Rico allá”, explicó.

Miss y Mister Iberoamérica Internacional

El certamen de Miss y Mister Iberoamérica Internacional, que lleva tres años realizándose, es producido por Villasmil Eventos, establecido en Rep. Dominicana. El evento lo componen todos aquellos países de Latinoamérica que son de habla hispana e incluye a Brasil.

“Recogen el potencial que tienen estos países iberoamericanos para llevarlos al certamen de belleza. Como lo es Miss Universe, Miss Mundo, como lo fue Miss Piel Canela hace muchos años. Lo diferente es que tienen todas las categorías, desde niñas hasta adultas de 50 años. Y también tiene categorías de varones. Eso hace este certamen diferente”, explicó Denise.

En la edición del pasado año, Puerto Rico fue el único país que llevó representación en las siete categorías del certamen, ganaron en seis de ellas y en la otra la participante boricua quedó segunda finalista. Denise fue coronada en la categoría Sra. Iberoamérica Internacional.

“Lo más que puedo resaltar del certamen es el poder ver cómo se desplazan estas distintas culturas, como se manejan personas de otros países, todas en un mismo escenario. Son personalidades y culturas completamente distintas. De donde tú vienes y lo que has aprendido en tu país, es algo que sale natural cuando estás en un escenario. Y lo compartes. Hay esa tendencia a compartirlo. Ese compartir de las culturas, esos detalles bonitos que tiene cada país, se quedó bien marcado allí. De hecho, las preguntas del jurado fueron enfocadas al turismo y cultura”, expresó.

La participación y triunfo de Denise en este tipo de certamen, rompe los estereotipos que existen sobre las mujeres que participan de eventos de belleza.

“Todos hemos tenido esa visión de lo que son los concursos de belleza. Pero, eso ha cambiado mucho y uno no lo ve hasta que está dentro del ambiente. Ha cambiado desde la perspectiva de la participante, que ya no quiere ser parte de ese estereotipo. Y ha cambiado mucho desde la perspectiva de los organizadores de eventos y del jurado. Ellos buscan naturalidad en la participante y que realmente haya un propósito detrás de su participación. No es sólo llevarme una corona, ponerla sobre el gavetero y decirles a todos que soy una reina. Lo importante es ¿qué vas a hacer con eso?”, explicó.

Apoyo a causas benéficas

Tras ganar el concurso de Miss Iberoamérica Internacional, Denise recibió acercamientos de fotógrafos, organizadores de eventos e instituciones benéficas.

65794381_684314252029461_8955184860029255680_n.jpg“Una actividad que participé fue en Sabana Grande, en la Pink Pasarela, donde se recaudaron fondos para la Sociedad Americana contra el Cáncer. Fui junto otras modelos del grupo y al diseñador Luis Rentas. Fue una actividad bien bonita, exitosa y conmovedora. Otra diseñadora vistió con su colección a varias de las sobrevivientes con sus hijas, familiares y amistades para que hicieran la pasarela. Esa pasarela fue la más acogida por todo el público”, manifestó.

La Sra. Iberoamérica Internacional expresó que continuará su apoyo a la lucha contra el cáncer, y estará participando de actividades de la organización Light the Nigth: Leukemia and Lymphoma Society.

Por último, Denise asegura que hay que estar preparada para lograr unas cosas en ciertas etapas de la vida.

“Estoy segura de que, en otro momento de mi vida, no hubiese tenido la madurez para hacer esto y para recibirlo con la humildad que tengo ahora. Estoy aprovechando la oportunidad, pero no dejo de ser yo. Una vez salgo de los tacones, y de todo el glamour, sigo siendo la misma compañera de trabajo y haciendo mi labor en el aeropuerto como todos los días”, expresó la agrónoma con alma de reina.

