No me quieras: una novela de Anuchka Ramos Ruiz / Melvin Rodríguez

Libro1ANuMientras espera que pase el protocolo antisuicidas, Consuelo nos lleva en un viaje a través de sus sentimientos y las personas que de una forma u otra le han enseñado algo.  Es a la vez un diálogo interno con Sergio, su compañero, que no imagina la marejada de pensamientos que revuelven dentro de Consuelo.

La autora Anuchka Ramos Ruiz escribe con un estilo fresco que mueve la prosa con rapidez y a la vez se detiene lo suficiente para regalarnos momentos poéticos de gran belleza.  Saltando por diversos espacios de tiempo, la memoria de Consuelo nos entrega en cada capítulo un nuevo cuento que se une a manera de collar de perlas con el resto de la trama, cada uno relatando la historia de una de las mujeres de su familia.

Anuchka relata los dramas de cada una de estas mujeres con catarsis y humor, dos ingredientes que se superponen como luz y sombra a lo largo del libro.  Es inolvidablemente cómico el misterio de la Tía Niní y cómo Consuelo de niña ansía corroborar su sospecha, mientras que la Consuelo adulta reflexiona sobre otros misterios de su tía.  Transitan por el libro otros personajes y episodios memorables como Marilyn y el constante cambio en el color de su cabellera, el secreto no tan católico de la secretaria del colegio de monjas y la hermana que decide mandar su traje de novia directo al zafacón.  La novela también tiene momentos de dolor y de tristeza, especialmente cuando los personajes se encuentran ante la difícil tarea de entender grandes complejidades de la vida, como el episodio de una hermana y la situación emocional por la que pasa su esposo.

Durante la presentación de “No me quieras”, la profesora Nina Torres Vidal encontró un paralelo entre los cuentos de hadas y la narrativa de la novela, sólo que esta vez es la misma protagonista quien decide mirar a la oscuridad (sin ayuda de brujas) y es ella misma quien trata de rescatarse, sin la intervención de un príncipe.  Siguiendo esa línea de pensamiento es de notar cómo “No me quieras” reta la noción de la novela de crecimiento (usualmente relegada a narraciones sobre adolescentes que pasan un proceso de maduración).  La reta con la noción de que como humanos estamos en constante crecimiento y regeneración.  Visto de un punto de vista antropológico, es un ejemplo moderno de la narrativa del viaje liminal, en el que el personaje entra en un espacio cerrado (la mudez que causa el tubo que pasa por la garganta de Consuelo), cambia y crece dentro de ese espacio, para luego resurgir (una especie bautizo o segundo nacimiento).

Con un inesperado final que une en un mismo momento el dolor y la ironía, la novela cierra su cerco atando todas sus historias.  Mientras silenciosamente leemos las historias de Consuelo y su círculo, somos testigos del rompimiento de miles de ataduras y de lo que será fundamental en la novela: la búsqueda de la libertad.  Con una prosa entretenida e inteligente, Anuchka Ramos Ruiz devela las fortalezas y vulnerabilidades de estas mujeres, infundiendo en sus personajes una sinceridad asombrosa.  Lejos de los temas comunes en nuestra literatura nacional, “No me quieras” representa lo que será la novela puertorriqueña de esta década.

por Melvin Rodríguez  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s