Breve poema de un amor pequeño grande

El beso que tú dejaste como sorpresa en mis labios
aún me quema,
traviesa mía, me incendia
por combustión espontánea
como un fuego de verano…
Aquél beso es el tatuaje
de un amor nunca soñado,
un primer amor pequeño,
un pequeño amor tan grande
que después se hizo lejano,
que se me fue con la vida,
que el viento voló en mis manos,
gorrión perdido en el tiempo
que un día abrigué en los brazos…
Oh… mi pequeño amor mío,
aquel beso de una noche
yo nunca pude olvidarlo…

José Manuel Solá / 14 de mayo 2014