Tu olor a escarabajo,
tu mirada fulminante cóncava,
han hecho de mi ciudad un morichal,
donde las botánicas comercian sombras,

y los almanaques trafican eclipses;
más un repertorio de palmeras
lamentan tu sabor, escurriéndose,
del invierno al Nueva York.

JonatanMedusa

©2015