La cueva del indio / Roberto López

En Salinas había un rumor que en un pedregal donde abundan las calambreñas, había una cueva donde un indio vivía feliz, rodeado de plantas y frutas milagrosas.

Por siete años exploré el río, los cañaverales, manglares y montes, pero nunca encontré la cueva.

Una mañana, Ponky me invitó a casar iguanas por el pasto de Las Marías.  Nos fuimos en su veloz bicicleta Dragster de cinco velocidades. Yo iba montado en el cajón de carga.

Como no había iguanas por ningún lado, cogimos para la cantera por el camino donde  teníamos de vicio  pedir agua en casa de las hermanas Centeno,  de donde salíamos con la contentura que el alma siente al contemplar una mística flor. jataca

Llegamos a un viejo puente que se había derrumbado por la mitad y desafiamos la gravedad para llegar al otro lado. Ponky,  pedaleó con mucha fuerza hasta llegar a la quinta velocidad, pero todo fue en vano. Nos estrellamos de tal manera que hice un culivicente en el aire y caí patas arriba como caballo desbocao.  Me levanté en otra dimensión, desnucado y lamiéndome los codos que estaban pelaos y al revés.

Tambaleé hasta donde las calambreñas en flor dejaban escapar su perfume y las tórtolas cantaban tiernas melodías.  Un águila bajó del cielo y revolcó unas verdes lianas dejando entrever la entrada de una cueva.

El exquisito olor a calambreña se hacía más fuerte y mientras más lo inhalaba más se aliviaba el dolor en  la nuca y las costillas. Seguí el aroma hasta encontrarme adentro de la cueva donde orquídeas y campanillas abanicaban a un indio que estaba dándole al güiro felizmente tendido en su hamaca.  Cuando me vio, sin medir palabras se apresuró a mi socorro.

El sitio era tan hermoso, que me hizo olvidar el dolor. En las paredes había dibujos de galeones, cofres de oro, volcanes, areitos, soldados españoles, niños jugando pelota, ceremonias bélicas, cultos, fantasmas y marcianos.  Aquello era una mina de crónicas fascinantes entrelazadas con tonos de alegría, supervivencia  y algunos sinsabores.  

El follaje era fantástico.  Las plantas y frutas crecían en arena fosforescente, bebían agua pura de manantial y se bañaban bajo la dócil luz de rayos multicolores que se colaban por las cavidades del techo.  

En el preciso momento que el indio iba a implorar a sus dioses para que curaran mis heridas, la tierra tembló y la madre de los taladros asomó su punta por la pared e hizo cenizas los petroglifos. 

La locura se apoderó del indio, que salió de la cueva a buscar el artífice de aquel ultraje. Lo seguí  hasta la salida de la cueva y vi cuando el indio puso la punta de una coa en el pecho de Santa Claus que indignado lo increpaba y le enseñaba los planos de construcción  y documentos legales de la vía verde. Pero el indio no cedió ni un solo paso, y lo que ahora digo no es para mostrar aversión, sino para ahorrarme un cumulo de palabras. Santa Claus tuvo que parar la obra y se fue a joder pal carajo, pero antes de irse,  echó al aire su perversa sonrisa y aseguró que iba a regresar con un ejército de duendes y marionetas que estaban a dos por chavo.

El indio se pintó la cara para la guerra y dijo que me tenía que ir antes que el gordo regresara. Sacó una hataca y me dio a beber un té de pepitas de calambreña que me dejó como nuevo y cuando menos lo esperaba, de un sopapo en el pecho me sacó de trance.  

Cuando desperté, todavía Ponky  estaba allí, y al ver mis ojos abiertos, con gran alivio dejó de darme burrunazos en la caja del pecho.

Recogimos los cantos de bicicleta y nos fuimos de regreso al pueblo  sin mencionar el incidente.

No sé el lugar exacto pero la cueva existe en algún punto entre el cerrillo y la cantera. No digan que es un destino imaginario de los senderos de mis sueños porque yo tenía  por evidencia la hataca que le robé al indio; pero en la rutina de beber agua en casa de las hermanas Centeno, la más preciosa se antojó del suvenir. Y como decirle no a tanta belleza?   

