EL Conflicto en la Frontera Venezuela-Colombia / Carlos Pérez Morales

Cuando se trata de información sobre países que Estados Unidos considera enemigos, se pone en función una matriz mediática que coloca siempre como malos de la película a esos países. De esa manera se desinforma y se demoniza a los enemigos por medio de información falsa o desvirtuada. Eso ocurrió recientemente con una situación en la frontera entre Colombia y Venezuela. Los medios estadounidenses y europeos hicieron creer que Venezuela abusaba de indocumentados e inmigrantes colombianos. Lo irónico es que la situación humanitaria con indocumentados atribuida a Venezuela es pan nuestro de cada día en las fronteras de Estados Unidos y de Europa. Incluimos aquí una columna sobre el tema con la intención de ofrecer una información más sosegada y veraz de la situación en la frontera colombovenezolana.

EL CONFLICTO EN LA FRONTERA DE VENEZUELA

La frontera entre Venezuela y Colombia cubre unos 2,219 Km. terrestres] (1,379-millas) más la zona del Golfo de Venezuela, la cual aún permanece en disputa.  Esta zona es muy rica en petróleo y otros hidrocarburos. Estos límites son considerados como una “frontera porosa” porque se presta para el cruce ilegal de personas de un país a otro. Esta frontera es muy difícil de vigilar y de aplicar políticas migratorias y de comercio.  Del lado colombiano, la misma se encuentra en estado de abandono, propiciando así la presencia de grupos armados paramilitares, los cuales se ha probado forman parte de bandas contrabandistas de productos venezolanos, subsidiados por el gobierno y propician la trata humana hacia Venezuela.

Estos emigrantes colombianos procuran servicios de salud y otras prestaciones que el gobierno de Venezuela ofrece a sus ciudadanos. La situación ha traído como consecuencia una emigración desordenada e indocumentada. Por otra parte, el transporte de productos venezolanos en forma de contrabando, incluyendo gasolina y otros productos derivados de hidrocarburos, produce grandes pérdidas al estado venezolano, creando continuos roces fronterizos entre ambos países bolivarianos. Como resultado de estos graves problemas, el gobierno de Nicolás Maduro, de la República Bolivariana de Venezuela, decidió cerrar la frontera de su país con Colombia. Este acontecimiento sucedió el pasado 19 de agosto, después que contrabandistas colombianos dispararon e hirieron a tres soldados y a un civil  venezolano. El cierre comenzó en el Puente Internacional Simón Bolívar en el estado de Táchira.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, se vio obligado a enviar tropas a la frontera con Colombia como medida de precaución y para mantener el orden. También decidió repatriar a ciudadanos colombianos que estaban residiendo de forma ilegal en Venezuela. Estas medidas crearon una reacción por parte de Colombia, cuyo presidente condenó los hechos y comparó los mismos con las medidas tomadas en Europa por el nazismo.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, decidió internalizar la discusión de esta crisis, recurriendo a la Organización de Estados Americanos. En esta organización solicitó una reunión de Cancilleres para tratar el asunto. Colombia, recibió un duro revés en el organismo interamericano al no alcanzar los votos suficientes para convocar la reunión. Luego de su fracaso, el presidente Santos deploró la escasa reacción de los países de la región en este asunto. Como forma de escalar la discusión de la situación, Santos se reunió con el Secretario General de las Naciones Unidas. Por lo visto, el único ente regional con interés en esta discusión es la UNASUR, organismo internacional, a cuya reunión el presidente de Colombia no asistió. Esta organización suramericana, donde Venezuela tiene mucha influencia, recomendó una reunión entre los presidentes de los países concernidos para resolver la situación. Esta medida está aún por verse.

La prensa venezolana ha destacado que el “solo hecho de que tantos colombianos hayan emigrado en busca de mejores oportunidades a un país como Venezuela pone en evidencia una realidad desesperante en Colombia, que no va con la imagen de país próspero y pujante que el gobierno de Santos intenta proyectar al mundo.”

Desde el 2014, la revista inglesa The Economist, viene advirtiendo sobre el grave problema de contrabando e emigración ilegal de colombianos al estado de Táchira en Venezuela. Advierte que esta situación puede aumentar los graves problemas entre estas dos naciones suramericanas.

El pasado 25 de agosto se celebró una “Marcha Patriótica” en Colombia para recabar de su gobierno mejores condiciones en su frontera con Venezuela. Los miembros de este movimiento social pedían a su gobierno el combatir los verdaderos enemigos en la frontera: los contrabandistas, los paramilitares, los que promueven la trata humana y los que reciben beneficios del comercio ilícito con Venezuela.

La oposición venezolana argumentó que esta situación es sólo una “cortina de humo” diseñada por Maduro, para distraer la atención de los venezolanos de los verdaderos problemas del país.  El gobierno de Venezuela respondió que a su país se le debe condecorar por haber aceptado más de 5 millones de colombianos que huyeron de su nación debido a las graves situaciones políticas y económicas que padece Colombia. También aludieron que a estos inmigrantes se les ha resuelto su situación invistiéndole incluso, con la ciudadanía Venezolana.

De mi parte, considero que se trata de un grave conflicto que puede desembocar en situaciones peores. Pienso que sólo mediante la  diplomacia se puede resolver este grave problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s