Entradas de Encuentro al Sur

Amor pasado / por Marinin Torregrosa Sánchez

A través del cristal quebrado
suele mirar aquel amor pasado
que bordó encajes de ensueño,
que le dedicó poemas robados
y perfumó de inocencia 
las cartas guardadas con celo.

Se pregunta si eran ciertas
las promesas que entre lineas
aquel corazón valiente
imprimiera con su tinta.

Se pregunta cómo seria
si en vez de enumerar las cartas
se sumaran sus dias
al dueño de aquellas palabras.

Se pregunta si
al encontrar su mirada
el sol se abochornaria
por solo prestar luz a la luna solitaria.

¡Se pregunta tantas cosas!
¡Hasta si el sabor del café
en sus labios cambiara!

Mientras, en el libro de la vida
marca con una flor ya marchita
la página de una novela
sin terminar ni publicar, pero vivida.

“Y los huesos ya duelen,
la piel se va arrugando,
la estatura va mermando
porque la espalda va encorvando,
pero al espíritu, el tiempo no doblega.”

©Marinín Torregrosa Sánchez, 12 de noviembre de 2017

Si fueras la paz / Carlos Román Ramírez

Si Fueras la Paz….

acumularía en las tardes todos mis volantines

de colores frente a tu ventana

con pancartas expresando mi sentir

y en la mañana el gorjeo

de los pájaros azules que fieles me siguen

desde que saben que podría amarte…..

si fueras la paz.

Traería a tu alcoba el cósmico resplandor

de esas lunas apagadas que se encienden

cuando mi pasión las llama

y al unísono iluminaran tu frente.

Poblaría tu jardín de camelias

y vendría todos los días a regarlas

con agua pura de mis lluviosas armonías.

Convocaría a todos los duendes

que conozco y festejaríamos el minuto

en que supe que existías…..

si fueras la paz.

Un sol ecuatorial entibiaría mis fríos,

pero ya ves, aún en mi trinchera

en la retaguardia estoy herido,

mas nada sería imposible para mis osadías

si me miraras con ojos de armisticio

pero en esa guerra interna, fatídica,

mortal entre tus hemisferios

no hay quien se salve.

por Carlos Román Ramírez

Mensaje sobre el Huracán María y el portal web Ciudad Seva

Comunicado de Ciudad Seva

Estimados amigos:

El pasado 20 de septiembre de 2017 el huracán María enterró su machete de viento en el pecho de la isla de Puerto Rico. Gravemente herida, minuciosamente devastada, Borinquen se tambalea y todavía lucha por ponerse de pie. El 60% del país continúa sin energía eléctrica.

Aunque miembros del Equipo de Ciudad Seva habitan en diversos países del mundo, nuestra sede principal es Puerto Rico. Debido a esta catástrofe nacional, hemos estado inactivos durante casi dos meses. Tampoco hemos enviado NotiCuento, NotiPoesía ni ninguna otra información. En cuanto a los talleres y foros literarios, estos han dependido de los países de sus moderadores o del acceso individual a Internet de cada moderador de Puerto Rico. Por suerte, nuestro portal CiudadSeva.com ha continuado funcionando todo el tiempo, para el bien de nuestros 2 millones de visitantes mensuales.

Esta nota tiene el objetivo de anunciar, primero, que lamentamos nuestra inactividad. Segundo, que tenemos la intención de reanudar nuestros envíos y actualizaciones tan pronto nuestras circunstancias personales lo permitan.

Desde que se fundó Ciudad Seva en el 1995, esta es la primera vez que hemos estado inactivos. También es la primera vez, en casi cien años, que Puerto Rico vive una catástrofe de magnitud semejante a la actual. Espero que sea la última.

A los miles de lectores que han escrito para expresar sus condolencias y apoyo les damos las gracias.

