Segunda Enmienda

 Por Pepo Santiago

La Constitución de los Estados Unidos, contiene la segunda enmienda, de la cual muchos han oído hablar. Otros muchos afirman conocerla y la defienden como una eficaz manera de combatir la rampante criminalidad que azota al País y también a la mayoría de las naciones del mundo. Los que así piensan, sostienen que poniendo un arma de fuego en las manos de cada uno de nuestros ciudadanos lograríamos una reducción significativa en la criminalidad en todas sus modalidades. Según ellos, sería un persuasivo para que los delincuentes lo piensen bien antes de atreverse a cometer cualquier tipo de delito.

2d amendmentGarrafal error se cometería si esa Segunda Enmienda se aplica sin controles en nuestro país. De aprobarse una ley en ese sentido tendría que llamarse” La Ley Del Revolver” y revivir aquellos viejos escenarios del oeste norteamericano. Cuando se imponía la ley de los más sagaces en el uso de las armas y la de los más atrevidos con poco respeto a la vida. El poner un arma de fuego o dicho de la manera correcta, el autorizar en ley el uso y portación de un arma de fuego para todos, seria atentar contra el derecho a la vida del ser humano. Estaríamos aumentando a escala mayor los potenciales asesinatos en una sociedad donde la tolerancia está en sus niveles más bajos.

La posesión de un arma de fuego no da espacio para la reflexión, esa bala que sale del cañón de un arma de fuego cuando se acciona el gatillo, esa fracción de segundo que toma dispararla, no da lugar para pensar, mucho menos para recapacitar. El arrepentirse no permite revertir el daño causado, ni la vida perdida. Se pierde la sensatez y la cordura con la posesión de un arma de fuego, las debilidades del ser humano se avivan ante el poder que da ese instrumento creado para matar.

La portación de un arma de fuego le da al común de los individuos una falsa sensación de poderío, que le impide discernir de forma correcta entre los riesgos que corre en una situación de peligro y la agresividad que produce la posesión de la misma. Las personas se toman menos tiempo para evitar situaciones que puedan crear un serio problema. Disminuyen significativamente los intentos de persuasión que evitarían una tragedia mayor. Aumentaría de forma alarmante los crímenes escudándose en la defensa propia. El objetivo básico de las armas de fuego, es agredir, dañar y destrozar vidas, es matar. Cuando pones o autorizas la posesión de armas de fuego a cada ciudadano, no aumentas su protección o seguridad, el único logro que aumente es las posibilidades de que mueran más personas.

Otra de las consecuencias sería la eliminación, para beneficio de muchos delincuentes, del delito de la posesión ilegal de un arma de fuego. Han existido delincuentes que pasan como honorables toda una vida, cuantos potenciales delincuentes serian autorizados a portar en ley un arma de fuego. Quien ha crecido y compartido amistad con oficiales de ley y orden, llámense policías, saben cómo aumenta el carácter agresivo de muchos de ellos cuando se les entrega el arma de reglamento.

Es contraproducente que el mismo gobierno que promueve mediante legislación u orden ejecutiva el recogido de armas de fuego en manos del ciudadano común, pretenda legislar para que cada ciudadano tenga el derecho en ley a poseer un arma de fuego. Eso deja mucho que decir de la cordura de nuestros legisladores.

©Sebastiopolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s