Anda la luna
entre estrellas de plata,
enamorada en celo,
del lucero del alba.
Un azul ahogado en resplandores
le acaricia el vientre,
penetra en nívea carne,
cósmica llama.
Ella jadea suspiros,
gritos del alma.
Selene vigila y calla…
cuenta un giro mensual
y rasga el aire
con la ilusoria preñez
de un amor inconcluso
al llegar la mañana.

©Gloria Gayoso Rodríguez

Todos los derechos reservados.