Entradas de Encuentro Al Sur

Las muchas y sobradas bendiciones de María / por Rafael Rodríguez Cruz

Llevo ya dos semanas en Puerto Rico. He visitado Villalba, Orocovis, Culebra y el Bajo de Patillas. Es este un país renovado, como debe ser después de un huracán caribeño. La maldición nuestra, el asentamiento del coloniaje en el Caribe, fue producto de dos siglos excepcionalmente libres de huracanes. Con la renovación de los grandes huracanes a fines del siglo 18, comenzaron los eventos libertarios en las Antillas Mayores. Estamos, quizás, presenciando el fin ese ciclo, pues como dijera José Martí, los pueblos que han sido esclavos por muchos siglos tardan otro siglo en liberarse.

Maravilla ver la voluntad de la naturaleza por renovarse en nuestra isla. De veras que es un país bello. Muy a pesar de la falta casi absoluta de conciencia ambiental de la gente, se tropieza uno por toda la isla con bolsillos naturales que deleitan la mirada e invitan a la humildad frente a lo natural. Esta vez he podido ver los lagartijos de mi infancia, los atardeceres llenos de aves en la Guardarraya de Patillas, las flores silvestres de Toro Negro, las lomas de Coamo, la vitalidad del mar Caribe en las playas de Culebra, las cascadas de los ríos de El Yunque, los acantilados de Mala Pascua y la belleza sinigual de nuestras mujeres en la costa sureste del país. Y, como si fuera un homenaje a todo lo vivido, una fuerte llovizna anuncia esta mañana que los huracanes siguen siendo la fuente última de la vitalidad social y cultural del entorno caribeño.

A esa naturaleza voluntariosa y prodigiosa que es Puerto Rico solo puede reprochársele el habernos hecho un pueblo con matices narcisistas. Es la paradoja que vivimos. Vemos aldea en donde deberíamos ver universalidad. Pero aquí y allá, en este viaje, he tenido también el gusto de tropezarme con espíritus amantes y protectores de lo natural. Quedé muy impresionado con Culebra, con su gente y sus hábitos genuinamente antillanos. Toro Negro está ahí, casi intacto, aunque rodeado de la fealdad de las viviendas de cemento en el campo. Mi amiga Carmen Enid se ha empeñado en proteger esos montes del centro de la isla. Mientras, Reuben corretea las lomas de su finca cuidando de caballos y ganado salvajes. El área costera que va de Yabucoa a Guayama es de una belleza singular, aunque es visible la falta de planificación y el culto narcisista al cemento. Mi primo Guiso conversa con los manatíes todas las mañanas, quizás como un recordatorio de que lo universal está presente hasta en los detalles más sencillos. El Yunque, el nuestro (pues hay otros en el Caribe), es asunto de usted y tenga, aunque sorprende la basura que la gente tira en sus ríos. Myrna Aponte es una de las protectoras de esa gran montaña definitoria de la personalidad rebelde de nuestro pueblo.

Ha parado de llover y afuera canta un coquí. Es la voluntad de la naturaleza hecha canto sublime. Con la lluvia tropical se renueva el Caribe. Y comienza otro día…

por Rafael

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina

Denise Sánchez García: una agrónoma con alma de reina
Por Víctor Alvarado Guzmán

Foto%2BDenis%2B1.jpg
“¿Tú vas a hacer eso?”, preguntaron asombrados los compañeros de trabajo de Denise, una mujer de 43 años y madre de un hijo de 18, cuando esta les comentó que participaría del certamen de belleza Miss y Mister Iberoamérica Internacional 2018.

La agrónoma Denise Sánchez García, trabaja con el United States Department of Agriculture (USDA), en el área de Animal and Plant Health Inspection Service (APHIS), en el Aeropuerto Internacional Mercedita de Ponce.

Antes de que cualquier avión pueda alzar vuelo hacia su destino, pasa por sus manos para ser inspeccionado.

Sánchez García, quien vive en Santa Isabel pero es original de Salinas, tiene dos bachilleratos, en química y en agronomía, del Recinto Universitario de Mayagüez, o como ella prefiere llamarlo: el Colegio. “Soy colegial, sangre verde”, dijo con su característico tono de voz dulce y pausado.

Un camino complicado

Su deseo original era estudiar bioquímica, pero situaciones familiares le hicieron buscar otra área de interés.

“La vida familiar fue un poco complicada. Mi papá, Dionisio Sánchez, siempre tuvo complicaciones de salud, así que muchas metas que teníamos no las podíamos alcanzar, porque había que darle atención a él. En la universidad fue un poquito cuesta arriba. Yo sabía que después del bachillerato no podría irme a Estados Unidos a continuar bioquímica. Y decidí buscar otras oportunidades, en el área de investigación, y que me llamara la atención”, explicó Denise.

Casi finalizando su bachillerato en química, conoció al director del Departamento de Agronomía y Suelos en ese tiempo, el Dr. José A. Villarubia Cruz, quien también era químico, y este la motivó a que intentara la investigación científica de suelos. Así llegó a la agronomía.

Pero, Denise también recuerda algo especial que la influenció y la marcó desde niña: el cañaveral.

“El tener ese cañaveral alrededor, que prácticamente lo tenía en el patio de mi casa, y poder jugar en él. Para ese tiempo no había teléfonos ni internet. No había nada. Y esos juegos dentro del cañaveral, ese contacto con la naturaleza, creo que siempre me persiguió. Por eso es que me marca tanto ese contacto con la naturaleza”, comentó melancólica.

