Racismo

Violencia y lenguaje : a raíz del caso de la Iglesia Metodista de Charleston

por Rafael Ayala Hernández

Las recientes muertes ocurridas en la Iglesia Metodista ¿Africana? en Charleston resalta tristemente el fenómeno de la exclusión de personas de raza negra -en este caso- alcanzando el odio su más insensible postura violenta en la sociedad norteamericana (EEUU): el acto nombrado asesinato.

Se trata de otro incidente violento más producto la exclusión por raza -racismo- tornado en en crimen mediante el asesinato por odio.  Ponerle nombre al acto plantea en si las problemática del lenguaje al pretender nombrar, señalar o indicar.  Aludo a las exclusiones e inclusiones producto de los referentes resultantes no apuntados por la palabra.

Un boricua negro llamado Isabelo Zenón Cruz (Narciso Descubre su Trasero…) señaló el racismo en Puerto Rico desde la perspectiva inicial; el lenguaje.  ¿Que razón para preferir decir ‘negro boricua‘ en lugar de ‘boricua negro‘?  No significa lo mismo aunque se escriba parecido.  Su sintaxis ordena la diferencia significativa de prejuicio racista.

Isabelo escoge a su poeta preferido Luis Palés Matos para reconocer su grandeza poética y a su vez mostrar el refajo racista solapado en su poesía (Tun tun de Pasa y Grifería).  Nos llamó la atención -Isabelo- al lenguaje como nido del prejuicio racial: ‘negro pero…’  Para que el ‘pero‘ decía Zenón. (Veáse artículo del que suscribe publicado, Racismo y las manifestaciones teogónicas africanas en Puerto Rico; Sinopsis de una postura: Isabelo Zenón Cruz, Revista Politechnê, Universidad Politécnica de Puerto Rico, pág 72 – Vol. 17 Nro1, 2015).

Aludiendo distintivamente a la ética de la lengua asumida por el judio alemán Rosenzweig entre otros, Derrida acude a cierta entrevista realizada -por Günter Gaus- a la pensadora judia alemana Hannah Arendt que se difundió en 1964 por la televisión alemana sobre los significantes de la lengua materna (“Qu’ est-ce qui reste? Reste la langue maternelle”).  Cuestionada Arendt sobre su preferencia por continuar utilizando su lengua materna que a su vez es la lengua del asesino opresor; el alemán, ésta responde: “Siempre me decía: ¿que hacer? ¡Pese a todo no es la lengua alemana la que se volvió loca!…

Arendt asume la posibilidad de la locura fuera de la lengua.  Es decir asume la existencia de la locura ajena al lenguaje, algo imposible según Derrida:  Es la lengua la única loca de la casa, según éste aclara.  No hay locura que exista sin los referentes y referidos contenidos en la lengua. (El Monolingüismo del otro o la prótesis del origen, ediciones Manantial 1997, págs. 91, 92, 93).

Al comienzo de este escrito señalamos a la Iglesia Metodista (¿Africana?) -en donde ocurren los asesinatos de seres humanos en la penitencia de la oración- en donde ponemos su apellido Africana entre signos interrogantes.  ¿Que razón tiene nombrarla Iglesia Metodista Africana en vez de Negra?   ¿No será acaso que la sustitución es el producto del contenido definitorio circunstancial del uso de la palabra que alude a la negritud; Negra?  ¿Para que negar la negritud sustituida por el término africano?  ¿Serán africanos o serán negros los que fundan esa Iglesia llena de historia de dolor y reivindicaciones?  ¿O será que los negros americanos prefieren ser llamados “african americans” evitando así utilizar la palabra negro o negra?.

Ante, estas muertes el presidente Barack Obama -sin mencionar para nada la negritud que porta- analiza de forma transversal el asunto de los asesinatos sugiriendo como causa de la violencia indicada a la falta de controles para la adquisición de armas de fuego. Sacó su trasero negro del asunto diría Isabelo Zenón Cruz. ¡He ahí la violencia del lenguaje!

2 pensamientos en “Violencia y lenguaje : a raíz del caso de la Iglesia Metodista de Charleston

  1. Somos TAN complicados que ni nosotros mismos nos entendemos…..bajemonos un poco mas, seamos mas simples, claros y transparentes. Esto es parte de la historia, nada nuevo, ni sorprendente….y perdonen la honestidad, pero, seguiremos viendo cosas peores. Amemonos mas….el lenguaje del amor es transparente. Buen dia, senores!

    Me gusta

  2. Parece que los hombres no aprendemos nunca a entendernos desde la no violencia.El color sólo es cuestión de melamina y me pregunto: ¿ACASO NO ENTENDEMOS QUE LA SANGRE ES TODA ROJA? Aplaudo el texto y elevo mi plegaria para que acabemos con el racismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s