Tempus Fugit / María del Carmen Guzmán

En el aeropuerto de la vida

Ante el carrusel de equipaje

Espera la multitud su maleta.

Todo cuanto poseen da vueltas, gira

Sobre una superficie de vinyl y metal cementado

Que ruge y da vueltas sin saber a dónde va

E irremediablemente vuelve al lugar de procedencia.

Pasajeros, forasteros que van y vienen

De estación en estación, de puerto en puerto

Trayendo consigo cuanto pueden arrastrar

eltiempovuela

O cargar sobre sus hombros encorvados

Por el peso de todo aquello que consideran

Importante, lo que no quieren dejar atrás.

Rencores corroídos, como el hierro oxidado,

Amores añejos

Pasiones atrapadas en telas de araña,

Promesas incumplidas

y sueños…

Sueños que al depositarlos en un espacio reducido, limitado

Son arrojados por manos desconocidas e inclementes

Sobre el lienzo gris que los arrastra como las olas arrastran la arena

Y, como las olas devuelven la arena a la orilla,

Así los sueños vuelven cual espectros en invierno,

Mientras espera la multitud su maleta

Ante el carrusel de equipaje

En el aeropuerto de la vida…

© María del Carmen Guzmán

4 pensamientos en “Tempus Fugit / María del Carmen Guzmán

  1. ESte inventario, que has hecho, querida María del Carmen, me recuerda la viejo tema del Ubi sunt. Todo es vano. La vida es un rato, un soplo como dice el tango. La vida es una entrada y una salida. Somos almas en viaje permanente. Lo malo es que no nos damos cuenta y pensamos que estamos para siempre. Cargamos con recuerdos y olvidos y acumulamos cosas que de nada sirven.
    Los creyentes debemos integrar la oración al viaje para que no nos sorprenda el aterrizaje sin estar prevenidos.
    Me gustó tu poema.

    Un cariño inmenso, desde la lejana Buenos Aires.

    Me gusta

  2. Profunda ideas la que nos transmite este poema de la escritora salinense María del Carmen Guzmán sobre lo fugaz del tiempo. Llama a pensar el por qué de la existencia, ese hecho biológico que para los humanos es un acto consciente de acumular vivencias en un equipaje que se nos pierden en el camino. Llegar y salir del aeropuerto de la vida del que habla la poeta, siempre es un acto involuntario, y al final de que vale llevarnos el equipaje acumulado, si el que traímo nos basta. Aplausos

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s