61288001_660162744444612_6252035291213725696_o.jpg

Un suceso que cambió su vida

Denise tiene una filosofía interesante sobre su vida: “Para muchos el amor es su motor, para mí lo ha sido el dolor, y trato de absorber todo lo positivo de él”.

Por eso, uno de los sucesos más triste en su vida, le ayudó a comprometerse a realizar otros de sus sueños.

Su madre, Laura García, falleció el 8 de julio de 2018, luego de un derrame cerebral que la mantuvo en cama más de un año.

“La situación de mi mamá me ayudó. Ya había pasado muchas situaciones difíciles, pero esa vivencia con ella me ayudó a despertar sobre lo que era la vida, de una manera impresionante. Le agradecí su sacrificio, su dedicación con nosotros y le prometí a ella que yo iba a vivir. Que daría un espacio para cumplir esos sueños y esas metas”, dijo Denise muy conmovida.

Uno de esos sueños que mantenía desde joven guardado en el baúl de su corazón, era aprender a modelar.

“Me reuní con el director de la academia JMC Model & Talent Agency de Juana Díaz, José Miguel Colón, y le pregunté: ¿Usted cree que a esta edad yo pueda modelar? Ya yo me estaba limitando. Y él me dijo: claro que sí. Vio mis fotos y me aceptó. Y así comencé. En pocos meses, ya me estaban llamando de Santo Domingo para representar a Puerto Rico allá”, explicó.

Miss y Mister Iberoamérica Internacional

El certamen de Miss y Mister Iberoamérica Internacional, que lleva tres años realizándose, es producido por Villasmil Eventos, establecido en Rep. Dominicana. El evento lo componen todos aquellos países de Latinoamérica que son de habla hispana e incluye a Brasil.

“Recogen el potencial que tienen estos países iberoamericanos para llevarlos al certamen de belleza. Como lo es Miss Universe, Miss Mundo, como lo fue Miss Piel Canela hace muchos años. Lo diferente es que tienen todas las categorías, desde niñas hasta adultas de 50 años. Y también tiene categorías de varones. Eso hace este certamen diferente”, explicó Denise.

En la edición del pasado año, Puerto Rico fue el único país que llevó representación en las siete categorías del certamen, ganaron en seis de ellas y en la otra la participante boricua quedó segunda finalista. Denise fue coronada en la categoría Sra. Iberoamérica Internacional.

“Lo más que puedo resaltar del certamen es el poder ver cómo se desplazan estas distintas culturas, como se manejan personas de otros países, todas en un mismo escenario. Son personalidades y culturas completamente distintas. De donde tú vienes y lo que has aprendido en tu país, es algo que sale natural cuando estás en un escenario. Y lo compartes. Hay esa tendencia a compartirlo. Ese compartir de las culturas, esos detalles bonitos que tiene cada país, se quedó bien marcado allí. De hecho, las preguntas del jurado fueron enfocadas al turismo y cultura”, expresó.

La participación y triunfo de Denise en este tipo de certamen, rompe los estereotipos que existen sobre las mujeres que participan de eventos de belleza.

“Todos hemos tenido esa visión de lo que son los concursos de belleza. Pero, eso ha cambiado mucho y uno no lo ve hasta que está dentro del ambiente. Ha cambiado desde la perspectiva de la participante, que ya no quiere ser parte de ese estereotipo. Y ha cambiado mucho desde la perspectiva de los organizadores de eventos y del jurado. Ellos buscan naturalidad en la participante y que realmente haya un propósito detrás de su participación. No es sólo llevarme una corona, ponerla sobre el gavetero y decirles a todos que soy una reina. Lo importante es ¿qué vas a hacer con eso?”, explicó.

Apoyo a causas benéficas

Tras ganar el concurso de Miss Iberoamérica Internacional, Denise recibió acercamientos de fotógrafos, organizadores de eventos e instituciones benéficas.

65794381_684314252029461_8955184860029255680_n.jpg“Una actividad que participé fue en Sabana Grande, en la Pink Pasarela, donde se recaudaron fondos para la Sociedad Americana contra el Cáncer. Fui junto otras modelos del grupo y al diseñador Luis Rentas. Fue una actividad bien bonita, exitosa y conmovedora. Otra diseñadora vistió con su colección a varias de las sobrevivientes con sus hijas, familiares y amistades para que hicieran la pasarela. Esa pasarela fue la más acogida por todo el público”, manifestó.

La Sra. Iberoamérica Internacional expresó que continuará su apoyo a la lucha contra el cáncer, y estará participando de actividades de la organización Light the Nigth: Leukemia and Lymphoma Society.

Por último, Denise asegura que hay que estar preparada para lograr unas cosas en ciertas etapas de la vida.

“Estoy segura de que, en otro momento de mi vida, no hubiese tenido la madurez para hacer esto y para recibirlo con la humildad que tengo ahora. Estoy aprovechando la oportunidad, pero no dejo de ser yo. Una vez salgo de los tacones, y de todo el glamour, sigo siendo la misma compañera de trabajo y haciendo mi labor en el aeropuerto como todos los días”, expresó la agrónoma con alma de reina.