(Nota: Denis entregará su corona en octubre a la próxima Miss Iberoamerica)

por Víctor Alvarado Guzmán

Nelson Santos Torres: ejemplo vivo de la lucha comunitaria

por Ruth (Tata) Santiago y Roberto Thomas

Hay seres humanos cuyo oficio en la vida es la vida misma. Estas personas son a la vez agricultores, constructores, tejedores, alfareros y maestros. Todo lo que pasa por sus manos es susceptible de ser fertilizado, de ser unido, abriendo paso a una nueva forma, puede transformarse en una obra de arte.  Estos artesanos dejan huellas indelebles en todas y todos con quienes se relacionan. Conocerlos es una agradable sorpresa que nos abre las puertas de otra humanidad, trabajar con ellos es una experiencia única que nos enriquece y nos transforma, relacionarse con ellos es entrar a una multiplicidad de vivencias de las que ya no hay marcha atrás.

Nelson Santos Torres es una de estas personas que asume la vida como un oficio. Busca sacar, desarrollar y potenciar la vitalidad que queda en este mundo de injusticias y desigualdades, para transformarlo en el lugar donde cada cual pueda vivir al máximo como parte de un proyecto de mejorar la existencia humana desde una perspectiva de equidad y de justicia. Emana vitalidad creativa y renovadora que practica y enseña con el ejemplo, sin pretensiones ni imposiciones.

Nelson nació en Santurce, Puerto Rico el 26 de agosto de 1946, hijo de Doña Zenaida Torres.  Se crió en Salinas junto a sus hermanas y hermanos y demás familia, durante la época agridulce de la industria de la caña de azúcar. Experimentó de cerca la vida sacrificada del obrero de la caña a través de su abuelo, Don Gerónimo Torres. Pero también tuvo un acercamiento a la vida holgada de los grandes terratenientes para los que su progenitora laboraba como empleada domestica. Desde jovencito, la vida le dio lección de la desigualdad e injusticia imperante.

En 1965 fue reclutado obligatoriamente al ejército de los Estados Unidos a la Guerra de Vietnam donde presenció la crueldad de la invasión norteamericana a un pueblo como el suyo que luchaba por su libertad. Al salir del ejército, Nelson pasó tres años en la ciudad de Nueva York donde participó en las luchas de reivindicaciones por viviendas decentes, educación de calidad y contra el discrimen a través de una organización conocida como, Justicia Boricua Latina.

Al regresar a Salinas en 1970, comprometió su vida con el proceso de justicia y vida buena desde las comunidades no solo de Salinas sino del sureste y otras comunidades y proyectos de Puerto Rico a través de las distintas organizaciones con las que se afilió y trabajó. Fue facilitador de proyectos agrícolas, políticos, obreros-industriales y educador.

Participo y colaboro con las Hermanas de Jesús Mediador y el Padre Álvaro en Bayamón.  Fue parte de la fundación de múltiples organizaciones y proyectos culturales, deportivos, sociales, educativos tales como el Instituto para el Desarrollo Cultural y Deportivo del Coquí, Inc, el Periódico Salinas Hoy que luego se convirtió en Hoy desde Salinas. En conjunto con pescadores y miembros de las comunidades de Salinas, Nelson fundó el Comité Comunal Playa-Playita de Salinas y el Comité para el Desarrollo de Salinas, lo que llevó al establecimiento de la Escuela La Rosada, entre otros. La Escuela La Rosada fue el espacio comunal donde se fundó el Comité Dialogo Ambiental.

Nelson fue parte del desarrollo de Nuestra Escuela en Caguas. Facilitó procesos de organización y desarrollo en la Barriada Morales y Savarona de dicha ciudad a través del Centro de Afirmación Personal y Familiar, (CAPFI). Los principios de evitar que los egos, las peleas chiquitas y las situaciones individuales se interpongan al beneficio y trabajo colectivo han sido guía de todo proceso en el que ha participado.

En diciembre 2010, Nelson lidera la fundación de la Iniciativa de Ecodesarrollo de Bahía de Jobos, Inc. (IDEBAJO) que continua la tradición de facilitar alternativas de desarrollo comunitario desde, por y para las mismas comunidades. Hoy desde IDEBAJO y las organizaciones que la componen, se propicia la autonomía mediante proyectos socio-productivos como Coquí Solar, Construyendo Solidaridad desde el Amor y la Entrega, que ha estado facilitando el desarrollo de vivienda desde el modelo de ayuda mutua, Huertos comunitarios del Coquí, diversos proyectos de turismo comunitario, programa de radio, la pescadería Raúl Maldonado en Playa, la gestión ambiental del Comité Dialogo Ambiental, la organización comunitaria y el desarrollo de proyectos de formación y capacitación entre otros procesos.

