Abren Ventana al Mar Caribe

La promoción del turismo en el Pueblo del Mojo Isleño cobra nuevo impulso con la apertura del mirador Ventana al Mar Caribe, un centro turístico en la zona antigua de La Playa de Salinas.  Esta edificación consolida la importancia socioeconómica de la Ruta Gastronómica establecida hace par de años en el litoral del municipio de Salinas.

La construcción de este mirador marítimo, impulsado por la administración municipal encabezada por la alcaldesa Karilyn Bonilla, mejora la infraestructura de la Avenida Ladí (carretera 701) aledaña a los restaurantes Ladi’s, El Roble y el Balcón del Capitán.

Ventana al Mar Caribe consiste de una plaza con muelle y espacios para mini empresas que ofrecerá servicios diversos.  Este atractivo balcón con vista al mar Caribe fomentará el desarrollo económico mediante el establecimiento de pequeños negocios dedicados a la venta de artesanías, los deportes acuáticos, la pesca y los paseos turísticos por el fascinante ecosistema costanero de Salinas.

El mirador recreativo turístico Ventana al Mar Caribe será inaugurado este viernes, 4 de noviembre, desde las 2:00 de la tarde durante una ceremonia de pueblo en La Playa de Salinas y en medio de las delicias del Festival Gastronómico El Mojo que se celebra cada primer viernes de mes en esa ciudad sureña.

srs

bienvenidos-a-salinas

Fotos: Noticias de Salinas (Página Oficial)

El Gobierno de Puerto Rico construirá en malecón marítimo en Salinas de 3.5 millones

Gobierno de Puerto Rico invertirá $ 3.5 millones en la construcción de un malecón marítimo en la zona de Salinas.  El proyecto es parte de plan gubernamental para mejorar los frentes marítimos turísticos en ocho comunidades alrededor del País a un costo de 26.5 millones.

El malecón a construirse en Salinas estará localizado en la comunidad La Playa.  La estructura, diseñada en parte  por estudiantes de arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, renovará un área de costa ambientalmente deteriorada incluyendo un pequeño muelle, dos parquecitos y una tarima para actividades.  El proyecto también incluirá la mejora a la pavimentación de calles y sistemas de agua y alcantarillado, espacio para bicicletas y la instalación de una nueva infraestructura de telecomunicaciones.

Los paseos por la zona marítima es una de los principales atractivos turísticos del sector por los que se espera que estas mejoras incentiven la actividad económica beneficiando a un pueblo conocidos por sus restaurantes y bellezas ecológicas.

El gobernador Alejandro García Padilla subrayó la importancia de esta iniciativa de su gobierno como parte de los planes de desarrollo económico que incluye el fortalecimiento de las empresas existente y el apoyo a nuevos empresarios  en zonas como La Playa de Salinas.  En el proyecto participa de forma destacada la Compañía de Turismo de Puerto Rico.

srs

foto de Internet

La Plaza Monumento Pedro Albizu Campos / Nilsa Felix Garcia

Serie: Documentos históricos

Mensaje de Nilsa Felix García en los actos de inauguración

12 de enero de 2013

Estatua de Pedro Albizus CamposA finales del año 1990 recibí una carta del compañero Quique Aroyoa Santaliz avisando que quería reunirse conmigo para informarme de las actividades y proyectos que estaba realizando la Coordinadora Nacional Pro Celebración del Centenario del natalicio de Pedro Albizu Campos. La idea era reunir a un grupo de compañeros de Salinas y dejar constituido un núcleo de la Coordinadora como estaba ocurriendo en todos los pueblos de la Isla.

Convoqué a varios compañeros a una reunión a celebrarse el 10 de abril de 1991 en la Plaza de los Fundadores de Salinas. En esa ocasión Quique nos habló del propósito de la reunión e informó sobre las actividades y proyectos que estaban ocurriendo en toda la Isla. La meta era lograr rescatar la figura de Albizu y lograr que en cada pueblo se le recordara y reconociera designando una calle o estructura pública con su nombre.

