La casa de los balaustres / Edwin Ferrer

balaustres 2En una esquina del pueblo había una casona con un balcón de balaustres rodeándola. Los balaustres replicaban el diseño de las columnas del Imperio Romano. Entre ellos se asomaba la carita de una virgen inmaculada. Un día Ramirito la vio y su corazón comenzó a palpitar de emoción y al acercarse, la niña desapareció tras el grito acusador de don Lolo, el ricachón del pueblo.

— ¿Cuántas veces te he dicho que no salgas al balcón?

Mientras tanto el niño salió corriendo y se encontró con Pablo “el consolador” en la punta del malecón.

—Ven, quiero que acompañemos sentimientos. Hoy al salir de la escuela vi la nena más bonita del pueblo. ¿Sabes dónde? —musitó Ramirito.

—No me digas que pasaste por la casona de los balaustres, esa niña no te va hacer caso, dicen por ahí que tiene la sangre azul.

— ¿Cómo la de los calamares?

—No. Tiene casta de españoles —contestó Pablo.

—Pensé que ese usurero era de aquí. Es más trigueño que mi papá —gruño Ramirito.

—Tiene mucho dinero. Es el único negocio de esa índole que hay en el pueblo y ha convencido a todos  que tiene linaje.

—Querrás decir “Pedigree”, se parece al sato de mi casa.

—Mantén tu distancia si no quieres ir preso —advirtió Pablo.

A Ramirito no le importaba, y una mañana brincó la verja de la casona y se encontró con la niña quien descansaba en un sillón de ruedas. Tenía una protuberancia en la espalda y las piernitas cortas.

Ramirito no dijo nada, solo veía la belleza que brotaba de aquella flor. Cuando Don Lelo  se iba atender el negocio la acompañaba toda las tardes.

En el pueblo, los cuentos de hadas terminaban cuando los jóvenes cumplían la edad suficiente para ir a la guerra de Vietnam.

Ramirito regresó después de haber cumplido con la patria de los sueños de nadie y una medalla púrpura en su uniforme. Antes de ir a su casa saltó el balcón de los balaustres, y se oyó una detonación.

En la primera plana del periódico farfullero anunciaban:” Héroe de guerra muere al tratar de robarse una silla de ruedas”.

©Edwin Ferrer

2 pensamientos en “La casa de los balaustres / Edwin Ferrer

  1. Impresionante. De una ironía kafkiana, si cabe, que me sorprendió. (Y me obligó a pensar). Felicito a Edwin Ferrer.

    Me gusta

  2. Es muy triste, pero deja una enseñanza. Muchas veces los ojos del ensueño no ven la realidad. Pero nada tiene que ver una silla de ruedas si el amor podría haber hecho volar a la niña. Muchas veces las parálisis están dentro del mismo hombre. Excelente relato y diálogos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s