El vengador / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

Después de abrir la cámara mortuoria y descubrir lo que había en ella quedó petrificado. Cuando pudo moverse se dirigió hacia la puerta derecha de la morgue. Por allí se salía a un espacio poblado de árboles tan frondosos que a penas dejaban pasar un rayo fugitivo de sol. La penumbra, a veces llegando a la oscuridad total, estaba en sintonía con su estado de  ánimo. 

Se sentó en un banco de madera salpicado de algas de un verde intenso. Un ave volaba trazando sendas invisibles en su ir y venir. Él se quedó absorto mirando el ave, como si quisiera volar hacia regiones ignotas. 

El aullido de un perro sin pelo y rascándose con sus garras hasta convertir lo que le quedaba de piel en una mancha oscura de sangre, lo sacó del ensimismamiento. Miró fijamente al desgraciado animal y se comparó con él. 

En ese instante su pensamiento voló hacia el cadáver destrozado, irreconocible que había visto en la morgue. Su esposa había sido violada, desfigurada y luego asesinada vilmente. Entonces vino a su mente el violador y asesino que aún no había sido capturado. ¿Qué lo había llevado a actuar de esa manera? Trató de zafarse del odio que sentía. Entonces decidió vengarse. 

Lo encontraron muerto de un disparo que le perforó el corazón.

 

© Edelmiro J. Rodríguez Sosa, 5 de nov. de 2012.

3 pensamientos en “El vengador / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

  1. La grandeza de Encuentro al Sur estriba en tener un grupo de escritores, versátiles todos ellos en todo tipo de tema, que logran en muy pocas líneas retrotraernos a épocas pasadas que muchos de nosotros habíamos borrado de nuestras memorias . Edwin nos trajo un cuento sobre nuestro antiguo hospital, cuantos recuerdos de mi niñez vinieron a mi mente….y luego Edelmiro con su Vengador donde menciona la morgue del mismo hospital , sitio que en mi niñez no dejaba de visitar para ver a quien estaban preparando en ese momento…y el recorrido que hacia buscando mango cubanos detrás de la morgue…a mi amigo Roberto con su recibimiento a Chegui me trajo a l recuerdo una de las muchas locuras que en mi vida he tenido, un intento que tuve de aprender a pilotear aviones junto a mis amigos Eddie Screen y Heriberto Santiago y nuestra pista era en la Jaguas…. No puedo dejar por supuesto al mejor literato de nuestro país, Josué Santiago quien en todo momento aprendemos tanto de el. Hay muchos amigos de Encuentro al Sur que no menciono ahora pero que sabemos que sus aportaciones han sido valiosas por lo que a todos muchas gracias por evitar que nuestra historia sea olvidada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s