Con esa encomienda se creó el Comité Pro Celebración del Centenario de Pedro Albizu Campos de Salinas, del cual fui su portavoz.

Fueron varias las actividades que realizamos en torno al centenario, entre ellas: una Exposición de Fotografías sobre la vida de Albizu en la Biblioteca Pública, Coordinar con el Departamento de Educación un día de clases donde se hablara de la vida de Albizu a los estudiantes,  logramos que el Alcalde de Salinas, para esa fecha Basilio Baerga Paravisini, dedicara un día de las Fiestas Patronales de Salinas a la memoria de Don Pedro y se trajo a Andrés Jiménez como el artista de esa noche interpretando solamente las canciones del disco la Estrella Sola, se pautaron cuñas radiales a través de Radio WHOY destacando el pensamiento Albizuísta y la actividad de más relieve, porque era la que iba a perpetuar su memoria en nuestro pueblo, lograr que la Asamblea Municipal, presidida por la Profesora Felicita Llovet del Partido Popular Democrático, aprobara unánimemente la Resolución Número 3, Serie 1991-92 para denominar Avenida Pedro Albizu Campos la Carretera 180. Dicha Resolución fue firmada por el Alcalde Basilio Baerga Paravisini el 31 de julio de 1991. La Carretera 180 discurría en ese momento desde Medina Auto en la intercepción con la Carretera Número 1, hasta la Carretera Número 3.

En los años 2000-2004 se comenzó a construir el Desvío Sur que conecta la Carretera # 3 con la Carretera 701 que conduce a la Playa de Salinas. Durante dicha construcción, alguien con intención o sin ella, quitó los dos rótulos que el Departamento de Transportación y Obras Públicas había colocado en el año 1991 con el nombre de Ave. Pedro Albizu Campos y al finalizar la construcción colocaron rótulos  identificando toda la Carretera con el nombre de Carretera 180.

Desde el momento en que vi que substituyeron los rótulos comencé a tocar puertas y a escribir cartas a las agencias concernidas solicitando se le restituyera el nombre de Pedro Albizu Campos a dicha vía y que se cumpliera con la Resolución aprobada por la Asamblea en el 1991. Todas las gestiones fueron ignoradas.

En el año 2005 cuando toma posesión el Alcalde Carlos Juan Rodríguez Mateo, quien fue mi estudiante en la Escuela Intermedia y a quien me unen lazos de afecto y cariño,  de esos que nacen de la relación maestro-estudiante, le escribí una carta acompañada con una copia de la Resolución aprobada por la Asamblea Municipal, con la súplica de que hiciera valer la Resolución, se enmendara la misma para extender el nombre al tramo nuevo conocido como Desvío Sur y se rotulara con el nombre correcto.

El tiempo transcurría y no recibía contestación del Alcalde a mi  carta. Un día nos encontramos  y le pregunté si le habían entregado mi carta. Recuerdo que me contestó Sí y me dijo que tenía planes de dotar a Salinas con varias estatuas y entre ellas había pensado en una de Albizu en este lugar. Recuerdo que le contesté: “a mí lo que me interesa en este momento es que se rotule la avenida como estaba y que se extienda el nombre al nuevo tramo.”

Un día, en el año 2009 recibí una llamada de la Oficina del Alcalde solicitando mi presencia porque el Alcalde quería mostrarme algo. Cuál fue mi sorpresa cuando el Alcalde me entregó un sobre que contenía una propuesta para la construcción de una Plaza con un Monumento a Albizu en esta Avenida. No solo me entregó copia de la Propuesta sino que dejó en mis manos la creación de un Comité para que lo asesorara, ya que quería que lo que allí se hiciera fuera del agrado de los seguidores de Albizu.