Nelson siempre ha enfatizado en la importancia del bien y la gestión colectiva y siempre ha reconocido la aportación de mucha gente en su proceso de vida, desde su madre y su familia, Letty, personas que lo acompañaron y facilitaron su desarrollo, los trabajadores de la caña, las comunidades y tantas otras personas que forman un colectivo que ha aportado y vive en el caminar de Nelson.

En fin, que hoy con reconocer Nelson Santos Torres no pretendemos entrar en esas dinámicas de engrandecer al individuo sucumbiendo a la banalidad de los egos, sino reconocer con humildad que juntos somos parte de ese proyecto, y que contigo hemos fortalecido nuestro compromiso. Que sabemos que somos herederos de la huellas y experiencias que nos ha compartido y que sumando las nuestras construimos un edificio de posibilidades esperanzadoras entre tanto agobio y frustración. Pero que nos parece importante, para recalcar esas cualidades, como unas que no debemos olvidar. Que no es posible transformar el mundo si no lo hacemos desde toda nuestra practica de vida, en el día a día, sin la altanería del que cree que sabe, sino con la humildad del que sabe que cada uno tiene una de las piezas para cambiar el mundo, y que con paciencia, cariño y amor es que se hace posible ese proyecto de humanidad. Gracias, Nelson por compartir junto a nosotras y nosotros la hermandad, la amistad y el arte del compromiso con un mundo mejor que hace que juntos hagamos esto posible.

 

©© Ruth (Tata) Santiago y Roberto Thomas

Semblanza leída en septiembre de 2018 en ocasión de conmemorarse en Salinas el natalicio de Pedro Albizu Campos.

 

Revista Internacional de moda y estilos de vida reconoce el talento salinense

Edgar Santana Torres, es un salinense que ha vivido en los Estados Unidos la mayor parte de su vida.  Durante más de 35 años trabajó en el área de la salud como enfermero graduado ejerciendo su profesión en Nueva York y Hawaii.

Hace varios años se jubiló y comenzó a elaborar piezas de joyería como pasatiempo y técnica de relajación y distracción.  Durante todo este tiempo perfecciono sus técnicas de diseño de joyas logrando gran maestría en el arte.  Sus finos diseños eran elogiados por sus conocidos y amigos y la opinión generalizada entre ellos era que debía comercializar estas piezas únicas que Edgar estaba creando.

Hace dos años unos amigos de Francia, dedicados al mundo del diseño de accesorios y moda que poseen un negocio de zapatos en el Village, lo invitaron a pasar la noche buena en ese país europeo.  Allí conoció a los demás invitados, entre ellos una chica haitiana que publica un bloq sobre moda.  En febrero pasado esta chica se comunicó con Edgar para invitarlo a ser parte de un artículo en una revista de modas cuyo autor deseaba tocar el asunto del huracán María y dar a conocer el talento artístico de personas de la isla en el diseño de objetos y piezas relacionadas con la moda que fueran desconocidos por el público en general.

Edgar aceptó la invitación y recibió instrucciones de que enviara fotos de sus trabajos los cuales fueron elogiados y seleccionado para publicación. El autor sometió la información recopilada sobre Santana Torres a Phillip Wong, quien es el editor, escritor, y fotógrafo de la revista Verve Fashion Magazine.  Verve es una prestigiosa revista de lujo y estilos de vida para mujeres publicada en la India desde 1995.  Edgar entonces fue citado por Wong llevando las piezas elaboradas para que este escogiera.  Desde ese momento se comenzó a buscar el talento para modelar las piezas que se incluirían en el artículo.

