Venimos arrasando con positivismo y eficacia / María Charito Ibarra Hernández

Charito IbarraComienzo mi rol de colaboradora en el blog de “Encuentro al Sur,” gracias a la invitación que me hiciera mi amigo querido y bueno Sergio. Esto será algo así como si estuviéramos dialogando temas del diario vivir – o sea, lo que venga en gana y de la inspiración que aparezca en el momento. Siempre me ha gustado esto de bloguear o escribir sobre las situaciones que observo, vivo y experimento en el transcurso de mi vida, solo por el hecho de gozármelo, pero a la misma vez, aprender de la lección y compartirlo con mi prójimo. De la misma forma, trato de llevar un mensaje para los que estén dispuestos a recibirlo, meditarlo, disfrutarlo y practicarlo. Con esto no pretendo cambiar a nadie, ni faltarle el respeto a ningún ser humano. Tampoco logro, “tapar el cielo con las manos,” ni escapar de la realidad que nos toca vivir en estos tiempos. El propósito es hacerlo de una forma jocosa, pero real; que ustedes se sientan como si les estuviese hablando “frente a frente y sin tapujos.” Escribiré también sobre temas de salud, nutrición, ejercicios, generaciones en la familia y quizá uno que otro relacionado a los asuntos políticos, sociales y/o comunitarios del estado donde resido actualmente. Ready?

Comenzaré diciéndoles, “quien soy, de donde vengo y pa’ donde voy.” Ni se imaginan, la vergüenza o pena que me da escribir sobre mi persona, pero por esto de la introducción del colaborador,  permítanme describir algunos detalles personales. Soy de Salinas, nacida de una madre maestra y de un padre policía. Sobrina de un tío medio político y artista (quien fuera secretario del Senado de Puerto Rico cuando estaba Barceló o Ferre en la gobernación y autor de la “Plena Pa’ Salinas”). Nieta de una abuela costurera y mujer dedicada a su parroquia, Virgen de La Monserrate y de otra abuela que era una artista innata, picúa, coqueta y cariñosa como la caracterizaba hasta sus 90 y pico de abriles! Soy también sobrina de tíos y tías maestros y otros que fueron artistas – muchos de ustedes los conocieron y hasta me vieron nacer – ay Dios! Soy hermana, tía y prima de unos seres humanos que amo y adoro y que son muy especiales para mí. Unos ya han pasado a morar al lado de mi Cristo; otros están recibiendo cuidados de salud en diferentes partes de mi isla querida. Todos, vivos y muertos, han contribuido a la persona quien soy en este día y en este momento que respiro. Ah, y que no se me olviden mis perritas Pekineses – oh no! Ellas son mis querendonas y las que me dan alegría honesta y me acompañan en todo momento!

Estudie en la Escuela Santiago R. Palmer en “los años de las guácaras.” Como llore para que no me dejaran en la escuela!! Si no me creen, pregúntenle a Mrs. Pabón! Continué con mis estudios primarios en  la Escuela Godreau (detrás de casa y donde mi propia madre me dio clases en tercer grado ¡uuyy!). Luego, pase a la Baldorioty de Castro- con el uniforme amarillo y marrón – ujum! Y termine en la superior, Escuela Luis M. Rivera – conocida hoy día como la Stella Márquez. De ahí pase a la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Rio Piedras, donde curse y obtuve un grado de Bachillerato en Ciencias de Economía Doméstica (concentración en Nutrición y Dietética). Trabaje como Técnica de Dietas en el Hospital del Maestro en Rio Piedras por un tiempo hasta que fui aceptada al Internado en Nutrición con mis colegas del Departamento de Salud en Rio Piedras. Aquí, rote por varias clínicas y hospitales de la isla especialmente por mi querida área Sur de Puerto Rico donde en aquella época se consideraba “área de difícil reclutamiento” para los que profesábamos esta maravillosa rama aliada a la salud. Por fin, termine el Internado, me case y me moví para el estado de Connecticut, donde comenzó mi vida profesional.

Por un periodo de 17 años, mi vida transcurrió en la ciudad de New Haven, Connecticut. Allá viví experiencias bellas y amargas las cuales me ensenaron a ser luchadora, independiente, mujer de fe y carácter íntegro.  Allá fue donde aprendí a tratar y a comunicarme con los seres humanos, desde los pobres y sin hogar o alimento hasta los líderes de varias agencias (locales y estatales) de salud, políticas, sociales y religiosas. En otras palabras, allí  fue donde aprendí a dirigirme a diferentes personas de niveles sociales/económicos/profesionales y a tomar decisiones por mí misma, lejos de la familia y sin “palitas” que me abrieran puertas o empujes en alguna situación en particular. Finalmente, en esta hermosa ciudad del llamado, “Estado de la Constitución,” fue donde trabaje como nutricionista del programa WIC, nació mi único retoño (hoy un hombre de 23 años), mi madre recibió su tratamiento del cáncer, complete el grado de maestría en salud pública, me separe (luego, me divorcie) del padre de mi hijo y en donde me di a la tarea de trabajar para la comunidad, como profesional, ciudadana y feligrés en la parroquia de Santa Rosa de Lima. Confieso que se trabajó duro, fue difícil, pero satisfactorio!

