No menciones su nombre…

por José Manuel Solá
Cuando hables de ella no menciones su nombre,
háblame de la luz, del fuego que incendia la memoria del tiempo,
de las geografías del cuerpo y la caricia;
dime de primaveras en las islas lejanas
y de pueblos sin nombre que aún no conocimos;
de la piel de la noche, del cosmos donde habitan los niños de la aurora,
de la lámpara al viento y la ventana abierta,
de los amaneceres de lluvia y las montañas.
Quiero saber del día que anduvimos descalzos
cuando fuimos tan nuestros, tan nosotros, del mundo
y el hambre era mejor y la pobreza buena
y hasta las mariposas venían desde lejos
para vernos;
quiero ver la guitarra florecida de otoños
y sentir el perfume de los atardeceres pasando por los parques.
Dame el libro de versos con todas las palabras que inventaba la luna,
la alondra de sus manos dibujando horizontes,
los caminos azules que nadie más conoce, que anduvimos desnudos
como ángeles tristes en busca del ocaso.
No menciones su nombre; háblame de aquel beso que se llevó la vida…

(c) José Manuel Solá / 27 de julio de 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s