Luis López Nieves

No es lo mismo con guitarra que con violín…

Por Roberto Quiñones

Esta vez sí que el humor estuvo ausente durante el paso de María, el ciclón de categoría cinco que reventó a nuestro pueblo.   No hubo forma de uno estar quieto y menos tranquilo porque esta vez todos la pegaron al decir que entraría a nuestro terruño y lo dijeron desde el primer momento.  Se nos dijo que sería algo catastrófico, y aunque creí en principio que era la misma historia, el show mediático, pues esta vez sí que la cosa fue como dijo una vez una meteoróloga de televisión ” lo que venía era una cosa grande y pelua”.

Esta vez tomé en serio tanto al sistema europeo como a los muchos de acá que predicen estos eventos y que algunos de ellos dan pena con los resultados la mayor parte de las veces.  Senté cabeza y me preparé para lo peor.  Me metí al supermercado para proveerme de los artículos necesarios y compre salchichas, sardinas, tinapas , y por supuesto, una arenca de las bien “salá”, cosas que uno no come regularmente pero como vienen enlatadas y “ready for use” se hacen  apetecibles para ese momento.

De más está decir que luego de la visita al supermercado, lo comprado usualmente se hace artículo de biblioteca pues no se usa puesto que regularmente la familia y algunos vecinos se unen, y al no funcionar los celulares ni la internet, regresan al pasado y se las inventan para hacer el sancocho o el asopao de gallina  del país,.y de los limones hacer limonada.

Las conversaciones hacen su  presencia y aquí se arreglan los problemas locales, internacionales y también los mundiales, porque siempre aparece uno que tiene la idea de cómo los Estados Unidos pueden apaciguar al loco dirigente de Corea del Norte o puede explicar fácilmente el estilo de como Salvador Dalí pintaba sus famosas obras…En otras palabras, se vuelve al diálogo ya casi perdido en esta época.

Pasado el huracán, pues…, a recoger escombros y comenzar el largo camino hacia las rutinas de la vida, añorando el momento en que el celular recupere la señal.

©Roberto Quiñones Rivera

¿Qué es ser poeta? / José Manuel Solá

Yo no estoy seguro de lo que es un poeta. Sólo se me ocurre pensar que poeta debe ser aquel que anda procurando un encuentro con la belleza de las cosas, las trascendentales o las cotidianas. Y en las cosas cotidianas, en las sencillas, suele haber más belleza aun cuando puede ser una belleza triste. Puede tratarse, pienso ahora, de la llovizna en las alas de un pájaro que observa el nido roto. Puede tratarse de los ojos de un perro abandonado que se acerca a tu mano. ¡Qué sé yo! Es posible que la poesía (la belleza) se encuentre en el dulzor de una pomarrosa que te ofrece -y sólo porque sí- una niña descalza, algún niño. Poeta es el hombre que se indigna y canta los motivos, creo. El que denuncia, pienso. Y puede ser el varón incandescente que va a la marcha, como mi amigo Nicolás, del brazo de los pobres, de los desposeídos, de los que tienen por cobijo las estrellas del campo.

Puedo estar equivocado, ¡claro que sí! Poeta, me parece, puede ser aquel que encuentra una canción en la tibieza de una frazada, de los senos suaves de la mujer que se deja amar y también ama hasta la locura. A veces pienso que los ricos no pueden ser poetas o aquellos que una vez fueron pobres y lo olvidaron.

Poeta, quien con un par de tablas rústicas, un martillo, unos clavos, puede hacer una mesa y es su obra de arte, la viste con su mejor mantel e invita a todos a la hora de partir el pan recién horneado con el calor de sus manos y de su corazón. Digo, así es que yo lo pienso.  Poeta es el que piensa cuando a nadie le importa; el que abre la puerta de su casa de madrugada sólo por contemplar el milagro de la aurora por sobre las montañas. Y el que guarda la luna en el bolsillo roto.

¿Qué es un poeta? Bueno, yo no lo soy pero he conocido muchos en el camino de la vida. Eso le da esperanza a nuestro mundo.

(c) Josémanuel Solá  /  17 de octubre de 2016

🙏 Namaste.

Yo te adoro Salinas / Josué Santiago de la Cruz

Bajando por la autopista
De luz se inundan mis ojos
Porque el alma, los abrojos,
Dejando atrás va en la pista.
No muy distante mi vista
Comienza a reconocer,
Con un inmenso placer,
Imágenes olvidadas,
Lelo limpiando las gradas
Del parque al amanecer.