Todavía conservaba las minutas de las reuniones del Comité creado en el 1991 y convoqué a varios de sus miembros. A ese llamado respondieron varios compañeros y quiero que según los nombre suban a esta tarima para presentarlos: Héctor Martínez Colón, Emilio Nieves Torres, Sergio Rodríguez Sosa, Egda Cruz Cardona, Aníbal Márquez, Quique Aroyoa Santaliz y el alcaldse Carlos J. Rodríguez Mateo

Como verán este proyecto no surgió de la nada, ni se lo inventó el Alcalde al final de su gestión. Desde el año 2009 el comité se ha estado reuniendo para intercambiar ideas para que esta obra sea una realidad. Tanto es así que el propio escultor nos visitó para darle los toques finales a la estatua y quedaran conformes nuestras exigencias sobre el proyecto.

Mientras esto sucedía el 26 de enero de 2010 la Asamblea Municipal aprobó la Resolución Número 22, Serie 2009-2010 para solicitar a la Comisión Denominadora de Estructuras y Vías Públicas del Gobierno de Puerto Rico que designara la Carretera 180 con el nombre del Dr. Pedro Albizu Campos, según lo aprobado en la Resolución Número 3, Serie 1991-92.

En ocasión del Natalicio de Don Pedro se rotuló la Carretera en varios lugares. El 18 de septiembre de 2012 la Comisión Denominadora de Estructuras Certificó la Carretera con el nombre por lo que hoy también estamos celebrando la designación.

No ha sido fácil. Hubo momentos en que pensé que no se lograría y el Alcalde puede dar fe de ello. Para el Alcalde tampoco ha sido fácil, sabemos de amenazas y criticas de personas dentro y fuera de su partido por esta obra.

Alcalde Gracias por su valentía y por haber cumplido su palabra.

El Puente de Los Poleos

Los puentes existen desde tiempos remotos. La necesidad de salvar obstáculo y acortar distancia para toda clase de actividad humana provocó que los puentes se convirtieran en edificaciones obligadas. Se presume que la noción de puente surgió de árboles caídos sobre riachuelos. Su diseño y construcción evolucionó a través de la historia hasta convertirse algunos de ellos en íconos de la arquitectura de su época.  Pero también en anhelos de poetas y bohemios que no dejaban de trazar un puente de aquí a la Luna.

Pienso que deben existir millones de puentes en el mundo. La pregunta obligada es: ¿Cuántos  puentes habrá en Puerto Rico y en particular en nuestro pueblo de Salinas? Nuestro propósito no es averiguar esas cantidades.  Más bien, ofrecer a nuestros lectores información sobre el Puente de Los Poleos obtenida del libro Los puentes históricos de Puerto Rico, publicado en 1991 por el profesor Luis F. Pumarada O’Neill.

Puente de Los Poleos, 2010

Puente de Los Poleos, 2010

La vertiente sur de la zona montañosa que comprende los municipios de Aibonito, Cayey, Guayama, Coamo, Santa Isabel y Salinas alimenta las cuencas hidrográficas de los ríos y quebradas que cruzan al municipio de Salinas.  Salinas tiene dos ríos que desembocan en el Mar Caribe: El Río Salinas (Niguas) y el Río Jueyes.

La cuenca del Río Jueyes tiene unas 9.5 mi². Nace unos 300 metros de altura en los montes al noroeste de Barrio Río Jueyes y se alimente de unas quebradas que surgen a lo largo de los límites con Santa Isabel, Coamo y Aibonito. El río tiene unos 8 millas de largo y si la memoria no me falla  hay puentes en las carreteras #1, 52, 154 y 543. Claro, los ciudadanos comunes no pueden usar la carretera #154, porque está secuestrada por las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

La cuenca del Río Salinas (Niguas) tiene unas 52.8 mi² que comprende terrenos de los municipio de Aibonito, Cayey, Guayama y Salinas. Nace a unos 300 M de altura al norte del Barrio Lapa en terrenos militares del Campamento Santiago y tiene una longitud aproximada de nueve millas. Pero también se alimenta de las aguas de los ríos Lapa, Jájome y Majada.  El Río Jájome desciende desde Cayey y Guayama hasta desembocar en el Río Majada.  Más al oeste fluyen las aguas del Río Lapa hasta desembocar en el Rio Majada, cerca del Sector Rabo del Buey. En ese punto ambos afluentes se unen y vierten sus aguas en el Río Salinas el cual continúa descendiendo a través  del llano costanero hacia la zona urbana hasta desembocar en el Mar Caribe.  En toda esa zona de captación hay puentes en las carreteras principales y secundarias que la cruzan.

