El Pan Nuestro de Todos los Días

por Josué Santiago de la Cruz

A Calixto se lo pintaron de lo más lindo:

—Allá se vive bien chévere, tío Caly —le dijo la sobrina camino al pueblo, acompañada de un sujeto parecido a los personajes de las películas de bandoleros, que tanto aborrecía.

Él imaginó que no podía vivirse del todo mal, porque parecía modelo, forrada en oro de arriba abajo. Pero no le preguntó quién era su pareja. No tuvo necesidad de hacerlo.

—Este es Raphy. Él también vino a visitar la familia.

Ya en la casa, empezó a desempacar y a contarles a las primas, que la miraban, embobadas, del carro de lujo que se compró:

—Es una chulería, si lo vieran. Lo compré custom made, con asientos de pure leather, pa joder a los haters. Me costó una maleta e chavos. How much, hony?, ochenta mil. Y lo pagué cash. I always pay cash…

Tampoco le preguntó cómo le hizo para conseguir tanto dinero, si ella, hasta donde él sabía, vive del WELFARE.

©JSC

3 pensamientos en “El Pan Nuestro de Todos los Días

  1. Somos un pueblo institucionalizado. Creemos falsamente que hemos logrado que el sistema funcione a nuestro favor sin saber que es todo contrario. Hemos caído en la trampa que nos ha tendido el sistema por lo que hoy nos hemos convertido en esclavos modernos de un monstruo llamado Welfare.

    Me gusta

  2. Ay mi madre, Josue! Vas a seguir, mijo? Tu eres unico con estos cuentos! Me parece que veo a los personajes en vivo y en directo…jaja – tremendo! Fui testigo de muchos casitos como el que describes, cuando trabaje en el Programa WIC – jajaja! Que, que? Y despues decian que NO tenian chavos pa’ comprar un galon de leche a sus hijos! Pero, se supone que no juzquemos, papacito….Dios “perdone nuestros pecados, asi como tambien nosotros perdonamos a los que nos ofenden.” Buen dia, carnal!!

    Me gusta

  3. Asi van las cosas. Desde que Juan, el personaje de cuento La Carta de José Luis González mendingó cuatro centavos para enviarle la carta a su madre, proclamamos que allá afuera se vive mejor. En aquel se ocultaba la miseria física, en este se esconde la miseria moral.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s