El sol de luz el paisaje
Inunda en la lejanía,
Pintando en su serranía
Su exuberante follaje.
Se oye en la playa el oleaje
Lamer a gusto la orilla
Y el pescador, la barquilla,
Boyando en el horizonte
Mientras el hombre de monte
La bestia busca y la ensilla.

Agrupadas en mi mente
Las palomas del recuerdo
Dejando atrás van el lerdo
Caminar que el cuerpo siente.
Eleva el alma sonriente
Su voz sonora a los montes,
Como coro de sinsontes
Que inunda mi corazón
Salinas, cuánta pasión
Descubro en tus horizontes.

Parcelas Vázquez, bajando
El rumor siento del río,
Las voces del caserío
Que en sus orillas, cantando,
Alegres se oyen pescando.
Del mar Caribe su brisa
Va cortando a toda prisa
Mi corazón agitado.
Con tu pincel has pintado
En mis labios la sonrisa.

El buey, su rabo que azota
En el cruce de La Plena.
Salinas con su melena
Dorada en el cielo flota.
Como una linda gaviota
Sus alas en la llanura
Abre a todos con ternura
De madre consentidora.
Eres tú, lumbre gestora,
Del patrio amor que perdura.

Inmenso el valle se amplía
Bajo un manto diamantino
Su cielo limpio, opalino,
Resplandece en la bahía.
Del gallo anunciando el día
Escucho el canto sonoro
Y al cielo, humilde, le imploro,
Que no me vuelva a alejar
De este precioso lugar:
¡Salinas, cuánto te adoro!

JSC

Salinas va de la tristeza a la desesperanza por Víctor Alvarado Guzmán

Salinas va de la tristeza a la desesperanza

Deficientes las agencias federales y estatales

Parcelas%2BVazquez-Coco%2B28oct17%2B%25283%2529.JPG
Comunidad Parcelas Vázquez

Salinas, Puerto Rico – Según transcurren las semanas, luego del paso devastador del huracán María, la desesperación va apoderándose de diversos sectores y comunidades de Salinas, debido a la dejadez y deficiencia de las agencias federales y estatales, según la Legisladora Municipal del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en ese municipio, Litzy Alvarado Antonetty.

“En visitas que hemos realizado y varias conversaciones con las personas de las comunidades, notamos que la ciudadanía está en un proceso de sustituir el miedo o la tristeza inicial de haber perdido sus techos o casas, por una desesperanza o coraje por la falta de atención crítica de las agencias federales y estatales. La gente se siente abandonada por el gobierno y, aquellos que deciden no abandonar el país, comienzan a exigir más acción de parte de las agencias”, expresó Alvarado Antonetty.

En Salinas hay cerca de 6,000 casas que fueron afectadas por el huracán, de las cuales 2,500 a 2,700 quedaron sin techo. “Sin embargo, FEMA sólo otorgó 500 toldos, por lo que el municipio tuvo que limitar su repartición. Hemos visto casas a las que se les otorgó un toldo, pero el mismo no cubre todo el techo. Cada vez que llueve, a nuestros hermanos y hermanas, se les vuelve a mojar todas sus pertenencias y al gobierno parece no importarle. Esto es desesperante”, manifestó la legisladora municipal.

Parcelas%2BVazquez-Coco%2B28oct17%2B%252810%2529.JPG
Comunidad Sabana Llana

Otra preocupación es la falta de agua en las comunidades de la montaña. “A 40 días del paso del huracán María, tenemos sectores de la montaña que aún no tienen agua. Según la administración municipal esto se debe a la falta de una o dos plantas eléctricas para conectarla a los pozos. La pregunta que nos hacemos como salinenses es: ¿la instalación militar del Campamento Santiago, que desde 1940 ocupó 12,789 acres de nuestro territorio municipal, no podría proporcionar un par de plantas para dar ese servicio a las comunidades de la montaña? ¿Cómo es posible que a Salinas vengan camiones y personas de otros pueblos a llevarse agua de nuestros pozos, con las consecuencias que tendrá en el acuífero esa sobre extracción, y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se ha negado a establecer oasis en la zona de la montaña? Esto es una actitud inhumana que puede crear un gran problema de salud”, dijo Alvarado, quien también es profesional de la salud.