(Nota: Denis entregará su corona en octubre a la próxima Miss Iberoamerica)

por Víctor Alvarado Guzmán

¿De qué quieres hablar? / Carlos Román Ramírez

Te pregunto ¿de qué quieres,

de tu vida, de la mía,

de tus sueños nacidos, de los perdidos,

de lo que fuimos un día?

¿De primaverales rosicleres, de soles

veraniegos, de matinal lluvia

profunda cuando mi conciencia

era tuya y aún lo desconocías?

¿Del fuego interior que nos unió

en el camino, de tus sentires vagos,

de los galopantes míos?

¿De lo que logramos, de lo que perdimos

en la inmensa corriente de la existencia?

¿De cosas sin mencionar lo nuestro,

de la patria o de alguna otra agonía,

de los hijos que se van más de lo que vuelven,

del mar, por ejemplo?

¿Sí, del mar?, pues hablemos de bogar

como una vez bajo luna plateada

en el idílico vaivén de las olas…. ¡ensueños!

y luego…. ¡miseria!,

un puerto de luces agónicas

mirando perderse un amor grande,

ya mediano, ya pequeño

como el navío que se aleja

en un adiós sin regreso.

 

Carlos Román Ramírez

Desde el barrio: las fiestas populares de El Coquí / Sergio A. Rodriguez Sosa

Pasada la captura de Puerto Rico por las tropas estadounidense en 1898, una multitud de obreros se aglomeraban en los terrenos situados frente al camino que conducía a la Central azucarera.  A penas comenzaba el siglo 20.   En terrenos polvorientos, que se tornaban pantanosos en época de lluvias, comenzaron a levantar casuchas destartaladas hombre y mujeres que deambulaban por toda la isla en busca de trabajo.  La furia del huracán San Ciriaco dejo a miles sin hogar y sin sustentos varios años antes. El desastre natural y el afán depredador de los conquistadores capitalistas del Norte trastocaron el régimen económico de la colonia causando ruina de capitales y forzando a la movilidad a mucha gente .  En la primera década del siglo 20 se impuso como principal ramo de la economía un sistema agrícola fabril cimentado en el cañaveral.

Aquel nuevo vecindario obrero pronto se convirtió en el más poblado de la zona.  Anteriormente los pocos habitantes de Salinas vivían cerca de las haciendas o de la costa. En el siglo 19 se solía nombrar por los municipio comisarios de barrios y en Salinas habia uno de estos funcionarios encargado de los barrios Aguirre y La Rosada ante de crearse la Central.  La nueva barriada tomó el nombre de El Coquí y pronto fue tornándose en una dinámica barriada afroborincana en la que se levantaron cafetines, friquitines, burdeles, bares, colmaditos, bazares, casas de curanderos, centros espiritistas y cuanto servicio demandaban los habitantes de la zona.

Al sur de aquel vecindario proletario crecía al unísono un próspero poblado fabril de acceso controlado donde vivían altos y medianos ejecutivos de la central, jefes de dependencias, empleados profesionales, trabajadores diestros, funcionarios de gobierno, personal de entidades de servicios y algunos empleados domésticos.

No fue extraño que la aristocracia bostoniana, de la que nos cuenta Marta Aponte[1], dueña de la flamante central azucarera, quisiera recrear en Aguirre el estilo de vida de las extensas plantaciones del sur de los Estados Unidos. Por eso, el poblado fabril se convirtió en un micro modelo de la segregación que existía en los estados sureños.  Los estadounidenses blancos de Aguirre trazaron pronto un estilo de convivencia separada. Esta se traducía en establecimientos, escuelas, lugares de diversión, centros de salud y otros a la que no tenían acceso los nativos boricuas.  El apartheid incluso llegó a contaminar a algunos residentes puertorriqueños que actuaban con actitudes segregacionistas contra los boricuas que habitaban fuera de las verjas del poblado centralista.

Al vaivén de los vientos de esa realidad los pobladores de El Coquí cobraban consciencia y forjaban una identidad obrera capaz de enfrentar los vicios de explotación despiada que imperaba en la industria azucarera de Puerto Rico. Las ideas sindicalistas y socialista tomaron cuerpo entre los habitantes de El Coquí, así como por todo el litoral sureste.

No es el tema de este breve escrito las luchas obreras que acompañaron la formación de ese barrio, mucha de la cual se halla sumergida en la memoria de sus habitantes o en fuentes documentales inexploradas.  Mas bien, queremos documentar un tradicional evento festivo que ocurre en junio de cada año en el que se manifiesta una parte de la riqueza cultural del barrio.  Dada la cercanía de estas festividades consideramos oportuno difundir dos folletos que llegaron a manos nuestras relacionados con esa tradicción que con toda probabilidad se inició en los años de 1950. Se  incluyen dos programas de las fiestas populares de El Coquí, uno de hace 44 años, 1975, y el otro de 1980.

Desconocemos el año particular en que se inició la tradición de celebrar las fiestas populares de El Coquí.  Se presume que fue a mediado de la década de 1950, obviamente después de construida e inaugurada la capilla católica dedicada a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.  Sabido es que en esa iniciativa estuvo involucrada Ana María Hernández Usera, esposa del terrateniente Manuel González, quien donó terrenos y dineros para establecer el colegio católico de El Coquí.

