Diáspora / Rima Brusi

boricuas NPR ORG“Diáspora” suena a espora. Y a espera.

El número de puertorriqueños que residen en Florida se acerca al millón, y ya son más los puertorriqueños viviendo fuera que dentro de Puerto Rico.

Tal vez por eso es que “diáspora” y espora se parecen. El vaivén es desigual, y los que se definen desde el afuera son más que los que se definen desde el adentro.

“Adentro” se parece a “entraña”. Se definen así, nos definimos así, desde el afuera pero hacia el adentro, porque la isla es entrañable.

“Entraña” se parece a “extraña”. Nos define la nostalgia, el extrañar. Los rostros y muecas del país receptor nos marcan como extraños.

Extraños que extrañamos, extraños porque extrañamos.

La “diáspora” espera, pero espera con “D”. Cuando le sumamos esa misma “D”, u otra parecida, a la “utopía”, obtenemos una “distopía”. Al parecer, la “d” marca la versión mala de la cosa.

¿Será porque somos la versión “mala” de la espera? ¿Esporas en un país que preferiría que otros grupos, distintos, se multiplicaran? ¿O será porque no supimos esperar?

¿Esperar qué cosa? La “D”, sumada a la espera, se convierte en “desespera”.

“Desespera”, en español, es nombre y verbo. En inglés sólo es nombre o adjetivo, no acción.

En inglés, queda sólo esperar.

 

 

Reblogueado de Parpadeando

Foto encontrada en: NPR.org.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s