Comentando fotografías: Enfermeras practicantes en el Hospital Municipal de Salinas

**

Esta fotografía pertenece a la colección de Maritza Ledee Rivera. Le fue dejada en herencia hace 25 años por la fenecida enfermera Norma Navarro.

Al parecer se trata de una ceremonia de entrega de cofias a estudiantes de enfermería práctica.  La ceremonia se llevó a cabo en el Salón de Asamblea de la alcaldia. Fue durante la administración de Társilo Godreu Ramos, Silito, que fue alcalde de Salinas durante los años 1961-1976. Era entonce gobernador Luis Muñoz Marin.   Quiere decir que esta actividad se celebró  entre 1961-1963, puesto que en enero de 1964 Roberto Sánchez Villella asumió el cargo de gobernador.  Fueron los año en que los servicios de Salud  eran totalmente gratis.  De ese sistema unicamente sobrevivió a la privatización el Centro Médico de Puerto Rico.

En la fotografía hay 24 personas distribuidas en tres filas.  Si usted puede identificar alguna indique de izquierda a derecha el número de la fila y el número que dentro de esa fila le corresponde a la persona, ejemplo:

Recuerde contando de izquierda a derecha

Fila 1, número 5: Nombre de la persona

Comentando fotografías: la Paper Mate / por Roberto Quiñones Rivera

En Salinas hace varias décadas atrás se estableció una industria en donde su producto final era los famosos bolígrafos “papermate” . Esa industria estaba fuera de liga en su época. Tenían trabajando a sobre 500 personas en un momento. Su paga a los empleados superaban por mucho a otras industrias localizadas en el país y los beneficios marginales eran extraordinarios. En sus fiestas de Navidad abundaban regalos como neveras estufas para rifarse entre los empleados. La fiesta era con orquestas reconocidas. Al llegar el momento de tener que cerrar , porque el gobierno no quiso construir un acceso adecuado para llegar a sus facilidades, toda aquella persona que quisiera seguir trabajando con la empresa les ofrecieron trabajo en sus facilidades en California y fueron muchos los salinenses que aprovecharon esa oportunidad. Acompaño tres fotos que se explican pos sí misma de la época de oro de la Papermate en nuestro pueblo.

Dando seguimiento a la Paper Mate encontré en mis recuerdos esta revista que circulaba a los empleados de la compañía en Santa Mónica. La joven, identificada aquí como Mercedes David, utilizando apellido esposo, es nuestra siempre bien recordada amiga Mercedes Rosado, hermana de Guillermo Rosado y de mi respetada Comadre Elsa Rosado madre del tronco de las Farmacias Pabón , Don Iván Pabón (RIP). Acompaño foto de parte del personal que laboraba en Salinas.

 

Imágenes del paso del huracán María en Salinas desde el ojo fotográfico de Norma Curet Ayala

Nos toco vivir en un universo dinámico, quizás caótico, alojados en un planeta con el cual apenas lidiamos armoniosamente, a pesar de nuestra ancestral voluntad por señorearlo.  Un planeta que guarda en sus entrañas y en su atmósfera toda la fuerza viva del universo.  Aquí estamos, incapaces de comprender nuestra fugaz existencia.   Torpes en el manejo de nuestro hábitat, al punto que amenazamos nuestra propia supervivencia.

En esta nuestra casa y nave espacial, limitada a recorrer inexorablemente por el mismo sendero estelar, ocurren eventos intensos propios de su naturaleza. A eso eventos los llamamos catástrofes naturales y como tales son inevitables, aunque somos cómplices de sus consecuencias.

Dos años atrás, el 20 de septiembre de 2017, Puerto Rico recibió el poderoso impacto  de una de esas catástrofes naturales: el huracán María.  Ese será un día que las generaciones presentes jamás podrán olvidar.  No solo por la estela de temor, destrucción y muerte que dejo a su paso, sino por la incapacidad, dejadez e irresponsabilidad que mostraron los altos ejecutivos del gobierno para atender la emergencia y administrar la recuperación del país. Ineptitud, conductas y actitudes por las que el pueblo les pasara factura a su debido tiempo.

Cientos son los testimonios e imágenes de la tragedia producidos que servirán para perpetuar la memoria histórica del paso del huracán María por Puerto Rico. De la experimentada fotógrafa Norma Curet Ayala presentamos una selección de imágenes que narran impresionantes destrozos y vivencias captadas por su ojo fotográfico en Salinas.