La capilla fue construida después que se estableciera en 1946 la parroquia del Sagrado Corazón de Aguirre.  Inicialmente el templo parroquial se estableció en la Capilla La Milagrosa del Poblado de Aguirre.  Se puede constatar que en la década de 1930 ya existía un templo católico dentro de los predios del poblado centralista.[2] Posteriormente, en la década de 1980, la ampliada y remodelada capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se convierte en el templo parroquial de Aguirre  y se le cambia la advocación. Desde entonces la fiesta patronal de la antigua capilla es dedicada al Sagrado Corazón de Jesús. Como consecuencia, las fiestas populares de El Coquí dedicadas a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro pasaron a ser parte de la memoria histórica del barrio. En años recientes las fiestas se desligaron de sus vínculos religiosos originales, aunque siguen celebrándose en los días finales de junio.

Estos dos folletos dan una idea de la organización y realización de las fiestas populares de El Coquí hace mas de 40 años.

Pulse para ver folletos:

Programa Fiestas Populares 1975

Programa Fiestas Populares 1980

[1] Aponte Alsina, Marta. PR 3 Aguirre. Cayey, P.R., Sopa de Letras, 2018.

[2] Vázquez, Ligia.  Salinas de sal y azúcar, Casa de Mayo #13, 2000.  p 227.

 Jubilo, alegría y amistad en el Caney / por Jossie Alvarado

Este pasado sábado 22 de junio se celebró en Salinas la apertura del salón museo Caney de la Fama de la Cultura y el Deporte Salinense en la escuela de Bellas Artes Santiago R. Palmer. Una gran concurrencia se dio cita para la apertura y observar la exposición dedicada al cuarto campeón mundial boricua y primero en ganar su título en Puerto Rico, Ángel Luis “Cholo” Espada.  Inmortales del deporte salinense y sus familiares dijeron presente en medio de un ambiente de celebración y camaradería.

La exhibición presenta una colección de objetos que recuerdan la carrera del excampeón mundial welter concentrada en el campeonato obtenido el 28 de junio de 1975 frente al canadiense Clyde Gray en el Coliseo Roberto Clemente. Se pudieron observar visuales sobe la pelea y del recibimiento que se le tributó a Cholo ese día en su natal Salinas. Además, fueron develadas las placas de los inmortales del Caney de la Fama y se cerró el acto con una merecida dedicatoria al arqueólogo salinense Iván Méndez Bonilla “Papo Méndez” fenecido en el 2015. El exhibidor principal donado por la Universidad de Puerto Rico lleva su nombre.

La alcaldesa de Salinas, Karilyn Bonilla Colón anunció un importante proyecto que ubicaría a partir del 2020 al Caney de la Fama la Cultura y el Deporte Salinense en las facilidades de la biblioteca pública de Salinas, frente a la Plaza Delicias. Explico que como parte de este proyecto el municipio de Salinas intenta convertir la biblioteca en una facilidad dedicada a la cultura, el deporte y la educación para el disfrute de toda la comunidad de Salinas y Puerto Rico.

Al acto asistieron varias figuras del deporte puertorriqueño como, Luis Rivera Toledo, Rey Quiñones, Orlando Rodríguez, Conrado Pastrano y los exatletas nacionales salinenses Julito Martínez, Doel Bonilla, Javier Soto, Rubén Colón, entre otros. Una de las noticias más agradables de la tarde deportiva lo fue el nombramiento de el Dr. Ramón Álvarez, exatleta nacional residente en Salinas, como nuevo director ejecutivo del Albergue Olímpico, función que comenzará a ejercer en agosto próximo.

Exaltados: De izquierda derecha Efrain “Bizcocho” Colón, Francisco Matos, Connie Alvarado, Julio Romero, Julio Lebrón, Doel Bonilla, Julito Martínez, Ramón Castaing, Cu Vázquez y Wilfredo Padilla.

***

No hay escaleras sin escalones. Quién agradece, expresa su gratitud, a todo aquel que realiza un favor o que presta ayuda, es el sentimiento que generalmente nos lleva a tratar de devolver, de alguna forma, la colaboración recibida.

Los horarios del Museo Caney de la Fama la Cultura y el Deporte Salinense se darán a conocer en los próximos días.

Junta de Directores: De Izquierda a derecha Héctor Santiago, Julio Cartagena, María Zayas, Sugeil Torres, Tomás Cartagena, Jossie Alvarado, Maynette Irrizarry, Edelmiro Rodríguez y Roberto Quiñones

 

PRESERVANDO LA CULTURA Y EL DEPORTE DE UN PUEBLO

23 de junio de 2019

Como te quiero Santa Isabel / Reinaldo Zayas

Que mucho te quiero Santa Isabel
y estoy tan lejos, que me desvelo
de solo pensar no volverte a ver.

Que mucho te quiero pueblo adorado
crecí en tus calles y entre sembrados
de caña dulce como la miel.

A veces me desespero, porque estoy lejos
y me hacen falta las caricias de tu azul cielo
la brisa suave que me hipnotiza, en el hermoso atardecer.

Cuanto adoro ese olor a tierra mojada
que provoca sueños, como de hadas
que se mesen en la enramada del cocotero
y allá en la playa, guardan tesoros de mi niñez.

cuanto te amo Santa Isabel
de día te añoro como ninguno
y en la noche, cuando no canta el coquí que me vio nacer…

pienso, Dios mío que el tiempo pasa
y me da miedo de fallecer,
sin ver tu rostro de recta línea desde mi calle,
Santa Isabel.

