Sebastián / por Josué Santiago de la Cruz

dedos como cuernos (2)Aunque no formó parte del informe financiero de la alcaldesa, Salinas ha sido testigo de un BOOM! turístico inesperado, gracias a que Sebastián, el muchacho que le puso los cuernos al gobernador, se ha convertido, de la noche a la mañana, en toda una celebridad.

Es preciso ver la cantidad de turistas que acuden al municipio con el sólo propósito de que Sebastián los corone.

Se les ha asignado una cuota, que todos pagan de buena voluntad, y como el muchacho no da abasto con los requerimientos de su arte, un doble suyo, que contrataron sabe Dios dónde, hace las veces de él, al punto que ya ni sus familiares distinguen al verdadero Sebastián del falso.

Pero eso sí, la familia vive como le da la gana, hasta que Colón baje el dedo.

JSC

3 pensamientos en “Sebastián / por Josué Santiago de la Cruz

  1. Si nuestros escritores tomaran de su tiempo para llevar a la literatura incidencias, como estas, que son parte de nuestro metabolismo pueblerino, veremos crecer una tradición literaria con temas y motivos salinenses.
    Eso y la celebración permanente, por parte del Municipio, de dos grandes noches literarias, con certámenes de literatura salinense (uno deNavidad y otro de Verano) ayudarían a fomentar la formación de futuros escritores nuestros.
    Solo una idea.

    Me gusta

  2. Los sucesos cotidianos o extraordinarios son materia prima para la creación artística. En nuestro ámbito, se pueden mencionar, a Elena, la que cortaron en el Arenal, al Médico del Cequí, Virginia la loca, Genáro y su quinto, entre otros.

    Ahora, Josué recoje del mundo de los sucesos un personaje infantil para ilustrar el mundo de posibilidades que nace de los personajes reales. El escritor basa su relato anecdótico en un incidente protagonizado por un niño boxeador salinense llamado Sebastián, El chico fue noticia nacional cuando en medio de una ceremonia oficial en que se tomaban fotos y videos levantó su mano y como a cualquier pana le puso cuernos al gobernador Alejandro García Padilla al momento de posar. En este relato el Sebastian del escritor convierte sus dedos en una atracción turística a causa de la avalancha de personas que quieren recrear en ellos el momento en que el niño cornea a la principal figura política del País.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s