El regreso

por Edelmiro J. Rodríguez Sosa

 

Héctor regresó a su casa después de un viaje que duró diez largos años.viajero2

Estuvo en jardines de bellezas inimaginables con flores de todos los colores, tamaños, formas y  de aromas exquisitos. Visitó parajes con paisajes celestiales adornados con colores y matices que ni el más avezado pintor ha podido sacar de su paleta.

Durante la travesía visitó infinidad de mundos extraños llenos de sombras y monstruos de formas grotescas que expedían olores nauseabundos y vomitaban toda clase de inmundicias.

Escaló montañas más altas que el Everest y bajó a simas de profundidades infinitas.

Cuando regresó del viaje su madre lo acomodó en un dormitorio finamente decorado. Armonizaban con el decorado tres ventanas de cristal por donde se colaban las luces multicolores del día y de la tarde al caer el sol. Por las noches, las misteriosas sombras nocturnas, acompañadas por la blanca luz de la luna, penetraban a la alcoba del viajero y lo invitaban a meditar en el creador.

Nunca pudo descubrir porque en el patio de la casa había una estructura parecida a una cárcel.

©EJRS,17 de septiembre de 2012

2 pensamientos en “El regreso

  1. Describes muy bien esta ironia, una forma poética de analizar que no importa donde hallamos viajado, siempre nos espera la eterna soledad. Aplauso de pie.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s