Reinaldo David Zayas Núñez.
Cartagena de Indias – Colombia
mayo 24 del 2019

 

Comunidades de Peñuelas reivindicadas por descontaminación del vertedero de PROTECO

No fueron escuchados cuando advirtieron que no se construyera y cuando denunciaron sus malos manejos.

Comunicado de prensa

Peñuelas, Puerto Rico – Cuando hace más de 40 años vecinos de Tallaboa y el Sector Seboruco denunciaron la existencia de un vertedero de desperdicios peligrosos, Carbareón, y la ampliación del mismo bajo el nombre de PROTECO y las consecuencias que esto traería a la salud y el medioambiente, el gobierno no les hizo caso. El tiempo les dio la razón, pues la Agencia de Protección Ambiental Federal (EPA por sus siglas en inglés) acaba de incluir el antiguo vertedero de PROTECO en la Lista Nacional de Prioridades del Superfondo para su descontaminación.

Los terrenos de PROTECO, situados entre los vertederos de las controversiales empresas EC Waste y Ecosystems, recibieron, durante más de 20 años, lodos residuales de enchapes (galvanoplastia), plaguicidas y desechos farmacéuticos e industriales de múltiples orígenes. La EPA aseguró que, en la década de 1990, los dueños abandonaron el monitoreo y mantenimiento de las instalaciones, en violación de un acuerdo judicial.

“Los líderes de nuestra comunidad se lo advirtieron durante años y nunca los escucharon. Es una reivindicación de aquellos que lucharon contra Carbareón y PROTECO, pero el daño está hecho. No hay certeza alguna de que el acuífero pueda recuperarse a su estado original y la EPA acepta que hay presencia de varios tóxicos y mercurio en el acuífero que nutre los pozos que suplen el 20% del consumo de cerca de 17,000 personas. Parece mentira que sea una agencia federal, y no el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de Puerto Rico, quien atienda este asunto, lo que demuestra otra vez la incompetencia de la directora de la agencia”, comentó Jimmy Borrero Costas, residente del sector Seboruco y líder comunitario.

Por su parte, José Manuel Díaz Pérez, indicó que hay responsabilidad compartida entre el Departamento de Recursos Naturales, la propia EPA y los dueños del vertedero. Los primeros, por haberle otorgado los permisos de operación a dichos vertederos de desperdicios peligrosos y por no haberle dado seguimiento desde el 1997 a las órdenes de manejo de cierre de las facilidades, y los dueños de PROTECO por su negligencia criminal.

“Aquí no puede haber impunidad. Envenenan nuestra fuente de agua, nuestro aire y nuestro suelo, incumplen por más de veinte años con lo estipulado para el cierre de las facilidades y después no hay consecuencias. Tienen que haber penalidades y cárcel contra estos criminales ambientales. Resulta asqueante ver por ejemplo, que el dueño de PROTECO, el Sr. Jorge Fernández, sea el mismo dueño del vertedero Ecosystems, construido justo al lado. Este individuo contaminó con PROTECO, abandonó el área y lo premiaron, permitiéndole hacer otro vertedero para que siga contaminando y envenenando el agua. No sólo enterraron miles de toneladas de cenizas tóxicas de carbón violando las leyes municipales en Ecosystems, sino que mentían públicamente cuando decían que en esa área no había un acuífero. Si los dejamos, dentro de 30 años establecerán otro superfondo en Ecosystems, pago con dinero público, y los responsables seguirán impunes”, afirmó Díaz.

Víctor Alvarado Guzmán

###

Obispo católico de Ponce exhorta a detener la quema de carbón

por Víctor Alvarado

“un solo día más de este atropello pone en riesgo las vidas de los afectados y el ecosistema de nuestro País”

Ponce, Puerto Rico – El Obispo católico de la Diócesis de Ponce, padre Rubén Antonio González Medina, exhortó a los creyentes a unirse a los esfuerzos para detener la producción de energía a base de la quema de carbón en Puerto Rico.

En una carta enviada como apoyo a la manifestación realizada por la Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC) frente a la planta de la empresa AES, el Obispo González sostuvo que la combustión de carbón es una práctica “moralmente condenable”.

“Dadas las observaciones, riesgos y efectos que ya se observan con la quema y disposición de carbón, las irregularidades que se han observado en la aplicación de reglamentos, los peligros de grave contaminación y toxicidad que se han señalado crecientemente, y la aparente sumisión de agencias gubernamentales a un interés primariamente económico, reitero mis expresiones que vienen desde noviembre de 2016 sobre este asunto, sostengo que es moralmente condenable esta práctica, y exhorto a los creyentes a unirnos a los esfuerzos para detenerla en el plazo más breve posible”, manifestó.

En su misiva, el líder de la Iglesia Católica cita varios párrafos de la “Carta Encíclica Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común” del Papa Francisco, en donde el Sumo Pontífice hace un llamado a considerar la contaminación producida por los residuos, incluyendo los desechos peligrosos presentes en distintos ambientes.

“Sabemos que la tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes –sobre todo el carbón, pero aun el petróleo y, en menor medida, el gas- necesita ser reemplazada progresivamente y sin demora”, afirma el Papa.

