sortija del indio

El Chichón / Roberto López

Después de tantos años, todavía se puede palpar. Mi abuela Julia deformó la coronilla de mi cabeza por haber mentado al altísimo.

Era de tarde. Doña Ernestina la bolitera y Julia conversaban de la existencia de espíritus burlones en el viejo cementerio del Campito. Mientras afilaba la púa de mi trompo, escuché las espantosas historias de almas en pena; las que, por algún horrendo pecado, no encuentran el camino al más allá.

Y era cosa común que los vecinos criaran un puerquito o una cabra en los terrenos del cementerio. Julia tenía una puerca amarada al pie de una tumba y a la puesta del sol me mandó a llevarle comida. Y dije «Yo no voy, aunque Dios baje del cielo»…

Ella acomodó la sortija de indio de tal manera que cuando me dio el sopapo, dejó la marca del penacho.

©Roberto López

 

2 pensamientos en “El Chichón / Roberto López

  1. Y pensar que hoy tu abuela sería condenada por los psicólogos de turno!! Pero has salido hombre de bien con respeto por el Altísimo. Saludos. Me gustó.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s