La lenta recolección de escombros y material vegetativo es otra deficiencia que podría tener repercusiones en la salud y la seguridad de las personas.

“Reconocemos que hemos visto brigadas trabajando hasta los sábados, pero nos parece que el proceso, que las tres o cuatro compañías que fueron contratadas por el municipio para recoger los escombros y el material vegetativo, va muy lento. Ya el Cuerpo de Bomberos advirtió que el material vegetativo y escombros acumulados en aceras, calles y patios alrededor de Puerto Rico son un peligroso combustible para fuegos que podría destruir una cuadra de casas. Además, nos parece inapropiado y peligroso acumular todo ese material vegetativo recogido, en grandes montañas al lado de la cancha Angel Luis “Cholo” Espada, a la entrada de varias urbanizaciones, y cercano a lugares de comercios, varios de ellos de comida. Esta acumulación trae consigo sabandijas, que podría acarrear problemas de salud, y en caso de un fuego puede ser muy peligroso”, explicó la líder del PIP.

Parcelas%2BVazquez-Coco%2B28oct17%2B%252822%2529.JPG
Comunidad El Coco

Por último, la legisladora hizo un llamado a motivar a otros sectores a insertarse en la ayuda a las comunidades.

“Hay organizaciones que estuvieron dando servicios a las comunidades por varias semanas, que ya dejaron de hacerlo. Y se está advirtiendo a los alcaldes y alcaldesas que las deficientes ayudas federales no durarán para siempre. Así que tenemos que activarnos con otros sectores y comenzar ese relevo de servicios y ayudas. Por ejemplo, esta semana se estará estableciendo un Centro de Acopio en el salón parroquial del Coquí en Salinas, en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, y la Junta Comunitaria del Coquí ha habilitado su Centro Comunal para ofrecer varios servicios. Hay que demostrar que existe la esperanza a pesar de la adversidad”, reafirmó Litzy Alvarado.

-###-


por Víctor Alvarado Guzmán

La práctica de la solidaridad según la doctrina social cristiana

por Carlos Pérez Morales

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (CDSI), ofrece un cuadro de conjunto de las líneas fundamentales del “corpus” doctrinal de la enseñanza social de la iglesia.

De acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia el principio de la solidaridad emana del conjunto de aspectos que relacionan o unen a las personas, la colaboración y ayuda mutua que ese conjunto de relaciones promueve y alienta.

Es una colaboración, interacción y servicio partiendo de los valores evangélicos y contribuye al crecimiento, progreso y desarrollo de todos los seres humanos.

La solidaridad tiene vínculos como el destino universal de los bienes, el bien común, la igualdad en la fraternidad de todos los hombres.  La solidaridad no se debe confundir con la filantropía por la cual se entregan dádivas a otros congéneres. La solidaridad confiere particular relieve a la intrínseca sociabilidad de la persona humana, a la igualdad de todos en dignidad y derechos, al camino común de los hombres y de los pueblos hacia una mirada cada vez más convencida.(Contreras, 2017).

Mediante el ejercicio de la solidaridad todos somos responsables de cada uno. La Iglesia camina junto a toda la humanidad por los senderos de la historia. Vive en el mundo y sin ser del mundo (cf. Jn 17,14-16), está llamada a servirlo siguiendo su propia e íntima vocación. (CDSI)

“La solidaridad confiere particular relieve a la intrínseca sociabilidad de la persona humana, a la igualdad de todos en dignidad y derechos, al camino común de los hombres y de los pueblos hacia una unidad cada vez más convencida.”

La vertiginosa multiplicación de las vías y de los medios de comunicación en tiempo real, como las telecomunicaciones, los extraordinarios progresos de la informática, el aumento de los intercambios comerciales y de las informaciones, son testimonio de que por primera vez desde el inicio de la historia de la humanidad ahora es posible, al menos técnicamente, establecer relaciones aun entre “personas lejanas o desconocidas.”