Puente de Los Poleos, 1970

Puente de Los Poleos, 1970

El más emblemático de eso puentes es el que cruza el Río Niguas en el sector Los Poleos. Tiene 75 años y se utiliza sin problema aunque sus fuertes cimientos han sido socavados por las crecientes. El Puente de Los Poleos está incluido en el libro Los Puentes Históricos de Puerto Rico, una selección realizada entre 1989 y 1991 por un panel compuesto por historiadores, ingenieros y arquitectos cuyo trabajo fue avalado por el Instituto de Cultura Puertorriqueña y la Oficina Estatal de Preservación Histórica.

Esta poderosa estructura se terminó de construir en 1939. Tiene un total de 63.7 metros de largo con losa continua en hormigón que descansa sobre  8 pilotes.  Luis F. Pumarada O’Neill lo describe de la siguiente manera:

“Este puente-viaducto de caballetes, ubicado en el kilometro 91.2 de la Carretera Núm. 1, salida de Salinas hacia Santa Isabel, representa entre los puentes históricos los de losa de hormigón.  Es oblicuo, de pilastras en forma de muros masivos que suben desde los arquitrabes de los  pilotes, con tajamares triangulares inclinados y decorados sobriamente con impostas y torrecillas.  La superestructura se compone exclusivamente de la losa plana, con una moldura en la cara inferior y parapetos alargados en hilera. “

Puente de Los Poleos, 1970

Puente de Los Poleos, 1970

Es importante destacar que partiendo del pilote del este se construyó a principio de la década de 1940 un dique de hormigón de aproximadamente un kilometro de largo que protege al casco urbano de las grandes crecidas del Río Salinas.

Puente sobre el Rió Niguas de Salinas 2008

Puente de Los Poleos, 2010

Actualmente se construye al sur de la estructura el nuevo puente que sustituirá al antiguo Puente de Los Poleos, aunque hay quienes aseguran que sin siquiera reforzar sus cimientos el viejo puente tendría otros 75 años de vida útil. Ahora lo que la gente pide es que lo conviertan en un puente peatonal. 

por Sergio A. Rodríguez Sosa

Memoria arquitectónica: Casona Godreau-Marrero

Las construcciones, desde las más humildes hasta las más portentosas, constituyen la memoria edificada de una sociedad.

Estudiando las construcciones pueden constatarse los procesos sociales y económicos que han vivido ciudades, pueblos y barrios.

Pero como las edificaciones y los espacios urbanos y rurales son también el escenario presente donde palpita la vida colectiva comunitaria y el entorno donde se plasma el desarrollo futuro, la conservación de ejemplares de la memoria arquitectónica es un imperativo.   Su objetivo es legarle a las futuras generaciones un contexto para el presente, tan necesario para adecentar el rumbo por donde transita el individuo y la sociedad. 

En los tiempos presentes, el desarrollo de los medios visuales  nos permite conservar imágenes de esa  memoria arquitectónica, cuando su conservación física es imposible o sucumbe ante la apatía.  Una ciudad viva es aquella que reutiliza los elementos del pasado, en este caso el de las edificaciones, para adaptarlas a las necesidades del presente y para construir un futuro innovador.

En ese ánimo invitamos a nuestros lectores a compartir con el público cualquier imagen existente o desaparecida de la memoria arquitectónica de las comunidades urbanas y rurales de Salinas.

Comenzamos hoy la serie Memoria Arquitectónica con una foto de la Casona Godreau- Marrero, que estuvo localizada en la esquina norte de las calle Palmer y Sol,
del casco urbano de Salinas.