 

Comentando fotografías: los iniciadores del Club Salinas

La asociación es instinto natural en casi todas las especies.  La primera finalidad de la asociación es la supervivencia.  El homo sapiens y todos los primates que el antecedieron eran seres gregarios, es decir, que sus individuos viven juntos y agrupados.   Por eso, tal realidad evoluciona hasta conjugar la afirmación de Aristóteles, de que el ser humano es un animal político. Que, por naturaleza, el individuo humano no puede pensarse fuera de una relación con el estado, con la poli.

Con el pasar del tiempo los clubes pasaron a ser una modalidad de asociación que agrupaba individuos con afinidades de diversas índoles dentro del macrosocial.  Los clubes son esencialmente asociaciones de recreo con una diversidad de finalidades que desembocan en actividades sociales de esparcimiento para sus miembros o la comunidad donde radican.  Los miembros pueden ser afines a actividades culturales, cívicas, deportivas, entre otras.

En le caso de Salinas los clubes locales tuvieron un auge en la década de 1960 y 1970. Se fundaron clubes de amigos en casi todas las comunidades. Entre los más renombrados estaban el Club Amigos del Coco, Club Panamericano de Aguirre, Club Abysmar, Club Cívico Salinense, Club Los Inseparables, Club Asayu, Club Black Dragons, Club Dinámico, Club Social del Coquí, Club Happy Brothers, Club Juventud Unida de la Playa, Club Social Recreativo de Vázquez, Club de Ajedrez de Salinas, Fraternidad Eta Epsilon Sigma, Fraternidad Phi Delta Rho, Sororidad Delta Chi Sigma, entre otros.

En esa época funcionaban también asociaciones recreativas, ligas y clubes deportivos de baloncesto, beisbol, boxeo, levantamiento de pesas, sóftbol, entre otros. Ya a fines del siglo 20 y principios del 21 proliferaron los clubes de dueños de vehículos de motor, ciclismo, etc.

Uno de los clubes más emblemáticos de la historia de las entidades cívicas de la “ciudad del mojo isleño” es el Club Salinas. Fundado en 1961 como consecuencia del campeonato obtenido por el Equipo de Sóftbol Estrellas de Tony. El grupo de sofbolista, encabezados por Antonio Santiago apoyaron la idea de crear una entidad.  El 13 de diciembre de 1961 se formaliza oficialmente el club bajo la presidencia de Ramón Navarro.

Las fotos que acompañamos, proporcionadas por Wilhem Echevarría, y publicadas en el primer anuario de la entidad, recoge la mayoría de los miembros iniciales del Club Salinas. La presentamos como ejemplo de los personajes y del quehacer cívico social que se ha generado en los pueblos y comunidades de Puerto Rico a lo largo de su historia.

**

**

***

©por Sergio A. Rodríguez Sosa

Desconocemos quién fue el fotografo.

Comentando fotografías: Aguirre

Está ahí,  la vieja estructura de la Central Aguirre, ostentando su idealizada imagen. Los furiosos vientos de María apenas la tocaron.  Ahí está, insistiendo en avasallar todas nuestras remembranzas. Confabulada para evitarnos internalizar toda la pesada carga de semiesclavitud y pillaje que desató a partir de 1899.  Se llevaron para Boston toda la ganancia que le pudieron arrancar a esta antilla dejando solo las migajas del costo de su operación y mantenimiento.  Y cuando el negocio se puso perdidoso vendieron caras las pérdidas al único cliente posible, al pueblo de Puerto Rico.  Negocio redondo aquella venta, ¡ahí les dejo ese desastre! Al cabo de tres décadas los corruptos esquilmaron el capital invertido durante su agonía.

El poblado que fue fabril continúa agonizando.  El comercio desapareció, los centros de diversión están en ruinas y el gran huracán del 20 de septiembre daño la mayoría de las casas de madera que construyó la Central.  El sueño de una zona histórica dinámica se desvanece.  Apenas un kiosco de carne frita alimenta a los turistas que visitan el poblado, la Reserva Estuarina y el Bosque de Aguirre.  Apenas algunos empleados de las centrales eléctricas comparten con los residentes de Montesoria, que de tanto exponerse a los ensordecedores silbidos de las plantas de la AEE ya ni los escuchan.

