El viejo hospital / Edwin Ferrer

Le dijo adiós para siempre a la mitad de su vida, mas no era preciso que por el ombligo, torso y extremidades se dividieran con un simple adiós. Todo iba en ascendencia hasta que rozó el cielo en medio de la tempestad. Cruzó el mundo como ave de paso mientras vandalizaban el hospital donde nació. Unos albañiles en forma de viento rescataban la mano de un ahogado. Un ciego oyó un grito de una prostituta que llegó herida desde un bar del barrio Borinquen.

— ¡Avísale cuando se le olvide cruzar el río Niguas!

Unos arquitectos aclamaban a unos planos mientras la mano extendida de una mujer preñada los señalaba desde el pórtico. Los peones olvidaron la cosecha de la caña y el leñador espera que duerma el ciego para ver las ruinas que caen como la paja de la hoguera. Los espectros no habían llegado a su tumba, entonces decidieron construir un nuevo hospital en el mismo centro del cementerio.

©Edwin Ferrer

5 pensamientos en “El viejo hospital / Edwin Ferrer

  1. Estoy de acuerdo con Sergio, la estructura del viejo hospital se debe restaurar y ser de utilidad a alguna organización, u otro negocio..falta la voluntad y lo más importante, el dinero…

    Me gusta

  2. Un relato, muy especial, Edwin. Casi surrealista, pero está denunciando el abandono y si a eso apuntas, está bien logrado.
    Aplausos.

    Me gusta

  3. Esa también es una posibilidad, el lugar es propicio para usarse en diversos tipos de actividades productivas y la producción cultural es uno de los sectores de la economía que hay que fomentar.

    Me gusta

  4. Yo pensé que podía ser un Centro de Bellas Artes con su patio interior, convertido en un café teatro y las habitaciones para exhibiciones de pintura, artesanía, clases de dibujo, música…como lo que hicieron en la escuela Palmer…si lo sé, sueño con pajaritos preñados…Bueno sólo decía, jeje. Saludos.

    Me gusta

  5. A propósito de este extraño relato de Edwin y hablando como los locos, se puede pensar que el edificio centenario (se construyo en 1908, hace 105 años) del antiguo hospital de Salinas debería restaurarse mediante un acuerdo con una empresa privada y a través de propuesta para rehabilitar zona urbanas antes de que termine en total ruina. El edificio forma parte de la historia de la salud pública de Puerto Rico y de la arquitectura hospitalaria del País por lo que cualificaría para ser restaurado mediante propuestas a fondos sobre restauración y conservación del patrimonio edificado. El vínculo con empresas privadas puede establecerse de acuerdo a la utilidad que pueda tener la estructura. Se puede pensar en más de una docena de empresas que pueden hacer uso de la estructura luego de restaurada en los términos acordados en el convenio de restauración. Por ejemplo centro de cuido infantil, centro de cuido de ancianos, Centro de oficinas médicas, y otros negocios. Inclusive agencias gubernamentales federales, estatales o municipales podrían instalarse allí. Lo que se requiere es voluntad para hacer las cosas. Ya sea por iniciativa gubernamental o privada, o por combinación de ambas. Solo hay que buscar una empresa interesada o un grupo interesado en invertir para establecer un negocio allí,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s