Como se pidió gente con talentos no conocidos Edgar hizo contacto con diferentes personas del sector de modas entre ellas su compueblana la modelo Charlene Ortiz Melero quienes viajaron a New York para posar las joyerías de Edgar ante los fotógrafos de la revista.

Dado que Puerto Rico alcanzó presencia internacional a raíz del huracán Maria, Wong recopiló información sobre la isla antillana para elaborar el artículo.  Su historia en torno a lo sucedido después del desastre que dejó María y el desfile de fotos tomadas a las modelos resultaron en un precioso artículo titulado Eyes of a Nation que resalta el trabajo del salinense Edgar Santana Torres, así como el talento puertorriqueño.

Recordando a Doña Pancha / Roberto Quiñones Rivera

Un día como hoy, 17 de septiembre,  Doña Pancha estaría disfrutando de su cumpleaños 115 en esta dimensión pero el Ser Supremo  la reclamó para su jardín hace cinco años.  Hoy sería su vuelta al sol número 115 ya que al ser requerida contaba con 107 años y 10 meses de vida muy fructífera…

Toda su familia guarda para ella siempre pensamientos y recuerdos de sus casi 108 años de vida.   Entre nosotros vive el convencimiento de que seguimos recibiendo de ella protección y amor desde el ámbito que el Ser Supremo le asignó como nuestro Ángel Guardián.

por Roberto Quiñones Rivera

 

In Memoriam. Celso Martínez López, 1941-2018

 

Celso Martínez ha partido a morar con el Señor. Servidor público. Servidor de su gente y  de su pueblo. Sobre todo, servidor de Dios y de su parroquia, Nuestra Señora de la Monserrate.

Se pueden recordar anécdotas jocosas y muy buenas sobre ti.

Padre tierno.  Esposo amoroso. Trabajador incansable. Vecino y amigo dedicado. Como nos deleitaste con tu sonrisa y tu prontitud a la ayuda de quien fuera que te la pidiera. Contribuiste con todos sin esperar nada a cambio. Usaste tus talentos y los multiplicaste al 100%.

Y qué decir de tus platos exquisitos. Fuiste especial, buen anfitrión – querido compadre y segundo papa! ¡Te vamos a extrañar mucho, caray! ¡Todo fue tan rápido! ¡Te fuiste muy pronto!

Aprendimos de ti a ver la vida con miras a ayudar y a gozarnos – NO importando la prueba. Por Fe, sabemos que nos vamos a encontrar. ¿Cómo te habrán recibido nuestros seres queridos ya idos? ¡Qué lindo será ese reencuentro familiar y salinense!

Estarás gozándotelos y ellos a ti! Así hay que verlo, querido Celso. Somos simples pasajeros en esta tierra. La meta que nos espera, ya tú llegaste a ella.  Allá nos esperas y que clase fiesta vamos a formar! Pero, aquí quedamos haciendo lo que corresponde hacer. Ya tu cumpliste y estarás feliz y descansando en paz. ¡Celebramos tu vida!

por Eileen P. Santiago Soto y María del R. Ibarra Hernández

Entre la calle y el río / Beatriz Martell

Entre La Calle y el Rio

Poema de Beatriz Martell

Música de Juan Carlos Ramos

Cantado por Coco Ramos

 

Beatriz Martell, “Betty” o “Doña Betty” como cariñosamente la llamaban sus familiares y amigos, nació en Ponce, PR el 29 de agosto de 1924. Fueron sus padres Concepción Martell y Paula Ruiz.

Doña Betty, no tuvo la oportunidad (como les sucedía a muchos para aquel entonces) de completar ni siquiera la escuela elemental. Sin embargo, cuando me casé con su hija mayor, Helvetia y pasé a ser parte de la familia Martell, me fui percatando que la ausencia de estudios formales no fue necesaria ya que los mismos habían sido substituidos con esa experiencia única que otorga gratuitamente la Escuela de La Vida.

