Enrique Vivoni y esposa en su casa en las afueras de Aguirre 17 ENERO 85

Enrique Vivoni: uno de los ingenieros de la Central Aguirre  / por Edric Vivoni

Edric Vivoni nos presenta un perfil de su padre Enrique E. Vivoni Acosta, uno de los ingeniero que laboraron en la desaparecida Central Aguirre.

Mi primer recuerdo de Papá [y de Mamá] está unido a La Manguera; en San Germán.  Para quienes no saben, La Manguera era el nombre por el cual se conocía la casa de mis abuelos Vivoni Acosta.   Yo era muy pequeño, estaba acostado en la cama de ellos: y veo a Papá y a Mamá despidiéndose, unidos en un abrazo; Papá vestido de militar, en uniforme caqui.  Estoy seguro que Víctor, Enrique, Jorge y Maritza (y todos ustedes) tienen sus propios primeros recuerdos.

La esquela que apareció en el periódico contenía una frase, vivió cabalmente; en la cual me gustaría abundar.

Papá, fue a Virginia a ‘estudiar’ ingeniería.  Estando allá se compró una motora y formó parte de un club de motociclista;  además fue piloto de aviones.  Ambas actividades apuntan, entre otras cosas, a una persona a quien le gustaba la aventura y el riesgo.

Enrique Vivoni y esposa en su casa en las afueras de Aguirre 17 ENERO 85

Enrique Vivoni y esposa en su casa en la carretera #3 cerca de San Felipe, 1985

Tras su regreso a San Germán abre una oficina de ingeniería y diseña y construye varias casas, entre ellas la del Dr. Torres Oliver y la de su hermano Alfredo.  Realizó los trabajos de diseño y construcción de la  Urbanización Vivoni y construyó la Farmacia Vivoni.  Esa labor como ingeniero la continuó en la Central Aguirre, a donde se mudó en 1951.   Siempre estaba inventando.  A las dos casas en que vivimos en Aguirre le hizo cambios; a la segunda le construyó un dormitorio, un garaje, una oficina y hasta una pequeña cancha de volley ball.  Estuvo a cargo del diseño y construcción del Club Rotarios de Guayama.  Finalmente diseñó y construyó su propia casa contigua a la carretera número 3 que conduce de Salinas a Guayama.

Así que Papá, además de será venturero y arriesgado, tenía la meticulosidad, la disciplina y la paciencia del ingeniero que diseña y construye…un poco, o bastante sazonada, por su experiencia como soldado de rango durante la Segunda Guerra Mundial.

A Papá, desde muy joven, le gustaba el dibujo y la pintura. Fuese en lápiz, crayola, óleo o acrílico, las paredes de su casa estaban llenas de sus obras. Inclusive, hizo una exhibición de ellas aquí en San Germán. Los plafones y setos de su casa fueron pintados a mano con diseños, banderas y escudos.  Así que Papá, además de ser aventurero y arriesgado, de tener la meticulosidad, la disciplina y la paciencia del ingeniero, tenía la sensibilidad y la creatividad del pintor-artista.

Estando en Aguirre, junto a Mami establece la Farmacia La Milagrosa; de manera que incursionó como pequeño empresario durante más de una veintena de años. ¿Quién llevaba las cuentas del negocio?  Papá. De manera que también fue… emprendedor.   Creó una tropa de niños escuchas en Aguirre y fue su Scout Master.  Fundó un capítulo de la Fraternidad Phi Sigma Alpha en Guayama.  Fue gran maestro de la Respetable Logia Esfuerzo #82 de Salinas.

Papá y Mamá eran los bailadores y la pareja bonita en los bailes del Casino de San Germán y de Mayagüez; aún  – muchos años después-  en las fiestas de fin de zafra y de Navidades en el Club de Golf en Aguirre.

Como hijo, desde que yo recuerde, y hasta donde no puedo recordar; cada dos semanas viajábamos a visitar a mis 4 abuelos.  Esas estadías frecuentes en La Manguera eran además motivo de reuniones informales entre hermanos, primos, parientes y amistades. Recuerdo a  los Ramírez, los Acosta, los Tió, los Martín, los Quiñones, los Balzac, los Gelpí y los Irizarry.   Así que Papá, fue además, un hombre de familia.  Fue esposo… de una sola mujer, y junto a ella echó hacia adelante a 5 hijos. Siempre estuvo presente en casa y nos enseñó a respetar a mamá.  En casa se hablaba… limpio, y toda la familia se sentaba a la mesa a compartir los alimentos, cada cual en su lugar.

Viajó con Mamá y con nosotros. Aquellos viajes eran meticulosamente planificados por él durante semanas frente a mapas de carreteras y apuntaba los lugares de interés, de estadía y las millas que había que recorrer cada día.  Recuerdo especialmente el viaje en auto por toda la costa Este de los EEUU, desde la Florida hasta Canadá, y luego bajando por el oeste de los grandes lagos y terminando en la Feria Mundial del 64 en Nueva York.  (Para mí, más de un mes de suplicios como su co-piloto.)