La riqueza que no pudieron robar fue el alma y el espíritu del pueblo.  Los tambores de aquí y los del más allá si se escuchan, sus golpes resuenan en el pecho de cada hijo del barrio, de cada hombre y mujer por cuyas venas fluye el picor del cañaveral y candente sol de mediodía.  En la placita del barrio y por las calles solitarias del poblado revive la auténtica espiritualidad popular, la que misteriosamente estremece aun a los que están por nacer.  Esa no se la pueden robar.  Esa permanece viva aun cuando desaminen nuestra cultura, ella florece en expresiones nuevas, creativas y potentes.  Siempre está latente, inexplicable, oculta como un tesoro aun en el calabozo más inhóspito en el que encierren nuestros cuerpos, aun en el más allá.

por Sergio A. Rodríguez Sosa

Foto María Zayas

Comentando fotografías: Grupo escolar de la primera mitad del siglo 20 en Salinas

Esta foto la encontré entre las fotografías que guardaba Tilita Sosa.  A decir verdad, no hemos podido precisar el lugar y mucho menos la mayoría de las personas que captó el lente.  Tampoco tiene marca de fotógrafo como otras fotos de la época.

La foto tal vez se tomó frente al antiguo edificio de la Escuela Román Baldorioty de Castro ubicada en la calle Monserrate.  Pero no podemos afirmarlo contundentemente.    La única persona en la foto que se ha podido identificar es a la maestra Martina Zurita Mateo.  Desconocemos el año en que Mis Zurita comenzó a trabajar como maestra en Salinas.  Pero se presume que fue aproximadamente en 1930.  Siempre trabajo como maestra de segundo grado en la Escuela Santiago R. Palmer.  Después que terminó la Guerra de Corea en 1953 dicto clases nocturna a veteranos de dicha guerra en la escuela Baldorioty.  Con todo, esta foto parece ser de la decada de 1930.

En esta interesante foto aparece un nutrido grupo de estudiantes de diversas edades así como maestros. Entre ellos hay dos personas con guantes de boxeo. Decidimos publicarla a ver si alguien puede identificar alguna otra persona que figuran en la foto.

srs

Comentando fotografias: La Orquesta Caribbean Kids de Santa Isabel / Ulises Ortiz

En esta foto parecen un grupo de músicos sureños entre los que se encuentra el maestro Demetrio Rodríguez, un santaisabelino que educó musicalmente varias generaciones de salinenses cuando se desempeñaba como director de la Banda Municipal de Salinas.

%%%

Rubén Rodríguez, un juanadino educado en la música, nos ofrece el relato que hace de esta foto su primo Ulises Ortiz, uno de los músicos de la Caribbean Kids.

Dice Ulises Ortiz:

La foto, de aproximadamente 1951, es de la Orquesta Caribbean Kids de Santa Isabel, la que fue muy famosa y popular en todo el litoral Sur de la Isla. ¿Sabes por qué? Porque indiscutiblemente en ese tiempo la mejor y más popular orquesta de Puerto Rico era la Orquesta de César Concepción y todos los músicos de la Caribbean Kids eran fervorosos fanáticos de dicha orquesta, sobre todo, Mario Ortiz.

Mario, con su oído musical perfecto (perfect pitch) se dio a la tarea de transcribir prácticamente todo el repertorio de la orquesta de César y lo convirtió en la mayoría de las piezas que interpretaba la Orquesta Caribbean Kids. A la gente le resultaba maravilloso escuchar a aquellos muchachitos tocar los números que César popularizó. Yo, personalmente, me sentía ser Lito Peña. Hasta tomé la postura de cómo Lito cogía el saxofón, cómo viraba la boquilla hacia la derecha y cómo se sentaba en la silla.

Los músicos son, de pie: Riset (cantante que imitaba a Panchito Riset de Cuba); Culebrón, bajista de Ponce; Demetrio Rodríguez, trombón y bombardino (si lo escucharas tocar las danzas Sara e Impromtu) Guillo Martinez, trombón y bajo-tuba; Cachola, timbales; Luigui Texidor, bongosero y luego cantante en las orquestas de Ponce; Julito Ortiz, trompetista; Mario, Manolín Alomar, cantante, hijo de mister Alomar. De cuclillas: Rafa Torres (Chen) trompetista; Efraín Bermúdez, alto; Ulises Otiz, alto; José Miguel Colón, tenor; Augusto, tenor; Rubén Torres (Chen) tenor.

El tiempo más feliz de mi vida.

