Turpial / Marinín Torregrosa Sánchez

a Ferranto

Melódico trino en el llano,

de árido paisaje en sequía,

el turpial regala su canto

y Ferranto lo hace poesía.

Acordes y versos destilados

por el mismo dios Baco,

en burdeles y cafés a diario

ronda el espíritu bardo.

Mas,

ya no hay verde, ni dulce cañaveral,

ni guajana enarbolada,

bandera al sol en cielo azul tropical,

ni libertad como quimera.

Nadie recuerda al poeta

ni a próceres inmortales.

No escuchan al planeta

que muere dando señales.

En una lluvia de cristales

del llanto la imponente marcha

ya no cantan los turpiales

al orgulloso porte de palmeras.

Solo el cielo estrellado

reflejado sobre el mar

en las noches como faro

ilumina al de allí su pesar.

Antonio Ferrer Atilano:

“Escarcha fosforina”

en olas bordadas con hilos de sol

de “exquisito plumaje blanco”,

a tu verso atinado surje.

Yo añado mi libre inspiración,

homenaje sencillo de este grano de sal

al poeta y su fiel compañero el Turpial.

Toñito, Ferranto, de aquí,

desde la barriada para ti,

entre sombras de injusticia, “opalinas…”

Tu memoria, sonoro acorde al recuerdo,

por ti, retazos de historia de este pueblo

por siempre tú, allí, aquí

en Borinquen “del pueblito de Salinas”.

©Marinín Torregrosa Sánchez, 12 de abril de 2019.

Poema escrito en ocasión del natalicio de Antonio Ferrer Atilano.

Foto, El giraldillo.

5 pensamientos en “Turpial / Marinín Torregrosa Sánchez

  1. Este poema de Marinín fue escrito para la ocasión del natalicio del poeta salinense Antonio Ferrer Atilano (Ferranto), del 13 de enero del 2020.

    Ferranto era también músico. Tenía un violín al que llamaba El turpial, era su fiel compañero en las bohemias, las actividades sociales y en la soledad.

    Escuche su sonido varias veces cuando mi hermano Dante, entonces menor de edad y luego universitario, antes del amanecer, llegaba con Ferranto hasta la puerta de nuestra casa a traerle una serenata a mamí y cantar la danza Virginia acompañado del melodioso sonido del Turpial, con la intención, supongo, de apaciguar a Tilita.

    Pero un día, tras una noche de bohemia, el turpial desapareció. Ferranto, al que también se le revolcaban los casco, juró que hasta que no apareciera el turpial no tocaría ningún otro violín. Y cuentan sus compañeros de bohemia, que le fue fiel al Turpial hasta su muerte.

    Me gusta

  2. Héctor, me sucede a veces, creo que se duerme, pero cuando menos lo esperas te despiertas a un impulso que como una corriente de agua fluye. ¿Sabes lo que hago otras veces? Juego a tentar, y guardo lo que escribo. Al tiempo lo reviso. Gracias por compartir en este espacio. ¡Saludos!

    Me gusta

  3. La inspiración regresa cuando algún motivo te toca las fibras emocionales. En este caso, el motivo fue homenajear a una persona.

    Me gusta

  4. Saludos compatriota,

    Le quiero preguntar, la musa te deja en ocasiones? No me explico porque ya no me inspiro en la composición de poemas. ? Que pasa?

    Hector Lopez

    On Thu, Jan 23, 2020 at 3:40 AM ENCUENTRO… AL SUR wrote:

    > Encuentro Al Sur posted: ” a Ferranto Melódico trino en el llano, de árido > paisaje en sequía, el turpial regala su canto y Ferranto lo hace poesía. > Acordes y versos destilados por el mismo dios Baco, en burdeles y cafés a > diario ronda el espíritu bardo.” >

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s