La noche más larga

por Edwin Ferrer

mallete2El juicio había durado más de cinco meses. El juez, sudando profusamente, dictó la sentencia y para que tuviese más opciones se lo entregó a la federal. El alguacil lo encerró en su celda jovialmente.

El nuevo reo apretó el botón del plasma y la primera imagen que vio fue la de él mismo sonriéndose con la prensa y los amigos de su padre. Súbitamente cayó un rayo tormentoso cerca de la prisión y se fue la luz.

Tarde de madrugada quedó dormido,  y en sueños vio a su ex esposa leyendo los obituarios del “Viejo Día” cerca de la alberca. Se acercó y empezó a acariciarla y como un toro de lidia se abalanzó sobre ella y comenzó a hacerle el amor. En el momento más crucial del éxtasis ella gritó draculásticamente,  vio entonces una mano negra con garras salir de su vientre que le desgarró los testículos.

Pálido y con el corazón acelerado despertó y sintió un dolor tan fuerte…, como si alguien le hubiera disparado en la cabeza.

©Edwin Ferrer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s