Mi entrada al piso ocho y el año de mi nacimiento en la historia de Salinas

Por Roberto Quiñones Rivera

Hoy acabo de traspasar la puerta hacia el octavo piso de mi existencia, piso al que realmente no creía poder llegar, sin tener una razón verdadera para pensar en un porque no llegaría a los ochentas… pero aquí ya estoy.  Debo pensar que el Gran Arquitecto tiene un plan para mí.  ¿Con qué propósito? No sé, pero en este tiempo, días, semanas, meses o años, que estaré disfrutando del mundo terrenal será mi norte tratar de conseguir el bien común para todos desde el puesto que ocupo en la Legislatura Municipal de Salinas.

No obstante, a que mi pensamiento siempre ha sido el dejar que el pasado sea el pasado, en esta nueva vuelta al sol quisiera compartir algunos incidentes ocurridos entre los años 39 y 40 en nuestro pueblo de Salinas, eventos que no son nada de diferentes o tan extraños como los que ocurren en estos días.

Para la época de mi nacimiento era presidente de los Estados Unidos Teodoro Roosevelt, quien designó como Gobernador de Puerto Rico a Blanton C. Winship.  El alcalde de Salinas era Francisco Ortiz, el presidente del Senado era Rafael Martínez Nadal y el comisionado residente Santiago Iglesias Pontín.  En Salinas, el presidente de la Asamblea Municipal, como se conocía para la época, fue Cristino Figueroa Morales y algunos de los asambleístas, hoy llamados legisladores municipales, fueron los ciudadanos Miguel Rodríguez Cruz, Rafael Rivera Báez, Santos Lefevre, Venancio Torres, Guillermo J. Godreau, Celedonio Santiago y Tomas Pérez.   El secretario municipal de la Asamblea era el educador Diosdado Dones.  Los partidos políticos dominantes eran el Republicano, el Liberal, y el Socialista.  En esta época, el 22 de julio de 1938, se funda el Partido Popular Democrático bajo el liderato de Luis Muñoz Marín.

En esa época la principal actividad económica de Salinas giraba en torno al cultivo de la caña de azúcar.  En el casco urbano el comercio estaba constituido por establecimientos como gasolineras, entre las cuales estaba el garaje de Jesús Chuíto Monserrate. Entre las barberías estaban la de Tomás Pérez, donde estaba el estudio del fotógrafo Guerrero, y la Eduardo Rodríguez.  Existía la Herrería de Emilio Agosto y la Mueblería de José Vélez Roig.  En cuanto a zapaterías operaban las de José Ten y la de Nino Pérez.  La agencia de fúnebre era la González y la gran tienda frente a la plaza Valdejully & Segarra.  Existían las farmacias de Pedro Lugo y la Márquez.   En la esquina de la plaza estaba la papelería de Antonio Lozada y también estaba en la misma calle Monserrate el Laundry de Rosa Torres.  También estaban establecidas las pulperías de Vidal Díaz, Pablo Luchessi, y José Turrado.

En la Asamblea Municipal se discutían los asuntos que surgían en el pueblo y como ejemplo de esto tenemos constancia de una enmienda hecha el 18 de febrero de 1939 a la reglamentación existente de la manera de conducirse las mujeres de vida airada, en donde se establecía una multa de 25 dólares o 15 días de cárcel a la que no cumpliera con la reglamentación que hasta el modo de vestir cuestionaba.  En ese año se legisló que los mítines políticos solo podían efectuarse en la parte de atrás de la Plaza de Mercado, es decir en la calle San Miguel esquina calle Edwin Rivera.  Otra ordenanza aprobada ese año fue el toque de queda para que los niños no pudieran estar fuera de su hogar luego de las ocho de la noche a menos que estuvieran acompañados de sus padres.  Al parecer, fue en el año 1939 cuando por primera vez se legisló sobre este tema.

Para terminar este escrito, les pongo en conocimiento de uno de tantos casos de corrupción que ocurren en la administración pública desde que el mundo es mundo.  El 5 de octubre de1939 el Auditor de Puerto Rico intervino con el municipio de Salinas y encontró que había una serie de transacciones hechas por el alcalde consideradas como malversación de los fondos municipales.  A raíz de esta intervención el Gobernador de Puerto Rico William D. Leahy, quien había sustituido a Blanton C. Winship, radicó 14 cargos indicando serias irregularidades cometidas por el alcalde.  A diferencia de hoy día, la Asamblea Municipal asumió la responsabilidad de juzgar los hechos y determinar la culpabilidad o la inocencia del alcalde.  Pero el resultado final de este episodio lo traeré en un próximo escrito.

2 pensamientos en “Mi entrada al piso ocho y el año de mi nacimiento en la historia de Salinas

  1. Conocer que sucesos locales, nacionales y mundiales rodeaban nuestro nacimiento es realmente un ejercicio emocionante. El relato que nos ofrece Roberto Quiñones describe someramente el Salinas de la primera mitad del Siglo 20 sabiendo que solo abarcar un pedacito de esa Historia. Seria bueno que otras personas realicen este mismo ejercicio y nos brinden el entorno que rodeó su nacimiento.

    Me gusta

  2. Ave Maria, Mi Amor! Eres tan especial! Dios te bendiga y que celebremos MUCHISIMOS mas! Yo tambien te estoy siguiendo….Yo celebre mi numero 56 – un dia antes que el tuyo! jajaja – somos MUCHOS en Salinas los que cumplimos en el mes MAS bello del calendario! Obviamente – nacimos nosotros – a celebrarlos por muchos “marzos” mas. Con Dios por delante – quiero llegar a los 90 y pico! W H A T? Pues si – tengo los genes de papi y los de mi CRISTO!!! pa’ lante que seguimos hasta que EL diga! Un abrazote, mi gordo bello! Saludos a Lilly, Camille, Edgar y los que veas por ahi!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s