El mensaje de la doctrina social acerca de la solidaridad pone en evidencia el hecho de que existen vínculos estrechos entre solidaridad y bien común, solidaridad y destino universal de los bienes, solidaridad e igualdad entre los hombres y los pueblos, solidaridad y paz en el mundo. El término  solidaridad, ampliamente empleado por el Magisterio, expresa en una síntesis la exigencia de reconocer en el conjunto de los vínculos que unen a los hombres y a los grupos sociales entre sí, el espacio ofrecido a la libertad humana para ocuparse del crecimiento común, compartido por todos.

El compromiso en esta dirección se traduce en la aportación positiva que nunca debe faltar a la causa común, en la búsqueda de los puntos de posible entendimiento incluso allí donde prevalece una lógica de separación y fragmentación, en la disposición para gastarse por el bien del otro, superando cualquier forma de individualismo y particularismo.

Hagamos pues de la solidaridad, un principio rector de nuestras vidas.

Todos están mal menos AES

por Víctor Alvarado Guzmán

Comité Diálogo Ambiental, Salinas

Cada semana se repite. Cada vez es más obvio.

Quien no concuerda con las posturas empresariales de la carbonera AES es embestido con prepotencia y menosprecio por sus representantes en la isla, sin importar que quien difiera sea un ciudadano, un profesional, una agencia, un medio de comunicación o una organización no gubernamental.

Por ejemplo, en el verano del 2016 estudiantes y miembros de la facultad del Programa de Maestría en Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública, del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, comenzaron un estudio epidemiológico para determinar similitudes o diferencias en la incidencia de condiciones crónicas entre residentes de los barrios Puente Jobos y Miramar en Guayama, y sus pares en las comunidades Santa Isidra y Rafael Bermúdez de Fajardo.

El estudio reveló que en Puente de Jobos y Miramar, zonas residenciales cercanas a la planta de carbón de AES en Guayama, los casos de asma severa en niños y niñas, los abortos espontáneos, las urticarias y casos de bronquitis crónica ocurren de 6 a 9 veces con más frecuencia que en las comunidades comparadas en Fajardo.

Pero en lugar de preocuparse por las personas afectadas y mostrar empatía por sus vecinos, tanto los ejecutivos como los asesores de AES optaron por repartir propaganda con expresiones del exsecretario del Departamento de Salud, Dr. Johnny Rullán, quien intentó poner en entredicho la metodología empleada y despectivamente catalogó el proyecto de investigación como una “encuesta”, sin justificación alguna.

Irónicamente, semanas más tarde el mismo estudio, la misma metodología, fue validada por la American Public Health Association (APHA), organización líder en la discusión de temas de salud pública en los Estados Unidos que, además, recomendó a nuestra Escuela de Salud Pública que profundizara en esta investigación científica.

Desdén ejecutivo

La misma actitud de indiferencia también ha hallado suelo fértil en la figura del presidente de AES Puerto Rico, el ingeniero Manuel Mata.

Aun cuando vecinos del barrio Puente Jobos en Guayama consideran que sus continuas alergias, ataques de asma, problemas en la piel e incidencia de cáncer están vinculadas a la presencia de partículas de carbón y cenizas en el aire que respiran, Mata ha insistido ante medios de la zona metropolitana que “las cenizas no son tóxicas, que su planta no emite polvos fugitivos y que cuenta con todos los mecanismos de seguridad para que las comunidades aledañas no se afecten”, tres asuntos que contrastan con la realidad diaria de los vecinos de la planta y con reportes de científicos en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países.

Ni la EPA se salva

Pero eso no es todo. El 22 de diciembre de 2016, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) determinó que la inmensa montaña de Residuos de la Combustión de Carbón (RCC) que está en el patio trasero de la planta, y que AES llama almacén de Agremax, “es un vertedero existente sujeto a todos los requisitos aplicables a los rellenos sanitarios”.

Incluso, el entonces director de la Oficina de Conservación y Recuperación de Recursos, Banes Johnson, estableció en su carta al ingeniero Mata que “la EPA no considera el Agremax que está en la pila de las facilidades de AES como un producto, sino más bien un desperdicio sólido”.

