El maremoto: leyenda salinense

 por Lcdo. Aguedo Santiago Cruz

Tsunami3Cuentan que hace muchos años se sintieron en Salinas unos temblores de tierra de tal magnitud  que sembraron el pánico en todos los corazones.  Los árboles se inclinaban hasta tocar con sus copas en la tierra. Los animales aterrados corrían de un sitio a otro.

Las mujeres y los niños se arrodillaban en las calles pidiendo protección al Todopoderoso; pero el climax fue cuando el mar  se retiró de sus márgenes  hasta “El Cayo”, arrecifes que hoy podemos ver dentro del mar  como a dos o más millas de distancia de la orilla.

Cuando el mar se retiro así toda esa parte de su lecho descubierta quedó seca y muchos peces quedaron saltando.  Los moradores de las playas corrían presurosos a recogerlos a pesar del sorprendente y aterrador espectáculo.   Pero tiempo después del regreso por la impetuosidad de las olas, quedaron cubiertas de agua toda nuestra llanura hasta la base de nuestras montañas.

____________

Este texto es un fragmento del artículo Salinas al través de cien años publicado el 6 de septiembre de 1941 en el Puerto Rico Ilustrado.

2 pensamientos en “El maremoto: leyenda salinense

  1. WAO – entonces quiere decir que pudiera pasar de Nuevo? Mi abuela Sasa nos contaba algo asi – de un maremoto y sus aguas en nuestro pueblo. Asi es como se manifiesta nuestra MADRE NATURALEZA – nos sorprende cuando menos lo esperamos! Sera que MADRE NATURALEZA esta cansada, abusada, o trastocada por el sobreuso o abuso de parte de nosotros los seres humanos? Que podriamos hacer para aliviar sus Dolores? Sera que ella estara cansada de nosotros y nos quiere “vomitar.”? Situaciones como la de ayer nos deberia ayudar a analizar mas el como estamos tratando a MADRE NATURALEZA, como la cuidamos, como la defendemos, o quiza como la estamos danando, sin darnos cuenta.

    Por cierto, me entere del temblor ayer por la manana cuando una companera de trabajo me lo informo. Con los que me comunique – unos me informaron que SI lo sintieron fuerte y que se asustaron – solo dos personas me dijeron que no sintieron nada.

    Cuidense mi gente! Estas cosas son impredecibles!

    “I’m thinking of you!”

    Me gusta

  2. Este escrito se basa en los relatos orales trasmitidos de generación a generación. Con toda probabilidad esta narración sacada de la tradición oral nace de la experiencia del terremoto de 1867.

    Según varias fuentes localizadas en la Internet, el 18 de noviembre de 1867 a las 2:50 de la tarde ocurrió un fuerte terremoto con magnitud aproximada de 7.5 grados en la escala Richter. Veinte días antes del sismo el huracán San Narciso había azotado la zona causando destrucción y muertes.

    El epicentro fue localizado en el Pasaje de Anegada entre Puerto Rico y la isla de Santa Cruz. El terremoto produjo un tsunami que fue observado a lo largo de las costas del este y sur de Puerto Rico. El maremoto penetró casi 150 metros en las partes bajas de la costa oriental de Puerto Rico. En los pueblos de Arroyo y Salinas hubo olas significativas que inundaron terrenos bajos unos 200 pies costa adentro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s