Pulse sobre la foto para ampliar

De huracanes y postes del tendido eléctrico / por Roberto Quiñones Rivera

**

Tras el paso de los huracanes Irma y María por nuestro terruño se ha visto la triste realidad y conocido la verdadera crisis. Desde el azote estamos padeciendo lo que conlleva perder los servicios básicos que nos impone el progreso.  Los huracanes también dejaron expuesto el problema causado por unos postes de madera en la urbanización La Monserrate que son motivo de preocupación para la hilera de casas que colinda con el Río Salinas.

La urbanización, que fue construida a fines de la década del cincuenta, se compone de unas 83 viviendas y su bloque D colinda por el oeste con el Río, que aunque es un río tranquilo, ya que no tiene corrientes de agua vivas, cuando la naturaleza lo determina se vuelve peligroso causando inundaciones cuyas aguas han llegado hasta la Plaza Las Delicias de Salinas en varias ocasiones.

Temiendo que las las crecidas del río afectaran sus vidas y propiedades los vecinos residentes del bloque D solicitaron al alcalde de esa época, Társilo Godreau, iluminar la parte colindante con el río utilizando la línea de postes existentes detras de las casas desde los cuales se conecta el servicio de energía eléctrica en los bloques C y D.  La gestión del alcalde fue exitosa y la Autoridad instaló los focos que iluminarían la ribera del río.

Cerca de 15 años más tarde, la AEE sorprendió a los residentes con una comunicación que indicaba que tenían que pagar un retroactivo por el consumo de luz de dichos postes.  Alegaban que los postes cumplían un fin privado porque los focos alumbraban los patios de las residencias y no hacia el río.  Recuerdo vagamente que mi cuenta sobrepasaba los doscientos dólares y la amenaza de que si no pagaba se llevarían los focos instalados.  Por supuesto que varios vecinos se opusieron y se negaron a pagar  y  ademas se exigió que no removieran los focos.  De esto van cerca de 15 años ya y lo único que hizo la AEE fue que dejaron de dar servicio de mantenimiento a los postes: bombilla fundida, bombilla que nunca se han sustituido.  En  específico a uno de los postes situados en la colindancia con mi terreno,  hace más de 10 años, le pusieron una franja de metal de cuyo contenido me enteré recientemente. La marca advierte al personal de la AEE que el poste está podrido y que tenían que tener cuidado al trabajar en el mismo.

Por supuesto los huracanes Irma y María se han encargado de que los dos postes situados en mi terreno tendrán que ser sustituidos porque quedaron en muy mal estado y constituyen un grave peligro ya que con una brisa adicional caerán sobre la casa.

En diciembre, mientras me encontraba en los Estados Unidos restablecieron el servicio eléctrico en la urbanización.  Por no encontrarme en la isla no pude aplaudir ni gritar cuando llegó la luz.  Pero cuando regresé me esperaba una sorpresa.   La instalación que hizo la AEE me defraudo al punto de que si hubiera estado en la casa no hubiera permitido que instalarán la electricidad. Luego de invertir más de cien dólares en comprar materiales, que ellos mismos me recomendaron, no los utilizaron y la trenza que alimenta la casa la bajaron desde mismo poste podrido del que originalmente se conectaba la casa.  El problema es que este poste está a un soplo de viento de 30 millas para caer sobre la casa.  Usaron el mismo poste que desde hace más de 10 años está identificado por la propia  AEE  con un rótulo de metal que indica que está podrido y que advierte a los celadores que no lo suban porque puede partirse o caer. De modo que activaron la luz del sector utilizando los postes podridos a punto de caer sin considerar que es primera prioridad evitar riesgos a la vida.

©Roberto Quiñones

El apagón post Huracán María / foto de Eugenio Martínez Rodriguez

**

Estampa del apagón post Huracán María

Mirando esta foto uno podría pensar que es la expresión poética del encuentro esplendoroso de un fotógrafo con un paisaje nocturno.  También especular sobre los estados de ánimo que motivan el vínculo entre el espectador y el paisaje.   Amor o desamor,  felicidad o congoja, tranquilidad o miedo.  Pero cuando se mira bien o se conoce el motivo del autor se descompone la sensación inicial que produce la imagen.