La carbonera, por su parte, ha negado reiteradamente el señalamiento de la EPA e, incluso, fue más lejos el pasado 31 de mayo, al solicitar formalmente a esa agencia federal que no le aplique la regla que define como vertedero el amontonamiento de cenizas en su planta. Eso los eximiría de realizar exámenes de suelo y agua en su propiedad para identificar contaminación con metales pesados.

Y como todos están mal menos AES, también le ha recalcado a la EPA que el Agremax es un producto, contrario a lo que claramente establece esa entidad reguladora.

Arremete contra medios de comunicación

Como si todo lo descrito no fuera suficiente, el pasado 26 de julio la alta gerencia de AES acusó a Wapa Televisión (Canal 4) de difundir información falsa y tergiversada, tras la transmisión de una entrevista realizada por Noticentro 4 a la directora regional de la EPA, Carmen Guerrero, en torno al tema de las cenizas de carbón.

Casi un mes más tarde, el 21 de agosto, AES volvió a atacar a Wapa y enfocó sus cañones hacia la periodista Sylvi Escoto, quien luego de realizar una visita a las inmediaciones de la planta en Guayama aseveró ante las cámaras de televisión que su vestido blanco reflejaba partículas producto de las cenizas de carbón.

Previamente, Escoto había compartido con vecinos de la planta, quienes mostraron cómo las cenizas y el polvo fugitivo del carbón han llegado hasta sus hogares: otro testimonio -espontáneo y no comprometido- que da al traste con las continuas alegaciones del presidente de AES.

Incluso, durante diversas ponencias ante la Legislatura de Puerto Rico, el ingeniero Mata ha intentado desacreditar la irrebatible serie especial publicada por el semanario La Perla del Sur y el Centro de Periodismo Investigativo, titulada “Bomba de tiempo, las cenizas de carbón”.

La serie, que el año pasado ganó el Premio Nacional de Periodismo de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, investigó la contaminación por cenizas de carbón en Puerto Rico y la República Dominicana, y profundizó en sus peligrosas repercusiones para la salud y el ambiente.

El ingeniero Mata, sin embargo, no ha concedido entrevista al autor de la serie, el periodista Omar Alfonso, a pesar de que la ha solicitado por escrito desde el 5 de enero de 2016.

¿Fin de una luna de miel?

En fecha mucho más reciente,el 1 de septiembre de 2017, la Junta de Calidad Ambiental (JCA) ordenó que la AES debía tomar todas las medidas necesarias para enclaustrar y/o contener, cubrir y proteger del potencial paso del huracán Irma todo el material de residuos de combustión de carbón y/o Agremax que mantiene a la intemperie en sus instalaciones.

Según la agencia ambiental, la directriz se justificaba ante el “potencial levantamiento de polvo fugitivo” de las cenizas y/o Agremax, en “aras de salvaguardar la salud y seguridad de los residentes de las áreas circundantes a las instalaciones de AES”.

Pero al día siguiente, AES despachó la orden de la JCA tras calificarla como una mera “duda” de la presidenta Tania Vázquez Rivera, y declinó cumplir con lo exigido. Dos días más tarde, la JCA reiteró el incumplimiento de AES con la orden, y la empresa fue multada con $25,000, suma que aumentó a $70,000 el 12 de septiembre.

Aun así, como todos están mal menos AES, Manuel Mata insistió durante una entrevista radial en San Juan que la planta que preside “siempre cumple con la ley”.

Ataques y carpeteo

De igual modo, en una ponencia sometida ante la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales del Senado el pasado 28 de febrero, Mata acusó de “falta de validez científica” al profesor universitario y doctor en Química, Osvaldo Rosario López, y tildó de “titulares no fundamentados” su análisis pericial de las cenizas hidratadas que se dispusieron como relleno en la urbanización Parque Gabriela de Salinas.