 

©Roberto López

El escándalo del monopolio mediático mundial

Seis grandes compañías trasnacionales controlan desde el 2011 el 90% de los medios de comunicación en los Estados Unidos. Sus productos noticiosos, de entretenimiento y comerciales se difunden a través de medios nacionales en los cinco continentes llegando de esa manera a la mayoría de la población mundial.  Los principales medios en muchos países son empresas afiliadas y dependientes de esas seis gigantes estadounidenses.

La globalización de los medios de comunicación es concebida como el mecanismo idóneo para controlar maneras de pensar, fomentar hábitos de consumo y provocar actitudes frente a situaciones particulares o cotidianas.  En común acuerdo esas empresas mediáticas deciden que va a leer, ver y escuchar el gran público.  Deciden qué ocultarle a la gente cuando se ven afectados los intereses políticos y económicos de sus empresas y de los poderes que las sustentan. Pero no solo eso, invaden sin miramiento la privacidad de los usuarios de la Internet y de la telefonía digital.

Las matrices mediáticas, la propaganda publicitaria, el glamur y la ilusión de objetividad son algunos de los elementos que los  medios de comunicación iluminados utilizan para propósitos de dominación. Así es como sutilmente determinan que causa apoyar o repudiar, con quien la gente debe simpatizar, quien tiene una imagen bondadosa o malvada, que personalidad gubernamental es sustituida para preservar el sistema o que defecto hay que destacar para manchar la reputación de una figura pública o alimentar el rumor y el bochinche como entretenimiento masivo.

Cuando se trata de ocultar ocurre lo mismo, se obvian acontecimientos importantes desfavorables y se destacan otros menos importante o baladí. Se oculta la verdad y se privilegian las medias verdades para manipular la opinión pública con el fin de sembrar desasosiego, crear falsas crisis o provocar guerras y conflictos de conquista.

Los ejemplos son innumerables. Si quiere verlos trate de descomponer cualquier matriz mediática e identifique las motivaciones. Reescriba de manera positiva o de forma opuesta cualquier titular.  Observe los adjetivos que se utilizan para describir un hecho o persona. Contraste el enfoque de una noticia e identifique que otros enfoques se obviaron. Recuerde que la veracidad se fabrica por lo cual  puede ser producto de la tergiversación y no necesariamente es la verdad. En fin, aprenda a leer, ver o escuchar críticamente la información que se le brinda.  Siempre es posible que le estén metiendo gato por liebre.

srs

Media Cosolidation (Infographic de Frugal Dad)

la ilusión de escoger 2

La Galería de Frivolini por Pablo León Hernández

La Galería de Frivolini por Pablo León HernándezLa Galería de Frivolini es una novela que narra la vivencia de un pintor extravagante y excéntrico que quiere presentar una exhibición de cuadros y contrata a una hermosa curadora para prepararlo todo. La novela tiene pasión, intriga y una trama que sorprende al lector con los eventos inesperados. En ella se describe minuciosamente los cuadros de la galería como queriendo pintar con palabras lo contenido en ellos. Cada cuadro es un homenaje a los héroes del pintor y una denuncia a la represión política pagada con fondos federales que ha encarpetado, marcado, manipulado y destruido a tres generaciones de ciudadanos de conciencia que han intentado lograr cambios sociales haciendo uso de unos supuestos derecho y unas libertades consagradas en las constituciones.

La novela tiene narración, cuentos, comedia, poemas, canciones y documentos. Las palabras quedan orquestadas para ventilar conceptos diferentes y reflexionar sobre conflictos de honestidad y compromiso El pintor nos deja una descripción de los males de la sociedad y nos presenta una propuesta nobel de cómo podemos hacer para organizar una sociedad liberada, saludable y justa.

Pablo León Hernández es un exquisito poeta, compositor y músico ponceño. Su decimario se cuenta entre los mejores del género en la poesía puertorriqueña actual.