Desde el 1976 cuando me uní a Helvetia, hasta septiembre del 2009, fecha en que partió de este plano, fui conociendo a Doña Betty y entendiendo su filosofía de vida y su amor incondicional por todos sus hijos. Siempre recordaré con gran cariño los domingos en la tarde cuando hijos, otros familiares y yernos descendíamos en su casa de Guaynabo como aviones en busca de combustible a lo que llamábamos jocosamente “el aeropuerto”. El combustible desde luego eran los sendos platos típicos que en su famosa cocina confeccionaba con absoluta maestría. ¡Ah, que gratos recuerdos!

Al pasar del tiempo regresó a su querido Ponce. Los años habían comenzado a trazar huella en su salud. No obstante, mantenía su espíritu firme y luchador y continuaba recibiendo a todos, aunque un poco más limitado el cupo, en su apartamento ponceño.

Fue en una de esas tardes tranquilas del Ponce cálido y señorial que la observé buscando en un pequeño baúl algunos papeles, muchos de los cuales exhibían el paso del tiempo reflejando el “castigo” del doblar y desdoblar a través de los años.

Se detuvo a leer uno de estos papeles y comenzó a balbucear “Entre La Calle y El Rio”. Comencé a prestarle atención disimuladamente a su lectura ya que no quería interrumpir el soliloquio. Cuando terminó, me acerqué a ella y le pregunté: ¿Doña Betty, y quién escribió ese bello poema? Se percató entonces que la había estado escuchando, elevó su mirada y me dijo con esa gran humildad que siempre la caracterizó: “Ay Juan Carlos, es solo una tontería que le escribí a nuestro padre por su esfuerzo en brindar lo mejor a sus cinco hijas.”

Le dije entonces: “Doña Betty es un poema precioso y por ese “sabor” a campo que lo permea, creo que una música de seis, lo resaltaría.”  Me dijo entonces emocionada: “¡Quién lo iba a pensar que yo, me haría “famosa” por haber escrito algo!

Unos meses más tarde y quizás presintiendo el desenlace me dijo: “Juan Carlos, cuando me llegue mi día, me gustaría que mi poema con su música se interpretara en mi sepelio.” Bajé la vista y solo asentí con un moviendo del rostro.

Poco después le pasé la letra y la música a mi hermano Coco, quien al igual que yo es pianista profesional pero dotado de una voz que moldea con gran habilidad al género que interpreta.

Cumpliendo con el deseo de Doña Betty, alquilamos un vehículo equipado con esos altoparlantes que usan los comercios para publicidad, y durante el recorrido del cortejo fúnebre hasta el cementerio, alternamos el seis con la danza Beatriz, la cual le había compuesto y dedicado a esta gran ponceña un par de años antes.

¡Doña Betty, ahora es usted parte del Salón Virtual que comparten escritores, cuentistas, poetas, poetisas, músicos, y analistas políticos de este Blog!

¡Creo que ahora sí, ha dado el primer paso a la fama!

 

Juan Carlos Ramos

 

 

Pintura de Félix Cordero, detalle

Realizarán reconocimiento en memoria a la cantautora salinense Ivania Zayas Ortiz / por Víctor Alvarado Guzmán

Salinas, Puerto Rico – La Legislatura Municipal de Salinas aprobó por unanimidad una Resolución de la Legisladora Municipal del PIP, Litzy Alvarado Antonetty, con la coautoría de toda la delegación del PPD, para designar con el nombre de la cantautora salinense Ivania Zayas Ortiz el salón de banda y baile de la Escuela de Bellas Artes Santiago R. Palmer del Municipio salinense.

Alvarado Antonetty propuso este reconocimiento por lo que ésta y su familia representan para el pueblo de Salinas.

Ivania se inicio formalmente en la música a los 12 años en la Escuela Intermedia Urbana de Salinas, donde se desempeñó como primera y segunda trompeta en la Banda Escolar, con la cual representó al municipio de Salinas a nivel nacional. Su conocimiento sobre la guitarra lo adquirió de forma autodidacta.

Según la Legisladora Municipal, para Zayas Ortiz la música fue su mayor pasión e incursionó en varios géneros musicales.