En otros incisos de su escrito, el Papa Francisco reconoce los espacios de mucho compromiso y de entrega generosa de la sociedad civil y advierte que la política no debe someterse a la economía y ésta no debe no debe someterse a los dictámenes y al paradigma eficientista de la tecnocracia.

Sobre el anuncio del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, de que se propone terminar con la quema de carbón el año próximo, el Obispo de Ponce dijo que espera que esa promesa se materialice.

“Esperamos que la promesa se materialice en disposiciones firmes bajo ley, y aun así insistimos en que la salud de nuestros vecinos no debería esperar a un año, pues un solo día más de este atropello pone en riesgo las vidas de los afectados y el ecosistema de nuestro País”, concluyó.

Expresiones sobre cenizas Obispo Rubén 3.5.19.pdf

Libros: La casa de los cachorros, de David Arce

por Miguel Garnett

Cuando se lee una novela, no siempre se presta mayor atención al epígrafe o a las palabras de la dedicatoria, y, en el caso de esta novela de David Arce, eso es fatal. El poema que constituye el meollo de la dedicatoria habla de Macondo y es a través de la lupa del realismo-mágico simbolizado por aquel pueblo creado por Gabriel García Márquez que se debe leer esta obra ubicada en Chulucanas y sus alrededores. La novela de David Arce ofrece un espejismo y una fantasía a veces de jolgorio o de gracia, y a veces de un ambiente lúgubre. Este último se encuentra simbolizado casi al principio con la muerte del Negro Otero que se colgó del badajo de la campana mayor de la catedral, y “Ese día las chirocas no cantaron”. Una escena graciosa se encuentra cuando la dueña del prostíbulo llama a Carmelo Seminario en pleno acto de amor, anunciando que le busca un chico guapísimo que dice que es su hijo: “Es urgente, don Carmelo”. Él contesta: “Carajo! Uno no puede estar tranquilo en ninguna parte sin que lo jodan!” El chico luego le informa que lo ha buscado por todas partes, y “Vengo a decirte que la abuela Mercedes acaba de fallecer.” Así, los goces de la vida y las sombras de la muerte se encuentran.

La novela tiene una estructura especial y consiste de una serie de viñetas. En cada una de estas hay una pequeña historia en torno de uno u otro de los personajes que llenan las páginas de la obra. Mayormente son personajes pintorescos como vemos en el relato del nacimiento de Domingo Seminario que se encuentra cerca del principio de la novela. Él es hijo de un tramposo vendedor de cebo de culebras y Doralisa Seminario. Ella da a luz sin la ayuda de nadie y su hermana la encuentra con el hijo “envuelto como un tamal y chupando la teta como un bendito”. A los 16 años, Domingo provoca un gran escándalo porque roba a María Candela, una mujer mucho mayor que él. Sus amoríos son fuente de bastante chisme, y hasta de sermones de parte del cura, aunque más tarde vemos que este señor no es tan santo que digamos. Domingo muere salvando a cuatro niños de ser ahogados en el río Ñácara, son los cuatro cachorros y son ellos que dan el nombre a la casa que Domingo había estado construyendo con María Candela. Pasan seis años y María Candela convierte la casa en un prostíbulo después de la llegada de uno de los cachorros que le dice: “He venido a dormir contigo”. Él tiene solo 14 años y ella “solo sentía la firmeza y los latidos de aquel miembro formidable”. Una escena en el prostíbulo hace recordar otra parecida en la novela “No se lo digas a nadie” de Jaime Bayly; sucede que Carmelo Seminario quiere iniciar a su hijo, Jorge, en “los escarceos del amor”. “Jorge, asustado, miró a todas las chicas de todas las razas y no supo a quién escoger. María Candela lo tomó cariñosamente de la mano y lo llevó a su habitación, mientras el padre acariciaba a la Pepa Rengifo. ‘¿Por qué será tan cojudo este huevón? Con tantas pichoncitas escoge la más vieja’.” María Candela no delata a Jorge a su padre por su incapacidad de cumplir sexualmente como hombre y, en agradecimiento, Jorge lleva a sus compañeros del colegio militar, así que “con tanto cadete como cliente, el nombre de la Casa de los Cachorros adquirió mayor fama”.

Un prostíbulo es un buen espejo del mundo o aún se puede decir que es “el gran teatro del mundo”. La dueña es casi siempre una persona formidable en todo sentido de la palabra; y así es María Candela. Las chicas que trabajan allí ofrecen un abanico de la condición de la mujer desde las pobres esclavas sexuales explotadas por gente despiadada e involucrada al fondo en el horrendo trato de personas, hasta las chicas elegantes que gozan de su profesión y ganan buen dinero. De los clientes ni se diga. Literalmente acude todo el mundo, ricos y pobres, gordos y flacos, hombres sin problemas y hombres desesperados, hombres buenos y hombres malos, hombres cariñosos y hombres abusivos, jóvenes ya experimentados y jóvenes tímidos. Probablemente la novela más famosa que utiliza este escenario es “Nana” de Emile Zola. Zola fue el primer escritor “naturalista” –una corriente literaria dedicada a retratar la verdad de la vida humana, cueste lo que cuesta. Zola lo hizo con una honestidad excepcional retratando la corrupción y la decadencia del imperio de Napoleón III. En “La Casa de los Cachorros” David Arce retrata el Perú que es un país de profundos contrastes de gozo y de tristeza, de riqueza y de pobreza, de piedad y de hipocresía, de humor chispeante y de pomposidad aburridísima, y su obra, aunque marcadamente diferente, encuentra un vínculo con “La Casa Verde” y “Pantaleón y las visitadoras” de Mario Vargas Llosa, con sus respectivos caleidoscopios de todas las sangres.