El sujeto y punto de enfoque se altera y el que era antes pasa a segundo plano.  Ahora no es necesariamente el contraste entre sombra y luz. La mirada entonces se enfoca en lo que apenas sale de la sombra, en lo que apenas alumbra la luz.  Y ahí, en el casi centro de la foto, se activa el verdadero estado de ánimo del fotógrafo, lo que quiere expresar.  Los postes, el foco y el alambrado eléctrico entretejidos entre la sombra y la luz natural nos sugieren sutilmente falta de luz eléctrica. La composición, tal ves intencionalmente, tal vez involuntariamente, trasmite el mensaje de que se está en medio de un apagón eléctrico.

Esta foto, tomada por el Lcdo. Eugenio Martínez Rodriguez, abrumado por tantos día sin luz y energía eléctrica es ciertamente un documento para recordar el apagón post huracán María visto desde La Playa de Salinas.

Texto: Sergio A. Rodriguez Sosa /  Foto: Eugenio Martínez Rodríguez

Comentando fotografías: El comité organizador del Carnaval Abey de 1996

El Carnaval Abey de 1996 se celebró en el fin de semana del 25 al 28 de abril.  En la foto figuran algunos de los  miembros que integraron el Comité Organizador de aquella edición,  Ese año el tradicional carnaval fue dedicado a Carlos Manuel Ortiz Rivera, Calín  y el actor Eddie Miró participó como el Gran Mariscal del desfile. La Reina juvenil fue Paris Guzmán Angleró y la infantil Julie Marie del Valle Ramos.    Las actividades artísticas incluyeron  la cantante Giselle, Caña Brava, Zafra Negra y Andy Montañez y su Orquesta. Aunque no están los 14 miembros que integraron el comité quizás nuestros lectores recuerden los nombres de los que figuran en la fotografía.

carnal-abey-1996-directiva-3

Comentando fotografías: Honra a una cepa de líderes comunitarios del ayer

Se nos olvida que somos hijos del pasado y que el presente se disipa a cada bocanada de aire imperceptiblemente.  La memoria suele ser corta y desaparece tras cada muerto desconocido.  El oficio de historiar en el seno de la comunidad amortigua el olvido pero las muerte lo traicionan, cosa que el historiador  busca superar no siempre con éxito, porque antes que él debió existir un registrador.  Tras las huellas andadas va el historiador para recolectar pedazos de pasados y montar la narración que reconstruye el extinto acontecer

Esta foto, publicada por René Santos en Facebook es un registro de la vida comunitaria del poblado Coquí en particular y de Salinas en general.  Registros como este ayudan a mitigar la pérdida de memoria, que tanto empobrece la autoestima y debilita la identidad.  Porque esa imagen es un instante tras la cual hay historias de vida, luchas comunitarias y divergencias.

Publicamos la foto con la intención de que los espectadores ayuden a describirla, a identificar las personas y a comentar lo que sepan en torno a ellas. Asimismo, donde y cuando se tomó la foto. La base para esa identificación son los nombres de Julio Famanía, Pedro Espada, Mister Colón y Arcilio Bahamonte. Es sencillo: indique la fila y la posición de izquierda a derecha que ocupa la persona en la foto.

**

gente-de-el-coqui-de-salinas

Los que se graduaron en 1956

En mayo de 1956 se llevó a cabo la 28ª graduación de cuarto año de la Escuela Superior de Salinas.  En esa ocasión uno 86 adolescentes completaron los requisitos que los hacia merecedores del diploma de escuela superior.

La escuela superior de Salinas se estableció inicialmente en el histórico edificio escolar Luis Muñoz Rivera, inaugurado en 1925. La primera graduación de cuarto año se realizó en 1928 y estaba compuesta de siete estudiantes.

Recientemente un grupo de los alumnos de la clase de 1956 se retrataron frente a la antigua alma mater antes de ir a celebrar el 60 aniversario de su graduación.

Gracias a Yolanda Cerrera, esposa de uno de los miembros de la clase, le presentamos la foto que captó ese instante.  Además incluimos una copia digital del programa anunciando los actos de graduación. La misma se realizó el 29 de mayo de 1956 en el Salón de Actos de la Escuela Luis Muñoz Rivera, antigua sede de la Primera Escuela Superior de Salinas.

miembros-de-la-clase-de-1956

Como parte del 60 aniversarios se efectuó una misa en recordación a los miemisa-clase-1956-2mbros de la clase graduada del 1956 ya fallecidos en el templo parroquial Nuestra Señora de la Monserrate.

Estos adolescente de 1956 rememoraron sus años escolares en una actividad de confraternización  efectuada el día del reencuentro en septiembre de 2016.

Vea:

Programa de graduación

Lista de los graduados