“En 1995, junto a su amigo y guitarrista Danny Ruiz (q.e.p.d), obtuvieron el primer lugar en la categoría de interpretación en el VII Festival de la Canción en el Teatro Georgetti de San Juan, con la canción “Sueño sin final” escrita por Ivania. Luego se formó Ivania y los Seres de Plasticina, y grabó la producción musical “Seres”, que constó con diez temas de la autoría de Ivania, y un tema escrito e interpretado por su padre Ángel Luis Zayas. El amor por su Patria, a la libertad de su país y a luchar por las causas justas, la llevó a interpretar un selecto repertorio del cancionero latinoamericano, que los compartió en diversas actividades, como fue la inauguración de la Plaza Monumento a Albizu Campos en Salinas en el 2013”

En el 2008, Ivania fue parte del Taller de Cantautores del Instituto de Cultura Puertorriqueño (ICP) y en los últimos años de su vida, la cantautora realizó diversas presentaciones en Puerto Rico, junto a la profesora y trombonista de origen holandés, May Peters, bajo el exitoso concepto ‘De la bohemia a la rumba’.

Con respecto a su educación, Ivania se graduó de un bachillerato en Artes de Comunicación/Comunicación Audiovisual en la Universidad de Puerto Rico y obtuvo un grado de maestría en Gestión y Administración Cultural. Trabajó como videógrafa en EducArte Inc. del Municipio de San Juan, fue locutora y técnica de locución en Radio Universidad de Puerto Rico, editora en jefe y correctora de la Revista Noctámbulo de la corporación Mannon Group, asistente ejecutiva de la Feria Internacional del Libro de Puerto Rico y Coordinadora de Relaciones Pública y Apoyo del Departamento de Desarrollo del Museo de Arte de Puerto Rico.

“Habiendo sido tocada su familia por el cáncer, esto la motivó a participar de actividades con profundo interés humano, como la edición del 2002 del “Relevo por la vida”, auspiciado por la Sociedad Americana contra el Cáncer, evento de Ponce realizado en el Albergue Olímpico de Salinas. En el 2014, fue escogida como “Embajadora Artística” del primer evento de “Relevo por la vida” realizado por equipos del pueblo salinense. Además, participó de la actividad “Desnudas por Haití”, para comprar medicamentos para las mujeres en Haití.

En el salón que llevará el nombre de Ivania, se pintará un mural con su imagen, a realizarse por otro joven artista salinense José Luis Baerga, mejor conocido por Chema. El proyecto respaldado por la presidenta de la Legislatura Municipal, Jacqueline Vázquez Suárez, incluye realizar una sencilla actividad de pueblo, que junto a su familia y amistades, celebre la vida de Ivania Zayas Ortiz.

-###-

 

Luis Méndez Forestier / Lilia E. Méndez Vázquez

Serie Genealogía

Muchas veces, los datos, sean de la índole que sean, parece que le hacen jugarretas al investigador, escondiéndose, permitiendo que se frustre y abandone la búsqueda para no terminar en un manicomio. Más cuando menos se espera, aparecen como de casualidad y pareciera que tienen vida propia. Esto me sucedió con la historia que voy a contar sobre mi abuelo paterno, Luis Méndez Forestier.

Niños en Carlisle

Con motivo del escándalo de las cárceles para niños hijos de inmigrantes en Estados Unidos, han aparecido en la red social Facebook unas historias sobre unas escuelas que los norteamericanos crearon a finales del siglo 19, con el propósito de que los niños indios y niños negros olvidaran sus raíces y su cultura y se asimilaran a la cultura norteamericana. Así surgieron Carlisle Indian Industrial School, Hampton Normal and Agricultural School y Tuskegee Normal and Industrial School, entre otras. Las mismas eran muy estrictas al estilo de las escuelas militares y muchos niños lograron salir adelante, pero otros fueron abusados, escaparon y murieron ya que no se acostumbraban a la vida sin sus familias. Una de las prácticas que acostumbraban las escuelas era dispersar a los alumnos que venían de una tribu o pueblo para que no pudieran hablar su  lenguaje y se vieran forzados a aprender el inglés.

