Tu nombre,
secretamente escrito desde siempre
en la palma encendida de mi mano;
tu forma de mirar
como un amanecer sobre mis ojos;
tu manera de andar
como lluvia
que se descuelga en lunas
en un beso de luz, hasta mis brazos;
tu aroma de amor
y tu respiración sobre la almohada:
ese ir y venir desde tu sueño;
el albor de tu cuerpo en la ventana;
esa manera tan tuya
de asomarte a la vida
cuando cantan los pájaros de nuestra madrugada;
lo que tú eres y lo que yo soy
cuando estamos juntos
desde que el mundo es mundo;
por eso sé que vivo,
por eso sé que viviré mañana…
(c) josé manuel solá / jueves 28 de noviembre de 2013
amor1