Comentando fotografías: Los Ayaqueros

¿Para qué sirve la historia?, me preguntaba alguien. La respuesta más sensata que se me ocurrió fue: para darle sentido a tu propia vida.   La biografía de cada cual es nuestra pequeña historia personal; imagina si perdieras esa memoria. Repasar la historia siempre entretiene y, por añadidura, enriquece nuestra vida. Cuando observamos una fotografía vieja estamos repasando historias que inevitablemente conectamos con conocimientos o recuerdos.  La memoria se activa y el pensamiento vuela.  Eso ocurre cuando observamos la foto enviada por Víctor Maldonado y que recibimos vía Margarita Torres, de Roberto Quiñones.

Por la historia de la pelota salinense, fuese beisbol o softbol, han pasado números equipos pertenecientes a todas las categorías y ligas. Esa historia casi olvidada, por no decir olvidada, tuvo como protagonistas a cientos de personajes que, además de jugar pelota por afición o vocación, eran parte del paisaje cotidiano pueblerino. Entre ellos se encuentran trabajadores, comerciantes, profesionales, policías, militares y hasta vagos de siete suelas.

ayaquerosA  

Pero lo más curioso del folclor deportivo es la costumbre centenaria de bautizar los equipos con nombres característicos del lugar que representan, de la entidad a la que pertenecen, de algún patrocinador, acontecimiento, cosa o símbolo notorios, aunque no tengan nada que ver con el lugar de origen.  El equipónimo nuestro más conocido es peces voladores, pero seguramente nuestros lectores recordaran otros nombres pertenecientes a la equiponimia salinense.

El equipo que aparece en esta foto llevó el novel nombre de los Ayaqueros. ¿Por qué?, aun no lo sabemos. Seguramente entre nuestros lectores alguno conoce la respuesta.  Mientras tanto, uno puede pensar que se llamaron ayaqueros, porque preparaban y freían ayacas, o simplemente se llamaron así, porque eran comelones de esa deliciosa y grasosa fritura.

srs

¿Dónde está Julio de Jesús? / Roberto Quiñones

guantes de boxeoBuscando en revistas viejas encontré un artículo deportivo que me despertó la curiosidad y por supuesto me ha llevado a tratar de localizar al protagonista del artículo.

Llegó a mis manos una revista llamada Guantes, que era publicada para la década del ochenta desde la ciudad de Nueva York.   La misma, como vemos en su nombre, se dedicaba a publicar noticias sobre boxeo.

El ejemplar que pude ver tenía información de nuestros campeones Wilfredo Benítez, Wilfredo Gómez, y Macho Camacho, además de otros muy buenos boxeadores de la época.

Lo curioso en esta revista surge al leer un artículo donde se reseña  la reapertura del  Felt Forum del Madison Square Garden de New York, el 11 de julio de 1982.  En la cartelera de esa noche, una de las peleas estelares era la del campeón pluma de Puerto Rico de aquella época, Kenny Agosto. El contrincante de nuestro campeón no se menciona en el artículo, pero sí el nombre del boxeador que sustituyó al contrincante pautado.  Esta sustitución se hizo escasamente unas 48 horas antes de la pelea, cuando escogieron a un joven salinense para que subiera a enfrentarse al campeón nacional Kenny Agosto.  El nombre del boxeador sustituto es Julio de Jesús. Su actuación en esa pelea contra el campeón pluma fue catalogada como muy buena, a pesar de que que perdió por nocaut técnico, al el árbitro parar la pelea en el noveno round.

Hemos tratado de conseguir alguna información de este gladiador pero ha sido imposible. Nos interesa saber quién fue este boxeador salinense y si aún esta ligado al boxeo en alguna capacidad.

Invitamos a nuestros amigos de Encuentro… al Sur a que brinden alguna información sobre este boxeador y la publiquen por este medio, para beneficio de todos los fanáticos del boxeo. Nuestro correo es encuentroalsur@gmail.com.

Por Roberto Quiñones

Cine sin Pantalla sobre Raúl Juliá en el Ateneo Puertorriqueño

La Serie Cine Sin Pantalla VIII exhibirá cinco de las actuaciones menos conocidas de Raúl Juliá. La Serie comenzará a partir del próximo jueves, 21 de marzo de 2013, a las 8:00 pm con la exhibición de la película THE BURNING SEASON, en la que Juliá encarna el personaje de Chico Mendes y su lucha por proteger la selva amazónica.