El cambio de soberanía

La invasión norteamericana a Puerto Rico coincidió con la recién creación de estas escuelas y los funcionarios escolares estadounidenses destacados en Puerto Rico creyeron prudente incluir a los indios-negros puertorriqueños en su estrategia de asimilación. Así fueron seleccionados cientos de niños y jóvenes puertorriqueños, a quienes se les otorgaban becas y eran enviados a estudiar a estas escuelas. Durante la colonización española en Puerto Rico, las familias pudientes enviaban a sus hijos a estudiar a España, lo que era motivo de orgullo y prestigio. Supongo que, al surgir estas becas para ir a Estados Unidos, las familias típicas veían una oportunidad de que sus hijos se prepararan al igual que los hijos de las familias pudientes.

Cuando los norteamericanos invadieron a Puerto Rico, Luis Méndez Forestier tenía 15 años. Su padre Juan Andrés Méndez, era un trabajador administrativo de la Hacienda San José, luego Central Eureka en Hormigueros. A pesar de ser un empleado de la hacienda, su relación con los dueños era una estrecha, ya que fueron los padrinos de su matrimonio. La historia oral de mi familia cuenta que era muy amigo de los hijos de los dueños, Luis y Mateo Fajardo Cardona, éste último, colaborador y asesor del Ejército de Estados Unidos en su paso por el oeste puertorriqueño. Juan Andrés Méndez, no era una persona adinerada, pero gracias a su relación con la familia Fajardo, vivía en una casa amplia y cómoda con su esposa y sus ocho hijos. Es de suponer que esa misma relación facilitara la inclusión de Luis entre los becados para ir a los Estados Unidos.

Luis Méndez Forestier

Luis Méndez Forestier

La historia oral familiar dice que Luis estudió ingeniería eléctrica en la Universidad de Tuskegee, Alabama. Sin embargo, al momento de Luis ir a estudiar, el lugar se llamaba Tuskegee Normal and Industrial School Institute y era una escuela fundada por Booker T. Washington para proveer educación vocacional e industrial y encaminar a la población negra a empoderarse de los derechos civiles que les eran negados. A esta escuela asistieron, no solamente estudiantes puertorriqueños, sino que el gobierno estadounidense incluyó estudiantes de Cuba y otras antillas.

Luis aparece por primera vez como estudiante de la institución en su catálogo de 1901-1902. Tenía 17 años. El programa de estudios duraba 3 años e incluía las siguientes materias:

 

A pesar de que el programa duraba 3 años, Luis permaneció en Tuskegee hasta el 1904-1905. Nunca obtuvo su diploma porque  un accidente en un laboratorio  lo dejó ciego de un ojo y se deprimió de tal manera que regresó a Puerto Rico sin graduarse. No obstante, trabajó como instalador de alumbrado eléctrico en la carretera de Mayagüez a San Germán, en 1910 para la Central Eureka. Ese mismo año se casó con Gregoria Más Rodríguez, con quien procreó diez hijos.

Luis falleció víctima de la tuberculosis, el 20 de agosto de 1929, a la edad de 46 años.

Referencias

Brooks, F. Erik. Booker T. Washington in Encyclopedia of Alabama. [http://www.encyclopediaofalabama.org/article/h-1506]

Carlisle Indian School Digital Resource Center [http://carlisleindian.dickinson.edu/]

Catalogue of Tuskegee University (1903-1904): 73-74.

Commissioner of Education for Porto Rico. Annual Report. 1904 [https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=miun.act0826.1904.001;view=1up;seq=1]

Landis, Barbara. Carlisle Indian Industrial School, (1879-1918).  [http://home.epix.net/~landis/index.html]

Navarro-Rivera, Pablo. Acculturation Under Duress:The Puerto Rican Experience at the Carlisle Indian Industrial School 1898-1918. [http://home.epix.net/~landis/navarro.html]

Rivero Ángel. Mateo Fajardo Cardona y la invasión de 1898. [https://horomicos.wordpress.com/2013/06/11/documento-mateo-fajardo-cardona-y-la-invasion-de-1898/