Casa Godreau

Albergue olímpico

Un jíbaro de San Juan, que camino al sur de la Isla Grande apenas ha llegado hasta Caguas, quiso que le hablara sobre el Albergue Olímpico. Nuestro amigo creía que al Albergue era un mero centro de entrenamiento deportivo. Ciertamente esa es su principal función. Con ese propósito atletas de todas partes del mundo llegan hasta sus instalaciones deportivas para perfeccionar sus técnicas atléticas o mejorar su rendimiento en un entorno tropical. Pero lo que más le sorprendió fue saber que el Albergue es sede de una escuela especializada en deportes, posee un museo que recoge la historia olímpica nacional y es un hermoso y divertido centro de recreación el cual visitan anualmente miles de personas, tanto de Puerto Rico como de otras partes del mundo. Pero, como una imagen vale por mil palabras, reproducimos uno de los videos que sobre el Albergue Olimpiico pueden entrontrarse en la Internet.

Comentando fotografías: reapertura del Ladi’s Place

En la década de 1940, un pequeño lugar de comer pescado en La Playa de Salinas saltó a la fama nacional gracias a una deliciosa salsa con la que se servía el pescado frito. El pescao al mojo confeccionado por Doña Ladí Correa se hizo tan popular en todos los rincones de Puerto Rico, que al poco tiempo la gente comenzó a llamar a Salinas el pueblo del mojo isleño.  En 1952 el compositor Héctor Hernández recogió ese hecho en la plena Pa Salinas, al caracterizar a su pueblo natal.

El mojo isleño popular
va todo el mundo a saborear
desde Aguadilla hasta San Juan
hasta sus playas todos van.

Con el correr del tiempo, el pequeño local se convirtió en un próspero restaurante, que operó bajo diversas administraciones hasta cerrar sus puertas por varios años. Recientemente el restaurante Ladí’s Place fue remodelado y reabierto al público.

Las fotos que presentamos a continuación ofrecen una idea de la hermosura de sus espacios y comedores con vista al Mar Caribe. Con ese hermoso paisaje de fondo, el romance y la buena vida se vuelven realidad.

Invitamos a todos los puertorriqueños a visitar durante este verano y disfrutar de los paisajes marinos de nuestra costa y de las delicias culinarias que ofrecen los restaurantes y kioscos de La Playa de Salinas.

Mala costumbre olvidar: La Plaza-Museo de los Fundadores

Un anuncio de la mal llamada Legislatura Municipal de Salinas me recuerda que algunas personas no entienden que hay objetos de arte, estructuras, monumentos y lugares que se conciben para honrar una colectividad o una idea.  La intención es destacar, no al individuo, que a fin de cuentas, es un ser perecedero, sino a eventos, valores, conceptos e idearios que tipifican la gesta humana.

¿Se imagina usted que un monumento al Soldado Desconocido se le dedique a alguna persona? Obviamente tal corrupción mataría la esencia para lo cual se levantan los monumentos o tumbas dedicadas a los soldados.

Ese es el caso del Monumento al Soldado Caído erigido a la entrada de Salinas. Imaginen que a alguien se le ocurra darle el nombre de Juan de los Paslotes a ese monumento, porque su familia pertenece a tal o cual partido político y son excelente contribuyentes o representan muchos votos.    Tal acto sería una aberración que merecería la condena de todo el mundo.

Sería objeto de burlas o tildado de ignorante y fuerza de cara el legislador estadounidense que se le ocurriera substituir el nombre de la Estatua de la Libertad por el del presidente George Bush. 

Ningún cuerpo legislativo tiene derecho moral para desvirtuar la esencia que motiva la creación de una edificación o monumento.  No se le puede cambiar el nombre al Monumento al Jíbaro por el de una persona.  Tampoco hay justificación alguna para que  al Monumento a los Pescadores erigido en La Playa de Salinas se le cambie el nombre para llenar el ego de algún desequilibrado con delirios de grandeza. Una intención como esa, debe ser repudiada por  todo los salinenses.