Raúl Juliá ha sido sin discusión, la figura más relevante y trascendente de nuestro cine a nivel internacional. Su trabajo en las 43 películas de su filmografía muestra al actor poderoso, articulado, estudioso, que en cada película se impone con un estilo propio, original, metódico y sumamente articulado que se obtiene tras una profunda y sensible penetración del alma de sus personajes.

Raul Julia

La intención de esta SERIE CINE SIN PANTALLA VIII, es presentar este estilo de actuación en función de sus películas más desconocidas, aquellas que no atravesaron el escandaloso y falso entramado publicitario hollywoodense. Pero a pesar de ello permanecen y se conservan, sobretodo en el Archivo Nacional de Teatro y Cine del Ateneo, y otras se consiguen con dificultad en DVD.

Desde su primera película Stilleto en 1969 hasta su último trabajo Down came the blackbird(1995), cuando padecía ya la grave condición de cáncer de la que falleció en octubre de 1994, Raúl Juliá deja un portentoso legado para el arte de la interpretación que no ha sido estudiado a fondo. Se ha celebrado su vida, su obra filantrópica y su compromiso con las causas más humanitarias, pero El Ateneo entiende que su aportación al arte de la actuación debe ser disfrutada por estudiantes y público ávido de excelencia interpretativa, y para ello ha escogido cinco de sus actuaciones más desconocidas y de difícil acceso.

por Ateneo Puertorriqueño

Habemus Papa: cuento

por Pepo Santiago

Ante el conocido sonido de un disparo, todos los presentes por instinto natural agacharon la cabeza a modo de protección. Un silencio sepulcral dio muestra de que el tiempo se había detenido por un instante en el que nadie supo lo que había sucedido. Todo ocurrió tan rápido que no hubo reacción inmediata, ni gritos, ni ninguna otra exclamación que pusiera en conocimiento a aquella compacta multitud. Solo segundos habían pasado desde que sonó aquel disparo y se supo lo ocurrido, segundos que parecieron largos minutos. Un pesado cuerpo que no llegó al suelo por lo compacta de la multitud, una voz seca y potente, gritó, ¡balearon al Papa!

En su primer contacto directo con los fieles católicos desde su investidura como Pontífice, y a pasos de la santa sede, ocurre esta tragedia. Muchos pensaron que el autor de aquel acto repudiable no podía ser un creyente católico. Solo un fanático de cualquier otra religión sería capaz de producir tanta tristeza a millones de feligreses.

Todos recordaban el día en que el humo blanca anunciaba, tenemos Papa. Todo era alegría y festejo para aquella multitud católica que con ferviente fe esperaron por aquel maratónico conclave hasta conocer de la elección del representante de Dios en la tierra. La elección de un nuevo Papa, como era la costumbre se convirtió en una gran celebración, en un festejo de pueblo. Lo no entendible es que fuera un seminarista quien halara el gatillo del arma que segó la vida del Santo Pontífice.

¿Será cierto que aquellos religiosos católicos que llegaron a tierras americanas a evangelizar a los nativos, nos engañaron a todos? Es cierto que no solo los esclavizaron, sino que también fueron cómplices de su los constante abuso y maltrato al que eran sometidos por los colonizadores, mientras los religiosos miraban al cielo. Es una realidad el racismo, el prejuicio en contra de los menos afortunados y el enriquecimiento de la iglesia. ¿Vera como bueno, aquel que está a la diestra de Dios Padre y quien vivió entre nosotros con la mayor humildad, la opulencia con la que vive su sucesor en el vaticano? ¿Es aquel fatídico disparo una advertencia o señal de que los males de la iglesia no quedaran impunes?

Sobresaltado y sudoroso despertó de aquella pesadilla, pensando en lo trágico de aquel sueño: donde aquel humo blanco anuncio un Habemus Papam, uno negro.