En cuanto a la familia más extendida, organizó las ‘primadas’ (aquellas fiestas de los primos de su generación) y luego, las Vivonadas.  Papá se dedicó durante más de 40 años a estudiar y organizar la historia y genealogía de la familia Vivoni-Acosta, al igual que la de los Farage.  Fundó y celosamente trabajó en la Fundación Vivosta.

Papá nos enseñó a disfrutar y amar el mar. Tuvo su propia lancha (La Marvick) y durante los veranos se ocupó de que pasásemos por lo menos 2 semanas con sus padres, nuestros abuelos, en la casa de celosías y zocos altos en la loma de La Parguera.

Así que Papá, además de ser aventurero y arriesgado, de tener la meticulosidad, la disciplina y la paciencia del ingeniero,  de poseer la sensibilidad y la creatividad del pintor-artista, fue un hombre fiel y dedicado a la familia.

Luego de su retiro de la Central Aguirre, Papá fue servidor público. Fue director regional de Obras Públicas estatal en el distrito de Guayama y luego director de la Autoridad Metropolitana de Autobuses. Destaco el hecho que estando en la AMA viajaba 5 días a la semana desde Aguirre hasta San Juan.

Así que Papá, además de aventurero, arriesgadometiculoso, disciplinado, paciente, tener sensibilidad y la creatividad, de ser fiel y dedicado a la familia, fue servidor público.

Papá fue además un hombre de sueños y esperanzas.  Jugaba un billete de la lotería extraordinaria y compartía con nosotros todas las cosas que iba a realizar cuando se pegara.  Lo decía disfrutándolo, como quien ya poseía parte de aquello que esperaba.  Aún sin haber ganado ese premio, logró la mayoría de las metas que se propuso.

Toda esa combinación de cualidades, se encontraban presentes en Papá; un hombre resuelto y decidido, que defendía lo que pensaba y creía, y que casi siempre tenía la razón… aun cuando no la tenía.

Creo que un buen testimonio de quién fue Papá, lo podemos encontrar en nosotros;  sus 5 hijos.  Reconociendo la gran aportación y enseñanzas de Mamá en nuestras vidas, hay mucho de Papá en Mari, en Jorge, en Enrique, en Víctor y en mí; así que además de todas sus cualidades,  Papá supo ser un buen sembrador. Hoy reconocemos su vida, la recordaremos siempre; porque hay parte de ella en nosotros.  ¡Damos gracias a Dios por Papá!

Edric Vivoni© Edric Vivoni

7 pensamientos en “Enrique Vivoni: uno de los ingenieros de la Central Aguirre  / por Edric Vivoni

  1. ENTIENDO QUE LA CASA DE LA FOTO ESTA EN LA ENTRADA DE LA URB .EUGENE RICE DESPUES DE LA ENTRADA DE AGUIRRE HACIA GUAYAMA..ACTUALMENTE ALGUIEN LA ESTA REMODELANDO

    Me gusta

  2. Sr. Rios Arroyo, le recomiendo que se comunique con la biblioteca de la Escuela de Arquitectura http://bibarquitecturaupr.info/. Ellos quizás podrán orientarlo donde localizar la información que desea. Presumo que la agencia que otorga los permisos de construcción tiene esos datos en su archivos histórico. Si esos archivos están en el Archivo General de Puerto Rico, puede consultar con ellos. Si un permanecen en ARPE seria ahi donde solicitar información.

    Me gusta

  3. La antigua casa del mayordomo de la Hacienda Destino no es visible desde la PR1, se localiza en el Km 99.9 interior norte, en Jauca. Es por el camino asfaltado conocido como La Gran Calle, que tambien es el acceso al taller de obras publicas municipal, varios proyectos agricolas y las turbinas eolicas. Mi interes es saber la fecha cuando fue construida esta casa.

    Le gusta a 1 persona

  4. Desconozco donde esta esa la casa de la foto. Edric dice que esa casa está ubicada en la carretera #3 de Salinas a Guayama, cerca del barrio San Felipe. En Cuanto a la Casa del mayordomo de la Hacienda Destino de Santa Isabel no puedo asegurar el dato, pero es probable que Enrique Vivoni fue quien la diseño y construyó, porque eso era parte de sus funciones como ingeniero de la Central Aguirre, que incluía obras en las haciendas bajo la administración de esa empresa azucarera.

    Me gusta

  5. Soy agronomo jubilado de la Autoridad de Tierras y resido en la antigua casa del mayordomo en la finca destino, barrio Jauca, en Santa Isabel. Alguien me comento que esta casa fue disenada y construida por el ingeniero Enrique Vivoni. Si alguien que lea este comentario y tenga mas informacion al respecto agradecere si la puede compartir conmigo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s