cuello sacerdotal 2En las cosas de Dios
Soy como un niño
Es inmenso el cariño
También el amor
Aunque no es rutinario
Hoy fui pal santuario
A hacer una petición
Pues me causó desazón
Un clérigo de dos caras
Y a Él le pedí de corazón
Que al hombre desembrujara
Y bajo el árbol de Taringa
Lo guindara de la pinga!

©Roberto López