Por Palestina / José Manuel Solá

Por Palestina
Compro
un pedazo, una franja de paz,
por mis hermanos de la Tierra.
Daré, a cambio de ésta,
mis pies para la gran marcha que sea necesaria;
tengo también mi pecho dispuesto
a detener los tanques de la muerte,
a gritarles: ¡Ya, paren!
y aquí ofrezco las manos,
disponibles para quebrar fusiles,
desalambrar fronteras,
sembrar el trigo nuevo
y abrir caminos nuevos a la vida.
A cambio de ese pedazo de paz
yo doy mis ojos
para que aquel que quiera
pueda ver lo que otros nos ocultan,
para que puedan ver
en los ojos de todos los niños que mutiló la guerra
la presencia de Dios como una lumbre herida.
No hay dinero que valga:
yo doy mi corazón,
que aún late,
por esta raza humana
que
me
duele….
         (c) josé manuel solá – 2009

Segunda Enmienda

 Por Pepo Santiago

La Constitución de los Estados Unidos, contiene la segunda enmienda, de la cual muchos han oído hablar. Otros muchos afirman conocerla y la defienden como una eficaz manera de combatir la rampante criminalidad que azota al País y también a la mayoría de las naciones del mundo. Los que así piensan, sostienen que poniendo un arma de fuego en las manos de cada uno de nuestros ciudadanos lograríamos una reducción significativa en la criminalidad en todas sus modalidades. Según ellos, sería un persuasivo para que los delincuentes lo piensen bien antes de atreverse a cometer cualquier tipo de delito.

2d amendmentGarrafal error se cometería si esa Segunda Enmienda se aplica sin controles en nuestro país. De aprobarse una ley en ese sentido tendría que llamarse” La Ley Del Revolver” y revivir aquellos viejos escenarios del oeste norteamericano. Cuando se imponía la ley de los más sagaces en el uso de las armas y la de los más atrevidos con poco respeto a la vida. El poner un arma de fuego o dicho de la manera correcta, el autorizar en ley el uso y portación de un arma de fuego para todos, seria atentar contra el derecho a la vida del ser humano. Estaríamos aumentando a escala mayor los potenciales asesinatos en una sociedad donde la tolerancia está en sus niveles más bajos.

La posesión de un arma de fuego no da espacio para la reflexión, esa bala que sale del cañón de un arma de fuego cuando se acciona el gatillo, esa fracción de segundo que toma dispararla, no da lugar para pensar, mucho menos para recapacitar. El arrepentirse no permite revertir el daño causado, ni la vida perdida. Se pierde la sensatez y la cordura con la posesión de un arma de fuego, las debilidades del ser humano se avivan ante el poder que da ese instrumento creado para matar.

La portación de un arma de fuego le da al común de los individuos una falsa sensación de poderío, que le impide discernir de forma correcta entre los riesgos que corre en una situación de peligro y la agresividad que produce la posesión de la misma. Las personas se toman menos tiempo para evitar situaciones que puedan crear un serio problema. Disminuyen significativamente los intentos de persuasión que evitarían una tragedia mayor. Aumentaría de forma alarmante los crímenes escudándose en la defensa propia. El objetivo básico de las armas de fuego, es agredir, dañar y destrozar vidas, es matar. Cuando pones o autorizas la posesión de armas de fuego a cada ciudadano, no aumentas su protección o seguridad, el único logro que aumente es las posibilidades de que mueran más personas.

Otra de las consecuencias sería la eliminación, para beneficio de muchos delincuentes, del delito de la posesión ilegal de un arma de fuego. Han existido delincuentes que pasan como honorables toda una vida, cuantos potenciales delincuentes serian autorizados a portar en ley un arma de fuego. Quien ha crecido y compartido amistad con oficiales de ley y orden, llámense policías, saben cómo aumenta el carácter agresivo de muchos de ellos cuando se les entrega el arma de reglamento.

Es contraproducente que el mismo gobierno que promueve mediante legislación u orden ejecutiva el recogido de armas de fuego en manos del ciudadano común, pretenda legislar para que cada ciudadano tenga el derecho en ley a poseer un arma de fuego. Eso deja mucho que decir de la cordura de nuestros legisladores.

©Sebastiopolo