Precisamente porque “La Casa de los Cachorros” es escrita como una serie de viñetas es un libro que se lee con facilidad. Se puede leer una viñeta, releerla, saborearla y meditarla si quiera. Con frecuencia se considera que una novela sea buena, cuando el lector se encuentra tan atrapado que tiene que seguir leyendo; y cuando llega al fin de un capítulo le urge comenzar el próximo. “La Casa de los Cachorros” no es así. Permite otro ritmo de lectura. Como ya he dicho, cada viñeta provoca no sólo una lectura sino un repase, y aún se puede decir que después de leer varias viñetas el lector se encuentra impulsado a volver hacia atrás para captar de nuevo lo que hace o dice tal o cual personaje, y gozar de los contrastes que David Arce nos ofrece. Por ejemplo, el nuevo maestro, Manuel María es un “blanquiñoso recién llegado de Lima que pedía las cosas, modulando siempre la voz, pidiendo por favor, nunca se le escuchó un carajo, ninguna mierda, nada, ni una sola lisura”. Pero lisuras hay cuando el gay, Siete Leches Madeleine, pelea con Ciro (con seis nombres más) Cherres Pacherres, que es un peleador temido. Ciro le dice: “maricón de mierda, no te metas en asunto de marido y mujer” –es que Siete Leches busca bronca a Ciro porque lo ha escuchado gritar y pegar a su mujer, Aurora Canales, que es lisiada. Siete Leches da a Ciro la paliza de su vida, y cuando Aurora se molesta con su defensor, este reacciona diciendo: “¡Qué mujer para cojuda, la defienden y todavía se molesta!”

En total, son 47 viñetas. 47 mini-historias que se relacionan y entretienen al lector, que muy bien pueda acompañar su lectura con un buen trago para lubricar el gozo que provoca este libro.

©Miguel Garnett,

Cajamarca, abril de 2019

 

Activistas protestan frente a la planta de carbón de AES en Guayama

COMUNICADO DE PRENSA

5 de mayo de 2019

Policías no pudieron detener el avance de los manifestantes hacia el perímetro de la empresa

Guayama, Puerto Rico – Activistas de la Resistencia contra la quema de Carbón y sus Cenizas tóxicas (Resistencia RCC), realizaron una contundente manifestación contra la empresa AES y denunciaron el daño a la salud y la contaminación producida por la quema de carbón en Puerto Rico.

Cientos de personas provenientes de distintos puntos de la isla, inicialmente montaron un extenso piquete en la PR 3, a la entrada del camino que conduce hacia la planta de carbón.

En el 2017, en esta área se dieron fuertes encontronazos entre activistas y la policía, incluyendo la fuerza de choque, durante los operativos que realizó el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares, para proteger a la carbonera AES y escoltar los camiones que movilizaron miles de toneladas de cenizas tóxicas hacia vertederos en Peñuelas.

En esta ocasión, al comienzo de la actividad, que fue dedicada al recién fallecido activista y profesor José “Pepo” Hernández de Peñuelas, varios agentes de la policía se mantuvieron a distancia, mientras diversas organizaciones expresaban su apoyo a la lucha contra la quema de carbón.

Algunos de los colectivos que expresaron su apoyo fueron: el Colegio de Médicos, el Campamento contra las cenizas de Peñuelas, el Comité Diálogo Ambiental de Salinas, la Federación de Maestros, la Iglesia Fuente de Vida de Guayama, Toabajeños en Defensa del Ambiente, la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE), y la Alianza Comunitaria y Ambiental del Sureste (ACASE).

También estuvieron presentes la ex senadora María de Lourdes Santiago y la Lcda. Mariana Nogales.

En un momento dado, los activistas se movilizaron hacia las vallas que la policía había colocado en el camino público que lleva hasta la planta de carbón. Pero los agentes policiacos en el lugar, no pudieron detener la avalancha de personas que continuaron su camino hasta llegar al área de la empresa AES.

Allí, mientras la policía y guardias de seguridad de AES se apostaron en los terrenos privados de la instalación carbonera, los activistas continuaron con su piquete en el camino público.

Los organizadores de la actividad aprovecharon para leer cartas de apoyo enviadas desde Colombia, de parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Carbón (Sintracarbon) y la Fuerza de Mujeres Wayuu; Estados Unidos, de parte de la organización Diáspora en Resistencia; y de Puerto Rico, de parte del padre Obispo Rubén Antonio González Medina, de la Iglesia Católica de Ponce.

El mensaje final estuvo a cargo de miembros de la organización Comunidad Guayamesa Unida por tu salud, quienes reafirmaron los reclamos de que se cierre la planta de carbón, se remueva toda la montaña de cenizas tóxicas y de carbón que mantiene la empresa a la intemperie, se monitoree y se limpien las áreas donde se han depositado cenizas tóxicas en 14 municipios, el gobierno detenga cualquier negociación con AES y se le adjudique responsabilidad a la empresa por el envenenamiento de la salud de los vecinos de Guayama.