Por último, en el año 2005 mi vida tomo otro rumbo cerrando un capitulo y comenzando otro. Por este tiempo conocí a mi actual esposo, comencé a trabajar en lo que realizo actualmente, me traslade al estado de la Florida y es desde un pueblito localizado al sur de la cuidad de Tampa donde escribiré para este blog.

Muchos cambios, muchos sacrificios pero estos han sido los que me han impulsado a continuar con mi labor de servidora de Cristo en todos los rincones que El me coloca y para los que Él me pone en mi camino de vida. Por aquí seguiremos, arrasando positivamente y “con los pies en la tierra” hasta que mi Dios decida!  ¿Están listos?

©María “Charito” Ibarra Hernández, MPH

Willhem Echevarría Navarro: entre la música y la documentación histórica / Sergio A. Rodríguez Sosa

Willhen Echevarría NavarroWillhem Echevarría Navarro es un musicógrafo y archivero salinense residente en Filadelfia.  Es hijo de Monsita Navarro y Willhem Echevarría, de Salinas.  Estudió en Salinas hasta noveno grado. Dado su interés en la música, ingresó en la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini en Hato Rey, donde cursó estudios musicales de nivel secundario y obtuvo el diploma de cuarto año.  Trabajó con diversos grupos musicales durante  algunos años como ejecutante especializado en  la trompeta, en los Estados Unidos.  Durante esos años fue maestro de música en el Bronx durante algún tiempo.  Su carrera como trompetista profesional se vio interrumpida por una situación adversa en su dentadura que le dificultaba ejecutar el instrumento.  Fue esa situación lo que lo forzó a retomar sus  estudios de bachillerato interrumpidos por sus actividades musicales que le reportaban muchas satisfacciones y buenos ingresos económicos.  Finalmente completó su bachillerato con miras a continuar estudios posgraduados.

Siempre se interesó en la bibliotecología musical dada la influencia de varios amigos y músicos que laboraban en ese campo profesional.  Finalmente se decidió y comenzó a estudia una maestría en ciencias y tecnologías de la información en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.  En la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información trabajó con  las profesoras Marisol Gutiérrez, en la Biblioteca de la Facultad de Educación y con Doris Torres en la Biblioteca de Música. Como estudiante asistente realizó diversas tareas, entre las cuales estaba ofrecer talleres de instrucción al usuario a otros estudiantes del Recinto de Río Piedras.  Además, tuvo a su cargo las páginas Web de la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información y de su Biblioteca durante el año y medio que la UPR le concedió la ayudantía de cátedra.

Una vez completados los cursos de  la maestría en ciencias bibliotecarias regresó a los Estados Unidos. Su objetivo era realizar dos internados en archivos de colecciones especiales y música, no disponibles en Puerto Rico en ese momento.  Con los internados esperaba obtener una experiencia en  las especialidades que más le interesan. Actualmente termina los requisitos de grado en la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información y trabaja  para la Historical Society of Pennsylvania como archivero y especialista en metadata. La Sociedad Histórica de Pensilvania es una institución privada dedicada a recolectar y preservar materiales históricos sobre la fundación de los Estados Unidos y sobre la historia de Pensilvania que como es sabido, jugó un papel protagónico en la revolución de independencia de las Trece Colonias.

Entre los proyectos profesionales realizados por este salinense residente en Filadelfia, está la colección Chew Family Papers, un proyecto sobre los documentos de una familia influyente de Pensilvania.   Además, creó junto a  la profesora Doris Torres  la Guía Temática de Música,  una obra de referencia que organiza temáticamente el acervo bibliográfico de la Biblioteca de Música de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.  También trabaja en conjunto con Encuentro… al Sur una propuesta que tiene como meta la compilación, preservación y difusión de materiales históricos de Salinas.

Willhem Echevarría Navarro es casado y tiene una hija, y si las circunstancias le son favorables, contempla continuar estudios posgraduados especializados en música, aunque no ha determinado si en investigación musical o en bibliotecología o archivística musical.

©SRS