Pues ese derecho aberrante se lo adjudicaron los actuales legisladores municipales de mayoría y minoría de Salinas, cuando le cambiaron el nombre a la Plaza-Museo de los Fundadores.  Desvirtuaron, esta vez en lo que tiene que ver con la esencia, el propósito por la cual se edificó esa instalación cultural.  La Plaza-Museo de los Fundadores fue víctima del cambio inconcebible de nombre. Concebido para honrar la gesta de todo un pueblo, se convirtió en un botín destinado a complacer egos particulares por motivos  meramente politiqueros. Lamentablemente, los legisladores municipales no han tenido la babilla para rectificar el error que han aceptado privadamente. Ante tal inacción legislativa, será el pueblo el que rectificará la decisión política que tomó en el 2008.

srs

La PR-15 en ruta hacia el patrimonio histórico, cultural y comunitario / por Wanda I. Rodríguez Rivera

Un grupo de residentes de la carretera PR-15 que discurre de Guayama a Cayey se reunieron en el Barrio Palmas Altas por primera vez para atender una propuesta presentada por el Arquitecto Jorge Ortíz Colom, del Instituto de Cultura Puertorriqueño, que apunta a designar la carretera como patrimonio  histórico y cultural. Ortiz Colom tiene experiencia desarrollando el concepto de patrimonio cultural para el beneficio de las comunidades, dando importancia a sus vínculos emocionales, culturales y de identidad, que validan la existencia de una comunidad o territorio específico. “Este concepto nos comunica con el pasado para entender el presente y tiene un valor práctico y económico”, dijo Ortíz Colom.

Según el arquitecto, la PR-15, antes conocida como la carretera #4, cuenta con paisajes culturales de primer orden, pues no solamente contiene elementos estéticos importantes sino también históricos y refleja vivencias vinculadas a familias reconocidas de Guayama, como los Muñoz, los Alegría, los Cautiño, entre otros. El paisaje refleja los cultivos agrícolas principales de la época: caña, tabaco, café, ganadería, hortalizas, y cultivos de madera o silvicultura, identificó Ortíz Colom. Hubo una vigorosa industria cafetalera en el área, contrario al mito de que el café era cultivado mayormente hacía el oeste del país. Y fue punto de defensa durante la guerra hisponoamericana, con las trincheras de Guamaní como principal elemento.

Originalmente se transitaba por allí tomando un camino real conocido como el El Sendero. Se caminaba por el barrio Quebrada Arriba y se llegaba hasta el Torito en Cayey, para luego bajar hasta la cuenca del río Guamaní en Guayama, dijo Ortíz Colom. Sólo pasaban caballos y gente.

La carreterra 15 se comenzó a construir en la última década del siglo 19 y culminó en el 1897, poco antes de la llegada de los norteamericanos a Puerto Rico. Entre Guayama y Cayey, hay 27 kilómetros. La gente de por allí dice que el recorrido tiene 365 curvas.

El arquitecto explicó que el costo de la construcción promedió unos 15 mil dólares por km, es decir, casi ¾ de millón de dólares, para esa época. En la construcción se utilizó mano de obra prisionera, y participaron en su construcción puertorriqueños, dominicanos y filipinos, quienes también eran obreros en una fábrica de ladrillos en Aibonito. La 15 contó igualmente con una fábrica de ladrillos llamada Tendal, en la salida de la carretera hacia Guayama, según datos corroborados en el Archivo General.

La PR-15 cuenta con dos puentes de hierro, varios puentes de ladrillo y 4 casas de camineros, entre otras estructuras importantes. El punto más alto de la carretera tiene una altura máxima de 736 metros en el k.m. 18.4 ubicado cerca del Restaurante Jájome Terrace, hacia el cruce de Sumido. Por la carretera atraviesan 5 barrios rurales, Caimital y Palmas en Guayama, Jájome Alto, Culebras Bajo y Quebrada Arriba en Cayey. La carretera pasa cerca de la cima del cerro Torito en Cayey.