Lo se todo / Josué Santiago de la Cruz

La Reportera lo vio sentado en el último escalón de una escalera de concreto armado, único testigo de un hogar en ruinas.

–No se desespere que la vida le sonríe.

Sin apartar la mirada de algún punto indeterminado en lontananza, el hombre pareció no escuchar las palabras de aliento.

–Usted no está solo. Vamos a ayudarlo a reconstruir su hogar y su vida.

Luego el camarógrafo enfocó el lente para captar la angustia de aquel hombre que en estado de shock parecía afrontar, desesperanzado, la pérdida de todo lo acumulado en años.

Los vecinos no salían de su asombro al ver cómo le entregaban bolsa tras bolsa de suministros a un hombre al que ellos nunca habían visto por el vecindario.

©JSC
07/10/2017

 

Mi entrada al piso ocho y el año de mi nacimiento en la historia de Salinas

Por Roberto Quiñones Rivera

Hoy acabo de traspasar la puerta hacia el octavo piso de mi existencia, piso al que realmente no creía poder llegar, sin tener una razón verdadera para pensar en un porque no llegaría a los ochentas… pero aquí ya estoy.  Debo pensar que el Gran Arquitecto tiene un plan para mí.  ¿Con qué propósito? No sé, pero en este tiempo, días, semanas, meses o años, que estaré disfrutando del mundo terrenal será mi norte tratar de conseguir el bien común para todos desde el puesto que ocupo en la Legislatura Municipal de Salinas.

No obstante, a que mi pensamiento siempre ha sido el dejar que el pasado sea el pasado, en esta nueva vuelta al sol quisiera compartir algunos incidentes ocurridos entre los años 39 y 40 en nuestro pueblo de Salinas, eventos que no son nada de diferentes o tan extraños como los que ocurren en estos días.

Para la época de mi nacimiento era presidente de los Estados Unidos Teodoro Roosevelt, quien designó como Gobernador de Puerto Rico a Blanton C. Winship.  El alcalde de Salinas era Francisco Ortiz, el presidente del Senado era Rafael Martínez Nadal y el comisionado residente Santiago Iglesias Pontín.  En Salinas, el presidente de la Asamblea Municipal, como se conocía para la época, fue Cristino Figueroa Morales y algunos de los asambleístas, hoy llamados legisladores municipales, fueron los ciudadanos Miguel Rodríguez Cruz, Rafael Rivera Báez, Santos Lefevre, Venancio Torres, Guillermo J. Godreau, Celedonio Santiago y Tomas Pérez.   El secretario municipal de la Asamblea era el educador Diosdado Dones.  Los partidos políticos dominantes eran el Republicano, el Liberal, y el Socialista.  En esta época, el 22 de julio de 1938, se funda el Partido Popular Democrático bajo el liderato de Luis Muñoz Marín.

En esa época la principal actividad económica de Salinas giraba en torno al cultivo de la caña de azúcar.  En el casco urbano el comercio estaba constituido por establecimientos como gasolineras, entre las cuales estaba el garaje de Jesús Chuíto Monserrate. Entre las barberías estaban la de Tomás Pérez, donde estaba el estudio del fotógrafo Guerrero, y la Eduardo Rodríguez.  Existía la Herrería de Emilio Agosto y la Mueblería de José Vélez Roig.  En cuanto a zapaterías operaban las de José Ten y la de Nino Pérez.  La agencia de fúnebre era la González y la gran tienda frente a la plaza Valdejully & Segarra.  Existían las farmacias de Pedro Lugo y la Márquez.   En la esquina de la plaza estaba la papelería de Antonio Lozada y también estaba en la misma calle Monserrate el Laundry de Rosa Torres.  También estaban establecidas las pulperías de Vidal Díaz, Pablo Luchessi, y José Turrado.

En la Asamblea Municipal se discutían los asuntos que surgían en el pueblo y como ejemplo de esto tenemos constancia de una enmienda hecha el 18 de febrero de 1939 a la reglamentación existente de la manera de conducirse las mujeres de vida airada, en donde se establecía una multa de 25 dólares o 15 días de cárcel a la que no cumpliera con la reglamentación que hasta el modo de vestir cuestionaba.  En ese año se legisló que los mítines políticos solo podían efectuarse en la parte de atrás de la Plaza de Mercado, es decir en la calle San Miguel esquina calle Edwin Rivera.  Otra ordenanza aprobada ese año fue el toque de queda para que los niños no pudieran estar fuera de su hogar luego de las ocho de la noche a menos que estuvieran acompañados de sus padres.  Al parecer, fue en el año 1939 cuando por primera vez se legisló sobre este tema.

Para terminar este escrito, les pongo en conocimiento de uno de tantos casos de corrupción que ocurren en la administración pública desde que el mundo es mundo.  El 5 de octubre de1939 el Auditor de Puerto Rico intervino con el municipio de Salinas y encontró que había una serie de transacciones hechas por el alcalde consideradas como malversación de los fondos municipales.  A raíz de esta intervención el Gobernador de Puerto Rico William D. Leahy, quien había sustituido a Blanton C. Winship, radicó 14 cargos indicando serias irregularidades cometidas por el alcalde.  A diferencia de hoy día, la Asamblea Municipal asumió la responsabilidad de juzgar los hechos y determinar la culpabilidad o la inocencia del alcalde.  Pero el resultado final de este episodio lo traeré en un próximo escrito.