Carta a mi mejor amigo / José Manuel Solá

Padre de todos:

Hoy, simplemente, quiero conversar contigo o –digamos- quiero hablarte a ti, que siempre me escuchas y que conoces el más íntimo y secreto de mis pensamientos desde antes de que cobraran forma en mi mente, mis deseos, mis ilusiones, mis tristezas, mis frustraciones y todas mis esperanzas. Quiero darte las gracias por haberme hecho tan libre que respetaste cada uno de esos pensamientos y no me juzgaste por ellos, por el contrario, me consta que mientras así yo pensaba tú me sostenías en la palma de Tu mano… incluso en los momentos en que dudé de ti o de tu poder o acaso de tu existencia. Hoy te pido respetuosamente y con todo el amor que por ti siento, que no sueltes mi mano, que me permitas andar junto a ti y reconocerte aún en el más insondable de los silencios. Yo me rindo ante ti y me rindo en ti: haz lo que quieras con mi vida, conviérteme, transfórmame, hazme hombre nuevo. Así, yo cantaré tus alabanzas.carta2

Sé que todo el tiempo estuviste conmigo. Estuviste a mi lado en las noches en que aún siendo niño yo me quedaba en el hospital cuidando el sueño de mi papá. Y cuando sentado comenzaba a cabecear del sueño y el cansancio junto a su cama, tú me sostenías para que no cayera. Y estuviste allí cuando llegó la hora de que él regresara a tu casa.

La noche en que murió mi madre me permitiste llorar, te sentaste a mi lado, susurraste tu gloria en mis oídos y tomándola de la mano la llevaste a tu morada celestial.

Estuviste a mi lado cuando caminaba, sudoroso y con hambre, con los zapatos rotos, en busca de trabajo. Todo el tiempo estuviste, aunque es ahora, tal vez algo muy tarde, que vengo a comprenderlo. Aquella brisa que secaba mi sudor y que secaba las lágrimas que yo no permitía que otros vieran, era tu mano. Lo que no me dejaba caer cuando tropezaba, eran tus brazos, tu tierno y firme abrazo. Ahora lo comprendo, Padre.

Me diste aliento cuando estudiaba de noche y deseaba dejarlo todo. Y me libraste, gracias a tu amor, de las grandes tentaciones que me asediaban. Fuiste, diría yo, como un escudo de luz.

Cuando nació mi hijo, tú estuviste allí. Lo sé porque mi corazón floreció, porque no he conocido alegría más grande. Cuando caminaba con él al hombro tenías a tus ángeles mandado que nos rodearan, nos protegieran y me dieran fuerza. A medida que él fue creciendo y aún al día de hoy, siempre has estado ahí, no has soltado mi mano ni la suya. Has estado en mis sueños y en los suyos. Así sea siempre.

Hoy me rindo ante ti y me rindo en ti. Ya ves que no escribo palabras poéticas ni rebuscadas, no escribo fantasías. Mis palabras son tus palabras. Ante ti me inclino y dejo que me uses, que me hagas un eco de tu espíritu, que tu voz hable a través de mi voz.

Ya estoy viejo y cansado. Tú lo sabes. Restáurame. Hazme útil en este mundo, en esta vida, hasta donde tú entiendas que puedo serte útil. Por ello siempre te daré las gracias. Y cuando mi andar sobre la tierra ya no sea necesario haz como hiciste con mis antepasados, tómame de la mano y permíteme arrodillarme ante tu gloriosa presencia, si esa es tu voluntad. Y perdona mis pecados, los que tú conoces y que son ¡tantos!…

Pero, sobre todo y para concluir (por ahora) sostén la mano de mi hijo entre las tuyas como lo has hecho conmigo. Unge su frente, refréscalo en sus cansancios y dale tu sabiduría, que esa será su mayor riqueza. Dale aliento a su Fe. Guía sus pasos. Y que tu Santo Espíritu se derrame amorosamente a través de cada célula de su cuerpo. Glorifícate en él, Padre Amado.

Y perdona la tosquedad de mis palabras.

josé manuel

 (lunes 17 de junio de  2013)

3 pensamientos en “Carta a mi mejor amigo / José Manuel Solá

  1. Este escrito es sino el más bello de los publicados en Encuentro al Sur ,esta entre los primeros. Me hago eco de tu obra porque exactamente también trató de decirle a mi Señor lo mismo pero me falta mucho talento para plasmarlo como lo haz hecho tu. Te felicito de todo corazón.ìí

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s