La comunidad de Aguirre y el fuego en la planta de la AEE

Por: Víctor Alvarado Guzmán
Portavoz Comité Diálogo Ambiental

DSCN3352.JPGSalinas, Puerto Rico – El apagón general que padecimos recientemente, está precedido por cierta obscuridad relativa de los procesos por los cuales atraviesa la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). El fuego que ocurrió en la planta termoeléctrica en Aguirre, puso de manifiesto, no sólo la fragilidad del sistema eléctrico (incluyendo las plantas privadas), sino el peligro en el que se encuentran las comunidades cercanas a los complejos generatrices.

Un punto que no se ha discutido públicamente es el efecto que tiene la planta de la AEE sobre la comunidad de Aguirre. Trabajadores de la AEE, que siempre tienen una visión más certera y amplia que los directivos de la corporación pública, aseveraron que la comunidad de Aguirre tuvo mucha suerte de que el viento estuviera soplando del noreste al suroeste. Si el viento hubiera venido del sureste al noroeste, como ocurre regularmente, la tragedia no hubiera sido sólo quedarnos sin luz, sino que tuviéramos residentes de la comunidad afectados directamente por el fuego. En el pasado, la comunidad de Aguirre estuvo expuesta al peligro de un fuego extremo. En el 2000, un voraz incendio consumió miles de neumáticos en un almacén de la antigua central azucarera Aguirre utilizado por la empresa American Tire Systems (ATSI), que había almacenado sobre un millón de toneladas de neumáticos triturados en sus almacenes. El fuego fue tan intenso que los bomberos tardaron una semana en extinguirlo. En aquel entonces, la dirección del viento también ayudó a que el efecto en la comunidad no fuera devastador. Para los vecinos de Aguirre, ¿a la tercera será la vencida?

Por cerca de tres años, el Comité Diálogo Ambiental e IDEBAJO estuvimos sentados en una mesa de diálogo con representantes de la AEE y de La Fortaleza tratando de llegar a un acuerdo sobre el proyecto del puerto de gas natural en Aguirre, conocido como el Aguirre Off Shore Gasport (AOGP). Un planteamiento que le hicimos al gobierno fue que no existe un protocolo de seguridad con la comunidad en caso de alguna emergencia en la planta. Los representantes de la AEE despacharon el asunto diciendo que a ellos no se les pedía ese acuerdo o protocolo con la comunidad y que eso le tocaba a la Junta de Calidad Ambiental (JCA), a través de un Comité Local de Respuestas de Emergencias. Este Comité llevaba siete (7) años inactivo. Diálogo Ambiental intentó reactivar el mismo por el bien de la comunidad de Aguirre, pero al parecer ni al gobierno ni a la AEE le interesa que los vecinos de la planta estén informados y preparados en caso de algún accidente. Ante la situación reciente de la explosión y fuego en las instalaciones de la termoeléctrica, es imperativo que los salinenses reclamemos que se reactive el Comité de la JCA o que se obligue a la AEE a establecer el protocolo comunitario en caso de emergencia en la termoeléctrica. Cabe señalar que los hogares de varios vecinos de la comunidad de Aguirre fueron desplazados en 1975 para construir la planta. Si la comunidad estaba primero, la AEE debería tener una actitud de “buenos vecinos” con los residentes.

Recuerdo al amigo José Ortiz Agront, Cheo Blanco, batallando para que la AEE le diera oportunidad de empleos a residentes cercanos a la planta de Aguirre, y los estudios que demostraban que el 80% de los residentes de Las Mareas, comunidad contigua a la planta, padecían de problemas respiratorios. El fuego en Aguirre nos dejó sin luz por tres días, la AEE nos ha dejado contaminados, inseguros y sin salud por cuarenta y un (41) años. Es hora de una transformación real, no sólo de la producción energética sino de las actitudes de los directivos de la AEE. Hay que ver la luz más allá del apagón.


Publicado por Víctor Alvarado Guzmán en El Patriota del Sur el 9/26/2016

2 pensamientos en “La comunidad de Aguirre y el fuego en la planta de la AEE

  1. Aunque los riesgos a la salud de las plantas térmicas son mayores que el de un desastre que cause muertes directas, este último puede ocurrir. Orientar a la población para enfrentar cualquier situación de emergencia es de vital importancia. Los habitantes tiene que conocer cuales son las situaciones de riesgo y exigir que se les mantenga informado de fallas que pongan en peligro a las comunidades.

    Según informes “El riesgo para el público y el impacto ambiental en la operación de una central térmica de fuelóleo (un derivado del petroleo) se deben a los gases producidos en su combustión, como SO2, CO, NOx, CO2, hidrocarburos y materia orgánica. La emisión de esos gases están asociados a la alta incidencia de cáncer y de enfermedades respiratorias. Las emergencias graves pueden ser causadas por fuego durante el transporte y almacenamiento del combustible. Estas centrales tienen una participación importante en el efecto invernadero por el CO2 vertido a la atmósfera”.

    Los daños por ruido a las personas y otros organismo viviente, así como a estructuras, es importante tenerlo presentes, en especial desde el punto de salud física y mental.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s