En su informe, el doctor Rosario aseveró que: “De los resultados reportados de mayor preocupación son los metales y emisiones radioactivas. Entre los metales de mayor preocupación en las cenizas se encontraron Arsénico, Boro, Cadmio, Cromo, Cobalto, Plomo, Molibdeno, Níquel, Selenio, Talio y Vanadio. Todos son Tóxicos y/o cancerígenos a humanos”.

“Las concentraciones variaron entre unidades de mg/Kg hasta cientos de mg/Kg de ceniza. En docenas de sitios donde se han depositado cenizas de carbón sobre terrenos, según la misma EPA, se han contaminado acuíferos con metales a niveles que los hacen inservibles como fuente de agua”.

Llama la atención, sin embargo, que aunque el ingeniero Mata también ha intentado desacreditar al doctor Rosario, al presente no ha podido rebatir ninguno de los hallazgos presentados en el informe.

De igual forma, en una entrevista publicada el pasado 12 de septiembre, el ingeniero Mata acusó al presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Dr. Víctor Ramos, de decir “mentiras” por afirmar que el efecto adverso de las cenizas está demostrado.

En esa misma entrevista, Mata aseguró que han “identificado dónde viven” los residentes que se quejan por el efecto negativo que la planta de carbón tiene en su salud e incluso señaló que uno de esos vecinos vive lejos y que “tiene vecinos que trabajan en la planta”.

Este “carpeteo” de residentes y líderes activistas no solo denota la despreciable intensión de intimidar a personas humildes, trabajadoras y de reputación intachable en Guayama, sino que además es un acto vil que debe ser repudiado por todos los que habitamos esta isla.

Otro ejemplo de esto ocurrió el pasado 25 de agosto, cuando el publicista de AES, Julio Sainz de la Maza, alegó públicamente haber estado en las protestas nocturnas frente a la entrada de la planta de carbón en Guayama, y dijo haber “fotografiado a esa gente”.

En esas mismas declaraciones, Sainz de la Maza pronunció información incorrecta y formuló comentarios despectivos contra los activistas.

Una vez más, sus expresiones y las de ejecutivos que dirigen AES en Puerto Rico no sólo dejan al descubierto el inmensurable grado de soberbia que les distingue. Además patentizan su incesante antipatía y desdén contra aquellos que no estén de acuerdo con sus posturas.

Por eso, TODOS están mal, menos AES.

José Manuel Solá: In Memoriam

Jose Manuel ha partido, ahora mora en el parnaso nacional, ahora anda trazando versos entre las estrellas este noble boricua que hizo de Encuentro Al Sur uno de sus pizarrones poéticos.  Este poeta, narrador, periodista y educador puertorriqueño, nacido el 1º de agosto de 1944 en Caguas, Puerto Rico. fue premiado en numerosas ocasiones, entre otras, con el Primer Premio, género Narrativa: 7mo Certamen Nacional de Literatura, Federación de Maestros de Puerto Rico (2001); Segundo Premio, género Poesía: 7mo Certamen Nacional de Literatura, Federación de Maestros de Puerto Rico (2001); Premio “aBrace” de Literatura; Montevideo, Uruguay (2002); Fue declarado “Poeta de Excelencia”, por la Casa del Poeta Peruano durante las actividades del Encuentro Literario aBrace; Montevideo, Uruguay (2003); y se le tributa un homenaje en la Legislatura Municipal de Caguas, Puerto Rico (2004). A partir del 1997 y durante dos años publicó y distribuyó el boletín “Bodegón de los Poetas”, que circuló entre escritores y poetas de Latinoamérica y España. Sus trabajos han sido publicados en numerosas revistas literarias de Puerto Rico, México, Estados Unidos, España, Perú y Luxemburgo. Ha publicado en Poesía: Poemas (1994); Hay luz en esa casa que fue mía (1996); Los nombres en la piedra (2001); Incandescentes pájaros del alba y otros poemas en libertad (2004); Poemas para leer una tarde de octubre (2006); Poemas clasificados / y aquellas otras lunas misceláneas (2009). En narrativa: Ya vienen a buscarme (2001); Milagro bajo la estrella del Oriente (2001).

Che, como lo conocian sus compueblanos y amigos, fue un bardo que conquisto a sus lectores con versos cargados de empatía humana.