Durante los años 1883 al 1885, el ejército español realizó un censo por su importancia estratégica para defender los pueblos en el caso de que hubiese insurrecciones nacionalistas en Puerto Rico o con motivo de la lucha por la independencia de países latinoamericanos. Según Jorge Ortíz Colom, eso influyó para que se construyera la vía con prioridad sobre otras que se planificaban construir como ramales de la carretera central antes del cambio de soberanía.

Potencial de desarrollo económico comunitario

“El 78% de las personas que hacen turismo (4 de cada 5) van a destinos culturales en sus viajes,” dijo, Ortíz, para apuntar que el concepto de patrimonio representa una herramienta de sostenibilidad. Enfatizó que este concepto se está queriendo recuperar ya que en Puerto Rico y a nivel mundial se plantea el agotamiento de las energías no renovables. Según Ortíz Colom, se sabe que si se conserva una estructura pequeña y no se destruye se ahorra en energía un poco más de 24 mil litros de gasolina. Por cada millón de dólares que se invierte en trabajos de rehabilitación de edificios históricos se crean más de 16 empleos directos y 15 empleos inducidos. Los trabajos tienen un impacto menor al ambiente y personas poco diestras pueden participar en éste y permiten la participación de diversos sectores de la comunidad, desde jóvenes y mujeres, hasta viejos.

El arquitecto destacó que el paisaje cultural debe ser tomado en cuenta en el uso del terreno y los planes de ordenamiento territorial, por su gran valor.

El concepto de paisaje cultural es una categoría reconocida mundialmente como una importante para el ordenamiento territorial pero en Puerto Rico, la Junta de Planificación no lo reconoce así, a pesar de los intentos de funcionarios del Instituto de Cultura Puertorriqueña porque esto cambie. Sin embargo, Organización de las Naciones Unidas sí reconoce la importancia a través de múltiples estudios realizados, incluyendo algunos sobre la importancia de obras estéticas, etnológicas, antropológicas, y arqueológicas. Según el arquitecto, la oficina de Patrimonio de la Humanidad indica que: “existen gran variedad de paisajes patrimoniales, obras conjuntas de naturaleza y humanidad, y ciertos sitios reflejan técnicas sobre uso de terrenos que garantizan y sostienen la diversidad biológica”. Ortíz Colom, señala que este concepto, además de conservar culturas, se usa para rememorar las que han desaparecido pero que reflejan nuestra identidad.

Participación comunitaria

Todos los vecinos participantes en la reunión coincidieron en que el tramo de la PR-15 que está ubicado en la carretera de Guayama está deteriorado y abandonado. Hay derrumbes, carreteras con hoyos y maleza. Según los residentes, antes de la administración de la nueva alcaldesa, Glorimari Jaime Rodríguez, había una persona asignada que ayudaba a desyerbar el tramo de Guayama, pero ahora no hay nadie. Antonio Meléndez, residente de Cayey, señaló que hay que comprometer tanto al alcalde de Cayey, Rolando Ortiz Velázquez, como a la alcaldesa de Guayama, Glorimari Jaime Rodríguez en este proyecto. No obstante, se destacó la importancia de trabajar como comunidad, ya que la misma siempre ha sido una autogestiva y solidaria. Es decir, que ha podido resolver sus problemas por sí misma. Los residentes coincidieron en que el gobierno será solo un colaborador de sus objetivos.

Por otra parte, Ortíz Colom señala que para designar la carretera como patrimonio histórico se debe realizar un trabajo de documentar las estructuras individualmente, para crear un testimonio físico de la carretera, que sirva como elemento de documentación social y económica. Informó, además, que el proceso de designación implica reglamentación sobre construcciones en y cerca de la carretera y criterios de arquitectura para nuevas construcciones, así como nuevas reglas de ordenamiento por parte del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

La participación de la comunidad será significativa ya que estaría concienciando sobre el valor histórico, cultural y ecológico, y apoyando esfuerzos del ICP en la designación de la PR-15, como patrimonio. Además, se estarían desarrollando actividades turísticas, culturales y económicas en la zona en beneficio de los/as residentes y comunidades aledañas. Ortíz Colom añadió que esta propuesta servirá también para atender asuntos cotidianos como la seguridad, los vertederos clandestinos y la pobre condición de las carreteras.

Los residentes y colaboradores acordaron reanudar sus trabajos en el mes de enero si le interesa participar o colaborar en este esfuerzo puede comunicarse al 787-866-7700 o puede escribir a voluntariosprensagma@gmail.com.

Destrucción sistemática de las centrales azucareras en Puerto Rico / Federico Freyte

El presente comunicado llama la atención sobre una situación que está ocurriendo con respecto a los remanentes de las centrales azucareras del siglo XX en Puerto Rico.  Las ruinas de éstas centrales constituyen un recurso de arqueología industrial muy importante para el Pueblo de Puerto Rico, al haber sido una parte fundamental del desarrollo socioeconómico de la isla durante la primera mitad del siglo XX.  Son edificaciones monumentales, que alguna vez dominaron el entorno rural y urbano de nuestra isla, y que fueron motor de procesos sociales, desarrollando áreas de habitación y trabajo que llegaron a moldear la formación de muchas poblaciones de Puerto Rico.  La vista de las chimeneas azucareras es uno de los visuales más característicos de prácticamente todos los pueblos de la isla.

Recientemente han sido vendidas por el gobierno y la Autoridad de Tierras todas las centrales azucareras que aún permanecían en sus manos, para ser demolidas y vendidas como chatarra (excepto la Central Aguirre, que se encuentra en un litigio para idéntico propósito.  Actualmente están siendo demolidas los restos de las centrales azucareras, una detrás de la otra.  En estos días están demoliendo la Central Roig, en el municipio de Yabucoa.  Hace unos meses demolieron la Central Cambalache en Arecibo, la cual, increíblemente, había sido declarada monumento histórico mediante una ley del año 2002.  O sea que esta central fue vendida y demolida violando dicha ley.

Lo urgente de la situación es que está en agenda la demolición de todas y cada una de las centrales azucareras del siglo XX en Puerto Rico, excepto sus chimeneas y quizás algunas estructuras menores.  Significaría que Puerto Rico se quedaría sin ningún ejemplo físico de lo que fue la principal industria de la isla durante más de medio siglo, la cual prácticamente conformó el pulso económico y social de generaciones y generaciones de puertorriqueños.

Estamos ante un ejemplo más de la destrucción sistemática por parte del gobierno de lo que son los recursos que posee el Pueblo de Puerto Rico, sean ambientales, arqueológicos o de cualquier índole.  Si se consuma la destrucción de las centrales, estaríamos desapareciendo un importante recurso cultural del presente y del futuro, otra vergüenza para la historia de Puerto Rico

El proceso de la destrucción de las centrales se está dando en silencio y sin ninguna publicidad.  Es importante que las personas a las cuales les importan nuestros recursos estén al corriente de la situación actual.  Advierto  que a pesar de existir una ley donde se declarada la Central Cambalache como Monumento Histórico hay fotos que evidencian el estado actual de dicha central luego de la demolición de sus principales estructuras. 

  Arql. Federico Freytes

Fundación Educativa Caribe Arqueológico

787-360-8239

Tomado de Prensa Comunitaria

Comentando fotografías: las casas de pueblo

Según nuestra percepción, el tiempo sigue su curso sin vuelta atrás. Un caminante apresurado que devora gente y cosas.

Solo la memoria, por los medios a su alcance, proyecta a través del tiempo lo que el tiempo devoró. De esa manera, lo inexistente, alojado en el recuerdo transmitido, recupera la existencia.

La fotografía que sigue le da existencia a una estructura desaparecida del entorno pueblerino. La realidad del lugar en que ubicaba es otra ahora. Pero esta imagen resucita para la memoria conectada al medio fotográfico otra realidad de una realidad físicamente inexistente.  Le ganamos una batalla al devenir cuando este espécimen de nuestra arquitectura residencial revive ante nosotros. Invita a reflexionar sobre el misterio del pasado inexistente. De cómo el tiempo inmutable parece transcurrir, porque alteramos el paisaje.